Restaurar los niveles de alerta ante pandemias anteriores a 2003

Por

4 de abril de 2012Vacunas13 Comentarios

Publico este escrito a modo de Carta al director que me envía José Manuel Echevarría, MSc PhD, especialista en Microbiología y Parasitología, investigador titular de OPI, socio fundador de la Sociedad Española de Virología. Echevarría nos escribe sobre algunos aspectos de la pandemia inexistente de gripe A. Ha escrito una novela inspirada en dichos acontecimientos, ¿Alerta Pandémica?, que yo ya he encargado.

Imagen de previsualización de YouTube

Estimado Miguel:

Escuché hace unos días en la radio una entrevista en la que te oí hablar sobre algunos aspectos de la pandemia de gripe de 2009. Soy virólogo -con ya muchos años de profesión-, y ese tema captó mi interés durante algún tiempo tras el comienzo de la epidemia en México. Comparto buena parte de las opiniones que expresaste sobre ese asunto en la entrevista, aunque no coincida contigo en apreciar que el interés que tal vez pudiese haber movido aquello fuese vender vacunas, como suele pensarse. Contra lo que muchas veces se dice, las vacunas rara vez son un gran negocio para las compañías farmacéuticas, algo muy distinto de lo que puede suceder con los medicamentos antivirales. Si hubiese que especular sobre la influencia indeseable de algún interés comercial en la declaración de la pandemia, habría que ir más bien por ahí. Te sugiero que escojas ese camino si deseas en verdad investigarlo.

Por lo demás, siempre me sorprende que quienes han criticado públicamente la actuación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en ese tema –como fue el caso notorio del doctor Wolfgang Wodarg, promotor de la investigación iniciada por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en 2010- no acierten nunca a identificar y señalar la cuestión clave. La declaración de la pandemia fue formalmente correcta y si pudo ser así fue sólo porque los criterios acordados por los expertos de la OMS para poner al sistema internacional de vigilancia de la gripe en el nivel seis de alerta (nivel de alerta pandémica) se cambiaron en plena coincidencia con el comienzo del brote epidémico en México.

Esos cambios comenzaron a gestarse en 2003 con motivo de la alarma de la gripe aviar y su resultado permitió que un virus gripal del subtipo H1 motivase la declaración de una alerta pandémica, cosa muy difícil si los documentos anteriores hubiesen seguido vigentes. Era manifiestamente predecible para cualquier virólogo bien formado -yo nunca presté hasta entonces atención especial a esos virus y nunca me cupo duda- que ningún virus gripal tipo de ese subtipo fuese a originar la grave pandemia que la OMS decía temer, sino más bien que habría de comportarse como lo hizo de hecho el “virus de la gripe A nueva”. Los hechos de la pandemia justificaron de sobra esa predicción y algunas publicaciones científicas de muy alto nivel aparecidas entre 2009 y 2012 han ofrecido datos importantes en su respaldo. Estas opiniones se expresaron, ya en agosto de 2009, en un documento de divulgación firmado por la Dra. Pilar León Rega y publicado en Internet con el título Gripe A nueva: algunas cosas que quizá no sabías. Merece la pena verlo para comprobar lo que ya entonces una profesional como la Dra León fue capaz de señalar. Por mi parte, expresé opiniones muy coincidentes con las de ella en la conferencia que pronuncié sobre ese tema en la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid en noviembre de ese mismo año, por invitación de su Departamento de Microbiología.

Lo que habría que hacer ahora, en mi opinión, es presionar para que se restauren los criterios anteriores a esos cambios y para que se analice la conveniencia de modificarlos a la luz de lo que sucedió con ese virus. Pienso también que los profesionales de los medios de comunicación debieran ayudar a conseguirlo. Ese debate no habría de dañar, como se ha dicho a veces, la imagen de la OMS, aunque tal vez sí pudiese poner en entredicho la competencia de su directora general y de algunos de los miembros de su equipo. Sin embargo, no pienso que eso fuese grave. Lo que importa es la institución y también todo aquello que haga posible que las personas que la dirigen y asesoran sean siempre las mejores de que se disponga.

Siempre me ha interesado mucho la divulgación de la ciencia y siempre he pensado que esa clase de narrativa que suele conocerse como “ficción científica” constituye un medio muy eficaz para divulgar conocimiento científico, si se ejercita con conocimiento y se sabe ser ameno. La pandemia gripal de 2009 tuvo amplia repercusión en los medios de comunicación y su seguimiento suscitó no poco interés entre los ciudadanos. En consecuencia, decidí un día abordar la tarea de divulgar conocimiento sobre los virus de la gripe, y sobre las circunstancias que entonces se vivieron, mediante un relato de esa clase. Así fue como nació ¿Alerta Pandémica?, una novela que publicó Editorial Meteora en el otoño de 2011. Es sólo una novela, es decir, un relato de ficción, pero pienso que comunica muchas cosas de interés en relación con la gripe y que el relato que sirve de marco para la transmisión de ese conocimiento entretiene al lector y suscita, también, su interés. La hipótesis de la influencia indebida de intereses comerciales en la declaración de una pandemia gripal se expone con amplitud en la novela, aunque deseo resaltar que no supone en absoluto una denuncia de nada. Eso hubiese requerido una investigación rigurosa que yo, por descontado, no he llevado a cabo.

Ha sido un placer contactar contigo.

Enlace patrocinado Abogados especializados 


¿Cuánto crees que vale este post?

13 Comentarios a “Restaurar los niveles de alerta ante pandemias anteriores a 2003”
  1. Txu

    Dado que Echevarría es virólogo, me gustaría pedirle su opinión respecto a la vacuna del virus del papiloma. Espero que en este caso no tenga dudas de que efectivamente se trata en principio de un gran negocio, pero que no está dando el resultado que esperaban por cuestiones nada banales como son los importantes efectos secundarios que puede producir en niñas y jóvenes sanas.

  2. Rafael A. Lavin

    Rafael A. Lavín.

    Volviendo y retrotrayendo (como dice Edgar Morin)a las “cifras duras”:
    Retomemos los números que menciona el Dr. Echevarría. Si sacamos una MEDIA ANUAL (2005-2009) de las ventas del Tamiflú, por parte de las 2 trasnacionales farmacéuticas (Roche y Gilead), tenemos un total de ventas por 1,580 millones de dólares (MDD). Si lo dividimos entre los doce meses del año, tenemos ventas por 131 MDD al mes. En un trimestre tenemos ventas de 393 MDD (recordemos que esto es para las dos empresas mencionadas por el Dr.Echevarría), el 80 y 20% respectivamente, Roche Gilead.

    Sacadas las ventas trimestrales(repito para 2 empresas),comparémoslas con las ventas trimestrales que menciona el alto funcionario de Sanofi Aventis (únicamente para esta empresa trasnacional). Mejor dejemos que el hable:

    “..en octubre pasado la empresa estimó que su vacuna contra la influenza AH1N1 generará ingresos adicionales por 500 millones de euros (unos 742 MDD) en el cuarto trimestre, debido al repunte mundial de la enfermedad. Sin duda, el AH1N1 representó un parteaguas para la salud pública de cualquier país, aunque también vino acompañada de oportunidades de negocio para las empresas farmacéuticas”.

    O sea, en UN TRIMESTRE las ventas de la vacuna AH1N1 deja ganancias (ingresos adicionales) de 742 MDD, PARA UN SOLO LABORATORIO; en comparación con las del Tamiflú, de 393 MDD, PARA DOS LABORATORIOS.

    En el mismo artículo que refiero en mi entrega anterior, las estimaciones de Roche, respecto a las proyecciones de ventas de Tamiflú, del año 2009, se pasan un poco (por 871 MDD) de las que menciona el Dr.Echevarría (abono a su favor). Dice el artículo: “Roche estima que las ventas mundiales de su antiviral superarán este año los 1,800 millones de euros”

    Recapitulando. Sean 344 MDD la diferencia en la venta entre las trasnacionales, o más o menos; de lo que estamos hablando es de “la danza de los buenos negocios”,nada despreciables.

    Desde Chiapas, México, Saludos a tod@s l@s que participan en este espacio. Y felicitaciones a Miguel Jara por su nuevo proyecto (Bufete Almodóvar & Jara. Comunicación y Derechos en Salud). Me parece una conjunción interdisciplinaria muy buena: legislación, medicina, periodismo, ecología … y las que se me pasan agregar a esta “torbellinezca” (sigo con Morin) asociación, en defensa de la salud individual y colectiva.

    Consultar:http://www.cnnexpansion.com/expansion/2009/11/25/Efectos-colaterales

    Dr. Rafael A.Lavín

  3. José Manuel Echevarría

    A falta de datos concretos sobre las ventas mundiales de vacunas antigripales con motivo de la declaración de la pandemia (trataré de buscar cifras, no sólo declaraciones de carácter general), aquí pongo cifras concretas -en órdenes de magnitud- sobre las del antiviral Tamiflú. Adelanto que, en mi ficción, se citan tal cual para ese antiviral llamado “Fluriol” que me inventé.
    Desde su licencia (finales de los 90), Tamiflú mantuvo una cifra anual de ventas de unos 500 millones de dólares. Tras la alarma de la gripe aviar, se elevaron a 1.300 millones en 2005, y a 2.500 millones en 2006 (cinco veces la base). En 2007 cayeron hasta los 1.700 millones y en 2008 regresaron a los 500 millones de partida. Sin embargo, en 2009, tras la declaración de la pandemia, se elevaron de nuevo a 1.900 millones. Tomando como referencia los 500 millones anuales de base, la sobreventa total durante el período 2005-2009 se cifraría en 6.700 millones de dólares. Roche se habría embolsado el 80%, y Gilead (que desarrolló y patentó el fármaco) el 20%. En ese período, el valor de las acciones de Roche experimentó un incremento de hasta un 30%, no tengo datos sobre Gilead.

  4. Rafael A. Lavin

    De Rafael A. Lavín.

    Para ilustración de los que participamos en este espacio.
    No me resultó tan difícil, y en poco tiempo, encontrar algo sobre las ganancias y prioridades de las trasnacionales farmacéuticas, en relación con la producción de la vacuna AH1N1 y las “oportunidades del momento” para acumular capital.
    Estos datos son sacados, no de una novela ni de ciencia ficción, de uno de los portales sobre economía más prestigiosos del país más capitalista del mundo: nuestros vecinos gringos (o sea de Estados Unidos de Norteamérica-CNN-.
    La entrevista se la hacen a Chris Viehbacher, alto ejecutivo de uno de los laboratorios farmacéuticos más grandes, importantes y lucrativos del mundo: Sanofi Aventis. Una de las preguntas, y respuesta del funcionario, las explicito textualmente:

    ¿Qué tan importante es el negocio de las vacunas para Sanofi-Aventis?

    R= “Este negocio genera 10% de los ingresos totales de la compañía y es una de las cinco plataformas de crecimiento junto con genéricos, diabetes, medicinas de libre acceso y nuevos productos. En los últimos meses hemos hecho varias adquisiciones para reforzar el área de oncología. Pero sin duda, no hay nada mejor que invertir en la prevención de las enfermedades“.

    Esta es la referencia:

    http://www.cnnexpansion.com/expansion/2009/11/25/Efectos-colaterales

    Trae otros datos duros sobre $$$$ y vacunas.

    Saludos desde el espacio de las “cifras duras”.

    Dr.Rafael A. Lavín
    Chiapas, México

  5. Rafael A. Lavin

    De Rafael A. Lavín:

    Doctor Echeverria:

    Creo que los maestros en salud pública o los que están metidos en las cuestiones públicas en el ámbito de la salud-enfermedad-atención (principalmente en los países economicamente más desfavorecidos) debieron tomar en cuenta las advertencias que la OMS, como usted menciona, ya explicitaba sobre las repercusiones económicas desfavorables de estas declaraciones prematuras e irrespondables. Esto es en cuanto a lo que compete a mi país y, creo, en algunso países de América Latina que se dejaron llevar por esa situción mundial.

    Respecto al punto de que “las vacunas no son negocio”. En este punto no le puedo alegar con “los pelos en la mano” pues no he tenido tiempo de buscar cifras económicas de las ventas mundiales de las vacunas (pero usted tampoco respalda su juicio con cifras; si las tiene, de fuente fidedigna, favor de presentarlas para ilustración de todos los que aquí discutimos). En estos días voy a darme a la tares de buscar algunos datos para sustentar la hipótesis de que el capital sí aprovecho la situación para acumular. Se me hace extraño que los chinos se apresuraron a producir vacunas (hasta en contenedores nucleares) para apurar su salida y ganar el mercado a otros países. Los chinos, por lo menos en economía, no son nada tontos.

    Los mejores (o peores) médicos son los políticos… y los neoliberales….

    Nos vemos en la próxima.

    Saludos desde Chiapas, México, a tod@s l@s de esa bella península.

    Dr. Rafael A.Lavín.

  6. José Manuel Echevarría

    Agradezco mucho todos los comentarios. Trataré de responder a las preguntas y comentaré algunas cosas que se plantean en ellos.
    1. (RA Lavín). Las repercusiones económicas de una declaración de alerta pandémica gripal pueden ser localmente muy negativas. Así se resaltaba en los documentos de la OMS anteriores a abril de 2009, aunque esta reflexión ya no existe en los actuales.
    2. (varios). Las investigaciones periodísticas son para los profesionales de la información y yo no lo soy. Yo señalo en mi novela las cuestiones que me competen y sobre las que puedo aportar información fidedigna y opiniones autorizadas. El resto es ficción y sería un irresponsable -merecedor de terminar delante de un juez- si no lo reconociese así con total claridad. No obstante, señalo también con esa ficción el camino que -a mi juicio- habrían de seguir los profesionales del periodismo de investigación que deseen profundizar en este asunto. Es todo lo que puedo hacer. Personalmente, molestar al “lobby farmacéutico” me trae sin cuidado, si no fuese así no habría publicado esa novela. Yo vivo de mi sueldo de funcionario público.
    3. (varios). Insisto en afirmar que, salvo muy pocas excepciones, las vacunas no son negocio para las grandes compañías farmacéuticas. De hecho, la continuidad en la producción de las más importantes (polio y triple vírica) peligra desde hace años por eso, por no ser negocio. Comparado con el mercado de los medicamentos contra el colesterol o la osteoporosis, de los analgésicos y los antiinflamatorios, o de los fármacos contra la hipertensión arterial, el mercado de las vacunas es ridículo. Lo que no entiendo bien es porqué hay quienes ponen tanto empeño en hacer creer a la gente otra cosa.
    4. (J Herráez). Desconozco la formulación precisa de las vacunas antigripales de la última temporada, aunque entiendo que deben llevar mezcla de antígenos H1 y H3. Trataré de informarme. Por lo demás, puedo asegurar que los postulados de Koch continúan plenamente vigentes. ¿Cuál es esa enfermedad de la que hablas, Javier?
    5. (N Amarilla). Precisamente en eso trato de influir, Nuria. Los próximos números de las revistas de las Sociedades Españolas de Microbiología y Virología publicaran textos míos en ese sentido.
    6. (Txu). Escribo por pura diversión, Txu, así que hacer publicidad de “mi libro” (como dijo Umbral) me importa muy poco. Si a veces trato de hacerlo, es mucho más por mis editores que por mí mismo. Tras publicar dos novelas, tengo ya muy claro que para ganar dinero con eso hacen falta “cosas” de las que yo carezco por completo.
    Gracias a todos, otra vez.

  7. Rafael A. Lavin

    Desde Chiapas, México. En la época del punto más álgido de la epidemia de gripe AH1N1 en México, escribí 6 reflexiones sobre este problema. Esta colección se llamó: “La guerra sanitaria de Calderón” (para quien no lo sepa, Felipe Calderón es el presidente actual de México, acostumbrado a tener pretextos para crear guerras). Pues, por ese cambio mundial de normas en la declaración de pandemia, en México, se le dió un marrazó a la economía nacional: al turismo, a las cadenas productivas de algunos animales (la porcina principalmente); a los teatros, cines y restaurantes y a casi todos los lugares públicos. Aun no nos levantamos del golpe económico que provocaron las medidas sanitarias y políticas de salud pública de los “maestros en salud pública del gobierno” (salieron reprobados).
    Además, el gobierno compró millones de vacunas para aplicarlas masivamente. Desde luego que las tuvieron que aplicar a escondidas o engañando a los habitantes de este país, pues casi nadie quería que se las aplicaran, pues no se veía (en el número de casos) mucha razón para hacerlo. Quien nos diría después, desde Europa, que toda había sido una trmapa de las trasnacionales. Algunos ya olíamos que algo andaba mal, pero no sabíamos, a ciencia cierta, que era.
    Cuando algo no se explica bien o algo raro entrevemos (en este caso lo de la pandemia). Ya lo dije en mis textos: “busquemosle por el lado económico” (en este caso de las trasnacionales farmaceuticas, sean de medicamentos o de vacunas). No nos hagamos tontos señor Echeverría.

    Dr. Rafael Alarcón Lavín.
    Chiapas, México.

  8. Carlos

    Muy interesante el Dr. Echevarría y su comentario. Sólo que al final leo “La hipótesis de la influencia indebida de intereses comerciales en la declaración de una pandemia gripal se expone con amplitud en la novela, aunque deseo resaltar que no supone en absoluto una denuncia de nada. Eso hubiese requerido una investigación rigurosa que yo, por descontado, no he llevado a cabo” y me decepciona un poco, aunque no mucho, y me recuerda también aquella famosa frase de Groucho Marx, “éstos son mis principios, pero por cualquier cosa, aquí tengo otros”. Entonces, ni una denuncia ni una novela, no sea cosa que el lobby se fastidie y nos deje en la calle.
    Felices Pascuas para todos.

  9. Dr. Javier Herraez

    Querría preguntar a D. José Manuel Echevarría si han puesto la gripe A en las vacunas de gripe estacional de los dos siguientes años (yo miro en las cajitas y veo H1N1) y si esto es así qué justificación epidemiológica tiene.
    Estoy de acuerdo con él en que no nos podemos quedar callados ante el cambio de los criterios de pandemia, ¿hay justificación científica de por qué lo han hecho?. ¿Sabe la opinión de las asociaciones de epidemiólogos?. Igual el por su dedicación está más informado que yo.
    Es penoso que una vez ganada la batalla informativa de la falsa pandemia ahora estos dos temas no se muevan, aunque creo también que le tocaría a la gente en general actuar.
    Y por último, ¡es cierto que los criterios de Koch ya no son necesarios para las enfermedades trasmisibles?, hay una enfermedad que creo que no cumple ni uno. Si ello fuera así ¿sabe de los motivos?.
    Un saludo.

  10. Aquel

    Dice este virologo que:
    “deseo resaltar que no supone en absoluto una denuncia de nada. Eso hubiese requerido una investigación rigurosa que yo, por descontado, no he llevado a cabo.”

    Bueno, no se porque dice “por descontado”. Hubiera estado bien que sí la hubiera hecho, ya que nadie mejor que el puede acceder a cierta informacion.

    Dice otra cosa que me llama la atencion:
    “las vacunas rara vez son un gran negocio para las compañías farmacéuticas”.
    Si esto fuera cierto, entonces el afan de vacunar a todo dios en el tercer mundo me parece aun mas escalofriante. Si no hay interes comercial ¿cual hay? ¿velar por su salud? ¡Ja!
    No puedo evitar reciordar la conferencia de Bill Gates (que gasta millones en vacunar el tercer mundo) en la que hablaba de reducir la poblacion del planeta.

  11. Nuria Amarilla

    En la Ley de presupuestos del Estado recién aprobada-30 de marzo de 2012, en el texto, se recoge una actividad que ha de hacer obligatoriamente el Centro de Alertas Sanitarias que es:

    “Actualización y adaptación del Plan Nacional de preparación y Respuesta ante una pandemia de Gripe y sus anexos, tras la pandemia iniciada en abril de 2009 y posterior evaluación de la misma”.

    O sea que van a evaluar como se actuó y a sentar las bases de cómo se debe actuar. Veremos a qué conclusiones llegan

  12. Txu

    Estoy en gran parte de acuerdo con Echevarría en lo que dice, excepto cuando no comparte con M.Jara el interés que hubo por la venta de vacunas en el asunto de la gripe A. Ambos intereses, antivirales y vacunas contra la gripe, son complementarios, puesto que los antivirales serían para los enfermos y las vacunas para los sanos, así negocio más que redondo. Tampoco comparto lo que dice de “las vacunas rara vez son un gran negocio para las compañías farmacéuticas”. Probablemente él como virólogo sí sepa que son un negocio, pero no se atreva a manifestarlo abiertamente porque eso sería ir en contra de la posición oficialista de poner vacunas, y eso, según está el patio ahora mismo, es de héroes. Obviamente, no le vamos a pedir tanto, y también hay que considerar que muchos de sus colegas trabajan en vacunas.

    Efectivamente, si la declaración de la pandemia fue formalmente correcta en base a los criterios del nivel 6 de alerta (alerta pandémica), pero esos criterios cambiados precisamente en plena coincidencia con el comienzo del brote epidémico en México, la madre del cordero es preguntarse porqué se modificaron esos criterios del nivel 6. “Quien hace la ley hace la trampa”.

    Nos vamos enterando que por entonces había más profesionales –aparte de los conocidos por este blog, como Dr. Gervas….- que cuestionaban la existencia de riesgo real de pandemia, pero mira por donde eso hace tener más desconfianza todavía en las medidas que tomaron la OMS y las autoridades sanitarias de los países.
    Estoy de acuerdo en que hay que presionar para que se restauren los criterios anteriores a esos cambios, también en que los medios de comunicación tienen que ayudar a conseguirlo. Pero va a ser imposible que la OMS recupere toda la credibilidad y confianza que ha perdido porque a mi entender ha sido muy gorda la que han liado. La salud de los ciudadanos es un tema muy sensible -con la que está cayendo el dinero también, y se gastó mucho en antivirales, vacunas, mascarillas, etc, que mejor habría sido invertir en otras cosas-. Por lo tanto, fuera corruptos de las Instituciones Sanitarias, de todas.

    Por si no queda claro: Vacunas necesarias, efectivas y seguras.

    Mucho gusto por la incorporación de Echevarría a este blog, que espero que no sea solo para hacer publicidad de su libro que no dudo que me gustará leer. Gracias.

  13. Alredol

    ¿Nos dice que la pseudo-pandemia ocurrió más por motivos de incompentencia profesional y psicológicos que por motivos políticos y económicos? Si, parece ser, si tenemos una idea de la relación entre “demanda” y “oferta” más bien simplista, pero las vacunas aunque no muy rentables a corto plazo lo pueden ser, como tantas otras “inversiones”, a largo plazo o indirectamente.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.