La infancia intoxicada y sus remedios

Por

15 de febrero de 2012Sin categoría23 Comentarios

En los últimos años, se está produciendo un preocupante aumento en los casos de autismo, intolerancias alimentarias, afecciones respiratorias, hiperactividad, diabetes, depresión sensibilidad química en niños. El asma, las alergias y las enfermedades respiratorias, por ejemplo, han duplicado sus cifras en los últimos 15 años y, según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, el 30% de las enfermedades infantiles están asociadas al medio ambiente. 

Contaminantes como los óxidos de nitrógeno, el dióxido de azufre, el monóxido de carbono y el ozono favorecen la aparición de síntomas y exacerbaciones en niños con asma. La Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia y un hospital mexicano van a hacer un estudio con más de 1.000 recién nacidos para conocer los factores ambientales que pueden estar provocando estos problemas, pues hay ciudades en las que el 12% de los niños padece ya esta afección respiratoria.

Aproximadamente, el 5% de niños menores de tres años son alérgicos a uno o más alimentos. Las intolerancias más comunes son a leche, huevos, soja, trigo, pescado, cacahuetes y bayas, pero casi cualquier proteína alimentaria puede causar una reacción alérgica según la Asociación Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.

Hace unos años, la publicación, por parte del abogado Robert Kennedy de su informe Deadly Immunity provocó una gran polémica al documentarse por primera vez que las compañías farmacéuticas sabían que las vacunas que llevan conservante a base de mercurio pueden provocar autismo. Otros metales, como el aluminio utilizado como adyuvante en las vacunas, también son investigados. Para muchos, el estudio de los tóxicos ambientales va a ser en el futuro lo que la microbiología fue en el pasado y los análisis de tóxicos en sangre van a ser tan comunes dentro de unos años como lo son hoy los análisis de colesterol.

El doctor Daniel Goyal, especialista en medicina ambiental de la prestigiosa clínica Breakspear de Londres y colaborador de la Fundación Alborada, ha tratado varios casos de niños con autismo, y sus pacientes mejoraban inmediatamente en cuanto se suprimía de su entorno o su dieta contaminantes habituales como los pesticidas de las frutas o moléculas habituales en cosmética corporal. Y recuperaban una vida prácticamente normal con tratamientos no farmacológicos, como saunas de desintoxicación,vacunas anti-tóxicas, oxigenoterapiasuplementos vitamínicos y otros tratamientos novedosos, en muchos casos, individualizados para cada paciente.

Es el caso de Desiré, una niña de 14 años que, desde hace tres, padece una Sensibilidad Química Múltiple (SQM) que le ha provocado fuertes dolores de estómago, pérdida de peso o inmovilidad y que no puede ir al colegio sólo porque allí limpian con lejía y otros productos abrasivos para ella. Ahora, después de unos meses de tratamiento en la clínica de Alborada, ha mejorado:

“Estoy mejor, noto gran diferencia, ¡tanta, que ahora hasta puedo correr un kilómetro!. Mi mejoría me da mucha alegría y fuerza para seguir adelante –apunta- pero es muy difícil porque mi vida ya nunca va a volver a ser como antes, como la de una adolescente de 14 años en el siglo XXI que estudia y tiene amigos”.

Para los médicos de la Fundación Alborada, una de las razones que pueden explicar la epidemia de intolerancias alimentarias, hiperactividad o asma infantil es la exposición a sustancias tóxicas desde el embarazo, en los primeros meses de vida e, incluso,  durante el nacimiento. La oxitocina rutinaria (una hormona sintética utilizada masivamente para provocar el parto) podría estar relacionada, por ejemplo, con alteraciones de personalidad en el niño. Cada vez son más los indicios de relación entre la “epidemia” de oxitocina y la “epidemia” de autismo, según el doctor Emilio Santos Leal, médico psiquiatra y ginecólogo. Según Bernard Rimland, director de Instituto para la Investigación del Autismo, la epidemia de autismo es un hecho y la causa podría ser la “excesiva vacunación de la infancia”.

Más info en el libro La salud que viene.

Declaración de conflicto de interés: Quien publica esta nota es Co Director de Comunicación de la Fundación Alborada.

Enlace patrocinado Natursanix


¿Cuánto crees que vale este post?

23 Comentarios a “La infancia intoxicada y sus remedios”
  1. Juli

    Hola me gustaria saber si las vacunas homeopaticas sirven para reducir el riesgo de autismo,

    saludos.

  2. Jordi

    Como van a saber valorar los riesgos/beneficios de los medicamentos (supongo que se incluyen las vacunas) con estas deficientes bases de datos.

    Hasta el 7% de los menores pueden sufrir reacciones adversas por errores en su medicación. SE NOTIFICAN MENOS DEL 10% DE REACCIONES A MEDICAMENTOS.

    http://www.europapress.es/salud/noticia-menores-tratamiento-pueden-sufrir-reacciones-adversas-errores-medicacion-aep-20120221135920.html

  3. PAQUI

    Estoy totalmente de acuerdo. Yo tengo una hija de 7 años que cambio totalmente con la vacuna de los 15 meses. Hoy en día es una niña casi normal gracias al protocolo DAN suplementos y sobre todo la dieta ecologica sin gluten, caseina, soya, azucar y levadura y por supuesto la quelacion de metales. Un saludo.

  4. Santiago Capel

    Hola Miguel, me gustaría documentarme más sobre la información que reflejas en tu artículo:

    “Aproximadamente, el 5% de niños menores de tres años son alérgicos a uno o más alimentos. Las intolerancias más comunes son a leche, huevos, soja, trigo, pescado, cacahuetes y bayas, pero casi cualquier proteína alimentaria puede causar una reacción alérgica según la Asociación Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica.”

    Me gustaría confirmar si estamos hablando de intolerancia o de alergia, ya que son problemas totalmente distintos, y en tu artículo no me queda claro si se usan indistintamente o no.

    Un abrazo y enhorabuena por tu labor.

    • Miguel Jara

      Santiago, ese dato lo cogí de la web de la Asociación Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica y está traducido así. Si lo que necesitas es un especialista contacta con la Fundación Alborada que tiene consulta sobre estos temas y esta información que has leído ha sido originariamente producida para ella.

      Si necesitas algo más dime. Suerte.

  5. Sonia

    Me gustaría que conocieras nuestra historia

    http://midiariodetdah.blogspot.com/

    Miguel Jara eres un crack!

  6. Oikos

    Nos ha llamado mucho la atención este artículo
    Lo que sucede cuando acabas de beber una lata de bebida.
    (“…¿Y esto se lo dan a beber a los niños? Por eso existen niños con diabetes y obesidad, a tan corta edad. Si de verdad amas a tus hijos, evita darles bebidas gaseosas de premio porque se terminaron su comida, especialmente del tipo cola).

    http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/9588512/Lo-que-sucede-cuando-acabas-de-beber-una-lata-de-bebida_.html
    Primeros 10 minutos:

    10 cucharaditas (té) de azúcar golpean tu cuerpo, 100% del total recomendado a diario. No vomitas inmediatamente con ese dulce extremo, porque el ácido fosfórico corta el gusto.

    20 Minutos:

    El nivel de azúcar en la sangre explota, provocando un chorro de insulina. El hígado responde transformando todo el azúcar que recibe en grasa, ya que es mucha como para usarla como fuente de energía.

    40 minutos:

    La absorción de cafeína está completa. Las pupilas se dilatan, la presión sanguínea sube, el hígado responde bombeando más azúcar al torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en el cerebro son bloqueados para evitar mareos.

    45 minutos:

    El cuerpo aumenta la producción de dopamina, estimulando los centros de placer del cuerpo. (Físicamente, funciona como la heroína.)

    50 minutos:

    El ácido fosfórico empuja calcio, magnesio y zinc para el intestino grueso, aumentando el metabolismo. Las altas dosis de azúcar y otros edulcorantes aumentan la excreción de calcio en la orina, o sea, estás orinando tus huesos, una de las causas de la osteoporosis. “Y de las caries”.

    60 minutos:

    Las propiedades diuréticas de la cafeína entran en acción. Orinas. Ahora está garantizado que eliminarás más calcio, magnesio y zinc, minerales que tus huesos necesitan. A medida que la onda baja sufrirás un choque de azúcar. Te pondrás irritable. Ya habrás eliminado todo lo que estaba en la bebida, pero no sin antes haber eliminado también elementos que tu organismo requiere.
    ¿Y esto se lo dan a beber a los niños? Por eso existen niños con diabetes y obesidad, a tan corta edad. Si de verdad amas a tus hijos, evita darles bebidas gaseosas de premio porque se terminaron su comida, especialmente del tipo cola.
    Piensa en eso antes de tomar bebidas. Si no puedes evitarlas, ¡modera su ingestión! Prefiere jugos naturales. Tu cuerpo te lo agradecerá.
    Prof. Dr. Carlos Alexandre Fett – Profesor Universidad federal de Mato Grosso, Brazil.

  7. Lídia

    La temática de los niños y químicos es algo que desde hace tiempo me tiene muy preocupada. El principal problema es que los padres desconocen lo que puede amenazar a sus hijos o aun peor, no se lo creen.
    Los niños no pueden elegir y su vulnerabilidad está en manos de los mayores. Hace falta mucha difusión, para que nuestros niños no se vean afectados por las enfermedades originadas por químicos. Esta ha sido desde hace tiempo parte de mi preocupación y origen de una batalla.

  8. Isabel

    Sina, gracias por tus palabras.
    En mi caso la administración de oxoticina fue totalmente arbitraria, pues no se cumplió ni uno de los requisitos que contempla la OMS para su administración. Simplemente porque la matrona que me tocó con el cambio de turno tenía mucho trabajo y no iba a estar conmigo hasta mañana (palabras textuales).
    Estoy un poco cansada de que la gente me diga que me quejo de vicio porque mi parto fue muy bueno. Voy a pedir mi Historial Médico para ver si se refleja el porqué de las intervenciones e igual que me hagan un estudio médico-legal. No para reclamar dinero ni mucho menos, sólo para abrir un poco los ojos a los profesionales, que parecen anclados en sus protocolos del año de la pera y no se actualizan con los nuevos datos científicos disponibles (contacto piel con piel, posturas, confort, et, etc…)
    Hay mucha desinformación y estoy cansada de que se reduzca todo a epidural si o no, como si eso fuese determinante para tener un parto respetado (puedes tener un cesárea de las necesarias y que te respeten y vivirlo bien porque era la única forma de ver bien a tu bebé) o a que el parto fisiológico es cosa de 4 hippies…. con todos mis respetos a los hippiess. ¡¡¡Qué las cosas que estamos pidiendo algunas mujeres y muchas más si buscan la información y no se dejan infantilizar están estudiadas científicamente y se aplican en otros países, es más, son recomendaciones de la OMS que no se cumplen!!!

  9. Francisco Ramirez

    Cachilo, conoce usted los estudios sobre que el cancer tiene un origen alcalino?

  10. Balkis

    Para todas las mujeres que van a ser mamás:
    Por favor, pedid información, muuuuuuuuuuuuuuuuuucha información de todo lo que le van a administrar a vuestro bebé al nacer. Insisto, mucha información.
    Muchas gracias
    Balkis

  11. PutinReloaded

    El primer síndrome tóxico fue la ola de parálisis flácida de los años 40 y 50.

    A cualquier parálisis flácida de “causa desconocida” se le atribuía automáticamente un origen viral, por defecto y sin verificación porque sencillamente no existían las serologías en la época. Las estadísticas del poliovirus se inflaron de este modo artificialmente a base de diagnósticos hechos “a ojímetro”.

    Hoy se conocen hasta 11 causas diferentes de parálisis flácida, una de ellas el poliovirus, pero también hay causas de origen tóxico. Los años 40 y 50 se caracterizaron por la moda de “pesticidas para todo”, fueron la época de oro del DDT y de los organofosforados que a partir de los 60 fueron prohibidos.

    Cuántas de aquellas “polios” eran parálisis flácida de origen tóxico? Nunca lo sabremos, pero trasladándonos por un momento a aquellos años con ayuda de fotos de la época se deduce que podrían haber sido fácilmente la inmensa mayoría.

    En estas fotografías se puede ver lo insensato y universal que era en los 40 y 50 el uso de pesticidas sobre humanos, muradas y alimentos:

    - en las piscinas llensa de niños: http://thefranc.files.wordpress.com/2011/03/ddt.jpg

    - para deslendrar a los jornaleros: http://kstevens.pbworks.com/f/DDT%203.gif

    - sobre los soldados: http://www.whale.to/b/486px-DDT_WWII_soldier.jpg

    - en las escuelas: http://www.whale.to/b/7weevil7.jpg

    - en las playas: http://www.tc.umn.edu/~allch001/1815/pestcide/sim/ddt-long-isl-1945.jpg
    http://listverse.files.wordpress.com/2009/04/ddt.jpg.jpeg

    Fue una época loca donde sustancias neurotóxicas se inhalaban a pulmón lleno y se tragaban a bocanadas.

    Hoy nos quieren hacer creer que la polio de los 40 y 50 era vírica, de modo que los pro-vacunas se pongan las medallas de una erradicación que debemos a la vuelta del sentido común.

  12. Rogelio García

    Si la enfermedad no fuese una fuente de riqueza para ciertos sectores que todos conocemos. Con toda seguridad que la medicina y las terapias se transformarián en preventivas en vez de sólo ser CURATIVAS O PALIATIVAS. En INHUMANO que prime más en enriquecimiento que la lucha por conseguir la salud plena, es asqueroso el mercantilismo en cualquiera actividad de la vida pero en los sectores de los que depende la SALUD DE LOS CIUDADANOS…

  13. Cachilo

    Toma la verdad allí donde la encuentres…


    .
    Muy concordante con el tratamiento alcalino (bicarbonato de sodio) del Dr. Simonchini sea el hongo la causa o la consecuencia de adquirir cancer.

  14. Dante

    Aunque seguramente no resulte hoy día económicamente viable y nuestro bolsillo se resienta, es necesario ir hacia una alimentación estrictamente ecológica y con parámetros de calidad libres de cualquier contaminante artificial. Hay que prescindir radicalmente de la comida con aditivos e incluso de los llamados productos “frescos”, que ni squiera se libran de poseer elementos tóxicos (pescados -metales pesados-, carnes rojas -nitritos- o frutas y verduras -pesticidas- e inclusive algo tan habitual como el pan de cada día -al que le echan en muchos casos conservantes y antioxidantes-). La legislación es tremendamente laxa para toda esa batería de venenos alimentarios con los que nos obsequian en los supermercados. Yo, por ejemplo, sólo compro pan de masa madre, que aunque resulta mucho más caro que la barra convencional, es más sano. E intento tirar de fruta y verdura ecológica y consumir carne de ave y pescado blanco no elaborado.

  15. Sina

    Isabel me siento muy identificada con tus palabras. Yo también paso por rara con lo de las chuches y la comida. ¡Y vivo en un pueblo de 2.000 habitantes! Claro que hasta que nació mi hijo yo tampoco era consciente y también me extrañaban esas cosas.
    Afortunadamente mi hijo me ha cambiado la vida… muy para bien. Y no me importa que me consideren rara. Si surge, suelo hasta dar explicaciones, a ver si la gente va abriendo los ojos.

    También fui víctima de la oxitocina, y eso que fue una de las cosas que le pedí evitar al ginecólogo que atendería mi parto. La matrona del hospital no me hizo ni caso. Llevaba una semana con 3 centímetros de dilatación sin ningún dolor. Entré con rotura de bolsa y 4 cm ya dilatados y cuando tenía los 5 cm., 4 horas después, se empeñó en ponerme la oxitocina porque según sus palabras: “no podemos esperar todo el día”. ¡Pero si llevaba la mitad del camino hecho y estaba tan pancha! Quizá habría sido una de esas mujeres afortunadas que dan a luz sin dolor. Nunca lo sabré. Me llevé 3 horas de contracciones sin parar. Fueron los 3 últimos centímetros.

    Claro que tuve una matrona de preparación al parto estupenda y nos advirtió de estas cosas, así que mi marido, de vez en cuando cerraba un poquito la rueda del gotero de la oxitocina. Tampoco me libré de oxitocina para expulsar la placenta. Quizá yo también deba pedir el parte en el hospital, por lo menos para que vean que no nos da igual.

    Sospechaba que no debía ser buena para mi bebé, pero ahora, en este blog, voy aprendiendo que mis sospechas eran ciertas. Espero que a mi hijo no le haya afectado. De momento está muy sano.

    Salud-os

  16. Hanna Wirth

    Hola amigos:

    esa es la triste verdad! Hay que renunciar a todo tipo de medicamentos químicos para salvar y conservar nuestra salud más o menos. Lo que dispersan en el aire lamentablemente no podemos evitar, porque todavía no todos han despertado. Una alimentación sana ecológica y una vida en armonía con la naturaleza es lo que nosotros tenemos en nuestras manos. Las toxinas ya existentes en nuestro cuerpo tenemos que eliminar lo antes posible con los remedios naturales disponibles.

    Un abrazo.

    Hanna.

  17. Isabel

    Gracias, me ha gustado mucho. A ver si la gente despierta y cuando le dices que no le des chucherías a tu pequeñ@ te miran como si estuvieras loca o por no darle las marcas comerciales convencionales y decantarte por productos bio de calidad.

    La entrevista del Doctor Santos me ha gustado mucho, sobre todo porque voy a pedir mi historial médico para demostrar que en el hospital donde dí a luz te ponen oxoticina sintética (medicamento calificado de alto riesgo por la Agencia Española del Medicamento) sin cumplir los requisitos que marca la OMS para su empleo. Y lo que a mi juicio es más grave, en el parte médico no aparece reflejado el uso del medicamento, cosa que sí ocurre cuando te ponen la epidural, como si la oxoticina sintética fuera inocua. Es por eso que resulta muy difícil para los investigadores determinar los efectos de la oxoticina porque no se sabe cuántos bebés nacen bajo el influjo de la misma….

  18. Pilar Remiro

    Qué maravilla, parece que ya se esté empezando a poner nombre a las causas de los problemas que ocasiona tanta medicalización de lo que es natural.
    Los análisis de tóxicos en sangre, cuesta que te los hagan en sanidad, no comprenden que así se avanza más. Tienen una forma de ahorrar muy peculiar.
    Lo que ha manifestado Desiré es la tragedia más injusta, comprometer la adolescencia de una persona es marcarle la vida. Habrá quien dirá que todos hemos tenido que superar nuestras historias en la adolescencia y es cierto pero lo que es aberrante es que sea la propia sociedad la que deje la marca y no preste ayuda para suprimir el problema, ni para superarlo.
    Si permiten a Emilio Santos seguir investigando y dando datos, que tengan en cuenta, se avanzara mucho en la evitación de las complicaciones de los partos.

  19. Cachilo

    Un vídeo interesante y con sentencia firme :

    Yo me pregunto… ¿Para que queremos reactivacion económica?

  20. Franju

    Interesante la entrevista al doctor Emilio Santos. Gracias por poner el link. Salu2!!

    • Miguel Jara

      Franju, es un hombre interesante, esto días le estoy entrevistando y daré cuenta de ello.

  21. Luzy

    Es la realidad misma, en nuestra sangre van muchos tóxicos, y seguro que llegara un momento que se harán analiticas, si no las hicieramos en un privado, veríamos alucinados todo lo que llevamos.

    Lo que está pasando en la sociedad es inadmisible, yo no se que hace el ministerio de sanidad y la unión Europea, mirar para otro lado???
    Gracias por publicar.

    Con tu permiso llevo esta información para mi blog, y la publico.
    Gracias… El día 28 será el día de las enfermedades raras, espero tengan más apoyo, e investigación.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.