"Multa criminal" para la farmacéutica Merck & Co por su mortal Vioxx

Por

23 de noviembre de 2011Sin categoría8 Comentarios

De verdad que no lo hago adrede. Este va a ser el tercer post consecutivo que escribo que tiene como protagonista a la multinacional farmacéutica Merck & Co (la estadounidense no la alemana) pero es que la realidad obliga. Mi amigo el abogado Francisco Almodóvar me envía un post de su excelente blog especializado en Reacciones Adversas a los Medicamentos (RAM).

Paco cuenta que siete años después de que el medicamento Vioxx fuera retirado del mercado, Merck acuerda pagar 950 millones de dólares para resolver las demandas pendientes relacionadas con las prácticas de marketing del producto. El Departamento de Justicia de USA indica que Merck pagará 321 millones en concepto de “multa criminal“, 426 millones por demandas en este sentido y 202 millones que se destinarán a diversos programas de Medicaid [el seguro médico estadounidense]. Sigan leyendo en su blog el artículo. Ya les adelanto que al final del mismo cita mi libro Laboratorio de médicos. Esto tampoco lo he hecho adrede y prometo que nada tiene que ver con que Merck me siga en Twitter desde hace unos días. Ojalá este laboratorio cambie rápido el errado rumbo que ha tomado; en beneficio de todos y de su beneficio lo primero.

 

 

8 Comentarios a “"Multa criminal" para la farmacéutica Merck & Co por su mortal Vioxx”
  1. Amparo

    Francisco Almodóvar y Caris. Os agradezco las respuestas, siento no haberlas visto, cuando leí el post la intención fue informarme mejor antes de hacer otro comentario, pero no me ha sido posible. Os doy las gracias por la amabilidad, sin poder aportar nada yo.
    Es un tema serio, con este medicamento o con cualquier otro. El medicamento acaba siendo lo que les da vida a ellos a través de la economía, no porque quieran la satisfacción moral de que ha mejorado la vida de las personas que lo usan.

  2. Alredol

    En líneas generales el registro de “efectos adversos” en España es bastante deficitario y habría que empezar por allí. La promoción tóxica no es simplemente una cuestión de tarugueo, hay formas más sofisticadas y sistémicas de promocionar una droga. Incluso, si como en los USA, tal promoción se considera ilegal, las multas pueden estar amortizadas de antemano e incluso dentro de los presupuestos de investigación y desarrollo. Para un caso, en mi opinión magistral, de este tipo de operación, estudiése el reciente protagonismo del aripiprazol en los mercados de drogas del SNC.

  3. Caris

    Saludos Amparo:
    Sí que han existido casos en España. O al menos eso creemos, ya que la seguridad absoluta hay veces que no se tiene.
    Mi padre falleció en el año 1993. Nunca había estado enfermo (o al menos nunca había ido al médico porque gozaba de buena salud). Por unos dolores que tuvo le prescribieron VIOXX. Al cabo de unos meses tuvo una embolia cerebral y se le complicaron muchas cosas al pobre. ¿Fue por tomar ese veneno? Pues no lo sabré jamás. Yo no lo asocié nunca a su muerte hasta que no lei este blog. Siempre recordaré el nombre de ese medicamento porque mi padre, hombre secillo, decía…Ahora me toca tomar la medicina de las dos xx.
    Sólo me gustaría decirles a los señores de las farmacéuticas que se tomen más en serio “La tarea de vivir con responsabilidad”. La vida es un gran regalo que obtenemos al nacer y nadie tiene derecho sobre ella. Se puede hacer infelices a muchas personas, a muchas familias. Cargar a tus espaldas con la muerte de personas inocentes es algo que denigra mucho a cualquiera como ser humano.
    Muchas gracias.

  4. Pepe Bravo

    Hola Miguel
    Mira también lo que he puesto como reencuentro con mi blog. Merck está a la retaguardia por algo y creo que es el Janastic.
    Un abrazo y enhorabuena de nuevo

  5. Dani...él

    Con el secretismo hemos topado. Con la omisión de información. Una nueva versión de la censura en tiempos de libertad que en último término dificulta la comunicación.

  6. Francisco Almodóvar

    Hola Amparo, algún caso de Vioxx ha habido en España, pero, evidentemente, ha habido muchísimos más daños. Muchos ciudadanos todavía no saben que el Vioxx les pudo causar un ataque al corazón, por ejemplo. Ni los médicos les dijeron que pudo ser la causa. Y si hubo muertes, en España es raro que hagan autopsias cuando se sospecha que el medicamento pudo causarlas. En este caso los familiares deben exigirlas inmediatamente. Me estoy encontrando con casos donde los médicos obvian esta posible causalidad, ni aunque venga informado como RAM (reacción adversa al medicamento) en el prospecto.

    La Agencia del Medicamento española tampoco nos da datos de las notificaciones de RAM que han recibido por Vioxx. Es un auténtico secreto! Esta información debería ser accesible para el ciudadano y para los profesionales sanitarios que tienen la capacidad de prescribir.

  7. Amparo

    Es curioso, en España también se ha utilizado mucho este medicamento y no se habla de casos aquí. ¿Somos más fuertes o es que no han salido a la luz las consecuencias que ha tenido aquí?

  8. Cachilo

    Cada vez menos es creíble que se traten de hechos separados, inconexos, sucesos aislados sin que obedezcan ya no explicitamente sino implícitamente de hecho a un condicionamiento manipulado por muy pocos desde el muy grande poder, para quien quiera comprender un poco mas dejo este enlace: http://youtu.be/4Nk2CGEsDdU Para que podamos dejar de colar arena y ver como nos pasan los elefantes.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.