La máscara mental

Por

23 de agosto de 2011Enfermedades8 Comentarios

Esta mañana me entrevistó un tocayo para su programa en una radio de Barcelona. Me encontraba especialmente tranquilo y sosegado y creo que la conversación quedó muy bien. Aquí tienen el podcast si quieren escucharlo. Hemos hablado de salud mental, de las nuevas patologías que están apareciendo en los últimos años y de las que se preparan para aparecer en la próxima versión del DSM, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales cuya quinta versión se publicará en 2013. También hemos charlado sobre si se puede estar sano en una sociedad enferma o en un modelo económico-social que no nos hace felices y que está fracasando. Y de la esperanza, de la esperanza en tantos profesionales sanitarios y ciudadanos que están tomando conciencia de que las cosas tiene que cambiar y se ponen a trabajar en ello. Si les parece escúchenla y vamos comentando.

Más info


¿Cuánto crees que vale este post?

8 Comentarios a “La máscara mental”
  1. Isa

    “El trastorno mental del buitre carroñero o síndrome de enriquecimiento a costillas de los demás”

    JAJAJA buenísimo !!!

  2. Carmen

    Muy buena la entrevista, la haremos circular, espero que te hagan más.
    Apunto una historia que vivió una persona: trabajaba en un psiquiátrico, una mañana fue a trabajar, olía mucho a quemado y no era un olor cualquiera, se asusto y pregunto, la respuesta fue: el Dr. “X” estaba harto de que los gatos se subieran al coche que es muy caro, les ha puesto somníferos en la comida, una vez dormidos los ha metido en el contenedor y los ha quemado.
    Este señor sigue diagnosticando.

  3. Dani

    Cachilo: es normal que la sociedad capitalista engendre, diagnostique y etiquete una serie de sintomatologías. Como también lo será en un futuro que la sociedad post-capitalista cambiará unas etiquetas por otras. Por ejemplo se escuchará hablar de enfermos con síndrome de la avaricia crónico.

  4. M Carmen

    Muy bueno Miguel, a ver si la sociedad tiene más sentido común y empieza a combatir a estos mafiosos custodiados por el consenso legal,que algo chuparan si no no se explica.
    MC

    • Miguel Jara

      Menos de dos minutos, eso es lo que dura este video que les muestro que en formato de anuncio publicitario intenta desmontar el etiquetado de niños y adolescentes como enfermos mentales. Comentamos: http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads131.htm

  5. Cachilo

    En el DSM debería de estar descrito el trastorno mental del buitre carroñero o síndrome de enriquecimiento a costillas de los demás que se caracteriza por la tendencia a drogar y alienar a las personas con la excusa de querer sanarles y al acuerdo entre estos trastornados se le debería llamar síndrome mafioso compulsivo y al lobbye y participación en ganancias de esta perversa practica debería llamársela, síndrome del oportunismo político servil parásito hiperactivo, todos trastornos mentales peligrosos para la humanidad dignos de camisa de fuerza y medicación con fuertes ansiolíticos, pero seguro se han pasado por alto de describir estas locuras en el pesado libraco y me temo que se el porque… esta clase de locos no comen vidrio.

  6. Dr. Javier Herráez

    Miguel.
    Sería interesante que algún psiquiatra informado nos dijera cómo confeccionan el DSM. ¿Cual es el método que usan?. ¿Es científico?. He visto este video y, como soy profano en la materia, solicito que alguno de ellos de su opinión científica del tema.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.