La rebeldía de los médicos residentes

Por

15 de enero de 2011Sin categoría44 Comentarios

“La primera generación de mártires sanitarios“. Impresionantes, muy duras las palabras del comentario del médico Roberto Sánchez en el post que hemos publicado sobre su carta a la ministra Pajín en torno a los sobornos médicos. El caso es que esta mañana me escribió otro compañero de profesión de Roberto:

“Yo también soy médico residente y también tengo la misma opinión acerca de las farmacéuticas. Le he escrito un email a Roberto. Te lo copio debajo por si quieres publicarlo en tu blog. No tengo inconveniente en que aparezcan mis datos en la publicación. De hecho creo que tenemos que empezar a hacer que estos asuntos turbios se vayan haciendo cada vez más transparentes para ayudar al cambio de conciencia global“.

Así que ahí va el texto pero por favor mártires no más que ya hemos tenido suficientes en nombre de algunas religiones como para continuar en pleno tercer milenio con mártires de la ciencia sometida por el poder del dinero:

Hola Roberto!

Soy Iago Garreta, médico residente de primer año de traumatología en el Hospital de Bellvitge de Barcelona.

He leído la carta que le enviaste a la ministra y que Miguel Jara ha publicado en su blog.

Estoy completamente de acuerdo con lo que dices. Yo estoy en la misma lucha.

Traumatología es una especialidad donde los sobornos por parte de las farmacéuticas se exageran más que en otras especialidades y desde que empecé, he tenido que aprender a rechazar sus turbias ofertas. Creo en una actitud digna, humana y científica a la hora de ejercer la medicina (y, evidentemente, a la hora de vivir) y creo que la labor de las farmacéuticas la dificulta.

Ya no acepto bolis, regalos ni cenas, ni tan solo libros. Aún no he tenido que ir a ningún congreso pero cuando esto ocurra, le pediré a mi jefe de servicio que el hospital me lo pague y si me lo niega, le escribiré al gerente del hospital y si me lo niega, le escribiré a la ministra, tal como tú has hecho.

Me alegro de ver que otros médicos se dan cuenta de este juego perverso y que luchan por intentar ejercer la medicina y formarse como científicos sin tener que perder su dignidad vendiéndose a las farmacéuticas.

Un abrazo,

Iago.

Más info: En los libros Traficantes de salud y La salud que viene.

44 Comentarios a “La rebeldía de los médicos residentes”
  1. SACYL

    LA ESENCIA DE ESTE DEBATE POR LA ÉTICA NO ES SALVAR UNAS PROFESIONES Y UNAS DIGNIDADES. ESTOS HECHOS SON DELITOS QUE OCASIONAN MUERTOS Y ENFERMOS. Y NO ESTÁN SIENDO INVESTIGADOS NI PERSEGUIDOS ¿PORQUÉ? POR QUE LA PELA ES LA PELA Y LOS SOBORNOS NO SE CIÑEN A UNAS POCAS E INDIGNAS “PROFESIONES”.

  2. SAC

    Y PARA NO PERDER LA DIGNIDAD, SIMPLEMENTE NO HAY QUE PERDERLA. ES MUY FÁCIL.

  3. SAC

    NO SE EXAGERA EN EL TEMA DE LOS SOBORNOS A LOS MÉDICOS Y A CUALQUIERA QUE TENGA UNA MÍNIMA CAPACIDAD DECISORIA EN LA COMPRA/VENTA DE MATERIAL Y MEDICAMENTOS, SI IAGO GARRETA CREE QUE SE EXAGERA…NO SE QUE PENSAR. NO ES LO QUE YO HE VISTO EN MUCHOS AÑOS DE TRABAJO. EN SACYL NO SÓLO COGEN REGALITOS. SE CONTRATAN A SÍ MISMOS PARA(EJEMPLO) “LA CAMPAÑA DE DIAGNÓSTICO DE DIABETES MELITUS”, O PARA “EL SERVICIO DE ARCHIVO Y DOCUMENTACIÓN DE HISTORIAS CLÍNICAS”, O PARA DESCUBRIR NUEVOS HIPERTENSOS ENTRE LA POBLACIÓN IGNORANTE DE TAL PADECIMIENTO (LE TOMAN LA TENSIÓN A TODO ZURRIBURRI) Y SE PAGAN COMO SI FUERAN BUENOS POR COSAS QUE HACEN OTROS O TENDRÍAN QUE HACER GRATIS DE TODAS FORMAS.

  4. Nikita

    Carmen, las clases magistrales las dejo para los docentes. Desde luego, el concepto de clase magistral tampoco lo compartimos.

    En lo que sí estoy de acuerdo contigo es en que no estoy ni he estado nunca en posesión de la verdad absoluta ni nunca lo he pretendido. Me limito a decir lo que pienso, acción que nada tiene que ver con aleccionar ni con evaluar a nadie en una plataforma de opinión como es este blog. De lo que sí puedes estar segura es que mis comentarios reflejan fielmente lo que he vivido en mi etapa de visitadora médica.

    Entiendo que no quieras seguir participando en este debate con unos argumentos tan débiles como los que has expuesto hasta ahora.

  5. Carmen

    Nikita, creo q las clases magistrales deberías dejarlas de lado. En ningún momento he dicho que la carrera universitaria sea la llave para empezar de cero… quien hace uso de la demagogía, indudablemente, eres tú. Simplemente, en esta vida todos tenemos opciones. Unas serán más válidas q otras y quizá las haya hasta de menos interesantes pero, al fin y al cabo, cada uno decide el camino por el cuál seguir.
    No creo q tengas derecho a aleccionar a nadie pq no estás ni en posesión de la verdad absoluta ni por encima del bien y del mal. Creo, sinceramente, q poco te interesa mi profesión, mi formación académica, mis actitudes, aptitudes, mis habilidades y mis competencias. Soy lo suficientemente “mayorcita” para ejercer una evaluación crítica de mi trabajo, de mi sector y de todo aquello q me rodea.
    La vida es una escala de grises y estos comentarios “maternales” , “agresivos” y a la “defensiva” están fuera de lugar.
    En un momento dado, me pareció sumamente interesante este blog, no obstante, esta forma de tratar temas tan importantes y peliagudos, así como, comentarios como los tuyos hacen que pierda cualquier tipo de interés en los mismos.
    Una pena… una lectora menos.

  6. Nikita

    Yo empezaré por el principio. “Repartidores de pizza” es el término que Tyrone Edwards, profesor de administración de empresas en Cheyney -Universidad de Pensilvania-, utiliza para referirse a los visitadores médicos. Los llama así porque dice que su trabajo es repartir el presupuesto de inversión que los laboratorios ponen a su disposición; y yo no puedo estar más de acuerdo con él. Se reparte pizza (recursos) para conseguir un mayor trozo de tarta (mercado).

    Repartidores de pichigüilis y artilugios “made in China” de diversa índole, con un alto coste, que acaban en cualquier sitio menos en la mesa del prescriptor. En otras palabras, su utilidad es nula. Yo los he visto hasta en los mercadillos…

    Tarugueo es la técnica, el procedimiento, el motor (diésel o gasolina). Es similar a repartir pizza pero con el matiz de que el tarugueo lleva anexo una solicitud de colaboración en forma de recetas a cambio del trozo de pizza; es decir, cohecho en términos jurídicos. Sinceramente, quiero pensar que la mayoría de los visitadores que ofrecen un congreso, unas fichas o un libro a cambio de recetas a un médico, ignoran que podrían estar incurriendo en un ilícito penal. Para mí eso es ignorancia.

    Los detalles de la rescisión de mi contrato laboral, en qué juzgado interpuse mi denuncia y todas esos datos que desconoces y modelas a tu antojo en tu imaginación, los pueden encontrar en el libro “Laboratorio de Médicos”. Te puedo adelantar que mi indemnización fue acordada entre las partes para paliar parte del lucro cesante que ha supuesto en mi trayectoria profesional esta desagradable experiencia.

    Y para finalizar, una frase hecha de mi particular cajón de sastre: “Consejos doy que para mí no tengo”. No seas tan demagoga con lo de la carrera universitaria como llave para empezar de cero en un nuevo mundo laboral porque, aunque imposible no es, no es empresa fácil ni factible para muchas personas.

    Si te dedicas a la visita médica, ve observando las orejas del lobo porque estoy segura que de color rosa ni las tiene ni se las ves.

  7. Carmen

    “Sr” Jara me sorprende que acuse de provocador el tono utilizado por Jardinera Infiel. Acaso le parece conciliador el que hace referencia a repartidores de pizzas, ignorantes, tarugueo, repartidores de pichigüilis????
    Por otra parte, me pregunto Nikita… cómo has esperado 10 años para rescindir tu contrato laboral??? Has vivido del cuento y del teatro bajo el yugo opresor de una Farmacéutica durante… una década??? permíteme que te admire desde lo absurdo y desde la incoherencia. Imagino que tu queja y repulsa hacia este sector lo habrás dejado en manos de abogados y en la mesa de un tribunal, si es así, recuerda que tu posible indemnización proviene del juego “sucio”… yo renunciaría a ella de inmediato.
    Mira qué ignorante que soy q yo (en tu caso) nada más verle las orejas al lobo me hubiera refugiado en mi licenciatura universitaria y en mi máster para dedicarme a otros menesteres más nobles, loables y honestos.
    Sres. les dejo que tengo cosas más interesantes que hacer.
    Saludos.

  8. Dr. Josep M (Barcelona)

    Yo lo veo muy simple. Dos únicas alternativas:

    a) Visita medica de información: se hace una sola vez por fármaco (si se informa sobre algo, con una sola vez basta) y se dirige a un colectivo (servicio, unidad, centro de salud, etc.) lo que significa luz y taquígrafos.

    b) Visita médica de promoción: se repite una y otra vez la información, habitualmente lejos de la verdad (como los anuncios de la tele) y se hace persona a persona (para poder realizar los “trapicheos” sin testigos).

    En mi centro de trabajo hemos elegido por consenso la opción A, que además nos hace ganar mucho tiempo y la hemos impuesto a la industria.

  9. Ana.

    ¡Ahí, esta Pilar! se debió de esforzar tanto por verse capaz de poder hacer después del sobresalto que ha vivido, que no vio que no era un comentario sino el artículo a lo que se hacía referencia, normal que no lo comprendiera. ¡Qué maja que es!
    Miguel Jara es de agradecer la sensibilidad con la que respetas las opiniones, eres un ejemplo que ayuda a reflexionar sobre la coherencia.

  10. Pilar Remiro

    Roberto Sánchez, no sé a qué se refiere expresándose así y menos que quiere conseguir, pero suena a tono de amenaza, suena muy mal. Como lectora no me gustan este tipo de agresiones verbales, teniendo en cuenta (o no lo he sabido ver) que el Dr. Garreta no ha escrito nada aquí. Con estas descalificaciones lo único que veo es que utilizan el articulo sea el que sea, para hablar de otra cosa. ¿No es más sano que hable claro o se calle?
    Esto rompe el estimulo por el que se entra aquí, que no es para leer amenazas. No intente destruir aquello que es constructivo.

    • Miguel Jara

      Pilar, la carta del post es del Dr. Garreta y en ella se une a Roberto en su justa causa de lucha contra la falta de ética y la corrupción en la profesión médica. Tal vez sus palabras han sido algo duras aunque está respondiendo a Jardinera infiel cuyo tono sí ha sido provocador (y aún así se han publicado sus comentarios). Es cierto que en este blog preferimos el dabate sosegado pero hay que entender que a veces los comentaristas se expresan de manera más apasionada, yo no le daría más importancia y espero que no vaya a más.

  11. Roberto Sánchez

    “No se preocupe Dr. Garreta que no le pagaremos nada. Me acordaré de su artículo cuando lo vea por Bellvitge. Y debería ud. pedir disculpas a sus compañeros por llamarlos pervertidos.”
    Ji ji, cada vez que os dicen a la cara las verdades de las cosas sacáis la navaja en el callejón. Para el que no entienda bien las palabras de Jardinera, quiere decir: No se preocupe Dr. Garreta, que ya hablaré yo con el gerente de su hospital o con su jefe de servicio para que se de cuenta de que tiene a un esquirol entre los suyos y para que la única prótesis que ponga hasta R5 sea la dental de los abuelos con artrosis. Pero el día que el Dr. Garreta acabe la residencia y le quiten la mordaza os va a dar un repaso que no vais a olvidar.
    A ver si termináis de una vez unos y otros con tanto debate gratuito y descalificatorio y dais la cara dejándoos de ocultaros detrás de esos ridículos pseudónimos. Los debates se hacen de igual, con luces y taquígrafos.

  12. Elias

    Supongo que conocereis al Dr. John Virapen, fue un alto directivo de una multinacional farmamáfica, no es el único que está empezando a hablar de los métodos que él mismo utilizaba en su “trabajo”. Recomendable verlo: http://trinityatierra.com/2010/06/23/la-acongojante-confesion-del-dr-john-virapen/ mi agradecimiento para Nikita y he de decir que creo que Roderich tiene bastante razón.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.