La libertad de vacunación

En la última feria BioCultura celebrada en noviembre en Madrid, al final de su charla sobre las vacunas, el médico Juan Gérvas, atendió a muchas madres que le solicitaban que les recomendara el «conjunto mínimo de vacunas» que pueden poner a sus hijos. Poco después, desde la revista Agenda Viva de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente le pidieron un texto «neutral» sobre vacunas. Juan les entregó lo que pueden leer a continuación:

Las vacunas tienen una historia más que bicentenaria en la que han demostrado su efectividad y su seguridad. La primera vacuna, la “vacuna” propiamente dicha, logró erradicar la viruela, enfermedad que mataba y deformaba a los humanos. En otro ejemplo, la difteria mataba a uno de cada diez enfermos antes de la vacuna y de los antibióticos. La rabia es todavía hoy enfermedad mortal sin más tratamiento que la vacunación precoz.

Toda intervención sanitaria tiene perjuicios y sólo una pocas compensan por sus beneficios. Este balance se inclinaba claramente a favor de las primeras vacunas, de las tres citadas y de alguna más, como la vacuna frente al sarampión o para prevenir la hepatitis B o contra la rubeola (que evita los daños al feto) o para evitar la parotiditis. Frente a estas enfermedades graves por su mortalidad, morbilidad y/o secuelas, como también ante la poliomielitis, los efectos adversos de las vacunas eran irrelevantes.

Los tiempos han cambiado y el campo de las vacunas se ha ampliado. Cada vez se aplican para enfermedades más infrecuentes y/o más leves y con menos conocimiento científico. Además, se emplean nuevas técnicas para mejorar la efectividad de las vacunas, bien conservantes, bien adyuvantes, sin que se sigan a largo plazo sus efectos (o se termine aceptando su retirada, como el timerosal). Sin embargo, algunas alarmas parecen falsas, como la asociación de la vacuna triple vírica con el autismo.

Al tiempo, el costo de las nuevas vacunas es de tal calibre que ya es historia la crisis de los noventa del pasado siglo, cuando en EEUU hubo escasez de algunas vacunas básicas, como la antitetánica, por su falta de beneficio comercial. En el siglo XXI las vacunas se han convertido en un próspero negocio que logra hacer “pasar” de lo público a lo privado a personas clave.

Las vacunas recientes han sido rechazadas por parte de la población, a la que se ha atemorizado mediante mecanismos múltiples para lograr su participación. Son buen ejemplo de estas políticas irresponsables las vacunas contra el virus del papiloma humano y la vacuna contra la gripe. En el caso concreto de la gripe A de 2009-10 la situación rozó lo esperpéntico, con contratos nunca desvelados entre el Gobierno y los laboratorios farmacéuticos.

Plantean dudas las vacunas contra el neumococo, el rotavirus, el Haemophillus influenza, el meningococo y la varicela. Con todo, estas vacunas pueden tener sentido en alguna situación o caso clínico concreto.

En otras, como la vacuna contra la gripe y la vacuna contra el virus del papiloma humano, se desconoce el valor de la inmunidad natural y la efectividad de las vacunas (su fundamento científico es lamentablemente endeble).

Las vacunas no son obligatorias en España. Existe legislación que prevé su aplicación obligatoria, pero en situaciones excepcionales. Sin embargo, tienen razón quienes abogan por la libertad de vacunación respecto a que de facto el calendario vacunal infantil se presenta como necesario para múltiples acciones, desde inscripción en guarderías/escuelas a viajes. Otro tanto sucede con ancianos en situaciones como asilos/residencias, e incluso para el personal sanitario (por ejemplo, respecto a la vacuna contra la gripe). Es absurdo pretender imponer a la fuerza las vacunas, y ello genera rechazo y descrédito, como su presentación tipo “medicamentos milagrosos”.

Quienes rechazan las vacunas se “aprovechan” de la inmunidad de rebaño que provoca el uso masivo de las mismas. Por ejemplo la poliomielitis disminuye también entre los no vacunados por la protección que conlleva el que la mayoría se vacune y eso dificulte la circulación del virus de la misma. Los no vacunados actúan de “gorrones” pues disfrutan de los beneficios sin estar expuestos a perjuicios. Por esta cuestión ética su actitud es reprobable desde el punto de vista de los vacunados. Y en la práctica deberían aceptar al menos las vacunas básicas mencionadas y las que no conllevan inmunidad de rebaño, como la antitetánica.

En todo caso, el principio ético de la autonomía exige que se informe detalladamente de beneficios y perjuicios a los padres y adolescentes (en el caso del calendario infantil) y a las personas a vacunar en general para que puedan tomar una decisión apropiada. También conviene señalar los frecuentes fallos de las vacunas, cuya aplicación nunca conlleva inmunidad completa para siempre. Es este consentimiento informado (no simplemente “firmado”) el que podría dar razón a los que defendemos las vacunas como un tesoro que no conviene dilapidar, ni con engaños ni con su ampliación sin límites y por intereses comerciales.

Más info: Sobre el timerosal y la campaña de marketing del miedo para vender la vacuna contra el virus del papiloma humano en el libro La salud que viene.

49 Comentarios a “La libertad de vacunación”
  1. Roderich

    Señor Miguel, es verdad lo que usted dice que se necesitan mas personas comprometidas como el señor Gervas, pero a la vez estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Jordi, es mas yo diria que necesitamos urgentemente personas como Jordi, sus comentarios son siempre de una extraordinaria calidad, bien documentados y siempre en una direccion, nunca se contradice.

  2. Jordi

    Miguel Jara, mi comentario anterior no era una crítica a Juan Gérvas, de hecho era una pregunta sobre la validez de algunos artículos que me han sorprendido por su contradicción a la verdad imperante.

    De hecho yo no juzgo ni bien ni mal las opiniones personales y tolerantes, y menos de personas tan comprometidas y cualificadas de las que aprendo muchísimo con sus trabajos. Pero me rebela los medios de manipulación aplicados a la sociedad para dilapidar las libertades individuales basándose en «verdades», cuando investigando un poquito te encuentras con que esas «verdades» en realidad son todavía controversias. De ese modo los intereses de unos pocos se convierten en el interés general cuando en muchas ocasiones no debería.

    Empiezo a pensar que la ciencia ha quedado sobrepasada sin poder explicar la realidad que nos envuelve ante tantos cambios y tan radicales que vivimos.

  3. Oikos Ambiental

    Liga para la Libertad de Vacunacion – Organización sin ánimo de lucro que defiende el derecho de los individuos a estar informados para poder cuidar y responsabilizarse de su propia salud.
    http://www.vacunacionlibre.org/
    Ver Ponencias Semana Internacional Víctimas de las Vacunas 4 al 9 de Octubre de 2010- Gerona- En Español, Ruso, Inglés, Catalán, Francés
    Gala Inaugural. Los tres vídeos muy interesantes
    http://livestre.am/p0Rz

  4. Jordi

    Juan Gervás, no quiero hacerme pesado con las vacunas contra el sarampión que ya se expuso en los últimos comentarios en http://www.migueljara.com/2010/09/20/obsesionados-con-las-vacunas/, y repito que no tengo ninguna calificación sanitaria que me habilite para hablar sobre vacunas. Pero nadie responde a mis dudas que se concretan en mi creencia de que los riesgos/beneficios pueden no estar correctamente establecidos basándome en el reconocimiento que hace la farmacovigilancia sobre la baja notificación de reacciones adversas, por los pocos estudios sobre seguridad de ciertas sustancias que componen las vacunas (no solo el timerosal) y concretamente, según índica un trabajo sobre la triple vírica los estudios sobre efectividad y seguridad antes y después de la comercialización no cumplen con los requisitos adecuados (aunque no cuestiona que sea efectiva). También creo que los titulares de la autorización de la comercialización con el RD 1344/2007 tienen demasiadas competencias (aunque el artículo 8 las llama obligaciones) sobre la información recogida de las notificaciones de efectos adversos.

    Si nadie contradice esta información seguiré con mis dudas y me seguiré sintiendo engañado por la medicina convencional y por los medios “desinformativos” por no haber sido adecuadamente informado… y espero que nadie me acuse de aprovecharme por no vacunar a mi hijo de las segundas y terceras dosis.

    Les felicito Miguel Jara y Juan Gervás por su labor y les reconozco que nunca he estado más informado sobre cuestiones médicas desde que conozco equipocesca.org y migueljara.com.

    Infranotificación

    http://www.pap.es/files/1116-495-pdf/520.pdf
    http://www.bvv.sld.cu/vaccimonitor/Vm2007/a5.pdf

    timerosal y otras sustancias de las vacunas

    http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/html/379/37968303/37968303.html
    http://www.scielo.org.pe/pdf/afm/v67n3/a09v67n3.pdf

    Sobre los estudios de efectividad y seguridad de las vacunas antisarampión:

    http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16235361

    • Miguel Jara

      Jordi, conozco a Juan Gérvas hace tiempo, lo suficiente para saber que la primera frase de su escrito es una frase hecha, muy general. Es obvio que las vacunas presentan efectos adversos a tener en cuenta y cada vez más, como él mismo ha explicado en ocasiones. Sí que me llamó la atención sus dudas sobre la relación vacunas-timerosal-autismo que yo tengo más claras hasta el punto de haberle dedicado un capítulo entero al tema en el libro La salud que viene. Recordemos además que la Audiencia Nacional española mantiene abierto un juicio por una demanda presentada por 70 familias de hijos autistas vacunados con preparados que llevaban Timerosal (metilmercurio) como conservante contra Ministerio de Sanidad y laboratorios fabricantes.

      Quiero recordar una vez más aunque sea obvio que cuando publico un texto de un colaborador es porque me parece interesante para el debate y que como es lógico lo hago porque en buena medida estoy de acuerdo aunque siempre hay motivos para el disenso, no podría ser de otra manera. Alguien ha comentado, y creo que con razón, que Juan en esta ocasión ha querido quedar bien con todo el mundo. Ya me lo avisaba él en el correo en el que me envió el texto en cuestión, le pedían que fuera neutro y así lo ha entendido él. El contexto es importante y más en temas como este que levantan tanta polvareda.

      Juan es de los que da la cara y no se esconde, de hecho verán que ha comentado dos veces en estas líneas. Necesitamos más personas como él en la sociedad en general y en su ámbito en particular.

  5. Txu

    Leo desde hace tiempo los consejos del Dr. Gervás, creo que es un médico honesto y bien informado desde el punto de vista científico. No obstante me ha causado cierta perplejidad su afirmación de que es falsa la asociación entre autismo y vacuna triple vírica. Desde mi punto de vista decir esto equivaldría a excluir que esa vacuna haya podido causar autismo en los niños que lo han padecido desde que se han vacunado. En esto yo no puedo estar de acuerdo. ¿Cómo se verifica que la vacuna triple vírica no es causante de autismo en los niños que lo padecen justo después de haber recibido esta vacuna? Puede ser que la vacuna triple vírica cause autismo verdaderamente en una muy pequeñísima tasa de niños que la reciben, y por ello se diría, a modo general, que no hay asociación entre autismo y vacuna triple vírica, lo cual dicho así puede ser correcto, pero lo que me parece incorrecto y en todo caso muy preocupante es que a nivel individual siempre se excluya esa posibilidad de asociación. Desde el punto de vista de la salud pública eso puede ser razonable, pero las personas son individuos y para cada uno de ellos su propia salud también importa. Cada vez me gusta menos lo que voy aprendiendo sobre las vacunas, porque me da la impresión que importa mucho la salud grupal pero no la mía propia, o sea, que la salud del rebaño importa más que la salud de las ovejas.

  6. Juan Gérvas

    Ya he manifestado que la verdad es inaccesible y que lo único científico es buscarla a sabiendas de que no la encontraremos.
    Los efectos adversos de las vacunas son tremendos, y siempre he pedido «consentimiento informado» (no «firmado») para todas ellas, tanto a padres como a adolescentes y adultos.
    Otra cosa, insisto, es el «balance» entre beneficios y daños; por supuesto, al que le toca el daño no tiene compensación; pero la sociedad debe actuar teniendo en cuenta el bien común (y respetando los opciones contrapuestas, como he propuesto siempre),
    En fin.
    La vacuna contra la gripe es inútil, como poco.
    Estuve en Biocultura para debatir estas cuestiones y siento no haberme encontrado allí con los firmantes de los comentarios. Es seguro que hubiéramos llegado a un punto común.
    Por cierto, padecer «escepticemia» es dudar de todo.

  7. Oscar

    «Pero hay cosas falsas, como la asociación entre autismo y vacuna triple vírica.”

    Juan Gervás, no existen cosas falsas, en todo caso no demostradas fehacientemente, básicamente desde el punto de vista de la industria farmacéutica fabricante de vacunas.

    Si hay algo peor que un médico ignorante, es el que cree saberlo todo. Espero que tú no seas ni uno ni lo otro, por supuesto que no. Siento si sueno desagradeble, el testimonio de Pedro me ha llegado, y no es mi intención ofender sino impactar para que reaccionemos de una vez, y como dice Gabilondo, dejemos de estar tan dormidos y atontados como parecemos.
    En todo caso, algo debemos hacer todos: desescolarizar nuestra mente, volver a dudar de todo, como cuando éramos niños y, de paso, ¿qué le podemos decir a Pedro? ¿Qué ocurrió así «por pura casualidad»?
    Por favor, no hablamos de vacunas, hablamos de niños y niñas que sufren, de padres que lloran, y de familias destrozadas con su vida trastornada para los restos de sus vidas. Pongamos un poco de corazón.
    Miguel, gracias por este espacio, y dejar expresarnos con el corazón para enriquecernos mutuamente. Un abrazo.

  8. Pilar Jimenez

    Es mi humilde opinión que sí hay que dilapidar las vacunas, por una simple razón: Que muestren un sólo experimento científico en el que se demuestre que alguna vacuna funciona. Experimento científico: grupo control-double blind, aislamiento de variable, réplica y PRUEBA. Si existe y cumple todos los requisitos, por favor que alguien me lo muestre. Sin embargo es fácil comparar poblaciones vacunadas con no vacunadas en similares circunstancias de calidad de vida. Es obvio. ¿Y nadie se pregunta por qué no se le ha dado bombo al juicio que han ganado los padres de Granada que no quieren vacunar a sus hijos? Me lo comunicó una de las madres. Salud para el 2011.

  9. Ccbaxter

    «En Medicina no hay verdades absolutas.
    (…) Pero hay cosas falsas, como la asociación entre autismo y vacuna triple vírica.»

    ¿¿¿???

    Como dijo aquel: ¡IM-PRESIONANTE!

    En lugar de opinión, aquí hay un poco más de información:

    http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1511

    ¿SE JUSTIFICA LA TEORÍA MICROBIANA DE LA ENFERMEDAD?

  10. Dr. Javier Herraez

    Estimado Oikos:
    El sida es un síndrome que ha existido siempre y que es de fisiopatología metabólica. Si su prevalencia aumentó no fue por una epidemia microbiológica aunque si periodística.
    El sida no produce anticuerpos específicos. Los mal llamados anticuerpos del sida no son anticuerpos del sida. No existen anticuerpos específicos del sida.
    Los anticuerpos son una parte necesaria de la protección inmunológica. Pero no suficiente y además inútiles si el sistema inmunológico está alterado.
    El sistema inmunológico va madurando con el paso de los años precisamente mediante el contacto con antígenos «naturales».
    Los bebés tienen un sistema inmunológico inmaduro y por lo tanto muy sensible a intervenciones «artificiales» cuando éstas se hacen sin sentido común o cuando se usan sustancias innecesarias y se les meten decenas de dosis de vacuna en el primer año de vida.
    Podrían existir anticuerpos idiotipo y «antiidiotipo», otra cosa de la que nadie habla.
    Existe la inmunidad innata, la adquirida, la específica, la inespecífica, la sanguinea, la tisular, etc. Que no nos coman el coco con el idolatrado anticuerpo.

    Lo penoso es que los encargados de saberse todo esto deberían ser los médicos, pero muchos tienen demasiado ocupado el cerebro en saberse productos comerciales, dosis, indicaciones protocolarias y actitudes de medicina defensiva para salvar el sustento.

    Estoy con LUZ: tu comentario el mas «bonito». Un abrazo a todos.

    Anselmo.
    Yo llevo arriesgándome décadas y no me he muerto, ni yo ni mi familia.
    Te lo recomiendo: persiste, no te vacunes.

  11. Pedro

    Yo lanzo una pregunta al Dr. Gérvas y a cualquier médico que defienda que las vacunas no pueden causar autismo: si la vacuna triple vírica no produce autismo ¿hay alguna vacuna que se asocie al autismo, como posible efecto secundario? Seguramente que me contesten que no. En tal caso, y por adelantado, para resumir la comunicación, les diré que tengo un dosier-prospecto del propio laboratorio fabricante de la vacuna pentavalente contra el tetanos, tosferina, polio, etc. donde se admite como efectos secundarios reportados, los siguientes efectos secundarios: trombocitopenia, reacción anafilactica, autismo, convulsiones, encefalopatías, hipotonia, neuropatias, somnolencia, apnea. ¿Somos mas papistas que el Papa? ¿Existe una prueba mayor sobre los efectos secundarios que la que pueda dar el propio fabricante de las vacunas?

    Quiero matizar que tengo abierto un juicio en la Audiencia Nacional de España contra el Ministerio de Sanidad y los laboratorios fabricantes de vacunas por no informarme de los efectos secundarios de las vacunas que han podido causar, primero las convulsiones e inmunodeficiencia y después el trastorno general del desarrollo de mi hijo que le incapacita en un 75% en sus facultades mentales (tiene 8 años). El diagnóstico es Autismo desde los 2 años. Antes desarrolló el lenguaje y luego lo perdió tras la vacunación triple vírica. Si, como dicen los médicos, no se sabe la causa del autismo ¿como se puede asegurar que la triple virica no puede causar también autismo, como lo hace la pentavalente en algunos casos? ¿Quien controla las susceptibilidades genéticas de los bebés antes de vacunarles? La respuesta es NADIE.
    No nos engañemos, la medicina está en pañales y juega, en muchos casos a ser Dios, sabiendo muy poco del complejo Ser Humano y sus respuestas a lo artificial (lo creado por el propio Hombre).
    Pedro.

  12. Anselmo

    Como todos los años en que me he vacunado contra la gripe no he salido de mi catarro este año decidí no vacunarme y exceptuando noviembre, como si mi organismo se sintiera amenazado por la costumbre, diciembre ha sido un mes sin catarros, sin estornudos y sin el típico malestar muscular que acompaña la gripe. Esperaremos a ver qué sucede en los siguientes meses. También tengo que observar si en mi casa los que me acompañan y no se vacunan tienen más o menos catarros porque el año pasado fue un desastre. Los que nos vacunamos contra la gripe, ¿seremos un foco de contagio para los demás? Habría que que arriesgarse un año a no vacunarse contra esta afección para ver si disminuyen los casos.
    Feliz 2011.

  13. Juan Gérvas

    En Medicina no hay verdades absolutas.
    No lo tenemos fácil los médicos que queremos ser al tiempo científicos y humanos.
    Las vacunas son medicamentos con perjuicios y beneficios, como todos los medicamentos.
    Conviene analizar con fundamento el balance entre los daños y beneficios de las distintas vacunas. Por supuesto, hay vacunas con probada eficacia. Alguna es, de hecho, la única opción terapéutica. Por ejemplo, si le muerde un murciélago vaya al médico y que le vacunen contra la rabia pues si contrae la rabia morirá sin ninguna alternativa.
    Es cierto que se da poca (o ninguna) información sobre las vacunas y que falta en muchos casos conocimiento científico para decidir.
    Pero la «inmunidad de rebaño» es un hecho, como lo es el de «gorrón» (free rider en inglés). Ambos son términos del léxico científico, basados en hechos.
    En este texto he intentado ser contemporizador con los dos grupos, los «pro» vacunas y los «libertad» de vacunación. Pero no he querido ser diplomático, sino reflejar lo que hoy sabemos. Y por supuesto, hacerlo según mi mejor conocimiento (que poco tiene que ver con lo que dicen las industrias farmacéuticas). Intento no ofender cuando hablo, por más que discrepe.
    Y, por supuesto, la buena alimentación, la higiene, la distribución justa de la riqueza, la educación, la democracia y otros «determinantes» de salud son fundamentales.
    Pero no conviene despreciar sin más los medicamentos. Algunos salvan vidas, sin duda, como los antibióticos en la neumonía. Otros ayudan a ello, como los anestésicos en las operaciones quirúrgicas.
    Quien tenga interés por conocer mis puntos de vista sobre «los excesos» de la Medicina puede ir a http://www.equipocesca.org (acceso libre y gratuito) y leer sobre daños de la prevención, sobre prevención cuaternaria, sobre prevención clínica y demás.
    También puede leer mi colaboración semanal (todos los lunes) (acceso libre y gratuito) en El Mirador de la revista electrónica Acta Sanitaria.
    Soy un crítico, nihilista positivo, contagiado de escepticemia (enfermedad de baja infectividad contra la que se vacuna a los estudiantes en la Facultad de Medicina). Pero hay cosas falsas, como la asociación entre autismo y vacuna triple vírica (que sí se asocia a trombopenia).
    No hay que tener el no por bandera.
    La verdad es inaccesible, pero conviene buscarla.

  14. Oikos Ambiental

    Vaccination: The Hidden Truth – Chapter 4 Antibodies do NOT mean immunity

    Dr Archie Kalokerinos :
    «En teoría la vacunación parece ser muy beneficiosa. ¿Entre el 80% y el 90% de las vacunas, induce a la producción de anticuerpos, pues por Qué no está dando resultados? Según los Dr.Archie Kalokerinos «Lo que está influyendo en nuestro concepto de vacunación e inmunidad es la epidemia del SIDA. Nos han enseñado que los anticuerpos significan protección contra las enfermedades. Nos han enseñado que si una persona era inmunizada o vacunada, ésta desarrollaba anticuerpos y éstos la protegían contra las enfermedades. Con los datos actuales, eso nunca fue verdad. Cuando la epidemia del SIDA empezó se demostró claramente que los anticuerpos en lugar de significar protección significaban que estabas condenado . Y Ciertamente, la gente tuvo que cambiar radicalmente sus Conceptos y decir: «Así es, los anticuerpos no significan protección en absoluto». Tú puedes tener enfermedades simples, como el sarampión o la rosa u otra parecida y puedes estar lleno de anticuerpos y así y todo contraer la enfermedad e inclusive morir por la enfermedad. Tú puedes no tener anticuerpos y contraer la enfermedad, por eso el concepto de anticuerpos, que les enseñaron como estudiantes es falso. Y creo que la epidemia del SIDA está forzando los médicos a ver las enfermedades infecciosas de manera diferente. I demostrará claramente que nuestro uso de vacunación no está basado en conceptos científicos verdaderos».

    Vaccination: The Hidden Truth – Chapter 4 Antibodies do NOT mean immunity

    Dr Archie Kalokerinos explains that doctors have been taught that antibodies produced by the body in response to vaccination protect against the disease, but that this turns out not to be true at all, and that by bypassing some crucial processes in our immune system we are increasing the risk of harm. To purchase full DVD go to http://www.vaccination.inoz.com/

  15. JOan Vergés

    LIBERTAD CON RESPONSABILIDAD
    Tanto si vacunamos como si no lo hacemos, existe un riesgo.
    Encontraremos ejemplos de personas vacunadas que enferman precisamente por la vacuna.
    También existes aquellas personas que se han curado gracias a vacunarse.
    En primer lugar, cada persona es un mundo.
    En segundo lugar, las vacunas han evolucionado (o involucionado)
    y no se pueden hacer las mismas evaluaciones sin tener en cuenta el momento.
    En último término (y no por ello menos importante), es para mi vital que cada cual pueda elegir desde la propia libertad.
    No estoy en contra de la vacunación, sino a favor de la libertad de vacunación.
    No estoy en contra de la medicina convencional, sino a favor de la salutogénesis (no perdernos en la enfermedad, sino estudiar la salud, favoreciendo el sistema inmunológico).
    En este sentido, recomiendo la Medicina Antroposófica, en la que los licenciados en medicina complementan sus estudios con nuevos conocimientos que encuentran su fuente en el conocimiento del Ser Humano en todos sus aspectos: físico, energético, emocional y espiritual.
    Salud-os

  16. Oscar

    Me parece terrible la opinión de este hombre.
    Sólo puede decir que, antes de creerle totalmente, lean por favor el libro VACUNACIÓN: EL NEGOCIO CON EL MIEDO. (Dr. Gerhard Buchwald), o bien el mítico MAFIA MÉDICA de Ghislaine Lanctot.
    Y no olvidéis lo que el grandísimo pediatra de USA (Dr. Robert S. Mendelsohn) dijo tras más de 30 años de ser pediatra y hasta dirigir hospitales, y dar clases de medicina en la universidad (libro «cómo criar a un hijo sano… a pesar de su médico») en su introducción: […] ritos, costumbres, y actitudes egoistas indefendible que imprime esta educación en todo estudiante que sobrevive su rígido y a menudo IRRELEVANTE currículo y aprendizaje. Emergen con sus cerebros tan repletos de desatinos institucionalizados que no queda lugar para el sentido común» (habla de las vacunas también en el capítulo XIX). Gracias por leerme. Feliz año 2011.

  17. Jordi

    Llamar «gorrones» (aunque sea entre comillas) a los que no se vacunan es un sistema poco objetivo y muy poco ético. Además atiende más a los objetivos epidemiológicos para el control y erradicación de las enfermedades que con el hecho de la atención médica a los pacientes.

    Ante el mar de dudas y los problemas no adecuadamente calibrados que pueden provocar las vacunas, la solidaridad aquí no pinta nada si existe una mínima posibilidad de salir perjudicado vacunando. Vacunar o no hacerlo ha de ser una elección no una tortura emocional.

    Es curioso observar el éxito de las vacunaciones infantiles que contrasta con la vacunación adulta. Me da la sensación que no existe objeción con vacunar a los niños pero que los adultos si podemos nos escaqueamos de ser “solidarios”.

  18. LUZ

    Hola Miguel: paso a saludarte y darte las gracias por tenernos bien informados. Te deseo todo lo mejor para el 2011, sobre todo un 2011 muy bueno para el mundo entero y el planeta Tierra y para todos a nivel personal.

    Que la medicina natural y la medicina convencional se unan y los politicos por fin hagan su trabajo, defender los buenos y necesarios intereses del planeta y de todos los seres humanos de su pais y del mundo.

    Saludos. FELIZ 2011

  19. Pilar Remiro

    En un escrito de Eneko Landaburu, para NATURA
    (Gara, 13 Enero2002) decía:

    UNA VACUNA A DEBATE EN EL PARLAMENTO
    En 1999, se publico un estudio que informaba de la triplicacion del autismo infantil en California desde 1987 a 1997. Uno de los mayores expertos internacionales de autismo, el neuropsicologo británico Ken Aitkenm, hasta ahora firme defensor de la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola), pidió a su Gobierno que investigara a fondo la posible relación entre el autismo y esta vacuna, que reciben los niños a los 15 meses y posteriormente a los 4 años. Unas 2.000 familias, han demandado a los fabricantes de la vacuna a la que atribuyen la incapacidad comunicativa de sus hijos.
    La diputada Julie Kirkbride, que sospecha de los efectos nocivos de la vacuna, le ha preguntado recientemente al primer ministro, Tony Blair, en la Cámara de los Comunes, si su hijo Leo recibió la triple vacuna. Se negó a responder, al igual que el ministro de Sanidad, y dos viceministros. Aquí parece que seguimos adorando a las santas vacunas.

    Creo que el misterio de este tema reside en la falta de respeto por el ser humano y la adulación al dinero. Los proyectos en los que se han puesto vacunas sin hacer infraestructuras para tener agua potable, alimentos suficientes y una higiene adecuada, han fracasado. Lo proyectos en los que ha ido todo incluido han salido bien, son estos últimos casos los que utilizan para seguir argumentando la necesidad de las vacunas.

  20. Roderich

    Señor Miguel, evidentemente que no todos los medicos son igual, gracias a Dios aun hay de honrados, me referia al grupo, como clase, a la mayoria.
    Por favor señor Miguel visite este enlace invierta solo 10 minutos será suficiente y bajese gratis, «El Rapto de Higea» a ver si sale por fin usted de dudas.
    La vacunacion es un mito y está suficientemente demostrado en el ambito cientifico libre, en este ambito que hacen callar las multinacionales del poder, es el sitio donde impera la sensatez cientifica, alli donde no hay poderes que tergiversen la realidad.
    http://saludypoder.blogspot.com/2010/02/puntualizando-sobre-vacunas-y-salud.html

  21. Jordi

    Dado el gran lío que existe con las vacunas en la actualidad, creo que ha llegado el momento para que lo médicos cuando recomienden o no las vacunas lo hagan especificando la relación riesgo/beneficio para cada vacuna individualmente y especificando también los riesgos/beneficios para las segundas y terceras dosis… especificando en que documentos y artículos científicos se basan sus opiniones.

    Creo que se debería analizar rigurosamente el sistema de farmacovigilancia porque es donde se determinan los riesgos de la vacunación, elemento esencial para determinar la relación coste/beneficio.

    Hay que tener en consideración también los sesgos en los trabajos publicados bajo los criterios de revisión científica, que tampoco están exentos de corporativismo, errores, conflictos de interés, etc.

    http://redc.revistas.csic.es/index.php/redc/article/viewFile/107/171

    Hay que reconocer las limitaciones de la ciencia y reconocer que ciertos poderes están actuando sobre ella haciendo perder su credibilidad.

  22. Caracola

    Yo tampoco estoy de acuerdo en que «me aprovecho» porque mi hija no está vacunada y «como los demás sí, entonces está protegida». En ningún momento pienso que los microorganismos han dejado de circular gracias a la vacuna. Porque, como bien plantea con coherencia Jesús García Blanca, es muy simple pensar en que una única estructura antigénica sólo puede producir un único tipo de anticuerpo, y que, además, ese mismo anticuerpo cuando entre en contacto con el virus, o la bacteria, (que son, por lo menos TRIDIMENSIONALES Y COMPLEJOS) alcanzará para limitar su acción sobre el organismo. Yo también les recomiendo el libro, porque abre un poco el panorama. Otra cosa quiero comentar antes de terminar: yo no soy defensora de las vacunas, pero tampoco soy DETRACTORA como bien les gusta llamarnos a los que no CUMPLIMOS el calendario vacunal infantil al pie de la letra. Yo, desde que mi hija nació, sólo he sopesado los riesgos porque quiero lo mejor para ella, y eso significa que en cuanto ella pudiera tener algun riesgo de sufrir alguna de las enfermedades que me preocupa que mi hija pudiera tener y que la vacuna que está disponible pudiera limitarla un poco, (aún sabiendo los posibles efectos adversos a medio-largo plazo que pudiera tener) es decir, cuando la balanza riesgo-beneficio me ponga alerta, igual decido ponérsela. Bueno, eso todavía no me pasó, ya veré…jejej. (igual es que confío demasiado en que mi hija sabrá afrontar ella solita y con entereza cualquier situación que se le presente en la vida…igual es que confío en que integre en su sistema inmunitario el contacto -que es normal y esperable- con los microorganismos de los que nosotros, los padres, hasta somos portadores…y que ..igual, si! estoy un poco loca…
    buen comienzo del año !!!!

  23. Roderich

    Caris tien usted toda la razon, excelente escrito estoy de acuerdo con todo lo que dice es exactisimo. No puede Gervas ponerse totalmente en contra de los de su clase le hecharian fuera y esto no lo desea de momento.
    Angel tiene usted toda la razon los profesionales de la medicina tendrian que recbir clases de usted.
    Ccbaxter es usted importantisimo, muy acertado su escrito y su informacion sublime.
    Mauricio, no cambie necesitamos personas como usted.
    Apreciados todos: los medicos haran siempre lo que les digan las farmaceuticas y a los que caigan en sus manos pobrecitos de ellos. Nosotros no venceremos pero por lo menos nos queda el consuelo que a alguno lo convertiremos a la verdad y nosotros no seremos maltratados por la peor epidemia de todos los siglos, la medicina escolastica oficial.

    • Miguel Jara

      Roderich, me parece dogmático escribir que los médicos harán lo que les digan las farmacéuticas. Es cierto que muchos más médicos de los que pensamos tienen cierta dependencia de los laboratorios y más en concreto de sus departamentos de Marketing o Ventas. Pero sin ir más lejos Juan Gérvas no es de ellos y está creando corriente crítica y ética en su profesión gracias a entidades en cuya fundación ha participado o promovido como la Plataforma No Gracias y los estudiantes de Medicina Farmacritcxs. Precisamente lo que he pretendido al publicar este artículo de Juan que sabía que sería polémico es que tengamos variados, diversos, puntos de vista. Juan es crítico con las vacunas, yo quería saber hasta dónde y qué podemos aprender los que somos escépticos con las campañas masivas de vacunaciones, en parte promovidas por los laboratorios. Y escépticos no singnifica contrarios, frontalmente opuestos, «antivacunas». Sin ir más lejos todo lo que yo he publicado sobre vacunas corresponde con hechos concretos en torno a ellas, no suelo generalizar.

  24. Caris

    Doctor Gervás:
    En primer lugar permítame que le cambie la tilde a la letra «a». Tal como está escrito arriba sería una palabra llana y no podría estar acentuada al terminar en «s».
    Conozco sus escritos y manifestaciones sobre temas sanitarios desde hace año y medio aproximadamente. Para mí usted fue un referente importante en el tema de la gripe A. Sus opiniones me parecieron serias, fundamentadas y más convincentes que las de otros profesionales médicos. Me aportaba opinión clara del «otro bando».
    Sin embargo permítame que en esta publicación me quede un poco sorprendida y descolocada. (Posiblemente será que no he captado bien la idea). Usted menciona unas vacunas como necesarias y lo serán, no voy a ser yo quien lo ponga en duda, no soy médico.
    Con otras tiene usted reticencias sobre su eficacia y apunta posibles situaciones de intereses comerciales. Sin embargo las justifica en algunas ocasiones…¡Qué lío!
    Apuesta usted por la información y perdóneme señor Gervás pero esto a mí me da risa. Los médicos te dan una información totalmente subjetiva, te dan la explicación de vacúnate o no lo hagas en función de opiniones personales y sin darte demasiados argumentos científicos a favor o en contra. Es más, en ocasiones, dejan que sea el mismo paciente el que decida y, con frecuencia, no sabemos qué hacer.
    Estoy de acuerdo con usted en que es necesaria la información pero son ustedes, los profesionales de la salud, los que deberían alzar su voz para que hubiera unanimidad de criterios en las respuestas. De lo contrario estas pobres madres que sólo quieren decidir por sus hijos de una forma seria y responsable porque es la salud de los pequeños la que está en juego, se van a quedar una vez más sin saber qué hacer.
    Discúlpeme, por favor, no quiero ofenderle con esta expresión pero me parece que esta vez ha estado usted muy «diplomático» y ha lanzado balones fuera queriendo quedar bien con todo el mundo.
    Sin embargo yo seguiré siendo fan suya porque creo que ejerce usted el arte de la medicina al igual que la saga de «los Cole».

    Reciba un respetuoso saludo y mis mejores deseos para el 2011.

  25. MAURICIO

    Una cosa si queda clara: LAS VACUNAS HOY EN DIA TIENEN UN MANTO DE DUDAS SOBRE ELLAS y no por la gente que decide no vacunar a sus hijos, sino por la INFORMACION que circula al respecto gracias a organizaciones y personas valientes.

    ENTONCES: Como puede ser un niño del REBAÑO DE NO VACUNADOS si los padres simplemente no lo vacunaron por TEMOR O PRECAUCION a estas «Pocimas farmaceuticas» en las que se han convertido las vacunas, espero que la proxima generacion de medicos sea observadora no tanto de la forma sino del fondo de las cosas.

  26. Ccbaxter

    ¡UFFF!

    No se combaten las mentiras con otras mentiras. Ni tampoco con medias verdades.

    NINGUNA vacuna ha demostrado jamás «eficacia» alguna y TODAS las vacunas son peligrosas.

    Y sobre ello, afortunadamente, ahora ya existe mucha información disponible.

    Por ejemplo:

    http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=116

    ANDREW MOULDEN: “DEBERÍAN PROHIBIRSE TODAS LAS VACUNAS”

    Hay un muy buen resumen del tema en el blog de Jesús García Blanca:

    http://saludypoder.blogspot.com/2010/02/puntualizando-sobre-vacunas-y-salud.html

    «Puntualizando sobre vacunas y salud pública»

    Y recomiendo muy mucho la lectura su libro (gratuito) «El rapto de Higea. Mecanismos de poder en el terreno de la salud y la enfermedad»

    ¡Salud, mucha salud!

  27. Marta Maroto

    Recomiendo leer el artículo publicado en Discovery salud, al que se puede acceder desde su sitio web: PELIGROS Y BENEFICIOS DE LAS VACUNAS, del número 2 marzo 1999.

  28. Angel

    No estoy de acuerdo con el comentario referido a la «inmunidad de rebaño«. Habría que saber que provoca rebrotes de enfermedades «vacunadas» si los que no se vacunan o precisamente la vacunación masiva. Hay muchos casos de enfermos después de vacunarse a lo que el comentario médico es: «menos mal que te vacunaste si no, te hubiera dado más fuerte». Considero que la prevención general y masiva ha de basarse en buena alimentación y buena higiene (agua potable, calidad del aire, calidad del medio ambiente, bajo estrés, etc..)

Deja un comentario a Mel

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.