Jugar a ser un dios

La revista en Internet Fusión publica un reportaje extenso, en el que he colaborado, que ha titulado Geoingeniería: Jugar a ser Dios. Creo sinceramente que Mariló Hidalgo, que firma el reportaje, lo explica muy bien, les resumo las partes del texto que me parecen más importantes:

Al principio un grupo de científicos influyentes, respaldados por EEUU, niegan con rotundidad los efectos del cambio climático. Posteriormente no sólo lo aceptan sino que proponen medidas tecnológicas para salvar la crisis climática. El mismo camino siguen la mayoría de los Estados del Norte del planeta, responsables de la mayor parte de emisiones de CO2. El sector privado -las multinacionales químicas, silvícolas, petrolíferas y de agronegocios-, el mismo que había contribuido y se había beneficiado de este caos, dan la bienvenida a esta especie de plan B providencial que pretende dar esquinazo al cambio climático.

¿Qué provoca este cambio de opinión? Admitir desde el principio los hechos, suponía reconocer el fracaso del actual modelo económico, algo que no interesa bajo ningún concepto porque sigue produciendo beneficios. Por otro lado, hablar de un cambio de paradigma sería una medida bastante impopular entre la población. ¿Solución? Dejar las cosas como están y buscar otras “salidas” que mitiguen los efectos de este ya imparable cambio climático. Algo que permita seguir con las emisiones de CO2, el actual nivel productivo y por supuesto de consumo, que garantice la continuidad del actual sistema.

Es en este contexto donde surge la geoingeniería, el famoso plan B, una rama de la ingeniería que aplica los avances tecnológicos a gran escala, para contrarrestar los efectos de los cambios en la química atmosférica. Y curiosamente, los negacionistas son los principales promotores de estas nuevas tecnologías. ¿Coincidencia?

A continuación escribe sobre mi libro La salud que viene y el capítulo que dedico al asunto de la geoningeniería, eso se lo dejo a ustedes. Continuamos:

Qué se está haciendo

Si bien existe una cierta divulgación sobre las investigaciones de geoingeniería, faltan explicaciones viables para aproximar el tema al ciudadano de a pie. La modificación ambiental se viene realizando desde hace tiempo. En 1932 y 1949 se hicieron los primeros experimentos con productos químicos para crear lluvia artificial, antes incluso de que se hablara del cambio climático. Pero hay muchas más cosas en marcha.

El grupo ETC (…) En su informe ‘Geoingeniería: Jugando con Gaia’, hablan de tres categorías de experimentos: Manejo o gestión de la radiación solar, captura o remoción de dióxido de carbono y la modificación del clima. No es ciencia ficción.

Manejo de la radiación solar:

* Aerosoles de sulfatos en la estratosfera; Blanqueamiento de nubes;  Pantallas espaciales; Mejora del albedo.

Implicaciones:

La manipulación artificial de la radiación solar podría detonar un descontrol en el frágil balance de los complejos ecosistemas que han evolucionado durante milenios. La gestión de la radiación solar es un instrumento burdo (también se le conoce como “Plan B”), sería una medida de emergencia para enfriar el clima en situaciones catastróficas. Sin embargo, se considera cada vez más como parte de una nueva gestión planetaria permanente, donde diversas variables podrían optimizarse para lograr un clima “a la orden”. Está comprobado que el impacto en los climas regionales sería diverso y no se sabe lo suficiente con las técnicas de simulación que existen ahora. Los países capaces de poner en marcha tales tecnologías tendrían de hecho una mano en el termostato y la otra en el ciclo hidrológico.

El reportaje continúa con la Remoción de dióxido de carbono y sus implicaciones y con la Modificación climática. Les aconsejo leerlo pues no en muchas ocasiones la prensa se ocupa de la geoingeniería y nos cuenta qué se esconde tras las bambalinas climáticas.

Y SIRVA LA PRIMERA IMAGEN COMO DESEO DE FELICES FIESTAS Y UN NUEVO AÑO LLENO DE PROYECTOS TENDENTES A CAMBIAR LAS COSAS. SALUD.

8 Comentarios a “Jugar a ser un dios”
  1. PETRA

    Miguel, creo que no me has entendido, no pueden predecir algo que NO ES UN FENOMENO METEOROLOGICO. Como decia en mi mensaje, ese dia SOLO se vieron las estelas expandidas, NO HUBO NUBES NATURALES.
    Por tanto si predicen que va a haber “nubes altas” y estas son estelas, es que TIENEN INFORMACION DE CUANDO SE VA A FUMIGAR.
    No es la primera vez, llevo observandolo desde hace tiempo.

  2. PETRA

    Hoy ha habido fumigacion donde vivo.
    Y he vuelto a comprobar que en Radio Nacional en el pronostico del tiempo, la Agencia Estatal de Meteorologia”, hasta hace poco el “Instituto Nacional de Meteorologia” (¿Por qué el cambio?), ha dicho en su prevision para hoy que “HABRIA NUBES ALTAS”. Las nubes que han podido verse eran todas estelas quimicas expandidas, por tanto….. el Instituto SABE y esta en la tostada de los chemtrails. ¿Como si no, sabe con anterioridad que va a haber fumigacion? ¿Y por qué miente y lo llama “nubes altas”?……..

    http://www.aemet.es/es/-m:a,b/eltiempo/prediccion/provincias?p=28&w=&o=pais

    En esta direccion
    http://www.aemet.es/es/atencion_al_publico/quejas_y_sugerencias
    se le pueden dirigir “Quejas y sugerencias” al correo ciudadano@aemet.es
    Sugiero que lo hagamos, y contrastemos y pongamos en comun aqui las respuestas que nos den.

    • Miguel Jara

      Petra, yo también vi ayer -como tantos otros días- extrañas nubes lineales que se expandían tras ser producidas con aviones. El problema es que es difícil afirmar que son “químicas” (entiendo que químico-tóxicas pues químico es casi todo). Supongo que sabían con antelación que iba a haber nubes altas porque es su trabajo, hacer predicciones metereológicas. Sí es cierto que algo raro ocurre en los cielos, que dicha agencia lo ve y que miran para otro lado porque no parece que den explicación alguna, como ninguna otra entidad profesional relacionada con el asunto.

  3. Roderich

    Señor Miguel muchas gracias por los buenos deseos y felicitaciones que formula usted en el encabezamiento de esta pagina. Pero creo, bueno estoy convencido que aunque se hagan muchos preyectos como usted dice para cambiar las cosas que se haran, no cambiarán a bien sino a mal como de costumbre, como siempre. Tendrá usted mucho mas trabajo este año que el pasado Señor Miguel porque todo empeora, absolutamente todo.

  4. Guillem

    “Manejo de la radiación solar:* Aerosoles de sulfatos en la estratosfera; Blanqueamiento de nubes; Pantallas espaciales; Mejora del albedo” vamos que los chemtrails son para nuestro beneficio??? XD

    http://img241.imageshack.us/img241/4822/67088916.jpg

    La geoingenieria a manos de la élite no sera precisamente para “nuestro” beneficio.

  5. Carmen Soriano

    Hola Miguel, te conoci en Barcelona, en una conferencia que diste en Barcelona, en la Escuela de Verano de ATTAC Catalunya, y desde entonces, sigo tus informaciones y tus libros con interés. Tu trabajo divulgativo tiene sus frutos, pues son bastantes, los amigos que después de leer tus obras, han hablado con sus médicos de algunos de los medicamentos prescritos de por vida, y cuando los han cuestionado, por sus efectos secundarios, se los han dejado de recetar, aconsejando más ejercicio y comer sano. En fin, sin comentario.
    Te deseo a ti y los tuyos mucha salud y buena compañía para éstas fiestas.
    Carmen.

  6. Oscar

    Leyendo el artículo, leo “Debemos preparar un Plan B porque vamos hacia una catástrofe climática irrefutable. (Postura defendida por el Royal Society del Reino Unido, el científico Ken Caldeira de Carnegie y el científico David Keith de la Universidad de Calgary)”
    Recuerdo hace un tiempo que leí un artículo de científicos que revisaron el informe de la Royal Society, que calculaba que tardaríamos 1.200 años en solucionar el exceso de CO2. Estos científicos detectaron “errores infantiles de cálculo” y vieron que en lugar de 1.200 años, el tema se solucionaba en 12 años.
    Pensad que los vegetales “comen” CO2. Es el trato de la vida: los animales damos CO2 a las plantas, ellas nos devuelven O2, y se quedan con el C para crecer. A más CO2, más rápido crecen.

    Conclusión: El calentamiento global por CO2 de origen antropogénico es un FRAUDE. Decir que el CO2 va a destruir el mundo es como decir que comer lechuga nos va a matar.
    Además, los científicos apuntan a una nueva glaciación cercana.
    ¿Si tan calientes estamos, porque cada invierno, cada año, es más frío?

    Además, “tapar el sol” es una de las metas de la EUGENESIA, plan promocionado por la élite. A día de hoy la superfície del planeta es un 10% más oscura que en los ’90. Eso significa que las lechugas y el trigo, por poner dos ejemplos, crecen menos; al bajar la producción de los cultivos, más gente morirá de hambre.

    Espero haberme explicado bien… mi único deseo: enriquecer vuestros puntos de vista.
    Besos a todos, feliz navidad, y feliz resto de nuestras vidas, que esperemos que sean largas.

  7. Marcus

    Hola Miguel,

    llevo mas de tres años obervando a diario el cielo y aproximadamente el 90% de los dias que se ven estelas quimicas persistentes (fumigadas previamente por aviones cisterna) aumentan la temperatura y anulan/disminuyen las precipitaciones.

    Sinceramente creo que el cambio climático es un fraude y la sensacion de cambio climatico (buen tiempo en invierno, sequías etc etc) esta provocada precisamente por la geoingenieria, que es una manera elegante de denominar a las fumigaciones químicas aéreas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.