La enfermedad de envejecer

Publica El Mundo una información titulada Las guías de la discordia en la que pone en duda cómo se hacen las guías oficiales sobre las enfermedades. Estas guías luego las utilizan muchos médicos para tratar y recetar sobre una patología. La polémica se ha servido a raíz de la publicación de una Guía sobre osteoporosis (rotura de los huesos que tiene que ver con la edad). Un médico bloguero Rafa Bravo ofreció la susodicha con un comentario mordaz en su blog que tituló El día de la bestia. Como él mismo me explica:

“La verdad es que el post era bastante corto e inocente, tienen más enjundia los comentarios que se fueron añadiendo a posteriori“.

En efecto, algunos profesionales sanitarios que fueron consultados por la Agència d’Informació, Avaluació i Qualitat en Salut (AIAQS) de Cataluña, el organismo encargado de elaborar la guía a petición del Ministerio de Sanidad, expresaron a modo de comentarios a la noticia en el blog su descontento porque sus minuciosas aportaciones críticas con el borrador del documento no se habían contemplado. A su juicio, con esta guía, el Ministerio avala la medicalización de la menopausia pues se asocia a ésta la osteoporosis y se crea la sensación de que todo el mundo tiene que medicarse.

La polémica sobre quién está detrás de quien escribe las guías clínicas viene de lejos. El panel de redactores y consultores de estos documentos suele estar plagado de profesionales que han trabajado, trabajan o trabajarán para las farmacéuticas interesadas en que se dé a conocer determinada enfermedad para que así se recomiende su tratamiento para la misma, que es para lo que sirven las guías clínicas.

Este caso no ha sido la excepción. Miren el Anexo 6. Declaración de interés, del documento del Ministerio. En él podemos encontrar a las siguientes personas y sus conflictos de interés declarados:

Cristina Carbonell ha recibido financiación para asistencia a congresos y honorarios como ponente/consutora de Lilly, Amgem, Roche y Merck Sharp & Dohme; Joan Cebamanos ha recibido honorarios como ponente de Merck Sharp & Dohme; Adolf Díez ha recibido honorarios como consultor de Roche, Lilly, Amgen, Procter & Gamble y Sanofi Aventis y ha participado en ensayos clínicos que recibieron ayuda económica de Amgen, Lilly, Organon y Roche; Carmen Gómez Vaquero ha recibido financiación para asistencia a congresos y honorarios como ponente/consultora de Lilly, Novartis, Roche, Merck, Sharp& Dohme y Procter & Gamble; Nuria Guañabens ha recibido financiación para asistencia a congresos, honorarios como ponente y consutora de Roche, Novartis, Amgen, Merck, Sharp & Dohme y Lilly; Misericordia Guinot ha recibido honorarios como ponente y ha participado en ensayos clínicos que recibieron ayuda económica. Joaquín Calaf, ha recibido honorarios como consultor de Merck, Sharp & Dohme, Procter & Gamble, Lilly, Bayer-Schering y Servier.

Entre ellas apenas conozco a Nuria Guañabens. Me la topé cuando investigaba para el libro Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad la comercialización de la osteoporosis como enfermedad, cuando no es tal sino un factor de riesgo. En concreto publiqué unas declaraciones de Guañabens a favor de la medicalización de este factor  de riesgo y en general de la salud de la mujer que les reproduzco:

En una entrevista realizada a la doctora Nuria Guañabens, del Área de Reumatología del Hospital Clínico de Barcelona, se le formuló la siguiente pregunta: “¿Por qué no se hacen densitometrías a todas las mujeres?”. Respuesta de la profesional: “El problema que hay es que la población en riesgo de osteoporosis es muy elevada (…) si se hace la densitometría pero sólo se va a recomendar leche y sol, pues no hacía falta. Hay que recetar fármacos adecuados. Por eso se recomienda seleccionar a la población que tiene un mayor riesgo de padecer fracturas”.

Entonces yo comentaba:

“Hay que recetar. Buscar dolencias, facilitar las pruebas de detección, encontrar clientes”.

Hoy tengo más claro porqué esta mujer hace declaraciones como esa, sabiendo como debe de saber que además no existe evidencia científica sobre las pruebas de medición de la densidad ósea, las denominadas densitometrías. Y que los medicamentos que están promoviendo con estas guías son los bifosfonatos que están causando necrosis de mandíbulas (en Estados Unidos han comenzado los juicios, hay unos 1.000 casos pendientes, y en España ya ha habido uno).

¿No les parece que para hacer un guía de este tipo, con financiación pública, se debería exigir previamente que los participantes no presenten ningún conflicto de interés? Así nos aseguraríamos que no son las farmacéuticas las que hacen las guías. Tampoco entiendo bien cómo puede ser que se haga una guía clínica sobre un factor de riesgo, no una enfermedad y que su tono general sea en favor de la medicalización del presunto problema, salvo que sea por ocultos intereses o no tan ocultos.

Más info: Los libros Traficantes de salud y La salud que viene, en el que he vuelto sobre el tema de la invención de enfermedades y pongo como ejemplo la osteoporosis.

8 Comentarios a “La enfermedad de envejecer”
  1. Otra Txu

    Totalmente de acuerdo con Txu.
    Mi experiencia personal: me pilló la menopausia de golpe (hasta el punto de hacerme la prueba de embarazo llevando puesto un DIU). Pues bien, pocas veces me he encontrado mejor.
    Mi secreto: Llevaba ya 1 año separada de un marido condenado por maltrato y estrenaba un nuevo amante, que me sigue tratando con todo el cariño del mundo siete años después.
    Sinceramente: creo que la menopausia coincide, generalmente, con un momento vital de crisis, de falta de entusiasmo, de que la sociedad deja de valorarte, etc… Pienso que se confunden los síntomas demasiadas veces.

  2. Aurora Prieto

    Pareciendome muy interesante su revista, y estar interesada en estos temas, me gustaria poder recibir su revista, en la direccion arriba indicada.
    Muchisimas gracias. Aurora

  3. Gosen

    LUZ, perdone, la medicina natural no es en absoluto cara, todo lo contrario es la medicina mas economica que exite y la más segura.
    Lo que pasa es que las cosas se pegan y hay algunos, bastantes, que te desesclavizan de la medicina de droga la oficial, para esclavizarte a una pseudomedicina natural basada en productos naturales envasados muy caros. Desde luego que es mejor que la que usaba usted antes.
    La medicina natural, la natural de verdad es económica y no esta basada en la compra de productos en las tiendas de dietética.

  4. Txu

    Por ahora tengo muy claro quien está detrás de la mayoría de guías clínicas elaboradas, sobre todo cuando acaban con recomendaciones para acudir a hacerse tal o cual prueba de difícil acceso en la seguridad social y recomendar casi siempre nuevos medicamentos. El día que para la menopausia recomienden algo así como “tranquilidad y buenos alimentos”, es decir buena nutrición y ejercicio físico, ya no lo tendré tan claro.

  5. LUZ

    Hola: Gracias por la información.
    En mi blog he puesto un acceso a su pagina pues me parece muy interesante. Yo he quedado alucinada. Y quien me la recomendo, Javier, se que solo recomienda paginas serias.

    Hace muchos años me sento mal un medicamento, me dio reaccion, y hasta que me hicieron las pruebas, mas de un año, no se atrevieron a darme nada ni para una gripe, como me cure, con la medicina natural. Lo triste es que es tan cara, que me presupuesto no da.

    Muchas gracias.

    • Miguel Jara

      Muchas gracias por dar “LUZ” verde a nuestras informaciones y saludos a Javier Akerman de mi parte.

  6. Dr. Josep M (Barcelona)

    Ya es de todos conocido el grado de “contaminación” de los considerados líderes de opinión. El problema es que se hace una guia cada mes. Realmente existe un interés muy grande sobre el tema. Creo que más que cualquier enfermedad de alta incidencia (y no me estoy refiriendo a una enfermadad). Este gran esfuerzo investigador nos deberia hacer pensar. Recientemente hemos realizado un trabajo que consiste en comparar las cinco guías de más impacto en nuestro país, y ha sido muy difícil encontrar coincidencias. Por favor, no más guías de osteoporosis. No sobra con la de Madrid o la resumida de Baleares.

  7. Ex-empleado de GlaxoSmithKline

    Hola de nuevo Miguel, yo he vivido de cerca y desde dentro de la Industria toda esta historia. Antes de comercializar un nuevo producto, cualquier laboratorio hace un preciso “estudio de mercado”, para realmente ver ´cómo y a quién hay que dirigir las acciones. Para ello, se nombra un “Product Manager”, que es quién coordina el lanzamiento al mercado.

    Una de las actuaciones prioritarias, es contactar con los “líderes de opinión”, estos son los Jefes de Servicio de Hospitales, Presidentes de las Sociedades Médicas de Reumatólogía, Traumatología, Endocrinología, Ginecología etc y sobre todo con las gente que publica.

    Se hacen comidas de trabajo con estas personas y se les pide opinión de cómo enfocar el producto, ver a qué grupo de pacientes se puede dirigir y cual es la mejor estrategia, incluso estas personas participan con su opinión en el diseño de las literaturas de trabajo que se utilizarán en la visita médica.

    Desde este mismo instante, Glaxo empieza a colaborar con todas esta Sociedades Científicas en todo, se patrocinan eventos, se invitan a estos líderes a Congresos Internacionales, se organizan mesas redondas, en fin una locura de actividades. De lo que se trata es de tener a todo el que sea importante en la materia “bien atado”.

    Estas personas son las que elaboran esas guías de manejo de la osteoporosis. Glaxo ha editado varias, que luego las entregabamos a los médicos en cada visita, algunas de ellas incluso con el sello del Ministerio de Sanidad, es decir “oficiales”, pero evidentemente quién las redacta son personajes importantes que han cobrado de Glaxo cantidades de dinero por ser “ponentes” en muchos eventos patrocinados por GSK.

    Algunas de estas personalidades, incluso asistían como invitados a las Convenciones de Ventas que teníamos regularmente, para darnos a los delegados una charla que nos sirviera de ayuda para vender Bonviva. Luego al finalizar, cualquiera de nosotros le podía preguntar lo que quisiera, siempre las cuestiones iban dirigidas sobre cómo debíamos de plantearle al futuro prescriptor
    las excelencias del producto. En el caso de Bonviva, se trataba de vender “eficacia con menos dosis”, había que hacerle ver al médico la escasa cumplimentación y número de abandonos que había con otros tratamientos. A pesar de no tener el producto la indicación de “prevención de fractura de cadera”, sólo la de “fracturas vertebrales”, esta cuestión había que obviarla lógicamente, y si salía en la visita, darle la vuelta a la tortilla como se pudiese.

    Este mismo plan de marketing, luego se trasladaba a caza zona. Tuvimos que buscar en cada provincia un grupo de ponentes ( “líderes de opinión de la zona” ), para dar conferencias por los centros de salud al resto de los médicos de atención primaria. Lógicamente si te ganas al máximo exponente de la osteoporosis en cada provincia, su opinión vale su peso en oro, y sus primeros tratamientos, una referencia para la atención primaria. Si el especialista no receta un producto que acaba de salir, dificilmente lo hará el médico del centro de salud. Es fundamental conseguir esto para el éxito de un producto.

    Por cada charla de menos de una hora, se le pagaban entre 400 y 500 euros netos. Algunos hacían cada mes entre 5 y 6 charlas, es decir ingresaban entre 2000 y 3000 euros al mes. ¿ Creen ustedes que esta persona hablaría mal de Bonviva en cualquier foro ?

    Después de la charla para hablar de “Bonviva”, utilizando las dependencias de un organismo público, se ofrecía una comida de trabajo con todos los asistentes y el ponente. Allí se “remataba” la venta.

    Ahora Glaxo está preparando el lanzamiento de un nuevo fármaco para la osteoporosis, su nombre es “PROLIA”. Ya se han abandonado las acciones con Bonviva, tan sólo tres años después de su lanzamiento.

    Ya hay una red de ventas especializada en “PROLIA”, y todo esto que cuento, se está produciendo en estos momentos, los especialistas llevan meses recibiendo información de este nuevo fármaco, y me imagino que estarán siendo mimados como mima una madre a su bebé. Todo tiene que estar listo para el día que el Ministerio de el OK.

    El éxito de este producto va a condicionar enormemente el futuro de GlaxoSmithKline, si no sale bien, se reducirá la plantilla de forma drástica, así que los delegados no sólo se juegan en esta labor su sueldo, sino su futuro en la empresa.

    Por otro lado, están los Sres de Glaxo que su labor únicamente es visitar a los organismos oficiales, como son las Consejerías de Sanidad, los Centros de Valoración de Fármacos nuevos etc. Es fundamental que el producto salga a la calle ” sin visado “, esto sería una cortapisa impresionante para el producto. También hay que tratar de que la valoración que del producto se haga, es decir ” aporta” ó “no aporta nada”, sea lo menos perjudicial posible. Para eso está en Andalucía el Sr. D. José Luis Salcedo, antiguo gerente del Hospital Universitario Virgen de Las Nieves, con fabulosos contactos en la Junta de Andalucía y que ahora trabaja para GlaxoSmithKline.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.