Entre la ciencia y el marketing

El 26 de noviembre próximo va a celebrarse en Oviedo (España) un seminario titulado Conflictos entre ciencia y marketing. Está organizado por la Plataforma No Gracias de médicos por la ética y Farmacriticxs, estudiantes de medicina con similar visión del oficio que los anteriores. Estas organziaciones están impulsando una campaña permanente que denominan Libre de humos industriales/empresariales. Sin patrocinio de ninguna industria: ni medicamentos, ni alimentos, ni tecnologías ni asesorías ni otras. Desean establecer una relación transparente, proporcionada e independiente con las industrias y por ello rechazan el patrocinio industrial/empresarial. Este es un movimiento que promueve que se etiqueten como Libre de humos industriales/empresariales las actividades docentes y de investigación de médicos y estudiantes de medicina que se realicen sin patrocinios industriales/empresariales.

He charlado con Juan Gérvas. Juan es médico y profesor de Salud Pública en la Universidad Autónoma de Madrid y uno de los fundadores del equipo CESCA.

-¿En qué consiste la idea de la campaña, qué objetivo tiene?

La campaña tiene dos objetivos: 1/ sensibilizar a los médicos/estudiantes de Medicina acerca de la omnipresencia industrial en las actividades docentes y de formación continuada y 2/ promover la realización de las actividades sin dicho patrocinio mediante un lema, una “etiqueta”, un nombre común que haga visible la independencia. La idea es que sí existen actividades docentes y de formación continuada (seminarios, jornadas, congresos, talleres y demás) sin patrocinio industrial/empresarial, pero son poco visibles. La idea es dar visibilidad a dichas actividades y lograr transmitir un colectivo orgullo sano por su realización.

-¿De dónde parte esa idea, quienes la promueven?

La idea parte de la constatación de que las actividades docentes y de formación continuada sin patrocinio industrial parecen tener menos “glamour”, menos visibilidad y menor impacto científico y social; es decir, parecen menos profesionales, más de “aficionados” y de “un grupo de amigos”. Conviene poner en marcha un mecanismo de validación, de orgullo colectivo sereno, de reivindicación de “otra formación es posible” y de afirmación científica y social. De ahí la campaña, que será permanente en el tiempo e intentamos que sea mundial (de hecho ya se han sumado, por ejemplo, organizaciones argentinas y portuguesas, además de españolas).

Promueven la campaña dos organizaciones que reclaman el establecimiento de relaciones independientes, proporcionales, prudentes y transparentes con las industrias y empresas sanitarias: NoGracias (médicos y profesionales sanitarios que toman como símbolo y nombre el rechazo a las invitaciones innecesarias de las industrias, como señal de independencia) y Farmacriticxs (estudiantes de Medicina y de Ciencias de la salud que buscan la ética, independencia y transparencia de su formación respecto a las industrias/empresas sanitarias, en http://farmacriticxs.ifmsa-spain.org/).

-¿Qué calado puede tener en la clase médica actual?

Muchos médicos empiezan a estar cansados de la agresividad de algunos de los métodos de ventas (marketing) de las industrias de medicamentos, alimentos, tecnología y demás, así como de las empresas de servicios. En algunos momentos se sienten incluso ofendidos, bien por lo burdo de la manipulación de los hechos científicos bien por lo grosero de las invitaciones. Es un momento, además, en que muchos médicos y estudiantes son conscientes de las técnicas que llevan a la medicalización de la sociedad (con la invención de enfermedades lo que los británicos llaman disease mongering) y de sus efectos perjudiciales para la salud. Muchos médicos y estudiantes son muy criticos con las actividades patrocinadas por las industrias/empresas, que a veces son obscenas en su doble sentido de “venta” de no-verdades científicas y promoción de unas relaciones demasiado “íntimas”.

Si no entiendo mal se trata de intentar que se etiqueten como tal las actividades no financiadas por la industria pero quizá esas sean precisamente las que no hace falta etiquetar así ¿no?

Por supuesto, las actividades sin patrocinio industrial/empresarial suelen ya tener por sí mismas un nivel científico elevado y un interés mayor que la media, pero menor eco. Conviene que cuenten con un lema y nombre que las realce y dé visibilidad a su independencia. Es un poco como el programa de la Unión Europea de “bandera azul” para las playas.

Dado el nivel de financiación de eventos sanitarios por la industria actual supongo que el objetivo sería intentar que cada vez más de esos eventos sean libres de humos empresariales pero ¿cómo conseguirlo además de creando una opinión pública favorable a los mismos?

El objetivo es dar visibilidad a los eventos sin patrocinio industrial/empresarial. Por contraste, y sin querer, se hace notar la influencia de dicho patrocinio en los otros eventos. La idea es lograr que el ejemplo cunda, que se interiorice que son posibles los eventos sin patrocinio industrial/empresarial. Es importante la visibilidad, el lograr que se tenga en cuenta la posibilidad de no contar con el patrocinio de industrias/empresas. Hay que erradicar la “conexión automática” entre docencia y formación continuada y patrocinio industrial/empresarial. Otros grupos profesionales lo logran sin mayor problema, como por ejemplo los matemáticos y físicos.

Muchos eventos son innecesarios, puro marketing de las industrias, pero entonces ¿de dónde proponen que salga la financiación?

La financiación puede reducirse a la décima parte si evitamos el innecesario boato y lujo, y si logramos una frecuencia de reuniones y actividades proporcional a las necesidades docentes (y no a conveniencia de las necesidades del marketing) . La docencia no requiere ni de palacios de congresos ni de azafatas, ni de lugares paradisiacos ni de cenas pantagruélicas. La docencia y formación continuada buscan la transmisión de conocimientos, el compartir experiencias y la puesta en común de ideas y hechos. Esta visión lleva a utilizar, por ejemplo, recursos públicos docentes, como universidades, institutos, centros culturales y otros. Los gastos se pueden cubrir con ayudas públicas para docencia de organismos de la Administración, en sus distintos niveles (incluso de las corporaciones locales), con las inscripciones, con el soporte de fundaciones independientes, y de asociaciones científicas y profesionales.

Más info: En los libros Traficantes de salud y La salud que viene.

12 Comentarios a “Entre la ciencia y el marketing”
  1. Roderich

    Don Antonio, gracias por el aviso general que da. Queria comentarle que existe la posibilidad de NO medicarse, muchos no nos medicamos nunca y estamos vivitos, y oiga segun veo pues mejor que los que se medican.
    Exite una tecnica que se llama medicina natural y esta si que cura de verdad, se lo digo por propia experiencia.
    Y en cuanto al cancer empaquetado que venden las multinacionales en lo supermercados tambien hay solucion, hay un mercado de agricultura y productos biológicos.

  2. Antonio

    Un saludo a todos yo lo que me gustaría exponer es la cantidad de componentes tóxicos que encuentro camuflados en todos los medicamentos que yo estoy tomando, los cuales en vez de curarme me están matando, dicho esto me gustaría saber hasta cuando vamos a tener que aguantar dichos medicamentos, no olvidemos también que este mismo problema lo tenemos en todos los productos que compramos en nuestros supermercados alimentarios y si no comprueben las etiquetas la información que traen escrita los famosos aditivos, por ejemplo E951 o E320 o E461 o E621 y se de lo que hablo un saludo.

  3. Gosen

    Muy bien Dra. Sara, si señor, le felicito, mas habrian de haber como usted.

  4. Dra. Sara

    A mi consulta no vienen representantes, apenas dos o tres, y lo curioso es que no tuve que decirles que no vinieran: les di mi horario para recibirles, de 14 a 15 horas, cuando, teóricamente no tendría pacientes. El problema (para ellos): me desfaso tanto de horario que se cansan de esperar, total para que no les rinda nada la visita…

  5. Gosen

    Dr. Jose Valdecasas le felicito, es usted muy valiente y honrado pero preparese para estrecharse el cinturon, puede que en adelante coma usted menos proteina.

  6. Dr. Javier herraez

    Juan.
    Me alegra tu comentario pues el tema de la dieta es importante, tanto en colegios como en hospitales.
    Hay experiencias, al menos yo se de una, en la que se administra una dieta “sana” a los niños de un colegio de “alumnos problemáticos” en USA y consiguen una mejora evidente en el comportamiento, en el nivel de ansiedad y en los estudios.
    La O.M.S. tiene un estudio de lo que debe ser la dieta sana pero que sin embargo no se le ha dado publicidad este estudio coincide totalmente con lo que decimos los naturistas.
    Un saludo.

  7. Juan

    CAMPAÑA POR LA UNIVERSALIZACIÓN DE LA ALIMENTACIÓN ECOLÓGICA EN COMEDORES ESCOLARES

    http://www.fondosaludambiental.org/?q=node/423

    Cito parte del texto:
    “Existe una copiosa literatura científica que justifica nuestra petición. Por ejemplo, la que muestra como los niños que comen productos ecológicos de garantía tienen varias veces menos presencia de pesticidas en sus cuerpos que los que no lo hacen o la que asocia la presencia de ése tipo de sustancias en los cuerpos de los niños, aún a niveles muy bajos de concentración, con diversos problemas de salud, que van desde el cáncer a alteraciones hormonales, pasando por otros que tienen que ver con el propio rendimiento escolar, tales como la alteración del equilibrio de la química cerebral que podría desembocar en problemas como el déficit de atención e hiperactividad.
    La ciencia nos dice que los cuerpos en desarrollo son menos capaces de eliminar ésos tóxicos, y que son más susceptibles a acumularlos y sufrir alteraciones a causa de ello.

    Queremos lo mejor para los niños. Y lo queremos ya”

  8. Dra. Sara

    Sea bienvenida esta iniciativa. La red debería utilizarse para la formación también, de hecho ya la utilizamos muchos para formarnos e informarnos. Es una buena manera de abaratar costos y, para temas como la Farmacología, por ejemplo, es fantástica.

  9. Dr. Jose Valdecasas

    Me parece muy interesante la labor de divulgación que llevas a cabo desde tu blog. En concreto, soy simpatizante (supongo que puede decirse así) de la plataforma “No gracias”, y hace ya casi un año que, desde mi trabajo como psiquiatra en un hospital público, he roto vínculos con la industria farmacéutica, en lo referente a visita médica, congresos, cenas de trabajo, etc. Para mí fue un descubrimiento el manifiesto de la plataforma, el ver que existía gente con inquietudes similares y organizada. Y desde distintos blogs como el tuyo, he ido sintiendo ese apoyo a posturas como la mía (que, en mi entorno, lo habitual es que se vean como una rareza si no un signo de fanatismo). En fin, que ánimo a No gracias y, a ti y tu blog, muchas gracias.
    Un saludo.

  10. Dr. Josep M (Barcelona)

    Espia: ¿tu mensaje está encriptado?

  11. Espía

    Claro los jóvenes no quieren más medicinas, están hartos de medicina. Aunque también hay muchos que ¡¡uyy como caramelos!!, jóvenes, médicos y madrileños, si aquí donde la señora Aguirre quiere privatizar la seguridad social, o al menos empezar a hacer de las suyas, saldrá en las noticias???

  12. Dr. Josep M (Barcelona)

    Tuve la suerte de poder asistir hace dos años a una reunión de la Plataforma en Zaragoza y me llevé la agradable sensación de ver a muchos estudiantes de Medicina comprometidos y críticos con los modos de la industria farmacéutica. Tengo la sensación de que este movimiento no ha llegado a Catalunya, y me gustaría estar equivocado. ¡Adelante con la plataforma!

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.