Las enseñanzas de la gripe A

Lúcido como siempre, el médico Juan Gérvas me envía una colaboración a modo de resumen sobre lo que ha ocurrido con la gripe A y las enseñanzas que podemos obtener de ello para presente y futuro:

1. La gripe A empezó en Méjico, en abril de 2009, de origen porcino. En junio de 2009 la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la situación de máxima alerta, “pandemia” nivel 6. Tal término (“pandemia”) desencadenó la activación de contratos “dormidos” de los Gobiernos con la industria farmacéutica y permitió establecer planes con controles mínimos para la producción de vacunas antigripales contra el nuevo virus. “Pandemia” significaba ya sólo afectación mundial, sin asociación a gravedad ni mortalidad.

prensa-gripe-a

2. Las predicciones de la OMS fueron desde el principio y hasta el final de gran catástrofe. De hecho, se activaron “planes de contingencia” similares a los de la gripe Aviar de 2005 (en que se previeron también erróneamente millones de muertos). Sólo el Gobierno de Polonia resistió las presiones, y no firmó contratos que implicaban aceptar todas las responsabilidades por los daños que causaran las nuevas vacunas. Su respuesta racional conllevó el mismo número de muertos por gripe A que en el resto de Europa (181 en Polonia, con 39 millones de habitantes, frente a, por ejemplo, España con 47 millones de habitantes y 271 muertos). También fallaron las predicciones de pacientes ingresados en Cuidados Intensivos, que fueron de miles frente a cientos en la realidad. Frente a estos datos, la OMS y las autoridades sanitarias siguen hablando de “nuevas olas” amenazadoras, anunciando un Fin del Mundo que sustente su respuesta según “el principio de precaución”.

3. La gripe A causó una epidemia de gripe leve, y la mayoría de los enfermos no tuvieron ningún síntoma. Tal levedad se conocía con certeza y datos fiables desde mayo de 2009. Se calcula que más de la mitad de la población tiene ahora, en 2010, defensas naturales frente a la gripe A (antes de la 2009 sólo tenían defensas aproximadamente un 30% de los nacidos antes de 1957, pues el virus A fue predominante entre 1919 y 1957).

4. Se recomendaron tratamientos antivirales de dudosa eficacia.

5. Se recomendaron vacunas de dudosa eficacia. De hecho la vacuna contra la gripe estacional (triple vírica, con virus atenuados) sensibilizó para tener con más probabilidad la gripe A. Además, el virus de la gripe A desplazó a todos los previos por lo que la vacuna contra la gripe estacional fue inútil.

6. La población y los profesionales sanitarios europeos (y españoles) rechazaron las medidas propuestas por las autoridades sanitarias, y no se vacunaron en masa. La incoherencia de las autoridades españolas se demuestra, por ejemplo, con la distinta definición de caso de gripe A en las distintas Comunidades Autónomas (hubo, pues, “gripe A catalana”, “gripe A vasca”, etc.).

7. La Unión Europea y el Consejo de Europa han expresado su malestar por la hiper-reacción y la falta de transparencia de las autoridades sanitarias. En EE.UU. preocupa que la Directora de los CDC (organizaciones oficiales para el control y seguimiento de epidemias y vacunas) haya pasado a Presidente de la Sección de Vacunas de Merck (industria farmacéutica que fabrica vacunas).

8. Conviene que la población y los profesionales sanitarios tengan criterio propio, pues el de las autoridades puede ser errado, y además no enmendado.

En la página del Equipo CESCA hay información complementaria sobre los distintos apartados tratados en este texto.

La Red permitió una respuesta lógica y prudente a la crisis de la gripe A. Lo que no supieron hacer las autoridades lo hicieron los profesionales sanitarios y la propia población. Necesitamos ser conscientes de que las autoridades sanitarias pueden equivocarse gravemente y de que se sienten impunes para no reconocer sus errores. Conviene, pues, la información independiente que permita tomar decisiones prudentes tanto a los individuos como a las poblaciones, especialmente a los pacientes.

Más info: El libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo (Península, 2009).

7 Comentarios a “Las enseñanzas de la gripe A”
  1. Juan Gérvas

    -gracias por los comentarios y sugerencias
    -respecto al gasto en torno a la gripe A, probablemente el mayor se produjo con las bajas laborales (por ejemplo, en Madrid se mandó a casa, “de oficio”, a todas las maestras embarazadas al empezar el curso); no hay estimaciones fiables; podríamos calcular el despilfarro en torno a los mil millones de euros, pero eso no lo puedo publicar, por falta de datos
    -respecto a la ilegalidad de la puerta giratoria, el capital se salta todo; basta recordar los dos años de vacaciones que Telefónica pagó a un ex-responsable de la Unión Europea, hasta que pudo “legalmente” incorporarse a la misma
    -en todo caso, la gripe A y la respuesta profesional y de pacientes y población europea será un hito ya para siempre
    -un saludo
    -Juan Gérvas

  2. MARIA

    El doctor Gervas deberia estar mas en los medios de comunicacion porque expresa opiniones con la verdad por delante. Si hubiera mas medicos valientes como el los laboratorios no jugarian con nuestra salud como hacen siempre.

    En este articulo sorprende lo que se dice de que la directora de los CDC americanos ha sido contratada por el laboratorio Merck. Esto mismo ocurre en nuestro país ya que este laboratorio tambien ha contratado a politicos con altos cargos en Sanidad. ¿Esto no deberia ser una practica ilegal?

    Demasiados intereses. Demasiadas intrigas. Demasiadas muertes y efectos indeseables innecesarios, solo por dinero y poder.

    Animo doctor Gervás. Siga ayudandonos por favor.

  3. Athenea

    Ha sido una muy grato conocer la labor de este médico, el Dr Gervás, alguien valiente e independiente que se atrevió a alzar la voz contra el abuso y sinrazón de una campaña mediática que jugaba con nuestra salud. A él y a todos los profesionales médicos que pusieron cordura y verdad en dicha campaña, les felicito y como ciudadana les agradezco que hayan ejercido su autoridad con profesionalidad y sin dejarse manipular.

    Ante lo que pudo haber sido y fue frenado a tiempo, gracias de nuevo por la labor de cada médico que se preocupó verdaderamente por la salud de las personas, esto da tranquilidad, ante posibles nuevos intentos de abuso, de que cada uno, desde su propio sentido común y autonomía puede decidir no dejar que le metan en el redil.

  4. Marogomtol

    Hay que denunciar la corrupción en la OMS solicitando que los países que pertenezcan a esta organización se salgan de ella hasta que no se depuren responsabilidades y se renueve la cúpula directiva con garantías de no estar a sueldo de las corporaciones farmacéuticas … ¿Utopía?: no, pero desde luego bastante difícil mientras no caiga el sistema neoliberal. Vivimos en un mundo corrupto total donde la vida de las personas les importa un carajo con tal de sacar beneficios. Es una historia tan cruel que clama al cielo, y hay tantas ….

  5. Dr. Javier Herraez

    Mi mas sincera enhorabuena al Dr. Gervas sobre todo por este párrafo:

    Lo que no supieron hacer las autoridades lo hicieron los profesionales sanitarios y la propia población. Necesitamos ser conscientes de que las autoridades sanitarias pueden equivocarse gravemente y de que se sienten impunes para no reconocer sus errores. Conviene, pues, la información independiente que permita tomar decisiones prudentes tanto a los individuos como a las poblaciones, especialmente a los pacientes.”

    Lo comparto totalmente.
    Dr. Javier Herraez.

  6. Laura

    Deberías estar en Periodismo Humano, Miguel, igual que Gérvas. Debería llegar a más personas vuestro mensaje. Sólo es una sugerencia, desde la admiración y el cariño.

    Saludos!

  7. Clara M.

    Falta en el artículo hablar del dinero que se gastaron adquiriendo vacunas y antivirales. Un pastonazo. Eso no fueron recortes sociales sino un verdadero dispendio para que no nos pusiéramos malitos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.