Hace un año en la prensa podíamos encontrar titulares como este: Ascienden a 149 las muertes sospechosas por la gripe en México. Hoy todavía la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha cerrado el caso, la campaña contra la gripe A oficialmente no ha concluido. Durante estos días, un año después del que en materia de salud será durante mucho tiempo “el año de la pandemia de gripe A” en los medios de comunicación encontramos resúmenes sobre dicha campaña en un tono por lo general muy crítico, la pandemia parece que sólo existió en determinados ámbitos. La población no entró en el juego del terror. Quien salió ganando, al menos desde el punto de vista económico, fue la industria farmacéutica, que “se forró”. Estos eran sin ir más lejos los comentarios que esta mañana el presentador de un programa de la Radio Nou valenciana, sus dos contertulios y servidor formulábamos y reflejan el sentir de buena parte de lo que publica la prensa estos días.

gripe-porcina-barbijo

Parece mentira pero sí, ha pasado ya un año y la pandemia, como algunos advertían desde el principio, no fue tal. Pero yo me pregunto ¿habremos, la ciudadanía, digo, aprendido la lección? La anterior campaña de marketing del miedo, la de la gripe aviar, no tuvo la contestación ciudadana de esta de la gripe A. Acaso sea que Internet ha funcionado como el medio libre que se esperaba que fuera (con todos sus defectos también, claro). Acaso sí que buena parte de la población aprendió de aquella lección. Esta ha sido de manual y me consta que el escepticismo ante lo que ciertas industrias, autoridades sanitarias, administraciones públicas y medios de comunicación pueden llegar a hacer por oscuros intereses ha calado en la calle.

Algunos datos a posteriori:

-Numero de muertes a 23 de abril de 2010: 17.853

-Tasa de letalidad: 0,01

-Numero de habitantes en el mundo: casi 7.000 millones

-Ensayos clínicos sobre los antivirales en la nueva gripe: 0

-Ensayos clínicos sobre las vacunas que se han dado en hemisferio norte y ahora están dándose en hemisferio sur, algunas vendidas por la Administración española de las que le sobraron: 0

-Eficacia de la vacunacion: desconocida.

-Eficacia clínica de los antivirales: disminución del tiempo de enfermedad en 1,5 días. British Medical Journal (BMJ) duda de la eficacia, seguridad y métodos de promoción de Tamiflu.

-Países “rebeldes”: Polonia no compró antivirales ni vacunas por considerar negativo el beneficio-riesgo de las mismas

-Conflicto de intereses de los artículos encontrados: todos financiados por la industria farmaceutica

¿Habremos aprendido la lección para encarar presentes y futuras campañas de marketing del miedo?

Más info: El libro La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo (Península, 2009) está dedicado a cómo se fabrican campañas de marketing del miedo y de invención de enfermedades.

2 Comentarios a “A un año vista”
  1. Inma

    Bueno, en Asturias nos libramos oficialmente de la “Pandemia” el mes pasado (así lo hizo saber el Consejero), y eso que aquí ¡había mutado!, fuimos de las pocas regiones que tuvimos ese extraño fenómeno (habría que analizar porqué). Aunque en la noticia ya “amenazaban” con futuras reactivaciones. Veremos. Por lo pronto han vuelto a sacar noticias sobre la dichosa gripe y su incidencia.

    Un resumen muy didáctico (aunque hecho de menos el número de infectados y el nº de vacunados por ejemplo, así como el número total de vacunas adquiridas y el % de las “colocadas”).

    ¿Para cuando saldrá la Sra. Ministra a dar el parte final de la guerra?

    Un saludo Miguel y ¡felicidades!

  2. Juan Limbert Surco Callejas

    Muy clara afirmación de lo que la clase proletaria atraviesa por vanidades de las supra transnacionales de la salud y el ego de los pudientes que ambicionan más de lo que pueden controlar. Un saludo que es muy buena el profesionalismo que demuestra en este enfoque.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.