Lola en el recuerdo: Un dolor químico tóxico

Inglés *English version

Conocí a Lola en la primavera del año 2004, en Barcelona. Habíamos hablado multitud de veces por teléfono pero todavía no nos habíamos visto. Yo estaba investigando sobre los efectos en la salud de las personas de los productos químicos tóxicos, casi 104.000 sustancias químicas peligrosas que hay liberadas en el medio ambiente para el que luego sería nuestro documental Carga tóxica. Localicé a varias personas afectadas. Lola destacó enseguida por ser muy activa, estaba encantada de participiar en nuestro documental, quería contar su caso para que no volviera ha ocurrir nada parecido.

Lola se ganaba la vida en el servicio de limpieza de un hotel de lujo barcelonés que fumigó con productos químicos tóxicos las habitaciones, práctica regular en este tipo de establecimientos. Ocurrió en marzo de 1999 cuando habitaciones y pasillos fueron desinfectados con una mezcla de, al menos, 15 productos, entre los que se detectaron organosfosforados y organoclorados, piretroides, diazinon, butóxido de piperonilo, permetrina, tetrametina o ciflutrin.

“No nos avisaron cuándo se podía entrar a trabajar y comenzamos la jornada laboral antes que se cumpliera el plazo de 48 horas que marca la ley. Al empezar el turno observamos una neblina grisácea, supuestamente tóxica. El aire acondicionado estaba tapado y no había ventilación”, me explicaría Lola ya en vivo y en directo en Barcelona. Por ello estaba de baja permanente en el trabajo. En su vida cotidiana no podía utilizar los típicos productos de limpieza o de higiene personal, ni ir al cine o cualquier otro lugar cerrado y hasta un ambientador le daba alergia. “No puedo cargar con peso y al llegar a casa después de entrar en un sitio que haya sido lavado con lejía o cualquier otro producto químico me voy a la cama del cansancio que siento”, argumentaba.

Los responsables del hotel pidieron a estas trabajadoras que hicieran rápido el trabajo para que pudieran entrar los clientes. Tras la intoxicación, los tóxicos continuaron pegados a moquetas, cortinas o pintura de las paredes porque no se cambiaron. De esta manera, los propios clientes, aunque en dosis más bajas, también fueron expuestos a los agentes bioacumulables. Un cargo de las instalaciones hoteleras nos diría: “los síntomas que las empleadas dicen padecer no son objetivables con análisis clínicos, sólo se basan en sus manifestaciones”.

Lola continuó su lucha como trabajadora para que se reconociera el daño que les habían hecho. Y como ciudadana, no quería que otros pasaran por su experiencia. Lola se fue apagando y un cáncer acabó con su vida en 2006. Murió sin que se hiciera justicia; los tribunales no le dieron la razón.

Muchas veces me he acordado de Lola, uno como periodista no puede mantenerse al margen de realidades así; cuando las conoces forman parte de tu equipaje, de por vida. En aquel año de 2004 en Barcelona escuché por primera vez hablar del Síndrome Químico Múltiple (SQM). Estos días otras personas afectadas por dicho síndrome han conseguido visibilizar (cursilada de palabro) su problema. Prendió la mecha mi amigo Pedro Simón en el diario El Mundo dedicando un excelente reportaje -Pedro es uno de los periodistas de redacción que mejor escribe en este país- a Elvira Roda una joven afectada por esta dolencia. Han tomado el relevo Tele5, TVE, El País y multitud de medios de comunicación. Ya era hora que el tema “explotara” en los grandes medios.

Esta semana conversaba con Paqui, una alicantina afectada de SQM. Sus palabras son certeras: “La SQM no es una enfermedad rara, es una enfermedad emergente a consecuencia del vertido al ambiente de miles de químicos. Aunque viene de antes, lo gordo es desde los años 50. A partir de ese momento los químicos interactúan entre ellos, y luego vuelven a interactuar con la química de nuestro cuerpo. Todos estos procesos generan nuevas sustancias químicas. Llega un momento en que nuestro cuerpo no los tolera Y van produciendo patologías o alterando el ADN”.

Paqui, como Mariajo, otra afectada que vive en Madrid, son una guías de lujo en el estercolero químico en que vivimos; medidores humanos del impacto ambiental que están causando industrias concretas cuyo negocio es la venta de productos tóxicos. Ellas son la punta de lanza de un problema que no va más que a agravarse en los próximos años.

Mientras charlo con Paqui la conversación se interrumpe, van a fumigar los jardines de la urbanización donde vive. Cuando retomamos el hilo de la plática afirma: “Es desesperante, estoy buscando un lugar limpio donde vivir y no lo encuentro sin que ello suponga separarme, al menos físicamente por temporadas largas de mi familia”.

El progreso, el bienestar, tal y como los conocemos hoy, también pueden ser asfixiantes; pueden llevarnos a la caverna, al aislamiento, al malestar. Hoy muchas personas se rebelan contra este dolor químico tóxico. Luchan por sobrevivir en un mundo sintético que les agrede y con su ejemplo vital nos anuncian la necesidad de cambiar la cultura de la toxicidad -que sólo beneficia a unos pocos- por la cultura de la sostenibilidad, la ecología y el esfuerzo por vivir en un mundo donde las personas sean parte de la naturaleza y no su peor enemigo.

Hoy volveré a acordarme de Lola. Saldré a tomarme una cerveza y si necesito utilizar el servicio del bar, allí estará, la misma empresa especializada en fumigaciones, con cuyos productos se fumigó a Lola, expande sus negocios por los retretes de medio país.


¿Cuánto crees que vale este post?

35 Comentarios a “Lola en el recuerdo: Un dolor químico tóxico”
  1. Ariadna

    Nada, Miguel, no esperaba nada, y mira que es triste esto de saber que no se puede esperar nada… Pero sigo escandalizándome, no lo puedo remediar. Una y otra vez volvemos a lo mismo: tenemos, la sociedad civil, los ciudadanos, todo lo que necesitamos para poner freno a esto y para que las soluciones justas se apliquen. Todo lo que hay que hacer es… hacerlo. Dejar de callar, dejar de consumir sin criterio, dejar de creer por miedo, por pereza o por desidia todo lo que nos dicen. Dejar de dejarlo sin solucionar. ¿Pero cuántos estamos dispuestos?

  2. Miguel Jara

    Ariadna, ¿qué esperabas del tratamiento de los medios?: puro espectáculo, salvo dignas excepciones. Pero en cierto modo es un avance aunque vamos con mucho retraso en este asunto en concreto. Es curioso ver cómo las noticias o la realidad van muy por delante de los medios de comunicación en asuntos que afectan a la salud pública y el medio ambiente.
    No es casualidad pues quienes sustentan en buena parte los grandes medios son los mismos que se benefician del comercio de servicios nocivos para las personas.

  3. Ariadna

    Retomando el hilo de Elvira Roda, es cierto que ya era hora de que se hablara de esto en los grandes medios, pero fíjate en lo que están haciendo: no se habla de ello como de algo consecuencia de un grave deterioro del ambiente y de lo que consumimos, sino de algo “raro” que les pasa a unas cuantas pobrecitas “chicas burbuja”, y las cadenas más amarillas lo explotan en su propio beneficio, para aumentar sus audiencias, pero ninguna va más allá, nadie va al fondo del asunto. Y está el asunto del “pocero”, que cada vez ofrece más más, y cada vez se habla más de él en la tele, claro, pero que tampoco parece querer ir más allá. Que alguien con una patología tan grave tenga que encontrar soluciones, o paliativos, en la iniciativa de un particular con dinero, es cuanto menos desconcertante. Si los nuevos ricos no saben qué hacer con su dinero y algunos piensan que es justo invertir una parte de éste en solucionarle un problema a alguien, no voy a ser yo quien se oponga, pero espero que algún día alguno de ellos entienda que sería muy útil para toda la sociedad y para todos los afectados una fundación de ayuda y la destinación de fondos a la investigación y a las campañas informativas. Un poco de visión de futuro, vamos.

  4. Ariadna

    Yo creo que lo que de verdad tienen es mucho que callar y que esconder.

  5. Miguel Jara

    Ariadna, tan lúcida en tus últimos correos como en anteriores intervenciones.
    Pues nada, claro, que van a decir las autoridades sanitarias de todo esto. Desde que se pudo a la venta mi primer libro Traficantes de salud, hace ya algún tiempo, nunca alguien de la Administración se ha puesto en contacto conmigo. Dan la callada por respuesta, en parte porque en este tema de las “locas” a la Administración le interesa que estas enfermedades pasen por desvarios psíquicos de sus víctimas.
    En fin, una vez más recordar que en este foro también pueden participar. ¿De verdad no tienen nada que decir?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.