Más prensa para promocionar la refinería petroquímica

Una de las cosas que más me llamó la atención de mi encuentro con los extremeños hace tres semanas, cuando fui a Badajoz para presentar mis libros Traficantes de salud y Conspiraciones tóxicas, fue el enorme interés del público, tanto de Mérida como de Villafranca de los Barros, por el “estado de la prensa”.
 
Con motivo de la publicación en 2007 de estos dos trabajos he tenido la oportunidad de visitar un montón de rincones de la Península y de las Islas pero en ningún sitio habíamos debatido tanto sobre los medios de comunicación como lo hicimos en Extremadura.
 
Es fácil entender la preocupación de los extremeños por la calidad e independencia de los medios de aquella región si echamos un vistazo al control directo e indirecto que ejerce sobre los mismos el empresario nº1 de Extremadura, Alfonso Gallardo.
 
Alfonso Gallardo es el empresario nº1 de Extremadura por el volúmen de facturación de sus numerosas empresas
 
Control e inversiones estratégicas pues la cada vez mayor presencia del Grupo AG en el negocio de la prensa no es casual. Muy al contrario, es parte del proyecto de promoción de la refinería petroquímica que este empresario impulsa en Tierra de Barros junto con la Junta de Extremadura e importantes accionistas españoles.
 
El temor de los extremeños está justificado. El Grupo Alfonso Gallardo asegura que los opositores al proyecto de refinería son “una minoría en Extremadura” y remiten a una encuesta publicada el 5 de septiembre de 2005 por el Instituto Opina, una empresa de “investigación social y de marketing a la vez que una consultoría”, como ellos mismos se definen.
 
El instituto realiza tareas de consultoría gracias a la obtención de datos que permiten realizar recomendaciones a sus clientes. Opina trabaja, entre otros partidos, para el PSOE; para numerosos departamentos de la Generalitat de Catalunya (gobernada en coalición por el PSOE) ; y para varias empresas del Grupo Prisa como Santillana, la Cadena SER o el diario El País.
 
La prensa controlada por AG suele tratar “en positivo” su proyecto refinero, al tiempo que la publicación de informaciones críticas sobre el mismo son mínimas
 
Opina también hace investigaciones comerciales para Retevisión, del Grupo Auna, que es la encargada de ofrecer la señal de Canal Sur Televisión para Extremadura. Esta es la televisión de la Junta de Andalucía (gobernada por el PSOE) en la que la Junta de Extremadura invirtió a comienzos de esta década alrededor de 350 millones de las antiguas pesetas para la instalación de la red de emisores que aseguran la cobertura casi total de las dos provincias, Badajoz y Cáceres.
 
Es importante destacar que con posterioridad a estas operaciones el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) anuló los concursos y adjudicaciones de la Junta a Retevisión y Productora Extremeña de Televisión, S.A. (PETSA) para la puesta en funcionamiento de Canal Sur Extremadura. PETSA, participada por Promotora de Emisoras de Televisión (Pretesa) -más conocida por la marca Localia-, de Prisa, iba a encargarse de los contenidos.
 
El TSJEx sentenció que la Junta “no había actuado conforme a derecho” y que en la concesión a PETSA no se respetaba, entre otras muchas leyes, el artículo 20.3 de la Constitución, que garantiza el respeto al pluralismo.
 
El Tribunal recordó que las decisiones fueron tomadas por la Junta cuando era consejera de Presidencia la exministra de Vivienda, María Antonia Trujillo (pacense por más señas).
 
Desde su nacimiento la televisión autonómica extremeña ha tenido problemas con la Justicia por prácticas monopolísticas
 
¿Cual ha sido el último proyecto empresarial de AG en relación con los medios de comunicación? Pues la compra de la mayor fábrica de papel para prensa de nuestro país, la compañía vasca Papresa, sita en Rentería (Guipuzcoa). Es importante recordar que anteriormente a esta adquisición, Alfonso Gallardo, se ha hecho con el total de las acciones de El Correo de Andalucía, más de la mitad de las del Diario de Jaén y un cuarto de las de Odiel Press.
 
Esta empresa, ex del Grupo Prisa, la participa Gallardo en un momento de enormes pérdidas pero es clave en su proyecto refinero pues es la editora del periódico Odiel Información de Huelva. Recordemos que el crudo para la refinería de AG en Tierra de Barros será descargado en el puerto de Huelva y deberá construirse un oleoducto de más de 250 kilómetros que atraviese esta provincia hasta llegar a tierras pacenses, por lo que la información que se publique al respecto es fundamental para que el proyecto sea bien o mal acogido.
 
Alfonso Gallardo ya posee la mayor fábrica de papel para prensa de nuestro país y es accionista de varios periódicos, sobre todo andaluces
 
A todo esto hay que sumar la posible creación de otra papelera en el País Vasco y que, según informaciones no desmentidas, el grupo ha presentado una oferta para entrar en el capital del Grupo Zeta, que edita el segundo diario más leído en la región extremeña, El Periódico de Extremadura, y es dueño de las revistas semanales generalistas más leídas, como Tiempo o Interviú.
 
Cabe destacar también que el principal diario extremeño, el Hoy, ha tratado con mimo el proyecto refinero de AG, no obstante, pertecene al Grupo Vocento, en cuyo accionariado se encuentra la compañía eléctrica Iberdrola. La empresa vasca es socia de Gallardo en la refinería que quieren construir, dueña de la central nuclear de Almaraz y promotora de algunas infraestructuras relacionadas con el proyecto refinero como la central térmica de Alange, muy cerca de Tierra de Barros.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.