Afectados por las operaciones de la vista consiguen sanciones a las clínicas por publicidad engañosa

La Asociación Española de Afectados por Intervenciones de Cirugía Refractiva (ASACIR) ha conseguido que el Defensor del Pueblo solicite a la Consejería de Sanidad de Madrid mayor información sobre los procedimientos sancionadores a 15 clínicas oftalmólogicas por publicidad engañosa. Son centros donde se practican operaciones de miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia mediante láser. Cinco de ellas ya han pagado la multa (aunque se desconoce su cuantía).

ASACIR lleva años denunciando la publicidad engañosa de la cirugía refractiva, las operaciones de la vista con láser y las secuelas derivadas de ella, así como la comercialización extrema, la banalización y la falta de control y supervisión por parte de los organismos competentes. La asociación de personas dañadas por esta cirugía, lleva desde 2016 denunciando y todas las autoridades sanitarias conocen el caso. En nuestro país hay al menos 27 empresas -algunas de las cuales operan en toda España- que hacen clara publicidad engañosa de la cirugía refrectiva.

Esta consiste en afirmaciones falsas, promesas de buenos resultados y unas expectativas irreales con lemas como “Olvídate para siempre de las gafas”, “La cirugía de LASIK o PRK no interfiere en la cirugía de cataratas”, “A largo plazo no se han descrito efectos secundarios […] Los resultados son excelentes y se logra disfrutar de una visión 100% nítida y de calidad”, “técnicas de corrección visual por láser y lentes intraoculares, totalmente seguras y eficaces, que solucionan definitivamente el problema de la hipermetropía, el astigmatismo y la vista cansada; proporcionando una excelente calidad visual”, “con ellas [las lentes intraoculares Premium] se alcanza una agudeza visual superior a la que se tenía antes de la operación con las gafas o lentillas”, etc.

Como explica Francisco Javier Martín, de la junta directiva de ASACIR:

En marzo de 2018, tras numerosas quejas, celebramos una reunión con la Consejería de Sanidad madrileña y logramos que abriera expediente sancionador a los 15 centros sanitarios denunciados en Madrid. Y, ahora, el Defensor del Pueblo nos comunica que cinco de los 15 expedientes sancionadores ya se han resuelto, con el pago de las multas por parte de los centros sanitarios».

Esta institución ha solicitado información complementaria sobre las infracciones imputadas y las cuantías de las multas impuestas en los cinco expedientes finalizados por pago voluntario; y respecto a los procedimientos sancionadores que siguen en trámite, cuáles son las infracciones imputadas, las sanciones previstas y cuál es el estado de instrucción de los mismos.

Nos gustaría que se interesara, igualmente, por las denuncias cursadas en el resto de las Consejerías de Sanidad del país», indica Martín.

En cuanto a la inclusión de un programa específico en el Plan de Inspección de Sanidad para el año 2019, la Consejería comunica que va a realizar el seguimiento de todos los centros sanitarios en los que se ha constatado algún incumplimiento de la Ley. Pero en la asociación comentan:

No sabemos qué centros son esos y es una medida que, al igual que al Defensor del Pueblo, nos parece insuficiente».

El Defensor del Pueblo ha realizado a Sanidad varias recomendaciones:

1. La inclusión en los planes anuales de inspección de un programa específico para el control legal de la publicidad de los centros sanitarios privados.

2. La incorporación de objetivos de verificación de los consentimientos informados.

Nos parecen bien estas recomendaciones, si bien nosotros hemos remitido, tanto al Ministerio de Sanidad como a la Consejería de Madrid, una serie de demandas mucho más desarrolladas y concretas, en materia de consentimiento informado, publicidad sanitaria y otros muchos asuntos.

Hasta el momento, señalar que el Ministerio de Sanidad, pese a haber mantenido dos reuniones con nosotros y comprometerse a revisar los protocolos de consentimiento informado, aún no ha tomado medidas, que sepamos. Nos encontramos en una situación de desamparo, que esperamos mejore cuando nos reunamos con el nuevo equipo ministerial», concluyen desde ASACIR.

2 Comentarios a “Afectados por las operaciones de la vista consiguen sanciones a las clínicas por publicidad engañosa”
  1. JUAN

    Es triste pagar y confiar en unos profesionales que dicen que es segura, indolora y efectiva que incuso son ellos operados y poner tus ojos y en mi caso en uno de la persona mas querida en mi vida y tener mala suerte los dos, como dicen que ellos que es mala suerte y sufrir . Ahora otra vez gafas despues de tanto padecer y en busca de ayuda a muchos oftalmologos por toda España y con muchas molestias y una mala vision. Dios los perdone yo nunca lo hare, ojala dios les haga pasar solo un mes de lo que me han hecho pasar por unos pocos miles de euros.Se que quien me opero sabe perfectamente como estoy , si puede dormir es que no debe tener mucho corazon. Yo si alguien sufriera por mi intentaria ayudarle y como minimo pedirle perdon y ofrecerle mi ayuda. » Bueno confio en Dios y algun dia me ayudara y sea quien perdone «.

  2. Elena

    Hola, lo deseable es que las víctimas de éstos errores médicos oftalmológico dijeran el nombre de éstas clínicas, para prevenir a los demás,
    Yo he estado a punto de operarme en la clínica Baviera mis diez dioptrias en cada ojo, y gracias a otra víctima, sigo llevando gafas… Y tan a gusto.
    Gracias a todos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.