801 chicas han sufrido graves daños provocados por las vacunas del papiloma en Francia

Más datos sobre los efectos secundarios que pueden provocar las dos vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH). La Sanidad francesa, a través de quienes ejercen labores de farmacovigilancia, ha emitido un informe sobre los daños que se han notificado en el país vecino de España: las autoridades han recibido 801 avisos de graves reacciones adversas tras estas inmunizaciones.

El Comité de Farmacovigilancia de la Agencia de medicamentos de Francia ha analizado datos recopilados durante más de diez años sobre las vacunas del papiloma humano, Gardasil y Cervarix. Llama la atención el alto número de notificación de daños, Gardasil acumula 742 casos de efectos secundarios graves de un total de 2.809 avisados a las autoridades (el 26,4%). Cervarix, mucho menos usada, suma 158 denuncias de reacciones adversas, 59 de ellas consideradas por la agencia francesa graves (37,3%). Todo ello suma 801 casos de secuelas importantes.

Hay que destacar que las chicas que han sufrido daños estaban sanas en el momento de ponerse la vacuna y su edad media está en torno a los 15 años.

El 18,1% han padecido dolencias relacionadas con el sistema nervioso y un 10,5% trastornos de la piel y del tejido subcutáneo. También se han detectado casos de narcolepsia (un deseo irresistible de dormir a cualquier hora que es patológico).

Es curioso porque este fue uno de los efectos secundarios de la vacuna de la gripe marca Pandemrix, de GlaxoSmithKline (GSK) durante la pandemia de gripe A que no llegó a ser tal de 2009-2010.

La vacuna Cervarix, de GSK también, presenta de igual modo altos porcentajes de las mismas reacciones adversas que ofrece Gardasil, de Sanofi, Pasteur, Merck Sharp & Dohme (MSD). El informe de la Sanidad francesa comenta la existencia de 17 casos confirmados médicamente de chicas que padecen una enfermedad autoinmune tras inocularse la vacuna del papiloma.

Se incluyen dos casos de síndrome de Guillain-Barré (un trastorno poco común que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico y que se encuentra entre los efectos secundarios más relacionados con las inmunizaciones).

Hay personas que cuando les comentas sobre daños provocados por medicamentos los justifican alegando que «eso es como la ruleta rusa». Bien, en concreto se producen alrededor de seis casos graves por 100.000 cada dosis distribuidas en Francia.

Sabiendo el escándalo científico y político que constituyen estos efectos secundarios casi mejor no jugar al juego.

Hay que tener en cuenta , como he comentado otras veces, que se notifican muchas menos reacciones adversas de las producidas. Un trabajo co-firmado por Mariano Madurga, una de las personas más comprometidas con el seguimiento en nuestro país de los fármacos tras su comercialización y funcionario de la AEMPS, se titula Farmacovigilancia de las vacunas: cómo identificar nuevos riesgos y está publicado en la Revista pediatría de atención primaria.

Tiene ya algunos años pero las cosas apenas han cambiado desde entonces. Argumenta que sólo un porcentaje bajo de reacciones adversas del total producidas son notificadas. Se estima entre un 2% y el 20% la infranotificación, dependiendo de los países.

Aún así la Agencia francesa sigue considerando que la relación beneficio riesgo de estas vacunas es positiva y no deja de recomendarlas como ya hiciera Japón hace unos años.

3 Comentarios a “801 chicas han sufrido graves daños provocados por las vacunas del papiloma en Francia”
  1. Francisco Almodóvar

    La vacuna contra el virus del Papiloma Humano es la vacuna que más reacciones adversas tiene notificadas en todo el mundo.

    Es sospechoso, además, que los ensayos clínicos se realizaran utilizando en el grupo de placebo sales de aluminio, que son tóxicas, como adyuvante. No hay ensayos a más de 4 años, sin embargo, indican

    • Angel

      Many vaccines contain aluminium salts such as aluminium hydroxide, aluminium phosphate or potassium aluminium sulphate. They act as adjuvants, strengthening and lengthening the immune response to the vaccine. Aluminium salts appear to slow down the release of the active ingredient from the vaccine once it is injected, and stimulate the immune system to respond to the vaccine. They also absorb protein well, and stop the proteins in the vaccine sticking to the walls of a container during storage.

      Aluminium is the most common metal in the earth’s crust and we are exposed to it all the time. It reacts with other elements to form aluminium salts, and small amounts of these are found naturally in almost all foods and drinking water, as well as in breast milk and in formula milk for babies. Aluminium salts are used as food additives (for example in bread and cakes) and in drugs such as antacids, and aluminium is widely used in food packaging.

      Aluminium is not used by the body. Any aluminium absorbed from food or other sources is gradually eliminated through the kidneys. Babies are born with aluminium already present in their bodies, probably from the mother’s blood. Over time, small amounts of the aluminium from food, drink and other sources do accumulate in the body, but this is not believed to pose a significant risk to health (see for example this UK research from 2004 ). The view of most experts is that there is currently no convincing evidence that exposure to everyday levels of aluminium in any form increases the risks of Alzheimer’s disease, genetic damage or cancer.

      The amount of aluminium present in vaccines is small – less than 2 milligrams of the salts, and less than a milligram of actual aluminium. In the UK, the highest dose of aluminium that babies receive in one go from vaccines is just under 1.5 milligrams (from the 6-in-1, PCV and MenB vaccines at 8 weeks and 16 weeks). A study from 2011 modelled the impact of aluminium from diet and vaccines in infants, and concluded that the total amount of aluminium absorbed from both sources was likely to be less than the weekly safe intake level. A study from 2002 drew similar conclusions. A study published in March 2018 took samples of blood and hair from 85 babies and measured their levels of aluminium. These levels varied considerably, but researchers did not find any correlation between aluminium levels in blood or hair and the estimated amount of aluminium that the babies had received from vaccines.

  2. LAURA

    ¿Y cuál es la relación entre el porcentaje de mujeres que sufren este virus sin vacuna y con vacuna? Resultaría interesante compararlo con los datos de casos graves (seis por cien mil).

Deja un comentario a LAURA

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.