La meritoria lucha de las mujeres enfermas por el Síndrome del medicamento Agreal

La asociación Enfermas del Agreal en España se ha reunido con la consellera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Carmen Montón, buscando la ayuda que nadie de la administración ha dado en los once años que lleva retirado del mercado este peligroso medicamento. Las decenas de mujeres enfermas por consumir el neuroléptico del laboratorio Sanofi no han parado de luchar en todos estos años y ahora han conseguido el compromiso de las autoridades sanitarias de estudiar el caso y ofrecer una solución.

Agreal sanofi

Las Enfermas del Agreal en España un momento antes de su reunión con la consellera valenciana.

Han pasado ya once años desde que en 2005 la Agencia Española de Medicamentos se dignase a retirar de las farmacias el fármaco Agreal, que estuvo recetándose durante casi un cuarto de siglo. Miles de mujeres lo consumían para los sofocos de la menopausia pero el producto de Sanofi puede provocar el denominado Síndrome por el medicamento Agreal que, por resumirlo mucho, destroza el sistema nervioso de quienes hacen un uso prolongado (más de tres meses).

Pasa el tiempo pero estas mujeres, mayores y muy cansadas, con gravísimas secuelas tanto físicas como mentales, continúan reivindicando sus derechos. Tiene mérito.

Al menos hay dos asociaciones activas, que yo sepa y en este caso ha sido una de ellas, afincada en Valencia, donde más mujeres cayeron víctimas del pelotazo económico de Sanofi, las denominadas Enfermas del Agreal en España, las que de nuevo han acudido a las autoridades sanitarias en busca de apoyo institucional.

Su principal queja es que a día de hoy no tienen atención médica específica y no se hace un seguimiento de sus casos. La consellera y su directora de Farmacia, Patricia Lacruz, se han llevado documentación científica que demuestra la existencia del citado síndrome y cómo el medicamento lo provoca. Las afectadas desean que desde Sanitat les ayuden a que la Agencia de Medicamentos reconozca sus daños.

Aquí podéis ver el vídeo de Victoria, una enferma por el medicamento:

Imagen de previsualización de YouTube

Las sensaciones de estas mujeres tras la reunión son muy buenas pues parece que por fin va en serio que se va a coger este toro por los cuernos.

Las víctimas del fármaco también quieren que la Administración sanitaria española emita una rectificación pública por las informaciones que ha emitido durante años sobre el principio activo veraliprida que contiene Agreal y que ahora se han demostrado falsas.

Otra de las peticiones es que se comunique a los países que continúan usando el medicamento, como México, donde se llama Aclimafel, los daños que provoca.Aclimafel menopausia veraliprida daños medicamento fármaco agreal

Enfermas del Agreal, al ser preguntadas por Montón si se había hecho Justicia en este tiempo, han narrado su periplo por los más variados tribunales y han explicado que preparan una nueva acción legal como es una denuncia de lesión de derechos fundamentales.

El laboratorio Sanofi Aventis ha estado ocultando, desde 1983 hasta la actualidad, información considerada como confidencial y a la que ahora tenemos acceso.

Esta información, que nunca antes pudo ser utilizada en los tribunales españoles que juzgaron los hechos del caso Agreal, es clave y confirmatoria pues la entregó el laboratorio a la Agencia Europea del Medicamento en 2007.

Ha estado oculta hasta hace dos años pero en el Bufete Almodóvar & Jara, que lleva las acciones legales de las dos asociaciones existentes, la tenemos ya analizada y estamos convencidos que va a cambiar el rumbo del caso.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.