Los médicos ginecólogos de Bayer que desinforman sobre anticoncepción

Leo que las agencias de noticias han difundido una noticia en la que un médico ginecólogo “de Bayer”, en concreto Sergio Haimovich, del Hospital del Mar de Barcelona, está trabajando con la multinacional alemana para contrarrestar las quejas que las afectadas por el método anticonceptivo Essure.

Essure es un dispositivo dinámico que contiene un muelle expandible de níquel-titanio y en su interior fibras de polietilentereftalato (PET), que se ancla en las trompas de Falopio a través del cuello uterino, de modo que las fibras de PET ocasionan una reacción local del tejido que, tras un periodo de tres meses, provoca la oclusión de la trompa lo que genera el efecto anticonceptivo.

Hay decenas de miles de mujeres dañadas por el mismo y algunas han perdido sus órganos reproductivos para siempre pero resulta que el “experto de Bayer” se ha pronunciado durante un workshop titulado Balance beneficio-riego de la anticoncepción. Mitos y realidades, organizado por Bayer, claro, sobre las quejas de la Asociación Española de Afectadas por Essure que lleva año y medio denunciando el pelotazo que supone el essure para Bayer:

essure bayer

Sergio Haimovich, el “gine de Bayer”.

Las quejas, según ha asegurado el doctor, vienen impulsadas por intereses de gabinetes de abogados y que ‘no son ciertas’ ya que, si lo fueran, se hubiera prohibido su comercialización, hecho que no ha ocurrido”.

Lo de los gabinetes de abogados va por el Bufete Almodóvar & Jara, despacho que lleva la representación legal del mayor número de afectadas y que se ha significado en la lucha por los derechos del colectivo de afectadas.

Yo he puesto 1.000 Essure -continúa el gine de Bayer- y sólo ha dado problemas a una paciente. Además, cuando se va a implantar las mujeres deben firmar un exhaustivo consentimiento informado, por lo que están totalmente informadas de los posibles riesgos que puede ocasionar, y que no son más que los que pueden provocar cualquier medicamento u otro método anticonceptivo”.

Los datos sobre daños provocados por el Essure, este médico debe de obtenerlos de Bayer porque si no no se entiende que esté tan desinformado.

essure bayer

Julio Novoa, un médico bien informado sobre los daños de Essure.

Yo le recomiendo que lea la entrevista que le hice al doctor Julio Novoa, ginecólogo y obstetra que ejerce en Texas (EE.UU.) que se ha convertido en uno de los médicos más comprometidos del mundo en la denuncia de los daños que está provocando el dispositivo anticonceptivo de Bayer marca Essure.

En ella revela aspectos poco (o nada) conocidos sobre el caso como fraude, manipulación de datos y falta de evidencia científica y la corrupción de los médicos: “Hay médicos involucrándose en engañosas prácticas de negocio para lucrarse con Essure”.

Pero claro, Novoa NO es “de Bayer”.

Que diga que las mujeres firman “un exhaustivo consentimiento informado” me hace pensar que este hombre coloca los “muelles” como popularmente se conocen los essures, sin mirar a las pacientes a la cara; una de las principales características comunes a casi todas las víctimas de Essure es la falta de dicho consentimiento, si tuviera honestidad dejaría que las afectadas les enseñaran el panfleto propagandístico que la mayoría firmaron (las que lo hicieron) a ver si encuentra en el mismo los daños que luego han sufrido.

Entretanto le dejo la entrevista que publiqué con Angélica del Valle, presidenta de Asociación Española de Afectadas por Essure: “Este anticonceptivo es un mal producto, el culpable de nuestros males”. Como este hombre es experto en conflictos de interés entenderá porqué no se ha retirado el Essure del mercado.

El doctor, no obstante, ha reconocido que en algunos casos se han producido complicaciones con el Essure porque no han sido bien implantados, por lo que ha subrayado la importancia de que este acto sea llevado a cabo por profesionales entrenados. En estas palabras vemos una clara estrategia de Bayer para culpar por cualquier daño a los médicos que han puesto y realizado seguimiento del producto porque “no están bien entrenados”.

¿Quién debe entrenarlos entonces? ¿Qué cuota de responsabilidad tiene el productor y comercializador del producto? ¿No es Bayer quien más sabe del Essure, no debería entrenarles Bayer?

Pero la multinacional está más interesada en vender que en informar bien a los profesionales. De hecho, la FDA, que es la agencia de medicamentos estadounidense ha reconocido que Bayer no le aportó toda la información sobre su producto antes de aprobar su venta y ahora lo investiga por si hay que restringir su uso (ya que no se atreve a retirarlo del mercado ni por precaución).

Sería bueno además que este ginecólogo declare el conflicto de intereses con el producto y Bayer que como es obvio tiene. Parece el galeno uno de los escogidos por la farmacéutica para desinformar sobre anticoncepción pues como puede comprobarse lidera la campaña #MiDecisionMasLibre que también hemos comentado en este blog.MiDecisionMasLibre bayer

Yo esto lo enmarco en la actitud de ninguneo de Bayer hacia sus víctimas. La farmacéutica debe de pensar que negar un grave problema es el mejor antídoto para su solución.

Entretanto, por aquí seguimos intentando conseguir salud para las víctimas y que se informe de verdad a las usuarias y que se retire de manera cautelar el producto y que se reconozcan los daños y se indemnice a quienes han sufrido perjuicios.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.