Lamictal, Prozac y Zyprexa, cócteles de antidepresivos de efectos impredecibles

A raíz de la publicación del post sobre los efectos adversos de los medicamentos antidepresivos Por qué me deprimen los medicamentos antidepresivos, me han llegado varias preguntas de personas que consumen este tipo de fármacos. Con la siguiente información espero poder ayudar a mejorar la situación de algunos de ellos.

En concreto, me han escrito contándome la situación de un chico de 17 años, en tratamiento, a través de la seguridad social desde septiembre del 2012, por un “diágnostico de depresión, problemas de relación social y de autoestima” y que está medicado con Lamictal, fluoxetina y Zyprexa, sin que, a fecha de hoy, hayan notado ninguna mejoría en cuanto a estado anímico, sino todo lo contrario y además con varios efectos secundarios que han empeorado la situación.

He consultado con algún psiquiatra de confianza y lo que sigue es su respuesta:

Prozac fluoxetina efectos adversos depresión antidepresivo medicamento farmaco

Es difícil opinar no conociendo al muchacho. Así que simplemente se trata de dar algo de información y un consejo muy general.

Por la medicación que le dan, este muchacho podría haber sido diagnosticado de un trastorno bipolar, aunque la polifarmacia es casi la norma con muchos psiquiatras aficionados a recetar y no es guía para el diagnóstico, pues lo dan en todos.

La cuestión de problemas en la relación social apuntaría a otros diagnósticos no más congruentes con tal medicación.

Lamictal es un anticonvulsivo que se da también como estabilizante del humor sin que la evidencia de su acción sea en absoluto robusta. Está, sin embargo, aprobado por la FDA, la agencia de medicamentos de Estados Unidos (EE.UU.). Esto tiene que ver con querellas más que otra cosa pues se da mucho fuera de indicación y tiene algunos efectos secundarios. Es hoy probablemente el anticomicial usado más extensivamente en psiquiatría. Nunca he visto su utilidad.

Fluoxetina es el Prozac, nada más y nada menos. Hay una asociación que en los EE.UU. que relacionan la fluoxetina y los impulsos suicidas particularmente en jóvenes. Hay también cierta evidencia de que cuesta no continuar con el tratamiento. El problema con los antidepresivos ISRS, es que tienen unos efectos impredecibles. A algunos les alivian, a otros les empeoran y a otros no les hacen ni lo uno ni lo otro.

Algunos antidepresivos actúan como psicoanalgésicos a través de un mecanismo de depresión del sistema nervioso central. Otros son activadores, pero todo eso depende de la marca y de la persona. La sertralina es hoy más usado.

El Zyprexa es un neuroléptico que dudo mucho que sea útil en un caso de depresión y con efectos secundarios muy frecuentes a veces muy graves.

zyprexa olanzapina antidepresivo medicamento fármaco efectos adversas

El más frecuente es que da mucho apetito y engorda mucho. Eli Lilly, su fabricante, ha sido objeto de multazos en los USA. Como muchas otras medicaciones se da para la “depresión resistente al tratamiento” con antidepresivos, pero no sé si tiene sentido que se de como adjunto a las otras dos. Yo no lo daría a un joven de esa edad a menos que estuviera en fase psicótica.

La mezcla de fuertes medicamentos, además de que no está avalada por estudios científicos supone un cóctel para el organismo de consecuencias impredecibles. Hay personas que después de varios años de polifarmacia del tipo que describimos se han suicidado.

Una clave está en el desánimo, que cunde en estas personas tras años de medicación que consideran que no les ha servido de nada.

La inefectividad de los medicamentos lleva a mayores dosis, polifarmacia, más posibles efectos secundarios y más desánimo. Lo ideal es acudir a un especialista que dependa mucho menos de la psicofarmacología y más de la modificación de entornos y de la psicoterapia -no hay que ser sectario en esto, la psicoterapia depende más de la definición de objetivos que de la escuela teórica particular-. Y nada de prisas.

17 Comentarios a “Lamictal, Prozac y Zyprexa, cócteles de antidepresivos de efectos impredecibles”
  1. Valentine

    Hola, yo tomo la fluoxetina, valproato de magnesio, lamotrigina, levomepromasina, aloperidol, biperideno y xeplion cada mes.

    Soy epiléptico, pero de un tiempo para acá enferme de otros tipos de crisis, fuimos con muchos médicos solo que no daban una solución, paso tiempo, y mi problema se volvió mas fuerte, el neurólogo me mando con el psiquiatra. Por mis crisis debí ingresar a un hospitadesarrollar plaiatrico. En ese lugar me hicieron muchos exámenes, (según ellos ), padezco de esquizofrenia (cosa que aun no creo), puedo desarrollar platicas coherentes – a veces se me olvidan cosas, tengo alucinaciones y cosas asi- habla fluida.
    Cuando se me diagnóstico la esquizifrenia apenas había entrado a la universidad.
    Xeplion, me ha dado una estabilidad, en cuanto a los episodios de paranoia. Mientras que si estoy con varios efectos secundarios.

  2. M j h Chavez

    Me da Miedo leer esto pero mi experiencia es que despues de una ciruguia me dio depresion muy fuerte y ya no podia funcionar como persona. El medico familiar me dio varios antidepresivos y nunguno me ayudo, hasta que fui a psiquiatra y me receto xxxxxx la misma noche pude dormir y poco a poco fui recuperandome ahora tengo 6 anos tomandolo, lo he intentado dejar pero no puedo creo que mi depresion es quimica. Con el medicamento puedo ser yo funcionar travajar pues soy muy feliz con mi trabajo y todo lo que hago. Prefiero vivir menos anos sintiendome bien que muchos mas como estaba con la depresion. Disculpa mis tipos estoy en ingles.

  3. Alex

    Totalmente de acuerdo con todo lo que expone Nils Bergman en sus comentarios a esta entrada.

  4. Saavedra

    Bueno, he leído los comentarios de este blog, y no hablo como profesional de la salud, debo hablar como paciente y persona que ha sufrido este problema desde una edad muy corta. Siempre que recibí cócteles de medicamentos entre los que estaban: Lamictal, Fluoxetina etc.., una vez me recetaron Olanzapina y casi me muero, los efectos en mi fueron muy graves. Al pasar estos años, me he informado sobre el tema, he leído lo más que he podido, he visto documentales, y puedo asegurar que si, la Psiquiatría es un negocio y del peor, además tampoco creo en la forma como estos médicos catalogan a las personas, la enfermedad mental, no es igual a una gripe, es de origen emocional, claro que también tiene un origen fisiológico, y tiene una gran influencia el entorno y la experiencia de la persona. El mantenimiento y la “cura de la enfermedad”, depende más que todo de la psicoterapia, y del auto-conocimiento que tenga el paciente de sus síntomas, los signos de alarma, las situaciones que disparan la enfermedad. Y yo le pregunto algo a los especialistas. ¿Si realmente están tratando deficiencias químicas del cerebro, por que nunca se hacen exámenes del funcionamiento de estas sustancias cuando catalogan la enfermedad de un paciente o se hace un juicioso examen hormonal de los pacientes?, ¿Ustedes creen que todos los organismos funcionan igual?, ¿O que todas las mentes funcionan igual?, ¿O que todas las personas tienen las mismas preocupaciones?.

    Si hablamos de esto creo que es un problema muy grave de ética profesional, porque no hay un proceso riguroso. Esta pseudo-ciencia que es la psiquiatría siempre tuvo problemas para integrarse a la medicina pura por carencia de teoría real que avalara su funcionamiento, y si realmente funcionará (lo digo en tono irónico después de todo lo que he visto):¿Por qué los pacientes que toman estas drogas no tienen una vida mejor o se curan, no será que requieren es otro tipo de cuidados, más allá de intoxicar su organismo?

    • Martha Rodriguez

      Si estamos seguros de que los antidepresivos no sirven, entonces que hacer los que los necesitamos.

      • Nils Bergman

        ¿En qué sentido te son indispensables este tipo de fármacos? ¿Sufres una depresión gravísima con tendencias suicidas? ¿O es que tu química cerebral ya ha sido hasta tal punto alterada que descontinuar el tratamiento te produce síndrome de abstinencia? ¿Sabías que estos fármacos no son más efectivos que el placebo? ¿Sabes que existen terapias alternativas? ¿Quién te ha metido en la cabeza que no puedes vivir sin estos fármacos?

        Dejo este enlace de Peter Breggin. Te recomiendo el resto de material de este autor en ese mismo canal:

        Saludos.

  5. David C

    Ejemplo de mala praxis médica y de periodismo chapucero. Mal hacer del psiquiatra porque el niño tiene 17 años y el Lamictal estaría indicado en “Trastorno bipolar Adultos a partir de 18 años – Prevención de episodios depresivos en pacientes con trastorno bipolar tipo I que experimenten predominantemente episodios depresivos (ver sección 5.1). Lamictal no está indicado para el tratamiento agudo de episodios maniacos o depresivos.” http://www.aemps.gob.es/cima/pdfs/es/ft/61562/FT_61562.pdf . Lo de periodismo chapucero lo digo porque sin conocer un caso, no es adecuado opinar y menos aún insinuar que la polifarmacia es la práctica general en la depresión; por lo tanto, el titular de su artículo da lugar a muchos malos entendidos. “Algunos antidepresivos actúan como psicoanalgésicos a través de un mecanismo de depresión del sistema nervioso central. Otros son activadores, pero todo eso depende de la marca y de la persona. La sertralina es hoy más usado.” Esta frase se la ha sacado usted de la manga, la farmacología humana no dice lo mismo. Un poco de rigor, señor Jara.

  6. Churruflisquis

    Como dice Moncrieff hay dudas respecto a la efectividad de los medicamentos antidepresivos. En los ensayos clínicos se ha encontrado que la superior efectividad del antidepresivo ante placebos inactivos disminuye ante placebos activos. Que parte del efecto del antidepresivo se debe a las expectativas o a los propios síntomas del antidepresivo antes que a un efecto especifico curativo sobre las causas bioquímicas de la enfermedad.

    En ensayos clínicos se ha encontrado que el efecto del antidepresivo es equiparable a distintos tipos de sustancias neurolépticas, ansiolíticas o estimulantes. Cabe pues preguntarse por la capacidad curativa del antidepresivo o si nos encontramos simplemente ante sus facultades para enmascarar los síntomas, lo mismo que otras sustancias no consideradas antidepresivos. Por otro lado hay inquietantes muestras de los efectos dañinos sobre el cerebro por parte de estos fármacos. El cerebro es una maquinaria bioquímica muy compleja y no se puede alterar un parámetro sin influir en los demás. Cuando introducimos una nueva sustancia psicoactiva se produce un reajuste de la bioquímica del cerebro en su conjunto que puede producir una cascada de efectos indeseados. Esta alteración bioquímica del funcionamiento del cerebro por parte del fármaco hace que la retirada del mismo tenga añadidos efectos adversos. Además de todas estas dudas científicas y contraindicaciones, desde un punto de vista psicológico, en mi opinión, con los antidepresivos se produce una alteración del estado de ánimo que pueda simular una recuperación pero que supone un obstáculo para la psicoterapia al dificultar entrar en contacto con las emociones y las causas de la enfermedad.

    Los antidepresivos dificultan la vivencia y toma de conciencia. No descarto la importancia de lo biológico en la depresión, por tanto una buena dieta, ejercicio, sol –moderadamente-, son factores a tener en cuenta. Pero aunque en algunos casos pueda haber un desencadenante bioquímico interno recelo mucho de las alternativas de la psicofarmacología.

  7. Nils Bergman

    Dejo también enlace a la Asociación Catalana de Análisis Bioenergético, para el que quiera consultar terapeutas de esta especialidad en Barcelona.

    http://acabbio.com/

  8. Carlos

    Que preocupante, un joven de 17 años, polimedicado, que lleva 18 meses de tratamiento y no sólo que no ha mejorado sino que -por el contrario- está peor que al comienzo, habla de un diagnóstico equivocado antes que de una “impredecibilidad” de los fármacos utilizados. Que un tratamiento psicofarmacológico dado mejore, agrave, o sea neutro, depende de la respuesta del paciente y su entorno al tratamiento y no de la impredecibilidad de los fármacos utilizados.
    Saludos.

    • Nils Bergman

      “Que un tratamiento psicofarmacológico dado mejore, agrave, o sea neutro, depende de la respuesta del paciente y su entorno al tratamiento y no de la impredecibilidad de los fármacos utilizados.”

      ¿Pero tú sabes lo que estás diciendo? ¿Qué justifica entonces el uso de fármacos, si su efectividad depende del paciente y su entorno? Yo alucino. ¿Y los efectos sinérgicos de prescribir semejantes cócteles? ¿Tú eres médico?

      • Carlos

        Vamos Nils, no te cabrees, hombre, claro que soy médico, llevo 35 años en esto y me parece que merezco más respeto, en todo caso cuéntame tu experiencia. Sabes algo de efecto primario y efecto secundario de los fármacos? El uso de fármacos no está justificado salvo en unas pocas ocasiones y te aclaro que no los uso-soy homeópata unicista. Prescribir cocteles puede producir sinergia o anular acciones, eso depende de que fármacos, pero cálmate, que así no te entiendo.
        Saludos.

        • Nils Bergman

          Parece mentira que sea usted médico, con la perla que ha soltado. Y ya me dirá usted cuál es el efecto primario en psicofármacos: ¿la reducción de dopamina en esquizofrenia? ¿el aumento de serotonina en depresión? Bueno, ése sería el caso si efectivamente existiera correlación entre concentraciones de neurotransmisores y psicopatología. Pero es que no la hay. En psicofarmacología son todo efectos secundarios. Es un siniestro tanteo.

  9. Nils Bergman

    Qué comedido el tal psiquiatra. ¿Es José Valdecasas? Porque ello me decepcionaría.

    Mi consejo personal, que he sido víctima de la bienintencionada sonrisa de los agentes de este excepcional sistema de salud, es que más vale que le quiten todo lo que le están dando. Y poco a poco y con supervisión médica o el chaval va a entrar en espiral psicótica y entonces sí que van a tener un problemazo del copón. La psiquiatría no tiene ni puñetera idea de lo que está haciendo. Más información pueden encontrarla en este canal de youtube:
    https://www.youtube.com/user/myreddays.

    Mi recomendación personal, una vez haya dejado la medicación; un analista bioenergético: análisis y terapia corporal. Es lo que mejor me ha funcionado a mí. Y con 17 años, más valdría echar un vistazo a las dinámicas familiares.

    Por cierto, recientemente (¡cosa rara!), el rotativo catalán Ara, se hacía eco de una de las voces críticas de la corriente biologista que impera en la Psiquiatría, Joanna Moncrieff:
    http://www.herdereditorial.com/media/3601/ara_280214.pdf. Más nombres: Peter Breggin, David Healy, Robert Whitaker, Colin Ross, Gwen Olsen.

    El blog de Valdecasas también es muy recomendable: http://postpsiquiatria.blogspot.com.es/
    Así como el siguiente de un honesto y buen profesional en Barcelona:
    http://www.psicodinamicajlc.com/_blog/index.html

    Saludos.

    • Miguel Jara

      No, no es Valdecasas, con quien tengo buen trato. De todos modos me parece sensato ser comedido, teniendo en cuenta que la consulta se le hace sin que vea a este joven, como él mismo adelanta. Es razonable en un caso así posicionarse con cautela y de modo general.

      • Carlos

        Miguel, y que aporta, en un caso como el del jóven, que lleva 18 meses de tratamiento sin mejoría, posicionarse con cautela y de un modo general? Eso es lo que debe de estar haciendo el psiquiatra que le atiende, con los resultados que comentas. En Argentina decimos que eso es lavarse las manos. Por allá?

      • Nils Bergman

        Suscribo totalmente el análisis del psiquiatra. Los fármacos hacen pensar en bipolar, a pesar del diagnóstico citado aquí. Y todos los efectos de los fármacos, totalmente ciertos.

        Ahora, lo de “nada de prisas”, a pesar de parecer una invitación a la tranquilidad, me parece que roza el cinismo. Y lo de un especialista que no dependa tanto de la psicofarmacología, a los datos que él mismo cita me remito: que no hay fármaco que sirva.

        La Psiquiatría está fuera de control.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.