Las sociedades “científicas” y las industrias que las amamantan

Por

8 de agosto de 2013Vacunas2 Comentarios

Un anuncio publicitario de una empresa fabricante de leche artificial (yo creía que la leche salía de las tetas…) ha provocado la dimisión del 60% del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. La explicación oficial ofrece su versión oficial. Al parecer el colecho para favorecer la lactancia materna también está en el centro de la polémica.

Como en la base de la misma está que muchas de las llamadas “sociedades científicas” han sido criadas con la leche “maternizada” (¿qué es esto pero la leche no sale de las tetas?) de las compañías alimentarias, farmacéuticas y/o fabricantes de productos químicos tóxicos que, en muchos, casos son lo mismo.

Para chupar de la teta de las vacas gordas muchos profesionales sanitarios asociados han dado por hecho que hay que ser sumisos a los mandatos industriales (lameculos sistémicos corporation). Otro ejemplo es el siguiente. La eficacia clínica de la vacuna contra la meningitis B no se ha evaluado mediante ensayos clínicos. ¡Y se vende… da igual! Los promotores de las vacunaciones por sistema se llenan la boca de “evidencia científica” para justificar ciertas prácticas. Bexsero, fabricada por el laboratorio farmacéutico Novatisfor ever.

Las sociedades “científicas” dependientes de los laboratorios se muestran a favor de su difusión. Ya lo comentamos en el blog hace tiempo: La vacuna Bexsero, sin datos de eficacia, está en los hospitales.

Ministerio de Sanidad de España: Vacuna meningoco B. No se considera justificada su inclusión en el calendario sistemático de vacunaciones. Eso in Spain, en esto no somos different pues la vacuna contra la meningitis b es rechazada en el Reino Unido. No como ocurre con la vacuna del papiloma que Japón deja de recomendarla mientras in Spain está incluida en los calendarios vacunales.

2 Comentarios a “Las sociedades “científicas” y las industrias que las amamantan”
  1. Javier Herraez

    A lo mejor es que los niños que están mas malitos duermen mejor con sus padres y por eso en los que fallecen ven que hay una mayor tasa de colecho. Pero claro esto no se sabrá hasta que dentro de 100 años hagan otro estudio que vea que dentro de los que están mas malitos mueren menos si duermen con sus padres…
    El hecho de que una cosa salga publicada en los grandes medios tiene consecuencias, a lo mejor por esta publicación los padres se creen que está demostrado que sus hijos si están malitos no deben dormir con ellos. Y no está demostrado.
    Mi enhorabuena a los pediatras que no están de acuerdo con salga ese anuncio en la revista que avala su especialidad.
    Saludos.

  2. José Manuel

    Miguel, estas asociaciones o sociedades científicas ¿tienen apoyo institucional? o se reúnen unos cuantos médicos y deciden, de forma, privada montar “la tienda” que, a la postre las financian, en este caso posiblemente las multinacionales de la alimentación y en otros las compañías farmacéuticas como es el caso de la Asociación Española de Vacunología.

    En cuanto al contenido de la publicación, no me sorprende. Todos recordamos como hace bastantes años, los pediatras aconsejaban más la leche maternizada que la de la teta. Después de un tiempo cambiaron de opinión. Ahora vuelven a la carga movidos por la codicia y la connivencia con los organismos públicos. Afortunadamente no existe ni existirá nada igual a la leche materna que, además, mantiene inmunizado al bebé.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.