La huelga en sanidad y los modos de entenderla

Por

5 de diciembre de 2012Sin categoría36 Comentarios

Termina hoy el primer ciclo de jornadas de huelga en la sanidad madrileña. La huelga es una medida de defensa de la sanidad pública ante los intentos de privatización por parte de administración y empresas del sector. Se anuncian nuevas jornadas de huelga este mes de diciembre. ¿Cómo viven esto los “pacientes”, las personas, necesitadas de servicios sanitarios estos días?

Fue mi hermano quien ayer intentó llevar al médico a su hijo de año y medio tras cuatro días con fiebre y sin ingesta de alimento alguno. Al parecer le dio la sensación de que los profesionales sanitarios en el centro de salud no querían atenderle dado que estaban en huelga. Él está favor de la huelga “es la única manera de intentar conseguir lo que reivindican“, me dijo. Y lleva razón, no hace muchos días una huelga indefinida de farmacias en Valencia consiguió que un compromiso para recibir los pagos atrasados.

Es algo contradictoria esta situación; ¿quién puede no estar a favor de una huelga que defiende la sanidad de todos, nuestra propia atención sanitaria? Y, sin embargo, en un caso así en el que el cuidado de la salud ciudadana no puede parar se producen hechos paradójicos como el narrado. Puedes estar a favor de los huelguistas y desearles lo mejor e incluso apoyar en la medida de tus posibilidades la medida pero si necesitas ir al médico lo necesitas.

La huelga es una medida de fuerza pero es una medida desesperada. Los profesionales sanitarios no suelen ir a menudo a la huelga, si lo hacen es porque la situación es dramática. Al mismo tiempo es necesario cumplir unos servicios mínimos razonables, que no resten significado a la acción pero que tampoco contraríen el espíritu de nuestra sanidad pública, que siempre suele estar cuando se la necesita.

La ciudadanía que mantiene con su trabajo el actual sistema sanitario no puede verse ninguneada en un centro de salud. Los trabajadores no pueden ser cómplices de una administración que degrada lo público en favor de intereses privados.

36 Comentarios a “La huelga en sanidad y los modos de entenderla”
  1. Nuria

    STEVE McGARRET lo que está pasando no es para andarse con juegos de palabras, si una empresa privada se queda sanidad es porque da beneficios, esto es un robo de día a cara descubierta.

  2. STEVE McGARRET

    Bueno Miguel J. :
    Lo que aun me sigue sorprendiendo es tu informacion tan objetiva.
    Dices al final lo que a ti te interesa pero reservas muchas cosas que ya no te van comentar.
    Voy a poner el ejemplo sobre las vacunas que tanto das de que hablar , si muere una persona por una de ellas lo mejor es que informes el numero n que se han administrado a nivel mundial , lo digo porque en Europa mueren muchisimas mujeres debido al los efectos del papiloma humano y no comentas para nada la cantidad de mujeres que viven gracias a lo que tu dnominas la vacuna asesina , ya se comento en otro post que estas creado miedos en muchos padres que si han administrado vacunas y que sus hijas no han tenido ningun problema , la verdad Miguel J informa , que eres un periodista , y trata de orientar y no asustar .
    Pero esta claro que lo tuyo , como siempre , es tirar la piedrecita y luego esconderte , y luego dicen que eres un periodista valiente , JA , valiente son lo reporteros que van a otros paises en conflictos belicos a informar la realidad , no su realidad , como lo hace usted.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.