Evidencia científica, cuántas barbaridades se cometen en tu nombre

He leído un artículo sobre algo que me llama la atención desde hace mucho tiempo y por ello me he alegrado de que alguien lo plasme. Afirma su autor que

“La industria cosmética se sostiene sobre una mentira: hacer creer a sus clientes que la eficacia de sus productos tiene una base científica“.

Como sabéis Mercadona ha retirado once productos cosméticos después de una evaluación realizada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Tras ello, esa misma agencia ha publicado un comunicado explicando que el problema era de orden administrativo y no existía ningún peligro para la salud de los consumidores.

En efecto, por cosmético puede venderse casi cualquier cosa sin que sus propiedades sean demostradas. Esto no debería ser así en un mundo que camina hacia la demostración de las propiedades que se afirman sobre cada producto, eso que se llama la “evidencia científica”. Los cosméticos además están cargados de sustancias tóxicas. Lo último que hemos sabido es que la multinacional Johnson & Johnson utiliza ingredientes cancerígenos en sus productos, algunos de los cuales ahora retira también (¿cuántos continúan sin retirarse ni prohibirse?).

Esa evidencia científica se le exige a la industria farmacéutica, que sus productos sean eficaces y seguros. Sobre todo por esto último, porque los medicamentos son por lo general productos tóxicos, es por lo que los laboratorios han de hacer esos análisis y someterse a las autoridades de farmacovigilancia, tan necesarias y con tantas lagunas aún. Como los cosméticos son hoy en numerosos casos tóxicos las autoridades regulatorias deberían exigir a sus fabricantes que demuestren tanto la eficacia de sus productos como su inocuidad.

Esto mismo vale para cosméticos “naturales” y/o ecológicos y para la llamadas medicinas “blandas”, complementarias y/o alternativas, por lo general inocuas o de mínimos efectos adversos. Tenemos derecho a saber qué ingerimos o nos untamos. Y esta otra industria ha de hacer valer sus productos demostrando su calidad que además siempre es la mejor baza pues un buen producto necesita poca publicidad.

Como escribo, medicamentos -convencionales o no- complementos alimenticios, alimentos “de laboratorio”, cosméticos, cualquier producto que presuma de unas propiedades ha de ofrecer al evidencia científica de lo que promete. Vivimos en una sociedad compleja. No hay más que observar la ingente cantidad de productos que consideramos alimentos hoy y como no hay nada sagrado ni la propia evidencia científica lo es. Esta es convenientemente utilizada, por ejemplo, por muchos laboratorios farmacéuticos como parte de su marketing.

De ello saben mucho también los visitadores médicos de las farmacéuticas, cuya “literatura” portan en sus maletines de consulta en consulta. Hace unos días, varios miembros de ONG´s independientes escribían una carta en The Lancet, una de las “biblias” de la medicina, que titulaban precisamente Marketing versus medicina basada en la evidencia. Se quejaban de que la Asociación de la Industria Farmacéutica Británica ha publicado una nueva guía para promover la colaboración con los médicos utilizando el logotipo de Lancet. Mucho se ha publicado sobre la manipulación de los ensayos clínicos realizados por determinados laboratorios sobre los que se sustenta esa “evidencia científica” o sobre cómo pese a que se realicen los ensayos y los resultados sean negativos esos medicamentos se vendan.

Son esos estudios y esa “evidencia” con la que se “forman” a los médicos, toda vez que la Administración  obvia esta su obligación y la ha dejado en manos de la parte más interesada, la industria. Claro que si en nuestro país la cosa está mal, como documento y narro en Laboratorio de médicos en los países que también presumen de civilizados de nuestro entorno va a peor. Una nota también del Lancet comenta un reciente fallo de la Corte Suprema de Alemania que ha causado un gran revuelo sobre la conducta ética de los médicos y las compañías farmacéuticas en ese país. Los médicos que acepten hasta 10.000 euros de las compañías farmacéuticas en efectivo o regalos tales como computadoras, equipos o vacaciones, no se enfrentarán a cargos de corrupción. Vaya que pueden ser sobornados con total tranquilidad e impunidad (flaco favor que se la hace a la medicina).

Aquí, in Spain, al menos las fiscalías comienzan a interesarse por el marketing que se hace con la literatura de la “evidencia científica”.

13 Comentarios a “Evidencia científica, cuántas barbaridades se cometen en tu nombre”
  1. Miguel Jara

    Base de datos sobre cosméticos peligrosos http://www.vivosano.org/es_ES/Noticias/Blog/tabid/2782/EntryId/13/Cosmeticos-y-letra-pequena.aspx

  2. Carlos

    Miguel, ya no se puede consultar el artículo en The Lancet. Parece que no cae bien que se difundan éstas cuestiones.
    Saludos.

    • Miguel Jara

      A mí me funcionan los dos enlaces…

  3. Carlos

    Nikita dice:”Los hechos que se juzgan parece ser que están relacionados con la simulación de eventos científicos por parte de un visitador, que no se realizaban en realidad y eran la tapadera para pagar a los médicos como compensación a sus prescripciones (un 5% de su valor). Dichas prácticas son similares a las de las facturas falsas de cursos de informática o de comidas, y también son muy comunes en la visita médica. Encajan en los gastos que se permiten en los Códigos Eticos tanto de Farmaindustria como de los diferentes laboratorios a título individual. O sea,es una práctica y cómoda manera que tienen algunas empresas para institucionalizar lo que se supone es una práctica ilegal y, por supuesto, carente de ética alguna.”

    Algún parecido con las maniobras a que el poder económico y financiero internacional nos tiene acostumbrados?
    Eso sí, ésto viene desde Alemania, un país insospechado de realizar maniobras dolosas, ilegales, carentes de ética alguna. Esas cosas, todos saben, son propias de los “PIIGS”.
    Saludos.

  4. Dra.Lua Català

    La verdad que no me queda muy claro el papel que juega Lancet en todo esto pero cuidado porque ya sabemos que tambien está a las órdenes de la industria farmacéutica, como se pudo comprobar en el caso del Dr. Wakefield, donde debido a presiones (se supone que de farmacéuticas y/o instituciones con intereses) se retractó de la publicación de un estudio del citado doctor, en que demostraba la relación de la vacuna del sarampión con el autismo.

  5. Nikita

    Gracias, Miguel.

    Por lo que se puede leer en The Lancet la sentencia se fundamenta principalmente en que los médicos implicados no son funcionarios y, por lo visto, los hechos no encajan en el soborno comercial, figura similar a la que recientemente se ha instaurado en el Código Penal Español y que entró en vigor en Diciembre de 2011, como desarrollo de la Decisión Marco 2003/568/JAI del Consejo, de 22 de julio de 2003, relativa a la lucha contra la corrupción en el sector privado (“Corrupción entre particulares”).

    Los hechos que se juzgan parece ser que están relacionados con la simulación de eventos científicos por parte de un visitador, que no se realizaban en realidad y eran la tapadera para pagar a los médicos como compensación a sus prescripciones (un 5% de su valor). Dichas prácticas son similares a las de las facturas falsas de cursos de informática o de comidas, y también son muy comunes en la visita médica. Encajan en los gastos que se permiten en los Códigos Eticos tanto de Farmaindustria como de los diferentes laboratorios a título individual. O sea,es una práctica y cómoda manera que tienen algunas empresas para institucionalizar lo que se supone es una práctica ilegal y, por supuesto, carente de ética alguna.

    Con el Código Penal en la mano, aquí en España en que la mayoría de los médicos son funcionarios, dudo que ningún Tribunal pudiera absolver al-los condenado-s en Alemania, siempre que no existan errores procesales y se disponga de las pruebas pertinentes necesarias.

  6. Yubil

    Lo que dice un científico.

    http://www.principiamarsupia.com/2012/08/17/el-gran-fraude-de-los-cosmeticos/

  7. Lucia Rodriguez

    TENGO 48 AÑOS yo de joven vivia en un pueblo he visto como mi madre nos curaba el resfriado con miel y limon,con zumo de naranja o con caldito de la abuela,he visto a mi madre hacer toda la comida casera y comprar productos de la huerta ibamos a casa de una vecina a comprar los huevos recien puestos de las gallinas a comprarle la verdura esto aun se hace en los pueblos,yo me he lavado el pelo con agua de romero,con agua de apio y os aseguro que tengo un pelo sanisimo y largo la primera vez que fui al medico fue a los 25 creo
    mi pregunta es si tenemos tantos avances tanta investigacion por que hay cada vez mas enfermos? no tendria que ser al contrario cada vez menos enfermedades no es esto un complot de las farmaceuticas y negocio para que haya cada vez mas personas enganchadas a los medicamentos yo me he negado muchas veces a tomar medicamentos desde los 40 me decia el medico que tenia que tomar pastillas para el colesterol para la tension,otro medico de vocacion me dijo cuantos menos medicamentos tomes mejor pues tienen efectos secundarios seguro que este no aceptaba las primas.

    Esta pagina es interesante es una vigilancia de los medicamentos claro que aqui solo aparece la punta del iceberg https://seguridadmedicamento.sanidadmadrid.org/
    las listas de cosmeticos y productos que todos consumen deberian publicarse ,para asi poder tener la decosion de usarlos,hay tanto que esta oculto que da miedo hasta comer verduras pues no sabemos si estan manipuladas si son trangenicas.

    Creo que la forma de hacer presion es desde las asociaciones de consumidores si ellos se ocultan tras los privilegios de los sobornos y la ley los ampara luchemos porque la ley nos ampare a los ciudadanos como consumidores y como dueños de nuestra salud.
    Difundamos la verdad, gracias por seguir en la lucha con tu información. Un saludo.

  8. Nikita

    Respecto a la sentencia aludida, y para no caer en errores de interpretación, considero que habría que acudir las normas que en Alemania regulan la corrupción. Supongo, sin conocer dichos preceptos legales, que el delito de corrupción alemán será similar al delito de cohecho de nuestro Código Penal y también que es posible que existan otras normas similares a la Ley del Medicamento o incluso administrativas, que sancionen la aceptación de incentivos por parte de los médicos, más si se demuestra que es como compensación de recetas. Por tanto, es posible que no esté castigado el delito de corrupción con los hechos y fundamentos de derecho de dicha sentencia, pero sí haya sanciones disciplinarias ajenas al ámbito penal, siendo la conclusión más importante que no tiene porqué implicar aceptación generalizada e impune de dichas conductas.

    Por ello, creo que deberíamos conocer la sentencia en cuestión, la legislación alemana y diferenciar lo que implica un fallo judicial en el sistema anglosajón -en el que los jueces pueden crear norma con sus resoluciones- y lo que una sentencia del Tribunal Supremo significa en nuestro Derecho en el que nunca una decisión judicial puede modificar una ley, sino complementariamente ayudar a interpretarla. De ahí que aunque existiera una resolución similar en España, por los motivos que fuere, no implicaría una modificación de las leyes.

    Sería interesante contar con la sentencia original y la opinión sobre la misma de los abogados compañeros de Miguel Jara u otros entendidos en la materia que visiten este foro, para comprender el alcance de dicha decisión en Alemania.

    A veces las cosas no son como parecen.

    • Miguel Jara

      Lamentablemente The Lancet no enlaza con la sentencia que sería lo suyo y yo no la tengo.

  9. Rogelio García

    Si las poblaciones civiles de los distintos Estados donde medran estos comportamientos, no son capaces de defender su propia calidad de vida, desde el aire que respiramos hasta la crema que nos ponemos, ningún gobierno va a hacer nada CONTRA ESTA FUENTE DE INGRESOS, no lo hizo ni lo hace con el TABACO, NO ATACA SERIAMENTE LAS CONTAMICACIONES DE CO2 y no se opondrá nunca a un sin fin de beneficiós políticos y económicos que todos estos DESTROZADORES DE HABITATS les aportan a sus “status” personales o de partido. La lucha contra estos contaminadores, no es política es social y preferentemente HUMANA. En solamente 50 años hemos contaminado más el Planeta que en los dos últimos siglos. Es una verdadera VERGÜEZA.

  10. Silvia

    Hola Miguel
    Me interesaría saber si esos 10.000 euros como tope son anuales o tienen algún otro período de tiempo. ¡Imaginate que este señor gana 10.000 por año “en compensación” por lo que receta!

  11. Pilar Remiro

    Si se ha permitido que uno de sus fabricantes del agente naranja, Dow Chemical, fuera uno de los patrocinadores de los Juegos Olímpicos, y resulta normal, qué nos puede extrañar que se normalice el soborno a los médicos, ya todo es normal, excepto tener resueltas las necesidades básicas, esto queda feo. Lo cierto es que me sorprende que haya médicos que se valoren profesionalmente tan poco, que su profesionalidad la vendan.

    Johnson and Johnson, es un peligro para la salud, muchas personas están en la creencia de que como hace productos para niños es saludable o por lo menos no es de riesgo, nada que ver, los productos llamados cosméticos infantiles o no, en realidad tendrían que ser una ayuda más para la salud y están por lo general cargados de productos derivados del petróleo, incompatible con la salud.

    Por eso sería bueno tomar conciencia y dejar de usarlos, usando aquello que nos podamos comer, ej: hidratación: aceite de oliva (de primera prensada, sin fumigar, ni abonos extraños) hecho esto por la población las empresas se verán obligadas a reciclarse con productos naturales. No hay mayor presión que dejar de comprar algo.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.