J. Peteiro: "El cientificismo es la creencia en que la Ciencia es la única posibilidad de conocimiento" (I)

Por

16 de diciembre de 2011Sin categoría88 Comentarios

Me ha gustado mucho el libro El autoritarismo científico, escrito por el Doctor en Medicina y jefe de la sección de Bioquímica del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, Javier Peteiro. Creo, como le expuse en mi correo de contacto para hacer esta entrevista, que va a marcar un antes y un después en el ámbito de la divulgación científica. Me ha parecido honesto que critique lo que denomina «pseudociencias» y al mismo tiempo y sobre todo el cientifismo que él llama cientificismo.

«Acabo de estar viendo su blog -me explicó- y me parece muy interesante el planteamiento genérico subyacente a él de ‘dudar de todo’. Esa es o debiera ser la postura del método científico. No tanto como duda absoluta, como duda -creencia-, sino como planteamiento abierto al debate razonado y a la fuerza de los hechos. Y esa debiera ser la postura de cualquier ciudadano, un moderado escepticismo inicial hasta que suficientes elementos de juicio orienten el planteamiento propio«. Como veis, ya desde nuestra primera toma de contacto se nota que es un hombre de ideas claras, limpias y dispuesto para el debate. «Creo que vivimos en una época que hace necesario más que nunca el debate, especialmente en el contexto del ataque que se está haciendo a la educación y especialmente a la humanística«.

De acuerdo con él, le mandé unas preguntas que ha respondido con tanta pasión y profusión que sus respuestas voy a publicarlas en dos días consecutivos dada la extensión de las mismas.

-Comienzas tu libro tratando sobre lo que denominas las falsas ciencias o «pseudociencias» ¿cuales son estas y por qué no son ciencias?

Son pseudociencias aquellas creencias o afirmaciones que se presentan como científicas pero que no se sostienen en el método científico. Con frecuencia se revisten de modo inadecuado de términos científicos: “energía” de los cristales o sanación “cuántica”, por ejemplo. A veces la carencia de base empírica se trata de suplir por la autoridad de científicos involucrados en muy escasos experimentos realizados y no reproducidos (tal sería el caso de Benveniste o incluso del premio Nobel Luc Montagnier en apoyo de la homeopatía). Las pseudociencias abarcan un amplio espectro, desde los supuestos rastros arqueológicos de alienígenas hasta numerologías extrañas o terapias alternativas.

No basta con una teoría aparentemente coherente de lo observable; se necesita el aval empírico. La Ciencia auténtica se basa en un método insensible a prejuicios por lo que no basta con que alguien descubra algo; lo observado, lo experimentado, ha de ser reproducible, comprobable por otros. Y es desde esos datos como se destruyen, modifican o construyen teorías. Por el contrario, las pseudociencias suelen mantener un anacronismo dogmático en la esperanza infundada en que avances científicos futuros probarán su hipotética verdad.

En el caso de pseudociencias médicas, se oye habitualmente la expresión “a mí me fue muy bien con tal producto o con tal práctica”. Eso es creíble, pero es anecdótico. Para que un medicamento sea reconocible como tal es preciso que funcione mejor que nada o, dicho de otro modo, que sea superior al placebo. Eso supone la prueba estadística, el contraste de hipótesis en forma de ensayo clínico que revelará o no su pretendida eficacia. Algo análogo ocurre con los factores de riesgo; no basta con asumir, por ejemplo, que los móviles son perjudiciales, hay que probarlo y, en caso afirmativo, estudiar la magnitud del efecto potencial. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la Medicina no es mera ciencia aplicada; supone una relación clínica y no es descartable que en ciertos casos una relación diagnóstica sea a la vez terapéutica. La palabra puede ser curativa aunque la acompañe un medicamento ineficaz. En ese sentido, médicos que practican terapias alternativas pueden obtener, según los casos, resultados beneficiosos. Hay también una cuestión de grado; nadie en su sano juicio intentaría tratar un cáncer con productos homeopáticos.

Lo irracional y lo fantástico mantienen su atractivo, sigue habiendo gente que visita a astrólogos y hay quien se comunica con muertos o es abducido por naves extraterrestres. Creo que era Shermer quien afirmaba que la existencia de fenómenos extraordinarios requiere de pruebas extraordinarias. Tal sería el caso, por ejemplo, de potenciales visitas de alienígenas o la comunicación con muertos. No basta con testimonios aislados de pilotos aéreos, ni con afirmaciones de mediums por muy serios y honestos que sean.

Me gustaría llamar la atención sobre una actitud pseudocientífica pretendidamente escéptica, el negacionismo, consistente en ver oscuros intereses por todas partes. Ocurre en el caso de las vacunas. Es cierto que se han dado tristes exageraciones e incluso abusos en esta cuestión (la gripe A ha sido un buen ejemplo), pero es innegable el efecto beneficioso que los programas de vacunación han tenido en la lucha contra las grandes epidemias que asolaban a la humanidad. La creencia en la asociación entre vacunación y autismo, por ejemplo, refutada científicamente, ha privado a niños de defensas contra enfermedades potencialmente terribles y no ha influido en la prevalencia del autismo.

-¿Qué es el cientificismo -es lo mismo que cientifismo-?

Creo que podemos considerar sinónimos los términos cientismo, cientifismo o cientificismo. Elegí este último porque es el recogido por la Real Academia, con varias acepciones. El cientificismo es, desde mi punto de vista, una exageración, la creencia en que la Ciencia es la única posibilidad de conocimiento y la única fuente de esperanza. Hay cientificismo cuando se hace una extrapolación injustificable, acientífica, desde el conocimiento científico en un campo. Quizá el caso más obvio sea la creencia en Dios. Hay científicos ateos, agnósticos y teístas. Un gran escéptico como Martin Gardner se confesó creyente; no tiene que ver una cosa con la otra. Lo que no es honesto, desde mi punto de vista, es avalar una creencia personal con argumentos científicos. Hay dos ejemplos claros, Dakwins predicando su ateísmo y Tipler haciendo lo contrario, pero Dios no es un observable científico; dicho de otro modo, su interés científico es sencillamente nulo.

Pero hay un cientificismo mucho más peligroso, el de un reduccionismo simplista de todo lo humano, el ver en la depresión o en cualquier estado de ánimo sólo un balance de neurotransmisores, el de tratar de resucitar una frenología al confundir correlatos de imagen cerebral funcional con relaciones causales locales, el de un geneticismo extremo. No es nuevo; ya hace años se asoció la dotación XYY a la criminalidad. Ahora que se han descartado en general asociaciones monogénicas con comportamientos complejos, persiste el intento de buscar asociaciones mediante aproximaciones de “fuerza bruta” tipo “genome wide”. Si bien es legítimo tratar de encontrar componentes bioquímicos o alteraciones neurobiológicas subyacentes a un trastorno psíquico, no lo es asumir sin más una causalidad simple no comprobada, un “no es más que…”

Sin embargo, desde postulados biologicistas no fundamentados, asistimos a una medicalización injustificable de la conducta y a una esperanza ciega en que se acabarán encontrando los genes responsables o regiones cerebrales afectadas aunque no exista una base real que lo haga previsible.

En ese cientificismo naïf subyace la negación de la libertad y de la responsabilidad de cada cual. Uno sería como es por sus genes, por sus neuronas o por sus neurotransmisores y así sería visible, comprensible, incluso predecible, mediante la imagen cerebral funcional o el estudio genético.

En realidad, aunque compartan rigor metodológico, hay Ciencias en plural más que Ciencia. No es lo mismo la Física con capacidad de predicción, que la Biología, más bien narrativa. Hay quien diferencia, precisamente por esa posibilidad predictiva, entre ciencias duras y ciencias blandas. Es importante, porque, si bien el comportamiento de una estrella es predecible desde sus condiciones iniciales y de contorno, el comportamiento de un ser humano no lo es desde el conocimiento de sus genes y su entorno.

-¿Cuales son las manifestaciones actuales más peligrosas del cientificismo y por qué escribe sobre un autoritarismo -¿un fascismo?- científico?

Creo que el ataque a la libertad. Si creemos que estamos determinados por nuestros genes, que somos manipulables mediante psicofármacos o terapias conductistas, y que la imagen cerebral da cuenta de lo que nos pasa y de nuestras creencias, de cómo sentimos, sufrimos y gozamos en una palabra, no somos responsables de nuestros actos. Esto ya ocurre. Se está dando una demanda de diagnóstico y tratamiento a médicos o psicólogos en situaciones que no son propiamente clínicas, algo facilitado por la proliferación de etiquetas para todo, como muestra el DSM, y por la creencia de que cualquier perturbación de nuestro estado de ánimo ha de ser tratable en un contexto de obligación de ser felices.

Si pasamos de ser una biografía a una mera biología, ya todo estaría dicho. Es la vía a la alienación del ser humano. Se asume en general que Ciencia equivale a verdad y bondad. Y en nombre de la Ciencia asistimos a auténticas aberraciones. No es lejano el tiempo de las lobotomías generalizadas (premiadas con el Nobel en 1949).

La Ciencia se ha convertido en el oráculo moderno. La cantidad de tests prenatales disponibles aumenta progresivamente induciendo a una selección negativa, es decir, a abortos; no es descartable en absoluto a corto o medio plazo una selección positiva de los mejor dotados genéticamente. La tentación eugenésica es evidente y recuerda claramente las aspiraciones de mejora racial nazi.

Se intenta predecir el comportamiento criminal (casi como en “Minority Report”) mediante tests actuariales y técnicas de imagen cerebral funcional (hay quien recorre las prisiones de EE.UU. con un sistema de NMR y la imagen cerebral ya se ha admitido como prueba en algunos juzgados americanos). En nombre de la Ciencia, por el bien de la sociedad, por nuestro bien, podremos ser juzgados como probables criminales futuros. No parece posible una mejor realización de la fantasía orwelliana.

Los tests psicométricos, con su perversión de la metodología estadística, han servido hace años para impedir la entrada de determinadas personas en EE.UU. Los hay para todos y para todo: felicidad, autoestima, inteligencia, estabilidad de pareja, violencia… sirviendo en nombre de la Ciencia para posicionar y segregar al sujeto, sea para un proyecto profesional, para un empleo o para una póliza de seguro de vida.

Si la Ciencia deja de estar al servicio del ser humano, convirtiéndose en su amo, en su única referencia, la posibilidad de un autoritarismo científico es obvia. Estamos viviendo ahora una situación en la que la orientación política queda aparcada frente al tecnicismo económico neoliberal. Viene a ser un ejemplo de cómo el conocimiento técnico, dudoso por otra parte, prima sobre cualquier debate político. La Ciencia no es sólo un conocimiento puro; lo es para alguien. Ya sucedió en las guerras mundiales y sucede ahora. El acceso elitista a la Ciencia y a sus aplicaciones puede esclavizar literalmente a muchos.

Además, ocurre de modo aparentemente paradójico que el cientificismo es nocivo para la propia Ciencia porque trata de hacerla más “científica”. Parece un juego de palabras pero no lo es. Los investigadores profesionales viven de eso, de su trabajo científico. Ahora bien, no todo el mundo puede investigar lo que quiere; hay proyectos financiables y hay finalidades políticas y económicas que influyen en esa financiación. Y todo eso es regido en última instancia por criterios pretendidamente científicos por medibles: calidad, excelencia, impacto, eficiencia… La canalización “científica” de las ayudas a proyectos, con sus comités de expertos, cercena en no pocos casos la libertad y la creatividad que facilitan el propio avance científico. La gente acaba así metida en líneas “productivas”, es decir que conducirán a publicaciones en función de las cuales serán financiadas, cerrando el círculo. La afirmación de Kornberg de que el mejor proyecto es no tener ninguno quedó en el olvido. El cientificismo asfixia a la Ciencia.

En la creencia de que la Ciencia es el único saber, estamos asistiendo a un desprecio de lo humanístico y a una pérdida de la universalidad que caracterizó alguna vez a las universidades. Los efectos de esa ignorancia de un saber fundamental como la Historia, la Literatura o la Filosofía serán sin duda negativos. Lo triste es que se adoptan políticas educativas deshumanizadoras a sabiendas, en la creencia de que lo rentable en realidad es formar a técnicos flexibles y no a personas críticas.

 

Bueno ya ven que no tiene deperdicio este hombre y que podría subrayar o poner en negritas casi todo. Mañana la segunda parte de la entrevista. Espero que les haga pensar y aprender a ser aún más críticos.

88 Comentarios a “J. Peteiro: "El cientificismo es la creencia en que la Ciencia es la única posibilidad de conocimiento" (I)”
  1. Javier

    Jesús Pita Conde.

    Me gustaría hecerle las siguientes preguntas:

    ¿Qué entiende Vd. por Ciencia y, más concretamente, por método científico?

    ¿Que quiere decir cuando habla de una medicina «supuestamente científica»?

  2. Mª Jesús Pita Conde

    Entro a comentar debido a que el Dr. Isidre Lara nos ha animado a médicos que formamos parte de un grupo de homeopatas a participar.
    Este es un tema que me toca de cerca ya que se me ha solicitado por parte del ICOM de A Coruña la elaboración de un informe sobre homeopatia, al igual que a otro compañero de la SGMH (Sociedad Gallega de Medicina Homeopatica). La necesidad de elaborar este informe surge a raíz de una polemica por la publicación de un articulo de homeopatia en las páginas del ICOM DE A Coruña en La Voz de Galicia que escribe el Dr. Gabriel Camacho. La polemica se debe a que el articulo se escribe en la sección de ICOM de A Coruña, como si los homeopatas no fuesemos médicos y parece ser que no podemos escribir en una sección del colegio. La cuestión no queda así, sino que se le exige al colegio rectificación pública de este apoyo por parte de algún médico colegiado en este colegio. Esta rectificación se pide en un medio de comunicación público, donde cualquier lector lo pudo leer (se puede ver el enlace en el blog del Dr. Gabriel Cascajo Medicina Integrativa http://www.medicina-integrativa.net).

    El Dr. Peteiro no encuentra base cientifica en la homeopatía, me pregunto si ha revisado la suficiente literatura homeopatica para hacer estas afirmaciones. El método cientifico como actualmente lo entendemos es el único sistema para verificar hechos?? pienso que no, no hay nada mas que ver la evidencia de estos hechos, o es que todos lo pacientes que usan este recurso terapéutico se estan curando por efecto placebo. En la medicina supuestamente cientifica se ponen en práctica y se usan recursos que no estan suficientemente estudiados, pero se intenta su uso, aunque luego haya que retirar medicamentos del mercado porque se comprueba, no solo su ineficacia sino su iatrogenia. No por eso se les cataloga de pseudocientificos.
    Para críticar un sistema terapeutico, hay que primero haber estudiado sus bases teoricas. En homeopatia hay un principio que es la Experimentación pura o Patogenesia, actualmente llamado Proving con una metodología muy clara. Actualmente en España y digo más, muy cerca de Galicia hay un grupo que esta experimentando sustancias, algunas son rexexperimentaciones y otras nuevas sustancias nunca experimentadas. Me pregunto porque todos los médicos que utilizan la palabra psudociencia para hablar sobre homeopatia, no son mas curiosos y se animan a participar en un protocolo experimental homeopatico. Quizas podrian comprender de una forma mas real y mas práctica sobre este método terapéutico.
    Mª Jesús Pita Conde
    Presidenta de la SGMH.

  3. Elias

    Txu, como publico en mis comentarios anteriores (con los enlaces correspondientes), no solo es el estudio del Dr. Wakefiel el que relaciona autismo con vacunas -que por cierto ejerce en EEUU su profesión tranquilamente-. Se necesita una investigación INDEPENDIENTE y urgente sobre el tema. Sabrás que las vacunas infantiles, en su mayoría, ya no llevan timerosal (mercurio) ¿se ha eliminado para prevenir qué?, ¿tienen algo que ver las escandalosas cifras de autismo infantil desde la implantación de vacunaciones masivas?

    Claro que ha sido sustituido (el mercurio) por sales de aluminio que igualmente es un potente neurotóxico. Aseguro que no he entrado aquí para hablar de vacunas, había cerrado el tema (en este artículo), pero, oye, ha salido de nuevo el asunto. Lo que pretendía comentar es que estudiando un poquillo la medicina en la Alemania nazi que a veces ha mencionado Javier me han sobrecogido un par de datos: 1ª: Los profesionales más entusiastas en abrazar el nazismo fueron: ¡los medicos alemanes!, nadie los obligó, para esos (…) el nazismo era un paraiso: tenian un poder absoluto sin paliativos, decidían quien era digno de vivir o no. 2º: La eutanasia no fue una imposición nazi a la clase médica, al contrario fueron los médicos y científicos (que ya desde los años 20 propugnaban esas políticas genocidas) los que presionaron a Hitler para que la implantara años antes de su puesta en marcha oficial por el régimen nazi (el caso del famoso niño K). Interesante ¿no?, da que pensar un poquillo. Hay mucho más y terrible tambien, pero solo dejo estos apuntes para la reflexión de lo que puede pasar si se les da un ápice de nuestra libertad a algunas castas…Lo llevan claro conmigo también (como dice Txu). Salud.

  4. Txu

    No conozco el estudio del Dr. Wakefiel sobre la vacuna triple vírica y su supuesta relación con el autismo, publicado en Lancet en el año 1998 y que se ha retirado hace poco aduciendo que dicho estudio es un fraude y que el tal Dr. mintió en los datos que publicó. Si dicho estudio es en verdad un fraude, no entiendo cómo es que se han dado cuenta ahora después de tantos años, y tampoco entiendo cómo Lancet se lo dejó colar, siendo una revista médica de prestigio y se supone con expertos referees. Ahora bien, entiendo mucho más que el lobby vacunal teniendo interés en desprestigiar ese tipo de estudios –ese o cualquier otro crítico con los efectos secundarios de las vacunas, que, dicho sea de paso, existen aunque no se reconozcan– lo haya tenido más fácil ahora, cuando debido al fraude de la gripe A casi todas las vacunas están en entredicho.

  5. Txu

    Estando de acuerdo con J. Peteiro en que hay vacunas y vacunas, no me parece bien que la razón de ser de varias de ellas sea el puro negocio y no la necesidad de mantener la salud. Tampoco me hace ninguna gracia que el estamento sanitario «oficial» trate de imbéciles a los que saben -en algún caso por desgracia- que ni todas las vacunas son necesarias, ni eficaces y ni mucho menos seguras. No todos los que cuestionan las vacunas son simplemente antivacunas, y tampoco son “conspiranoicos», aunque esto último ya sabemos que lo dicen para desprestigiar. La información que desde Sanidad se proporciona sobre las vacunas es muy sesgada, según ellos, pensarán que para favorecer la salud pública. Pero en esto se equivocan, porque no se puede confiar en una gestión de la salud pública que olvida los daños causados a personas sanas debido precisamente a una mala gestión. Casos como los de las vacunas contra el papiloma, gripe A, rotavirus, de puro burdos, son sencillamente impresentables y escandalosos. Como diría alguno, son ganas de desprestigiar a todas las vacunas. La recuperación de la confianza va a ser muy difícil. Ya aviso que conmigo y mucha más gente que conozco lo llevan claro.

  6. Javier

    Elías,

    me parece muy bien dar por cerrado este interminable debate sobre homeopatía o vacunas.

    Con respecto a su pregunta, yo creo que no cabe una respuesta general y simple. Entre otras cosas, porque las implicaciones éticas potenciales varían según la disciplina científica y el momento. La Física nuclear no tenía implicaciones éticas… hasta que las tuvo con el proyecto Manhattan. Hay áreas como la Genética molecular que sí tiene muchas aplicaciones con implicaciones éticas, mientras que la detección de ondas gravitacionales no parece que tenga ninguna importante en estos momentos. Lógicamente, todo lo que tiene que ver con nuestra posible transformación y la de nuestro entorno tiene una connotación ética.
    Al margen de eso, hay la ética de relaciones personales en el propio desarrollo científico (casos de fraude o plagio, casos de falta de rigor metodológico, casos de abusos de autoridad…).
    Pero ¿qué acción humana de cierta importancia no tiene que ver con la ética?

  7. Elias

    Efectivamente Javier, estoy de acuerdo con usted la cuestión clave es hacer un uso ético de la Ciencia el asunto es: ¿se está haciendo?, para mi la respuesta es obvia, cada cual es libre de formarse su opinión. Estoy de acuerdo en cerrar el debate sobre homeopatía y vacunas. Otros artículos hay donde tratarlos más específicamente, solo un apunte final: me resulta extraño que califique como «tesis hipotéticas etiologías simplistas y trasnochadas» la supuesta relación entre autismo y vacunas sin entrar a valorar esta, para mí, importante noticia:

    «Falseándolas deliberadamente, el CDC ha ocultado pruebas científicas que demuestran el vínculo entre vacunas que contienen mercurio y el autismo»
    Ethan A. Huff.

    A los que niegan cualquier relación entre las vacunas cargadas de mercurio y el autismo, les será difícil desmentir el último descubrimiento de la CoalitionforMercury-FreeDrugs (CoMeD) (Coalición para los fármacos libres de mercurio). Gracias a una demanda hecha en virtud de la ley de libertad de información (FOIA), esta asociación sin fines lucrativos ha obtenido documentos que revelan el papel crucial del mentiroso y manipulador Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en un estudio clave danés que muestra una clara relación entre las vacunas con mercurio y el autismo.

    En 2003, la revista Pediatrics publicó un estudio realizado en Dinamarca, que observaba una disminución significativa en las tasas de autismo en el país después de la eliminación del timerosal, un componente mercurial de las vacunas. Sin embargo, gracias a la influencia corrupta del CDC, la versión del estudio publicado en Pediatrics, de hecho, sostenía lo contrario, y alegaba que la eliminación del timerosal había aumentado la tasa de autismo.

    Según los documentos obtenidos, los responsables de los CDC suprimieron gran parte de los datos del estudio que mostraban la disminución de las tasas de autismo tras la eliminación del timerosal. El CDC distorsionó el resto de los datos con el fin de hacer suponer que el aumento de las tasas de autismo se había producido después de la eliminación del timerosal, y sugerir que no existe ninguna relación entre el timerosal y el autismo.

    Después de la presentación de la versión distorsionada del estudio del CDC en la revista Pediatrics, los autores del estudio se pusieron en contacto con los responsables de los CDC para hacerles saber que la agencia había malinterpretado los datos. Intentaron decirle al CDC que las cifras y las conclusiones eran erróneas y que se debían hacer las correcciones.

    El CDC habría respondido que corregiría los datos incorrectos, pero sin embargo, procedió a someterse a la versión viciada del estudio en la revista Pediatrics. Tras recomendar a los editores de Pediatrcs que hicieran una rápida revisión del estudio dañado, el CDC finalmente terminó por convencer a la revista para que publicara el falso estudio, que se llevó a cabo en 2003.

    Ahora que esta información crucial ha sido oficialmente difundida para que todo el mundo la vea, la CoMeD presiona al CDC para llevar a cabo una investigación policial completa sobre el asunto y hacer una declaración oficial para saber si ha habido o no un fraude científico. La COMED exige también la retractación total del estudio corrupto de Pediatrics». Fuente: http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads141.htm el original en inglés:

    http://www.naturalnews.com/034038_vaccines_autism.html#ixzz1ebCHoRAQ Merece, desde mi punto de vista, una investigación rigurosa el asunto y no «despacharlo» sin más, eso es de todo menos científico. En ciencia una verdad absoluta dura lo que se tarda en demostrarla errónea. Por cierto y relacionado con lo anterior: «Tras pasar los días, el 31 de enero, han aparecido nuevos documentos que exoneran al Dr. Andrew Wakefield de los alegatos de fraude recientes (por demostrar la relación entre autismo y vacunas en un estudio publicado en The Lancet, n. del c.) por parte del British Medical Journal y su reportero Brian Deer.
    Dr. Andrew Wakefield: Esta nueva evidencia “niega completamente los alegatos de que yo cometí un fraude científico”. De este enlace: http://xxxnoticiasxxx.blogspot.com/2011/02/el-dr-wakefield-decia-la-verdad-sobre.html

    Lamento extenderme pero consideraba el tema de interés. Salud.

  8. Javier

    Miguel,

    muy brevemente, el transhumanismo viene a ser una creencia en el acceso a la inmortalidad dentro de pocos años, una vez que se consiga lo que ellos llaman la singularidad tecnológica y que permitiría copiar el «software» humano y a partir de él replicar a la persona. Hay distintas versiones, pero el objetivo viene a ser ese, mediante implantes de nanocomponentes reparadores, mediante copia literal de nuestro yo, entendido por ellos como puro software, a un soporte físico, etc. También mediante alternativas de reconstrucción cerebral…
    Sería uno de tantos ejemplos de ciencia-ficción, pero el hecho de que se den proyectos de investigación con esa perspectiva lo hace más bien ejemplo de cientificismo.
    En cualquier caso, en internet abundan los enlaces sobre esa idea y sus variantes.

  9. Javier

    Elías.

    Por alguna razón, estos dos posts en los que se recoge una entrevista que me hizo Miguel Jara, han suscitado comentarios que se restringen en la práctica a la homeopatía y lo que yo califico como pseudociencias relacionadas con la salud. Eso en parte no es sorprendente ya que la mayoría de posts de este blog se relacionan con eso.
    Pero creo que, con respecto a la Ciencia, las cosas no son tan simples como para afirmar que es libre o que, por el contrario, está, como sugiere Vd., completamente subordinada al poder.
    Por una parte, la Ciencia es diversa; no es lo mismo la Física que la Biología, aunque el método científico comparta aspectos comunes en las distintas disciplinas. Hay Ciencia básica y aplicada; y, fundamentalmente, hay científicos y entre ellos hay un amplio espectro, desde los que gozan de la libertad de investigar lo que quieran hasta becarios mal pagados a las órdenes de otras personas, científicos que tratan de mejorar las cosas y otros que investigan en armas biológicas. Hay de todo, como en todas partes. Por eso, la relación de la Ciencia con el poder no es un problema de todo o nada. Investigar supernovas no es lo mismo que trabajar sobre el ébola.
    Pero ya que habla de esa relación, nuevamente insisto en que las pseudociencias sí que han estado muy favorecidas por regímenes totalitarios. Ya he citado ejemplos al respecto en otros comentarios.
    Desde la Ciencia se ha hecho mucho bien y se ha hecho mucho mal. Es cuestión de Ética el cómo la Ciencia se utiliza. Por ejemplo, Fritz Haber facilitó, sintetizando el amoníaco, los fertilizantes nitrogenados; a la vez, a él se deben las mostazas nitrogenadas usadas en la primera guerra mundial.
    En cuanto a la hipótesis que relacionó en su momento la vacunación con el autismo, ha quedado sobradamente descartada y ya no entraré en esa polémica. Creo que el autismo es algo demasiado serio como para mantener como tesis hipotéticas etiologías simplistas y trasnochadas.
    Insisto nuevamente. Nada más lejos de mi intención que suscitar tantos comentarios defensivos sobre homeopatía y vacunaciones, ya que creo que hablaba de más cosas, pero así ha evolucionado esto.

    • Miguel Jara

      Javier sólo una precisión sin mucha importancia y es que sobre homeopatía casi no he escrito en el blog, apenas tres o cuatro artículos: http://www.migueljara.com/?s=homeopat%C3%ADa De hecho, si miras las etiquetas no la verás entre las más utilizadas que serían: Salud pública, Salud ambiental, Medicina, Medicamentos peligrosos.

      Es cierto y curioso que la homeopatía sólo fuera tema de una de las preguntas de la entrevista y luego haya copado el debate aunque supongo que tiene que ver con que en los últimos meses existe cierta «animadversión» o ataque a la misma y seguro que muchos lectores y lectoras de este blog la utilizan y están indignados por ello. Dicho esto yo si no hay más aportaciones relevantes daría por concluido ese tema.

      A mí tu libro y la propia entrevista me suscitan muchas reflexiones interesantes. Una de las cosas más enigmáticas que tratas en él y citas en la entrevista es el Transhumanismo, término para mí hasta ahora desconocido y que no acabo de entender bien. ¿Podrías explicarlo sucintamente?

  10. Elias

    No quiero polemizar más sobre el tema de las vacunas Javier porque hay en esta misma web muchos artículos sobre ello con infinidad de comentarios que pueden verse y contrastarse pero no puedo dejar de mencionar ya que se menciona en el artículo un dato reciente en relación al autismo y las vacunas: http://www.naturalnews.com/034038_vaccines_autism.html traducido está en: http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads141.htm yo no me vacuno de la gripe estacional, ni de nada, es cierto, como usted dice, que solo quiere decir eso. Mi opinión sobre las vacunaciones sistémicas la he dejado clara en mis comentarios y no procede, pienso, repetirse. Cualquiera puede verlas. Solo añado que creo que no debería olvidarse que la Ciencia, como usted mismo en su artículo menciona, ha cometido aberraciones terrible premiadas con el Nobel, usted menciona la lobotomía como ejemplo. Es curioso, hay quien dice que la historia es cíclica: http://publicalpha.com/el-nobel-del-papiloma-humano-y-la-corrupcion-inducida-de-un-laboratorio/ y es que el problema más acuciante de la Ciencia es su relación de completa subordinación con el poder. Sin independencia y sin libertad, ¿en que se convierte la Ciencia?, ¿a que intereses sirve?. Se convierte en un peligroso instrumento de dominación…¿se convierte o se ha convertido ya?. Salud.

  11. Rafael

    Disculpen no soy experto en nada, pero pregunto, la vacunas uno de los efectos desafortunados ¿no viene dado por sus componentes ayudantes para poder hacerla entrar en el organismo? Según he leído es una de las causas que crean problemas de reacciones poco afortunadas. Pregunto una cosa más ¿se siguen utilizando en las vacunas el “bicho” vivo para hacer reaccionar al cuerpo?

  12. Javier

    Elías, no olvidé nada. Simplemente puse un ejemplo. Lo que ocurre con algunas de las vacunas más recientes es similar a lo que ha pasado con ciertos fármacos.
    Por supuesto que hay negocio en todo lo concerniente a la salud (y a la propia muerte: funerarias), pero eso no hace que los productos derivados de ese negocio sean intrínsecamente malos; hay de todo.
    Por otro lado, habría que diferenciar malas prácticas derivadas de ocultación de resultados, que sí se han dado (algunas especialmente escandalosas), de efectos indeseables raros que sólo se muestran en un proceso de farmacovigilancia post-comercialización.
    Para concretar más la cuestión de la vacuna estacional, le diré que yo personalmente me vacuno contra la gripe todos los años. Lo cual sólo quiere decir eso. Sigo insistiendo en que me parece (y me pareció en su momento) excesiva la alarma que se dio en su momento con respecto a la supuesta pandemia de gripe A. Tampoco puedo estar de acuerdo con la forma en que se está llevando la vacunación VPH.
    Pero ojalá dispusiéramos de vacunas eficaces contra enfermedades como la hepatitis C, el SIDA o la malaria.

  13. Elias

    Javier olvidó mencionar junto con la de la gripe «a» a la vacuna del VPH y la de la gripe estacional…por mencionar algunas ¿o esas son unas vacunas «serias» y suficientemente probadas para usted? Tambien olvidó mencionar en el tema de la gripe «a» las variables: «negocio» y «efectos secundarios» junto a: «precipitación y alarmas injustificadas» que si menciona , aunque esto último y los efectos adversos graves lo tenemos más recientes con otras vacunas:

    http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/11/12/victimas-de-gardasil-emprenden-acciones-legales-contra-merck-por-graves-reacciones-adversas/ Entiendo que este no es el tema del artículo, ¿o si?, pero lo deja usted tan ambiguo… Felicitaciones por su libro y por dedicar su tiempo a comentar estas cuestiones. Salud.

  14. Amparo

    Se agradece esta forma de comentar nos enseña a los que no sabemos, frecuentemente acabamos comentando de otro tema, no sabemos o yo no sé concretar y no distraerme con otro comentario, al final o se sabe de dónde salen los comentarios que van a la deriva. Gracias y disculpen porque me he salido del tema.

  15. Javier

    Isidre Lara,

    Agradezco sus comentarios y que haya hecho referencia a mi libro en su blog, recogiendo la reseña de su amigo.

    Ya habrá visto lo que opino de la homeopatía. Esa opinión se basa esencialmente en tres puntos: no encuentro base teórica alguna que la justifique, los experimentos como el de Benveniste no se han replicado y los ensayos clínicos realizados no parecen mostrar un efecto claramente superior al placebo. Dicho esto, me reafirmo en lo que ya expresé en el post o en algún comentario; aun creyendo que la homeopatía es pseudociencia o, si se prefiere, protociencia congelada, creo que un médico homeópata puede curar o paliar determinadas situaciones, porque precisamente la relación clínica supone algo más que un fármaco o un placebo. Creo estar de acuerdo con Vd. en que precisamente el carácter propio de toda relación clínica hace difícil (a veces imposible) el recurso sistemático al ensayo clínico para avalarla. El psicoanálisis sería un buen ejemplo en donde la no factibilidad de ensayos clínicos no supone que sea una mala práctica. Por el contrario, creo que es magnífica.

    Es decir, no veo la menor base científica a la homeopatía y por ello la considero pseudociencia, creo que sería muy peligrosa si por usarla se omiten terapias eficaces (había puesto el ejemplo extremo de la diabetes tipo I) pero respeto que cada médico utilice los apoyos que considere convenientes, precisamente porque me parece que todo lo que contribuya a una relación clínica adecuada puede ser terapéutico. Me parece que, de hecho, es esa carencia bastante frecuente de relación clínica empática, de la escucha atenta del médico (cosa también difícil con la presión asistencial existente), la que propicia que haya gente que recurra a medicinas alternativas.

    En cualquier caso, insisto como dijo alguien que lo extraordinario precisa de pruebas extraordinarias, es decir, incontestables. Si la homeopatía sirve, por ejemplo, para tratar el cáncer, deberían publicarse los métodos con los que se han conseguido esos resultados de tal forma que pudieran ser universalmente aplicables. En tanto eso no ocurra, estamos moviéndonos en la mera discusión de si la homeopatía es o no mejor que el placebo para temas de salud menores. Eso, entre otras cosas, supone la gran importancia del propio placebo, algo que no se tiene siempre en cuenta en la práctica clínica convencional o alopática como la llaman Vds.

    En cuanto a las vacunaciones, hay vacunas y vacunas. Serias enfermedades infecciosas han sido evitadas a grandes sectores de la población gracias a ellas. Otra cuestión serían ejemplos de precipitación y alarmas injustificadas como ocurrió con la gripe A.

    La reducción metodológica es esencial en el método científico y la bioestadística ha aclarado muchas cosas, diferenciando una relación entre variables de todo el ruido de fondo de lo «complejo». Eso ha hecho del ensayo clínico un método de gran valor. Otra cosa es el reduccionismo simplista y la exageración.

  16. Isidre Lara

    Estimado Javier Peteiro:
    Me uno a la discusión con cierto retraso, a raíz de la invitación recibida de Miguel Jara, habiendo leído la entrevista y los comentarios con curiosidad e interés.
    Primeramente, quisiera darle a conocer que supe de su libro por una crítica publicada en el blog de un amigo filósofo, Materiales para pensar, y en Rebelion.org, y que, dado mi interés por la Filosofía de la Ciencia, la republiqué en mi blog Homeopatía ahora en septiembre 2011 (http://homeopatiaahora.blogspot.com/2011/09/favor-de-una-ciencia-abierta-contra-el.html). Como bien se dice en esa reseña, “es por tanto un auténtico lujo que una persona totalmente ocupada intensamente (como él) en la práctica científica cotidiana reflexione sobre un tema tan complejo”.

    Debo decir, sin embargo, que todavía no lo he leído, por lo que sólo hablaré por lo que se transcribe de la entrevista.

    Me ha sorprendido además gratamente su dedicación puntual y paciente a contestar todas las cuestiones que los participantes proponían, no siempre de lo más afortunadas ni en la forma más adecuada, manteniendo Vd. estoicamente la compostura. Es por todo ello un placer entrar en la discusión, con la intención de mantener esa altura de miras.

    Mezclar en un mismo saco “los supuestos rastros arqueológicos de alienígenas hasta numerologías extrañas o terapias alternativas”, incluida la homeopatía, me parece cuando menos muestra de un desconocimiento sobre alguna de esas disciplinas.

    El aval empírico que Vd. demanda requiere un método (científico) acorde con la realidad a avalar. Dadas las características de la Homeopatía (consideración de la individualidad del paciente más allá de categorías generalizadoras, valoración de la subjetividad del paciente, etc.), el método científico vigente, adaptado a la investigación de los fenómenos físicos y materiales, se muestra insuficiente para hacer frente a la complejidad de los fenómenos estudiados por la Homeopatía, como también ocurre p. ej. con las disciplinas psicológicas (el psicoanálisis, entre ellas).

    Cuanto más simples sean los objetos de conocimiento de una disciplina científica, es decir, cuanto menos variables entren en juego, más precisos y rigurosos serán sus resultados. Pero si el objeto de estudio es demasiado complejo (p.ej., el hombre, la salud, la enfermedad), la ciencia se hace demasiado reduccionista en el intento de aplicar sus métodos de objetivación, y se aleja de la realidad. El método científico da resultados falsos si se utiliza para realidades complejas.

    Este dogmatismo es del que muchas veces hacen gala algunos defensores a ultranza del método científico, sin darse cuenta que la ciencia es una manera objetiva de reduccionismo de la realidad, pero que no es la realidad, ya que la realidad es mucho más compleja. Aspecto que me imagino debe tratar ampliamente en su libro.

    Para investigar necesitamos de un método adaptado al objeto que queremos investigar; no podemos investigar el fondo submarino con un avión. Utilizar el método científico actual para investigar los fenómenos clínicos que suceden en la aplicación de la Homeopatía es como querer volar con un submarino. Sin embargo, y a pesar de eso, se han hecho intentos serios de investigar la terapéutica homeopática con esos instrumentos poco adaptados, con resultados desiguales, algunos de ellos inesperadamente prometedores, cuyo comentario dejo para otra ocasión, quizás en los comentarios a la segunda parte de la entrevista.

    Por otro lado, el efecto beneficioso de los programas de vacunación ha sido muy contestado.
    Un saludo y felices fiestas.
    Isidre Lara.

  17. Belén

    Dr. Javier Peteiro:
    Lo primero decirle que me intereso muchisimo su entrevista por lo me hacía pensar en un médico con mente abierta, valiente y critico con la poderosa farmaceutica.
    Pero despues de ver sus comentarios llenos de descalificaciones,sin argumentos, que seguro que si los tiene, pero que no se digna a explicarlos. Pues me siento defraudada.
    Tambien me sorprende mucho que un médico como usted,en todos sus años de medicina, nunca hubiera ascuchado hablar del DR. Hamer.

  18. Javier

    Belén.

    No todo es igual. El cáncer es un tema muy serio como para dejarlo en manos de visionarios.
    Que la Medicina occidental, alopática, «normal» o como se le quiera llamar no tenga respuesta satisfactoria a tan grave problema no significa que la tenga el primer iluminado que aparezca por ahí.
    Lo de Hamer, desde mi punto de vista, no es ya pseudociencia, sino charlatanería vulgar. Es igual que no se enriquezca con ello; eso no lo hace valioso.

  19. Javier

    Belén,
    Así, a mezclarlo todo. Galileo con Hamer y con la bruja Lola.

  20. Belén

    Me ha gustado mucho esta entrevista, da gusto leer a un médico hablar sobre espiritu critico, sobre lo que ocurre con la educación, la manipulación de la ciencia y tambien sobre la manipulación sobre las medicinas alternativas.

    Hace unos meses que he descubierto este Método la Nueva Medicina Germánica del Dr. Hamer y mirando a mi alrededor las teorias del Dr Hamer encajan perfectamente, si eso fuese cierto sería la manera perfecta de prevenir, y lo que no se pueda prevenir entonces para eso está la medicina tradicional no agresiva.

    Ni toda la ciencia es mala, ni toda la medicina alternativa es mala. Una buena mezcla entre ellas sería lo lógico.

    Me gustaría saber su opinión y la de las personas que intervienen en el debate sobre el tema.

    Yo estoy fascinada y viendo todas las enfermedades que tengo a mi alrededor, todas se pueden explicar perfectamente con las teorías del Dr Hamer (salvo los accidentes,envenenamientos, golpes). Tiene mucha lógica que nos enfermemos por un shock fuerte e inesperado creando una malformación en alguna célula de nuestro cuerpo y que las bacterias, virus y microbios de nuestro cuerpo se pongan a funcionar para destruirlas por lo que sufrimos lo que nosotros llamamos enfermedades que son manchas en la piel, fiebres, hinchazones bultos, pero eso es nuestro cuerpo curandonos, y si nos dejamos curar, nuestro cuerpo funciona solo.

    Pero claro si el shock o el problema que comenzó todo el proceso nos sigue afectando la creación de las celulas con mal funcionamiento va a continuar y nuestro virus ,bacterias y microbios no van a poder solucionarlo. Pero es que aún hay más, el Dr Hamer consiguio ayudarnos a descubrir cuales podían ser los problemas que nos afectan pues cada tipo de problema afecta a un órgano (Enfermedad) de nuestro cuerpo diferente.
    Os pongo abajo los links de lo que yo encontre por si os interesa.

    http://www.prohamer.com/
    La Nueva Medicina del Dr Hamer en TVE año 1995
    Programa «Preguntas y Respuestas» de la televisión Española sobre la Nueva Medicina del Dr Hamer y pacientes curados de cáncer tratados con dicha medicina. Después de un gran éxito del programa, se decidió hacer una segunda parte. A partir de ahí, la mano oculta del lobby medico-farmacéutico presionó para la realización de un tercer programa con 3 médicos de la medicina convencional (sin ningún asistente de la parte contraria) que se dedicaron a desacreditar no tanto lo dicho en los anteriores programas, sinó la medicina alternativa en general.

    Fuente: Preguntas y Respuestas TVE
    Publicado por Leónidas
    Son tambien otros seis videos

    Otra conderencia sobre el tema más moderna, del 2011
    El Despertar de la Conciencia Biológica – Enric Corbera 15.09.2011 9 (3).mp4


    Gracias por delantado,por su contestación.
    Belén

  21. Carlos

    Javier, veo que gusta tergiversar mis opiniones. De ninguna manera he dicho que la RMN sea mala. He dicho que, su uso indiscriminado y -en algunos casos- puede producir agravaciones en procesos tumorales, en especial de cerebro. Pero veo que usted sólo le adjudica maravillas o desconoce lo que le expreso.
    Felicidades y que tenga usted un maravilloso Año 2012.
    Cordialmente.

  22. Javier

    Carlos, señor, confunde Vd. las cosas. En ningún caso he expresado indignación. Al contrario, le deseé los mejores éxitos con su práctica.
    ¿Así que la RMN es mala? Parece sugerir Vd. como bondadoso un retorno al siglo XIX.
    Bueno, creo que lo que entendemos por altura y argumentos difiere.
    Feliz Navidad.

  23. Carlos

    Javier, no se me indigne ahora hombre. Lo de SS es la Seguridad Social, y lo de matasanos, bueno, aunque nos duela, que los hay los hay, no le parece? Sabe usted de los efectos no desedos de la RMN? Cuántos tumores se agravan gracias al uso indiscriminado de la misma? Javier, no se indigne y si quiere, debatamos con altura y argumentos. Pero no me denoste la homeopatía con tan poco hombre!
    Mis cordiales saludos.

  24. Javier

    Carlos, creo que es innegable que lo científico ha sido y es de gran valor en la Medicina. Basta con pensar en la RMN [Resonancia Magnética Nuclear], por citar sólo un ejemplo de aplicación diagnóstica, y en la prolongación de esperanza de vida por métodos tan simples como la higiene que incluye la asepsia.
    Yo no conozco a esas personas que Vd. califica tan peyorativamente que no repetiré su término. Conozco, por el contrario, a buenos profesionales médicos que ponen lo mejor de su saber y su ser al servicio de sus pacientes.
    Tampoco creo que mi país esté en manos de un SS Estado (supongo que se refiere al modelo que rigió en Alemania hace algunos años) aun cuando en él se den defectos y corrupciones.
    Pero bueno, creo que el acuerdo es imposible y como muy bien dice Vd, cosa que sí comparto, cada cual ha de seguir su propio camino.
    Le deseo sinceramente los mejores éxitos con su práctica y asimismo le envío un cordial saludo.

    Alberto V. Miranda, señor Miranda, desconocía la existencia de “astropuerto.com”. Acabo de entrar en él y lo encuentro especialmente atractivo. He de decirle que comparto opiniones de las que Vd. expresa ahí, especialmente en relación a la divulgación.

  25. Carlos

    Javier, es una lástima que usted desconozca abiertamente a la homeopatía, haciendo referencia a la misma como oscurantista. Hace más de 200 años, Hahnemann con sus investigaciones y descubrimientos científicos, dejaba de ser un matasanos para convertirse en un verdadero médico. Javier, hoy la actividad médica está plagada de matasanos con pretensiones científicas, que son los más peligrosos. Siga usted por su camino que yo seguiré por el mío, con la consulta llena de pacientes que mejoran día a día con la bendita homeopatía. Sin intervención de la SS Estado-que algunos intereses con la industria tendrá no? -pregúntale a Miguel- tendrán alguna relación con los políticos? Yo atiendo a mis pacientes en mi consulta privada, les dedico todo el tiempo que merecen, y -por si fuera poco- mis pacientes mejoran, algunos se curan, la actividad médica me da satisfacciones cotidianamente y no le hago gastar un centavo al Estado. Insisto, asesórese con la homeopatía y se va a enamorar de ella.
    Mis cordiales saludos.

  26. Javier

    Carlos, es fácil comprender qué significa un porcentaje. Hasta ahí llego. Lo que es mucho menos fácil de entender es el oscurantismo.
    Si no se le puede pedir que presente informes en medios científicos, o si no los tiene, como parece, es decir, si no se puede hablar científicamente, sobra cualquier discusión sobre algo que ya es cuestión de creencias.
    Le recuerdo que Nature publicó en su día el trabajo de Benveniste. Fue una lástima sin duda para Vds. que no pudiera replicarse. Pero así son las cosas; en ciencia todo debe comprobarse y publicarse. Lo demás será todo lo respetable que Vds. quieran pero no es ciencia.

  27. Carlos

    Javier, si existe una regresión en el 19% de los casos y tú no puedes comprenderla, eso no significa que todos sean unos tontos al no usar la homeopatía. Ocurre que no la conocen y además les han inculcado a los médicos unas dosis fenomenales de prejuicio, sumado a la absoluta ignorancia de la misma por parte de los médicos alópatas. Si le interesa, lea, infórmese, estudie, al igual que si la quiere combatir, pero con argumentos mi amigo, con argumentos, por favor. No me pida que le presente informes en medios «científicos» -muchos de los cuáles se dedican justamente a desprestigiar a la homeopatía-. Será que nos quieren cuidar de la malsana influencia? Por qué tanto barullo y descrédito sin más? No le dá que pensar, Javier?
    Mis cordiales saludos.

  28. Carlos

    Estimado Dr. Herraez, aprecio y comparto su último comentario, aunque debo hacer algunas salvedades. Usted publica una interesante estadística de curaciones de cánceres con homeopatía, pero luego dice que esas curaciones no son atribuibles a dicho tratamiento. Estimado colega, en mi caso las curaciones que observo con mis pacientes (soy médico psiquiatra y homeópata unicista) cuando los tratamientos están bien orientados, responden al medicamento homeopático, que estimula el mecanismo de defensa del paciente, permitiendole una mejoría, una agravación o una curación definitiva. Pareciera que en España les está vedado a los médicos tener un buen concepto de la homeopatía. En Argentina tenemos excelentes Escuelas de Homeopatía como así también excelentes homeópatas, que debatimos entre nosotros y con colegas alópatas creciendo en el intercambio permanente.
    Mis cordiales saludos.

  29. Javier

    Dr. Javier Herráez,

    Desconocía que fuera Vd. oncólogo. Precisamente por ello y precisamente porque estoy interesado en saber, es por lo que insisto en pedirle referencias bibliográficas conteniendo esos resultados que señala. Dice que seamos científicos. Bien, la Ciencia se difunde en publicaciones. Le ruego alguna cita bibliográfica. Mi «palabrería» se basa en lo que yo sé. Si Vd. me proporciona información publicada en revistas científicas, ese saber podrá modificarse y corregirse. Y tenga la seguridad de que en ningún momento pretendo «sentar cátedra», pero no por ello voy a asumir lo que, en ausencia de pruebas, veo como irracional.

    Al margen de esto, me he referido a la carencia de sentido de usar la homeopatía en cáncer. Ello no excluye que la conveniencia de la quimio o radio sea absoluta. Dependerá de cada caso concreto. Por supuesto que todo influye en el tratamiento, incluyendo la concepción que el propio enfermo tenga de su mal.
    Hay algo en lo que no creo en absoluto: en el conocimiento oculto, esotérico o de incomprendidos. Si hay una regresión completa de un 19% en pacientes tratados con homeopatía, una de dos, o todos los oncólogos occidentales, alopáticos, son tontos al no usarla, o ese conocimiento no es tal. La Ciencia requiere una objetividad comunicable; sin eso cada cual podrá hablar de lo que quiera pero no convencer.

    Txu, completamente de acuerdo en lo concerniente a la nanotecnología. Hay peligros asociados no desdeñables. Como bien señala, eso es algo habitual; ya ocurrió con las radiaciones ionizantes y con la síntesis química. Y también hay demasiada ciencia ficción a la hora de concebir posibilidades nano-terapéuticas.

    Ángel, no estoy totalmente de acuerdo. Con un solo caso de una enfermedad ya es suficiente para reconocerla. Hay miles de enfermedades raras que afectan a poquísimos pacientes en el mundo. Otra cuestión es que la rareza de algunas enfermedades hace difícil la investigación sobre su origen, entre otras cosas por las dificultades de concentración de casos. El término “síndrome” se usa en general para una constelación se síntomas y signos que pueden tener distintas causas conocidas o, más generalmente, ser de causa desconocida. En ocasiones se mantiene el término a pesar de avanzar en la etiología.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.