Un freno a los medicamentos peligrosos e ineficaces

Durante los últimos años se han publicado en revistas científicas de prestigio informaciones que llamaban la atención sobre prácticas realizadas por laboratorios farmacéuticos para encubrir los resultados negativos obtenidos en ensayos clínicos sobre medicamentos. Ahora la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ofrece a través de Internet una base de datos con el Registro Europeo de Ensayos Clínicos, para que cualquier persona pueda consultarlos. La información procede de la base de datos europea de ensayos clínicos denominada EudraCT y la proporcionan los laboratorios.

Las agencias de medicamentos de cada país de la Unión autorizan los ensayos clínicos e introducen la información proporcionada por el promotor en la citada base de datos añadiendo la opinión de los Comités Éticos de Investigación Clínica formados ad hoc.

He consultado a mis fuentes y me cuentan que esta base de datos es importante porque así un ensayo clínico aparece en la misma desde la autorización por la Agencia Española del Medicamento y tras obtener el dictamen favorable de un Comité Ético de Investigación Clínica, como acabo de explicar. Con esta base de datos se garantiza que los ensayos clínicos que no obtengan resultados favorables al fármaco estudiado (generalmente el que vende el promotor), se retiren de la circulación.

Esto ha ocurrido en bastantes ocasiones, sustrayendo al público el conocimiento de que tal fármaco no funcionó en determinado ensayo clínico. La ética de la medida consiste en que se evita que un fármaco siga vendiéndose como eficaz cuando un ensayo clínico demostró que no era eficaz.

Es una magnífica medida para seguir las evoluciones de lo que es eficaz y seguro, y de la otra importante y abundante zona desconocida: sacar a la luz cuándo no son eficades o no seguros.

Más info: En el libro Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos peligrosos y juegan con la enfermedad.

11 Comentarios a “Un freno a los medicamentos peligrosos e ineficaces”
  1. Roderich

    Tomas no le voy a contestar en terminos cientificos porque usted no cumple con los minimos requisitos del respeto y del dialogo, pero si quiere usted mejorar en cuanto a humanidad y buen hacer dese un vistazo a los excelentes escritos de Elias pues este señor da clases de buen escribir y de respeto al projimo.
    Personas como Elias son adornos a cualquier sociedad, sin embargo hay otro tipo de personas que desgraciadamnte sobran, todo lo enredan.

  2. Elias

    Maribel me ha gustado el video, cualquiera que tenga animales sabe que ellos también tienen alma, será posiblemente distinta a la nuestra pero el mismo Principio la sostiene, a veces nos superan en amor y entrega, no estaría mal que aprendiéramos algunas cosas de ellos. Una reflexión: expresar una opinión en un tema, sea esta la que sea, estemos o no de acuerdo con ella no es comparable a hacerlo sobre una persona en particular descalificando, menospreciando o directamente insultando, todo eso está de más, máxime cuando se puede libremente argumentar y en su caso refutar lo que ésta ha escrito. “No estoy de acuerdo con lo que dice pero defenderé su derecho a decirlo“, es un principio que no deberiamos olvidar. Todos podemos equivocarnos, es inevitable, pero respetar a los demás sí que está siempre en nuestra mano.

  3. Tomas

    Dice Roderich: “Las dos medicinas de las que hablamos usan en realidad la misma medicina base, el efecto placebo, solo que la homeopatica no emponzoña por lo tanto es superior”. Y se queda tan fresco.

    ¡Cuánta soberbia! ¡Cuánta maldad!
    Claro hombre, dí que sí, que todo es efecto placebo: el descubrimiento de la penicilina es puro placebo, la erradicación de la viruela es placebo…

    Qué nivel de miseria moral.

  4. Maribel

    Después de leer algunas opiniones, he ido a “El hospital responde” donde una mujer ha dejado este link para que podamos ver este video, me ha parecido la mejor respuesta a estas opiniones, incluso pienso que os puede hacer cambiar de opinión, lo copio entero:
    Quiero aprovechar para dejar el video de esta mujer Olga Porqueras, para los que dudan de la efectividad de determinados tratamientos:

  5. Elias

    Es mucho presuponer que por expresar una opinión a favor o en contra de un determinado artículo sobre el tema que fuere, se le da o no un disgusto al autor de dicho escrito. Que yo, por ejemplo, pueda pensar que en su cúspide la medicina alopática está en manos de desaprensivos y criminales industriales que solo quieren lucrarse y que tienen como rehenes a los profesionales que de buena fe intentan hacer dignamente su trabajo no creo que le de un disgusto a nadie (de momento, cuando seamos legión puede que si se lo demos a algunos), como a mi no me lo da que piense alguien lo contrario. Por cierto en este artículo no se habla de homeopatía, mirad empieza así: “Durante los últimos años se han publicado en revistas científicas de prestigio informaciones que llamaban la atención sobre prácticas realizadas por laboratorios farmacéuticos para encubrir los resultados negativos obtenidos en ensayos clínicos…” si se lee hasta el final se entera uno de lo que dice. Salud a todos.

  6. Roderich

    Antonio sobre su escrito del 29 de marzo:
    Aunque no estoy muy de acuerdo con la medicina homeopatica, prefiero ésta cienmil veces a la oficial, porque por lo menos la homeopatica no es mortífera.
    Como naturista prefiero la medicina natural, osea normalizar funciones porque normalizando funciones se curan las enfermedades, todo lo demas son patrañas y cuentos de viejas.
    Las dos medicinas de las que hablamos usan en realidad la misma medicina base, el efecto placebo, solo que la homeopatica no emponzoña por lo tanto es superior. Nosotros los naturistas llamamos a la homeopatica los comicos de la medicina, pero la otra, la oficial es un asesinato en masa.

  7. Antonio

    Sin ser la misma persona, y a pesar del disgusto dado al autor de este blog, no puedo estar más de acuerdo con Intrigado. Basta ver los anunciantes que aparecen en los márgenes para saber de que cuerda es el blog.

    Referencias, por poner una que resume muy bien el tinglado homeopático, “Bad Science”, Ben Goldacre, Capítulo 4.

    “Parafernalia homeopática”=bolitas de pan=pastillas de placebo=cantidad tan infinitesimal de principio activo que la dosis suministrada no contiene ni una sola molécula de dicho principio=medicina de la edad media.

  8. Intrigado

    Vamos, que la medicina convencional -la Medicina a secas, vaya- se rige por criterios de transparencia, mientras que la homeopática y otros engendros de la pseudociencia esconden el hecho de que carecen de efectos beneficiosos.

    • Miguel Jara

      Intrigado, está claro que o no has leído nada de este blog, incluido el post que comentas o no te enteras de nada porque la absoluta mayoría de lo publicado es sobre la falta de transparencia en especial en el ámbito de la salud y la ecología. De lo cual deduzco que escribes para provocar. Además, utilizas términos despectivos, poco respetuosos, demagogos, sin aportar datos concretos, sin documentar tus afirmaciones. He publicado tu comentario porque es el perfecto ejemplo de comentario no bienvenido.

      Espero que esto lo entiendas.

  9. Sina

    Antonio no sé qué quieres decir con eso de “parafernalia homeopática“, ¿te puedes explicar?

  10. Antonio

    Excelente noticia.
    A ver si pronto se establece un registro similar para toda la parafernalia homeopática y todas las que se demuestran no efectivas son retiradas de la circulación.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.