En diversas ocasiones hemos publicado sobre los daños de los fármacos antibióticos, y en concreto los estragos que están causando un grupo de estos: Las fluoroquinolonas.

Es cierto que Sanidad ha advertido de sus graves daños, pero como hace casi siempre, con tibieza, sin tomarse en serio el asunto. Reconoce que están causando mucho sufrimiento pero no hace casi nada por remediarlo.

Las fluoroquinolonas se asocian a reacciones adversas que, aunque se presentan muy raramente, son graves, incapacitantes, de duración prolongada y potencialmente irreversibles.

Contrasta la actitud de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) con lo que se hace en otros países.

En Estados Unidos, por ejemplo, los afectados por esos medicamentos están solicitando el código ICD-10 (es el acrónimo en inglés de la Clasificación Internacional de Enfermedades) para los efectos adversos por fluoroquinolonas a través de esta Fundación. Además, se han reunido con los Centros de Control de Enfermedades (CDC) y están a expensas de confirmación.

Mientras en España la prensa sigue sin conocer el caso, en USA y en diversos países de Europa sí que se publica sobre ello, tanto en periódicos o como en televisiones. Este es un ejemplo reciente:

Los distintos daños que pueden provocar las quinolonas están apoyados en estudios científicos. Una de las cosas que diferencia a este antibiótico de otros es que tienen el mismo mecanismo de acción que algunos medicamentos quimioterápicos que inhiben la topoisomerasa II, una enzima mitocondrial de enorme importancia para su mantenimiento.

Así, se sabe que inhiben la topoisomerasa II, entre otras muchas cosas, y esto daña las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular) y las células no pudiendo regenerarse adecuadamente.

Pues bien, en Inglaterra han fortalecido todavía más las restricciones de uso debido a los graves efectos de larga duración que producen esos antibióticos. Allí solo deben administrarse cuando ningún otro antibiótico sea apropiado.

Y en nuestro país vecino, Francia, la agencia que controla los medicamentos está colaborando con la Asociación de Dañados por Fluoroquinolonas, tomando más medidas y realizando estudios sobre esa relación de causalidad entre antibióticos las secuelas reportadas.

Los efectos adversos que pueden ser potencialmente irreversibles afectan a distintas áreas como: sistema nervioso central (ansiedad, despersonalización, ideas suicidas, insomnio, problemas de memoria), neuropatía periférica, daño musculoesquelético/colágeno (aneurisma y disección aórtica, dolor o rotura de tendones, dolor en músculos y articulaciones) daño mitocondrial y fatiga intensa.

Sin embargo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) realizó un estudio después de las restricciones que se impusieron en el año 2018 para intentar evitar las prescripciones fuera de indicación de estos peligrosos medicamentos. En este estudio de seguimiento España mostró las peores cifras con la tasa más alta de prescripción.

Tras este análisis, la EMA publicó un recordatorio para los médicos sobre los graves y potencialmente irreversibles daños por fluoroquinolonas.

Como recuerdan varias personas afectadas en nuestro país:

La Agencia Española dice los médicos son ampliamente conocedores de los graves efectos de estos antibióticos.

Pero los afectados sufrimos la negación constante de sus efectos por parte de la clase médica».

Afectados por fluoroquinolonas en España.

Un problema existente es que hay muchas personas ni saben que son afectados por fluoroquinolonas porque la mayoría de los daños que generan no son inmediatos tras la toma, y sus efectos pueden retrasarse durante semanas o meses después de que una persona acaba de tomarlo. No es como con otros medicamentos, que sus daños son visibles enseguida.

Por lo que muchos afectados no atan cabos y son diagnosticados de enfermedades de etiopatogenia desconocida como fibromialgia. «El problema es que aquí somos muy pocos conscientes de la causa de esos problemas de salud crónicos y limitantes que nos comenzaron de la nada», concluyen estas personas dañadas.

Si tiene algún problema con estos tratamientos contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos.

Leer más...

El Ministerio de Sanidad español está impulsando el denominado Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN). ¿Qué es la resistencia a los antibióticos? Pues que como hay un sobreuso de los mismos unido a una mala utilización, está muriendo la gente porque no les hacen efecto.

Y es que las bacterias «malas» están entrando en nuestros organismos y se encuentran que, para combatirlas, usamos otras bacterias a las que ya conocen y les resulta fácil resistir a su influjo, con lo cual la infección prosigue de manera fatal. Sí, en pleno 2023 se puede morir por una infección.

Es una epidemia silenciosa. Alrededor de 4.000 personas mueren cada año en España como consecuencia de infecciones provocadas por bacterias resistentes, el cuádruple de muertes que las causadas por accidentes de tráfico.

Pues bien, uno de los grupos de antimicrobianos más peligrosos son las denominadas fluoroquinolonas. Así lo explican desde Sanidad:

Ya lo véis, pueden causar efectos secundarios

incapacitantes y de duración prolongada en sistema musculoesquelético y sistema nervioso».

Ministerio de Sanidad de España.

Cada vez aparecen más personas dañadas. La última vez que he hablado con una ha sido esta mañana. Y en Francia una decena de afectados han demandado por los daños recibidos.

En este post que escribí hace unos meses os cuento más sobre sus daños:

Comienzan las demandas por los daños de los antibióticos fluroquinolonas

Si usted o algún familiar o conocido ha sufrido daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Leer más...

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está avisando de un alto riesgo de expansión del brote de ántrax declarado en Zambia. Desde el 20 de noviembre de 2023, han sido confirmadas cuatro muertes y 684 casos sospechosos.

Existe, siempre según la OMS, un riesgo «considerablemente alto» de que traspase fronteras dado el frecuente desplazamiento de animales y personas.

Y dicen que las cifras ya superan a las de la última epidemia a gran escala en el país africano, que se registró en el año 2011 con un total de 511 casos sospechosos. Los brotes epidemiológicamente relevantes han sido escasos: ahora, sin embargo, los casos en humanos han aumentado hasta cifras nunca antes vistas en ese estado africano.

El ántrax es una enfermedad causada por una bacteria llamada Bacillus anthracisSe trata de una zoonosis (una enfermedad que se transmite de animales a humanos).

Es una infección de la piel que a menudo compromete un grupo de folículos pilosos. El material infectado forma una protuberancia, la cual se presenta en lo profundo de la piel y generalmente contiene pus. La bacteria se disemina con facilidad pues se trasmite por esporas.

Zambia es un país con altos niveles de pobreza y la infraestructura sanitaria, así como la disponibilidad de vacunas y medicamentos es escasa. Todos ello contribuye a que no sea fácil contener estos brotes.

Y claro, cuando aparece una nueva amenaza de epidemia (vamos a acabar por acostumbrarnos hasta perderles el miedo) toca saber qué tratamientos están disponibles para hacerle frente.

No sé si lo recordáis, pero en el año 2001, tras los atentados contra la Torres Gemelas se produjo una alarma por la expansión de cartas con el temido bacilo del ántrax que unos supuestos terroristas estarían usando para cometer atentados.

Por entonces, apareció como «antídoto» para prevenir el ántrax el antibiótico Cipro (ciproflxacino) de Bayer.

Después de los primeros casos de ántrax, el gobierno de Estados Unidos quiso comprar mil millones de tabletas de Cipro y Bayer aumentó su producción.

Pero el precio de la tableta que el consorcio vendía al ministerio de Salud de Estados Unidos era de 1,77 dólares.

Al surtir mil millones de tabletas, las ganancias para Bayer serían de mil 770 millones de dólares. Un negocio redondo, considerando que el precio de producción de una tableta de Cipro es de unos cuantos centavos. Washington se negó a pagar ese precio.

La confrontación no se hizo esperar y el gobierno de George Bush hizo un amago similar a lo que hacen el gobierno de George Bush hizo un amago similar a lo que hacen muchos países y no sólo en vías de desarrollo como BrasilSudáfrica o India, emitir licencias obligatorias de ese fármaco, que es una práctica legal. Es decir, estatalizar el medicamento por motivos de salud pública.

Philip Mimkes, miembro de Coordination Gegen Bayer-Gefahren (Coordinación Contra los Peligros de Bayer) -organización no gubernamental que da seguimiento a las operaciones de esta empresa farmacéutica-, contó la historia de esa negociación.

Claro, han pasado muchos años ya de eso, y hoy ciprofloxacino es un medicamento denostado, pues se trata de una fluoroquinolona y el Gobierno español hoy hace campaña contra ellas:

Sanidad advierte de la peligrosidad de algunos antibióticos muy usados, como las fluoroquinolonas

El ántrax tiene sus peligros… y alguno de sus tratamientos también. Los medicamentos disponibles hoy para el ántrax son diversos antibióticos y las antitoxinas.

También existe una vacuna llamada Biothrax.

Solo una, y es un fármaco muy antiguo ya que fue autorizado en 1970 como prevención para personas con alto riesgo de exposición al patógeno, especialmente trabajadores de laboratorios de bioseguridad.

La indicación se amplió en 2015, en plena alerta por el terrorismo yihadista tras los atentados de París, así que también se podrá aplicar a personas que ya han sufrido un ataque

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra el ántrax? Las vacunas, como cualquier medicamento, podrían causar un problema grave, como una reacción alérgica fatal. El ántrax es una enfermedad muy grave, y el riesgo de que la vacuna provoque un daño grave es extremadamente pequeño. Al igual que sucede con cualquier vacuna, se han informado otros problemas graves.

Eso por lo que respecta a los humanos, porque luego está Antravax, para los animales. Según su ficha técnica, hay que tener cuidado en su aplicación porque puede contaminar al humano al llevar el virus atenuado. Lleva aluminio para potenciar su efecto (sustancia peligrosa para la salud), y uno de cada diez animales, vacas y ovejas, padecen efectos secundarios.

Leer más...

Las bacterias «malas» están entrando en nuestros organismos y se encuentran que, para combatirlas, usamos otras bacterias, fármacos antibióticos, que ya las conocen y les resulta fácil resistir a su influjo. En ese caso la infección prosigue de manera fatal.

Está habiendo un problema con los medicamentos antibióticos; en pleno 2023 se puede morir por una infección.

Os lo contábamos hace poco en esta publicación, centrada en uno de los grupos de antimicrobianos que más daños causan por sus efectos secundarios, las fluoroquinolonas:

Sanidad advierte de la peligrosidad de algunos antibióticos muy usados, como las fluoroquinolonas

España presenta la tasa más alta de prescripción de fluoroquinolonas atención primaria en comparación con países de nuestro entorno. Y esta familia de antibióticos sintéticos se asocia con graves efectos adversos, además del problema de salud pública que supone la resistencia antimicrobiana que hemos explicado.

Su consumo ha bajado, pero aún así el año pasado fue uno de los grupos de antibióticos más utilizados, con un 9,5% de las dosis diarias de estos fármacos por cada 1.000 habitantes.

Las fluoroquinolonas disponibles en España son ciprofloxacino, delafloxacino, levofloxacino, moxifloxacino, norfloxacino y ofloxacino. Se utilizan para infecciones cutáneas, óseas y articulares, así como infecciones de vías respiratorias, urinarias, del aparato genital y gastrointestinal.

Y, según la EMA (Agencia Europea de Medicamentos), somos los que peor lo hacen en Europa con estos tratamientos:

NO se recomiendan su uso para tratar infecciones leves o autolimitantes y tampoco se deben prescribir para tratar infecciones leves o moderadas como o faringitis, amigdalitis y bronquitis aguda, cistitis no complicada, infecciones recurrentes de vías urinarias bajas, exacerbación aguda de bronquitis crónica y de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Atentos a esto último porque esta práctica está muy extendida. Como cuenta este médico, la indicación de las fluoroquinolonas para tratar infecciones bacterianas, como la neumonía o la EPOC, debe regirse por criterios muy específicos y basados en la evidencia científica, ya que pueden producirse efectos adversos inmediatos y graves, como las arritmias cardíacas.

Dicho galeno advierte que los médicos no están bien informados sobre los daños de este grupo de medicamentos.

Además, es difícil identificarlos porque la mayoría de efectos secundarios, sobre todo la afectación tendinosa y sobre el colágeno, como los aneurismas de aorta, la disección aórtica y los desprendimientos de retina, no se ven inmediatamente, sino que pueden aparecer semanas después de haber finalizado el tratamiento.

Así que recordad:

Si usted o algún familiar o conocido sufre daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Leer más...

Las fluoroquinolonas son un tipo de antibióticos que se utilizan para tratar infecciones bacterianas graves. 

Sin embargo, se han identificado varios problemas asociados con su uso y ello ha llevado a una decena de personas a demandar en Francia por los daños recibidos.

¿Cuáles son esos problemas?:

  • Efectos secundarios graves: Las fluoroquinolonas pueden causar efectos secundarios graves que involucran los tendones, músculos, articulaciones, nervios y el sistema nervioso central. Algunos de estos efectos secundarios incluyen ruido o zumbido en los oídos, problemas de la visión, erupción cutánea, sensibilidad de la piel a la luz solar, dolor de cabeza, problemas para dormir, entre otros.
  • Resistencia bacteriana: A medida que ha ido aumentando el uso de fluoroquinolonas, ha ido apareciendo resistencia en algunas bacterias. Esto significa que las bacterias se vuelven más resistentes a los antibióticos y pueden ser más difíciles de tratar.
  • Lesiones de los cartílagos en niños: Estos fármacos se han considerado tradicionalmente contraindicados en los niños porque pueden causar lesiones de los cartílagos.
  • Riesgo de insuficiencia valvular y regurgitación cardíaca: Las fluoroquinolonas de administración sistémica o inhalada pueden aumentar el riesgo de insuficiencia valvular y regurgitación cardíaca.

Por todo ello una decena de pacientes han presentado una denuncia en Francia por lesiones involuntarias y engaño agravado. Se consideran víctimas de los graves efectos secundarios de esta clase de antibióticos y además, les fueron recetados sin indicación médica.

¿Qué problemas les han provocado?: tendinitis, aneurismas, trastornos neuropsiquiátricos y daños en el sistema nervioso.

En España también hay personas afectadas. El Bufete Almodóvar & Jara lo estamos investigando.

Si usted o algún familiar o conocido ha sufrido daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Leer más...