El Proyecto SCoPEX, el experimento insignia de geoingeniería solar de la Universidad de Harvard, se ha clausurado.

Se trata de una serie de pruebas que iban a hacerse a cielo abierto, con técnicas de geoingeniería que se usan para la llamada Inyección Estratosférica de Aerosoles, e intentar bloquear parcialmente el sol. Se pretendía así disimular las altas temperaturas ocasionadas por los denominados gases de efecto de invernadero

Aunque parezca una locura, la citada inyección estratosférica de aerosoles es una propuesta teórica de geoingeniería solar para rociar con diminutas partículas reflectantes la estratósfera. Esta es la capa superior de la atmósfera terrestre.

Lo que se intenta conseguir es «tapar el sol» para bajar un poco la temperatura del planeta reflejando la luz solar hacia el espacio.

Las partículas reflectantes serían dióxidos de azufre (las más estudiadas), sal finamente pulverizada o carbonato de calcio. Se haría desde aviones, disparando las partículas con cañones de artillería o utilizando grandes mangueras para llegar al cielo.

Lo que se pretende es controlar parte de la radiación solar entrante en la Tierra emulando las nubes de polvo ricas en azufre que permanecen en la atmósfera tras grandes erupciones volcánicas. Pero claro, a diferencia de una erupción volcánica, la inyección estratosférica de aerosoles supone la contaminación constante con esas partículas.

Ninguno de estos enfoques de geoingeniería solar aborda las causas de la actual crisis climática.

Foto de Pixabay.

Pese al peligro de estas pruebas en 2023 se realizaron en México experimentos ilegales basados en la investigación de David Keith, creador del proyecto SCoPEx. Tras ello, el país centroamericano prohibió los ensayos de geoingeniería solar a cielo abierto. 

La cancelación del proyecto SCoPEx es un triunfo de las organizaciones de la sociedad civil y de pueblos indígenas que oponen resistencia a los proyectos de geoingeniería solar.

Detener los experimentos a cielo abierto es crucial ahora que varios países como Estados Unidos, Israel, Canadá y Reino Unido anunciaron planes para avanzar la investigación sobre geoingeniería solar.  

Silvia Ribeiro, Directora para América Latina del Grupo ETC.

El objetivo de los experimentos de geoingeniería solar es que esa tecnología avance hacia su despliegue a gran escala. Los resultados de esos experimentos es difícil que revelen sus verdaderos impactos ambientales, económicos y sociales.

En realidad, son una coartada para que los países y los sectores industriales más contaminantes continúen con sus negocios como siempre. Es decir, en lugar de encaminarnos hacia modelos económicos ecológicos hacer de que algo cambia (tapar el problema) para que todo siga igual.  

La geoingeniería solar implica graves impactos para la naturaleza, la biodiversidad, la salud, la seguridad alimentaria e incluso para la seguridad nacional y el balance geopolítico del mundo. Nadie sabe qué puede ocurrir si a alguien se le ocurre «tapar el sol».

Hay muchas razones sociales, políticas y ambientales para no permitir ninguno de los experimentos a cielo abierto, y más de 500 científicos han argumentado y propuesto un Acuerdo Internacional de No-Uso de la Geoingeniería solar.

Leer más...

La geoingeniería climática cuenta cada vez con más detractores, por suerte. La ingeniería del clima son una serie de técnicas para alterar deliberadamente los ecosistemas planetarios mediante la manipulación a gran escala de los sistemas climáticos.

Se trata, como he explicado en otras ocasiones, combatir el cambio climático, pero SIN ENFRENTAR SUS CAUSAS. Lo que podemos llamar «solucionismo».

Una de estrategias locas, es la geoingeniería solar, también llamada Manejo de la Radiación Solar (MRS). Son un conjunto de propuestas tecnológicas para impedir que parte de la luz del sol llegue a la Tierra, con el fin de reducir la temperatura global.

La más conocida de las técnicas propuestas es la Inyección Estratosférica de Aerosoles, que consiste en inyectar dióxido de azufre (un refrigerante que también erosiona la capa de ozono) y diseminarlo en la estratosfera. 

Pues bien, el lobby de la geoingeniería ha actuado estos días en la última reunión de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, en Kenia.

Según cuentan los activistas de ETC Group, la resolución de Suiza sobre Modificación de la Radiación Solar podría parecer una simple convocatoria neutral para constituir un grupo de expertos sobre MRS.

Sin embargo, dicho grupo ha sido un caballo de Troya para el avance de la geoingeniería solar, al crear una plataforma para que los promotores de la geoingeniería se volvieran la principal referencia en los debates globales sobre MRS.

Un tema subyacente, pero central en la controversia sobre la resolución propuesta por Suiza, es qué información y qué tipo de investigación de geoingeniería solar se debería tener en cuenta. Países como Estados Unidos, Canadá  y Arabia Saudita presionaron para que se compilara información no sólo sobre los riesgos, si no también sobre los beneficios del manejo de la radiación solar.

Los mismos países insistieron en que esa información debería provenir de ciertas fuentes, agencias y programas que ellos quería establecer en el texto, en su mayoría dirigidos por defensores de la geoingeniería”.

Neth Daño, directora para Asia del Grupo ETC. 

En contraste, el Grupo de negociadores de África, respaldado por Colombia y otros países del Sur Global, planteó la urgencia de establecer un mecanismo que garantice el no-uso de la geoingeniería solar.

Además, señalaron la necesidad de solicitar y recopilar conocimientos sobre la MRS de los gobiernos del mundo y que sean accesibles a todos los países.

Esto contribuiría a crear un repositorio de información que podría hacer frente a la falta de transparencia de quienes llevan a cabo investigaciones y experimentos, y a la falta de acceso a información multidisciplinaria sobre geoingeniería solar. 

Canadá, Reino Unido y Estados Unidos están invirtiendo en nuevas investigaciones sobre geoingeniería solar mediante instituciones públicas y permitiendo o apoyando iniciativas privadas.

Si bien estos países plantean apoyar investigaciones sobre los riesgos de la tecnología, también han expresado su intención de estudiar los beneficios potenciales y cómo desarrollarla. Estos son pasos hacia un despliegue a gran escala de la geoingeniería solar”.

Silvia Ribeiro, Directora para América Latina del Grupo ETC. 

Si os fijáis son los países más ricos y por lo tanto, los más contaminantes y que más contribuyen a la actual crisis climática.

Por el contrario, el Grupo Africano, México, Fiji, Pakistán y varios países del Sur Global, a menudo respaldados por la Unión Europea, plantean reafirmar el enfoque precautorio, afirmar la moratoria del Convenio sobre la geoingeniería ya existente y establecer una base para no permitir los experimentos a campo abierto.

México, en concreto, planteó integrar en la resolución la condena de los experimentos de geoingeniería solar.

Como el de 2023, que violó la soberanía y los territorios y derechos indígenas: se liberó dióxido de azufre desde globos meteorológicos, como experimento para «impedir» que el calor del sol llegue a la tierra.

Varios países que son grandes emisores de gases de efecto invernadero (GEI) y por tanto, causantes del cambio climático, también presionaron para que la resolución se basara en un marco sumamente estrecho, que sólo compararía los riesgos de la geoingeniería solar con los riesgos del cambio climático.

El pasado 29 de febrero de 2024, tras varias rondas de discusiones, quedó clara la enorme diferencia entre estas dos perspectivas sobre la geoingeniería. Finalmente, la negativa de Estados Unidos y otros países a incluir el principio de precaución y mientras que  promueven la investigación en geoingeniería solar, hizo imposible llegar a ningún acuerdo, y obligó a cancelar toda la propuesta.

Leer más...

Os ofrezco otra entrega de las #CartasaElla, el proyecto con el que estoy y que reúne un montón de cartas que un abuelo, desde su experiencia, escribe a su nieta Ella inspirado en diferentes aspectos de la sociedad contemporánea. La anterior se titula La historia del método científico que es la base de la investigación hoy. Hoy se centra en el fenómeno del «solucionismo» y escoge como ejemplo el cambio climático.

Leer más...

Un tuit de la presentadora de Televisión Española (TVE) Raquel Martínez sobre los denominados «chemtrails» provocó este artículo de eldiario.es que niega el fenómeno. Chemtrails es la manera popular de llamar a las estelas nubosas que dejan en el cielo los aviones no se sabe con qué intención. En el post del periódico on line se insiste en que todos los rastros que dejan los aviones son sólo estelas de condensación.

Leer más...

Las estrategias exitosas (aunque de dudosa moralidad) de una parte de la industria farmacéutica son copiadas por otro lobbies. ¿Qué hace ante las enfermedades la parte más codiciosa del sector? Apuesta por tratamientos que más que estar encaminados a curar, su objetivo es intentar convertir al paciente en adicto a los medicamentos para asegurarse buenas ventas. Bueno pues de lo que va el post hoy es de lo mismo pero aplicado a algo tan descabellado como el control del clima por medios tecnológicos.

Leer más...