Publica La Vanguardia un reportaje titulado ¿Los nuevos contadores digitales ayudarán a ahorrar energía y dinero? Se refiere cómo no a los nuevos contadores eléctricos de telegestión, “inteligentes” o smarts meters, como quiera llamárselos.

El texto tiene un enfoque más por el lado del consumo y es curioso que hay fuentes como el ingeniero y emprendedor del sector eléctrico, Jorge Morales, que concluyen que este nuevo servicio es “inútil” para el ciudadano, además de calificar en su blog de “tontos” a estos aparatos. Lo cierto es que si funcionan bien los contadores que ya tenemos, para nosotros como ciudadanos no hay apenas ventajas. Sí para las compañías eléctricas (o de agua, de gas, etc, que también los instalarán), para ellas hay muchas ventajas.

A los que os interese más la parte de consumo tenéis bastante información en el trabajo del diario catalán. Pero la nueva red “inteligente” que tratan de instalar las compañías eléctricas (más bien listilla por aquello de que están dándose casos de cobros desmesurados en las nuevas facturas) conlleva otros muchos aspectos complejos.

Uno de los que también cita el reportaje es el relativo a la seguridad de nuestros datos personales. Las leyes los protegen con ahínco pero en el caso de los contadores lo que falta es un desarrollo legislativo concreto en la materia que la Unión Europea (UE) recomienda hacer para proteger nuestros derechos.

Y por lo que respecta a la posible contaminación electromagnética que producen y que hay que sumar a la ya existente, el reportaje cita de manera crítica que las redes “inteligentes” que están instalándose funcionan mediante un sistema de transmisión de datos denominado PLC. Éste consiste en aprovechar la red eléctrica convencional, los cables, para conocer nuestro consumo. En este aspecto no hemos entrado todavía en este blog pero lo haremos en breve.

Lo que sí que yo no sabía y me ha llamado la atención es que

En el caso de los consumos contratados superiores a 15 kW, el sistema de transmisión de datos más utilizado es el GSM/GPRS -basado en comunicaciones móviles-.

El contador, que sólo es una parte de la red de telegestión, funciona con una antena con un número de móvil asignado que se comunica una vez al mes con el receptor de móvil más cercano, al que envía la información de consumo. Como en teoría sólo se enviaría la información una vez al mes (aunque eso es imposible saberlo pues son las compañías las que los programan) no estaríamos tratando de una alta contaminación. Insisto no obstante, que sería acumulable a la ya existente.

Escribo que me ha sorprendido porque según la información oficial de Endesa e Iberdrola, sus contadores NO emiten microondas. Está visto que una parte SÍ.

Como sabréis, en el Bufete Almodóvar & Jara llevamos a cabo una campaña de información y jurídica sobre estas nuevas redes de telegestión que está abierta a adhesiones. El objetivo que nos hemos propuesto es defender los derechos ciudadanos. Hay muchos implicados. Existe un buen grupo de personas afectadas que se han unido. Ya les hemos entregado un borrador del informe jurídico que servirá de base para próximas acciones legales. La semana que viene vamos a hacer una entrega mejorada del mismo.

El fin es desarrollar un movimiento cooperativo, una de cuyas ventajas es el enorme abaratamiento de los costes (hemos establecido una cuota fija que da derecho a recibir el informe jurídico profundo del caso, una consulta concreta con los abogados y un importante descuento al inicio de acciones, de 100 euros, 300 si se trata de una asociación).

Cuantos más seamos más fuertes. Informaros en el correo bufeteram@bufeteram.com 

Leer más...

Las compañías eléctricas ya están instalando los nuevos contadores de telegestión, también llamados “inteligentes” (para lo que quieren claro, pues pueden errar en la factura hasta en un +488%) o inalámbricos. Tienen tiempo pues el Gobierno les ha favorecido con la imposición vía Real Decreto y la fecha de conclusión de la “Operación Contador de telegestión” es 2018.

En los Estados Unidos (EE.UU.) comenzaron a instalarlos hará unos dos años y está produciéndose un desastre de salud pública (el principio de precaución actúa sobre un daño mayor y exponencial futuro/previsible). Un juez de Colorado (Estados Unidos), incluso, ha dictaminado que los contadores de telegestión de una compañía eléctrica no demuestran ningún beneficio para el usuario. Me temo que una de las posibles soluciones pasa porque ayuntamientos comprometidos con la salud de sus vecinos preparen ordenanzas en las que se anteponga el principio de precaución.

Al menos hasta que las empresas eléctricas demuestren que tienen pruebas científicas de que no existe ningún efecto dañino sobre la salud humana, algo que por ahora no ocurre. Además de los problemas con la info en salud también necesitamos que se aclaren posibles estafas que han tenido que ver con los “anteriores” contadores, los mecánicos.

En StopSmartMeters.org podéis encontrar buena info e ideas para la “insumisión contadora”. In Spain hemos comenzado una campaña gracias al grupo de personas que ha decidido invertir salud y dinero en ello. El lunes cerramos la contabilidad y existe viabilidad para hacer un estudio jurídico y técnico profundo sobre el asunto que sirva como base para las acciones a realizar.

Estamos en ello. Por supuesto no es un proyecto cerrado sino sólo el comienzo de un camino juntos. Más info en el enlace anterior y en bufeteram@bufeteram.com

Se están presentado demandas judiciales en los Tribunales de EE.UU., suele ser personas que no eran sensibles a los campos electromagnéticos y los después de la instalación de los contadores sí que comenzaron a tener molestias y a enfermar.

Huelga escribir que más vale prevenir que curar y que es mejor intentar intervenir durante el proceso de implantación, antes de que nos instalen esta tecnología, que después.

Por lo pronto, en nuestro país, la mayor compañía eléctrica Endesa, la de los errores de factura del +488%, embarga las ayudas de la Junta de Andalucía al Asilo de los Ángeles, la única institución benéfica de acogida de ancianos de Málaga. Podéis firmar la petición de change.org al respecto.

Leer más...

Un juez de Colorado (Estados Unidos) ha dictaminado que los contadores de telegestión de una compañía eléctrica no demuestran ningún beneficio para el usuario. Es un asunto más económico que de salud pero me interesan todos los aspectos de este y otros proyectos que además pueden dañar nuestra salud o nuestro bolsillo.

Es una sentencia muy importante pues pone en duda la legitimidad del cambio de contadores -no solo eléctricos sino que por el mismo sistema se están cambiando los de agua o gas-. La noticia ofrece más datos sobre la posible estafa que pueden perpetrar ciertas empresas de servicios básicos como los de energía.

El proyecto de las eléctricas en EE.UU. ha sido muy largo y costoso pero no demuestra que sea demasiado beneficioso, tal y como prometían, para el cliente. En ningún momento la sentencia cita los problemas de salud que pueden acarrear estos aparatos y tecnología -aspecto sobre el que, insistimos, no disponemos de estudios de impacto en la salud y el medioambiente-.

El juez, sobre todo, cita fallos a la hora de elaborar los informes de coste/beneficio para los ciudadanos. Es decir, las compañías sentenciadas, han manipulado ciertas informaciones para que el proyecto fuera más viable y a la larga ha costado mucho más dinero del que estaba presupuestado.

Por esta y otras muchas razones, en el Bufete Almodóvar & Jara, ponemos en marcha una campaña de información y jurídica para estudiar qué podemos hacer los/as ciudadanos/as ante la colocación por parte de las compañías eléctricas de los nuevos contadores de telegestión.

Leer más...

El arranque de la campaña de información y jurídica para estudiar qué podemos hacer los/as ciudadanos/as ante la colocación por parte de las compañías eléctricas de los nuevos contadores de telegestión marcha razonablemente bien. Comenzamos a recibir los primeros fondos.

Creemos que pueden sumarse más personas al proyecto; aunque cerramos la contabilidad el viernes 15 de febrero, cualquier persona o colectivo puede adherirse, es una campaña abierta

Recordad que la cuota fija que da derecho a recibir un informe jurídico profundo del caso, una consulta concreta con los abogados y un importante descuento al inicio de acciones es de 100 euros (300 si se trata de una asociación).

Como decimos el objetivo es buscar el camino que nos lleve a defender nuestros derechos en salud:

-Reconocido por Endesa, no hay estudio de impacto ambiental de esta tecnología y vamos asegurarnos solicitándolo a las instituciones pertinentes y/o a nuestros especialistas de confianza (ya estamos siendo asesorados por algunos de ellos). No sólo debemos saber que esta tecnología es nociva, hemos de documentarlo de manera irrebatible (al menos así trabajamos en el Bufete Almodóvar & Jara). No conocemos los precios aún, intentaremos que sean los más ajustados posible, por eso es importante que exista un fondo económico para ello.

-Como es clave documentar técnicamente la insalubridad de estos aparatos hemos consultado sobre una posibilidad práctica de paralizar la instalación de manera momentánea y existe una manera.

-Por supuesto, consideramos clave que se garantice la protección de datos de los clientes a los que instalen los contadores.

-La idea es crear la Plataforma de Afectados por los Contadores de Telegestión (PACT).

Las personas interesadas podéis ingresar el importe citado en nuestra cuenta de la entidad de “banca ética” Triodos Bank 1491 0001 21 2002410229. Indicad como Concepto “Contadores” y enviadnos el justificante de ingreso por correo a bufeteram@bufeteram.com Para los ingresos desde fuera de España: IBAN de la cuenta ES79 1491 0001 21 2002410229 y Código SWIFT: TRIOESMMXXX. Titular Miguel González Jara.

Tambien podéis hacerlo, si os resulta más cómodo, a través de PayPal, el correo de la cuenta es traficantesdesalud@gmail.com

Todo lo publicado en el blog sobre estos contadores de telegestión.

Esperamos que os unáis a la campaña como quienes ya lo han hecho.

Leer más...

Leed esta Resolución de la Junta de Andalucía. Certifica que el contador telegestionable de Endesa instalado hace poco en la vivienda de un ciudadano de Cádiz tiene un error de +488%. Esto implica que por cada kilowatio por hora (kWh) consumido por el usuario, el contador marca 1 + 4,88= 5,88 kWh.

Al habla con el ingeniero industrial experto en electricidad Antonio Moreno (no dejéis de leer su web en la que explica la estafa que practican con los contadores las compañías eléctricas) me cuenta que

“un error tan brutal demuestra que Endesa instala sus contadores sin haberlos verificado previamente (el contador telegestionable de Endesa no tiene ningún precinto metrológico, que es el que garantiza que el contador ha sido verificado antes de ser instalado)”.

Como periodista especializado en el tema de la contaminación electromagnética y como socio fundador del Bufete Almodóvar & Jara, he recibido muchas consultas sobre la instalación por parte de las compañías eléctricas de los nuevos contadores de telegestión, también llamados “inteligentes” (y mucho, sobre todo para contar a favor de sus fabricantes).

Para los que no lo sepáis en el bufete estamos proponiendo una campaña de información y jurídica para estudiar qué podemos hacer los ciudadanos ante esto, la colocación por parte de las compañías eléctricas de los nuevos contadores de telegestión. ¿Estáis dispuestos a pagar más todavía a las compañías eléctricas? ¿sabéis el impacto en vuestra salud de estos nuevos contadores? ¿estáis seguros de que vuestros datos personales no serán utilizados con fines dudosos?

Apuntaros a la campaña: bufeteram@bufeteram.com 918515301 y 600029959 (asunto Contadores).

Leer más...