Trastorno bipolar Archivo

Un artículo de la asociación de profesionales sanitarios No Gracias, cuenta cómo los especialistas en la vigilancia de los daños que provocan los fármacos, la farmacovigilancia, han reconocido su fallo en el caso Depakine. Este es un medicamento del laboratorio Sanofi que está causando multitud de malformaciones en bebés, cuyas madres lo tomaron para la epilepsia o el trastorno bipolar cuando estaban embarazadas.

Leer más...

El camino hacia la extinción del medicamento para la epilepsia y el trastorno bipolar Depakine, del laboratorio Sanofi, sigue su curso con paso firme. Ahora es el Reino Unido quien ha prohibido su uso en mujeres de cualquier edad mientras sean fértiles. La decisión se produce tras conocerse (en realidad esto es ya antiguo) que ha provocado miles de malformaciones en bebés cuyas madres lo […]

Leer más...

Los daños provocados en bebés por el medicamento Depakine (ácido valproico), del laboratorio Sanofi, van a marcar época. Literalmente (y por desgracia). Lo que hasta ahora hemos descubierto podría ser solo sería la punta del iceberg del escándalo porque estamos ante la trágica posibilidad de una ampliación enorme del daño producido por el Depakine: su efecto dañino podría afectar hasta a tres generaciones (hijos, nietos […]

Leer más...

Tras la explosión mediática del escándalo por las malformaciones en bebés cuyas madres tomaron el medicamento Depakine durante el embarazo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) toma medidas pero no retira el tratamiento del mercado. Las agencias reguladoras permiten su venta ¡desde hace casi medio siglo! cuando existen miles de familias dañadas. Es necesario crear un movimiento crítico que trabaje por cambiar esta situación de […]

Leer más...

Hace unos días publiqué de nuevo sobre el fármaco Depakine, para la epilepsia y el trastorno bipolar, que es muy peligroso sobre todo para embarazadas. Se calcula que sólo en España pueden haber alrededor de 9.000 mujeres en riesgo de que sus hijos sufran malformaciones de nacimiento y secuelas de por vida. No tardó en contactar conmigo una mujer, M. G., a quien su médico le […]

Leer más...