Hay quien ha calificado el Caso Tamiflu como una de las mayores estafas de la historia. Lo cierto es que este medicamento antigripal ha sido el protagonista durante la epidemia inexistente de gripe aviar de 2005, la pandemia de gripe A que por suerte nunca llegó de 2009 y ahora para futuras «pandemias».

Leer más...

Muy bueno el artículo de mi amigo el periodista Carlos de Prada en Estrella digitalVínculos tóxicos en Europa, sobre que los toxicólogos que han torpedeado los planes de la Unión Europea (UE) para proteger la salud de los ciudadanos han tenido vínculos con la industria química. En el centro del debate está la regulación de las sustancias que pueden volver «locas» a nuestras hormonas, los «disruptores» endocrinos: bisfenol A, ftalatos y cía., presentes en tantos artículos de nuestra vida cotidiana.

Leer más...

Ayer leí en Twitter un tuit de la Asociación Española de Vacunología (AEV) en el que anima a enviar preguntas sobre vacunación a sus expertos. Se agradece el gesto y por ello les respondí que hoy les enviaría unas cuantas a través de mi blog:

-Dado que el Gobierno de Japón ha decidido dejar de recomendar la vacuna del papiloma y que la AEV suele asesorar al Gobierno español en este asunto, por el que ha preguntado un diputado en el Congreso y se espera respuesta del Ejecutivo, ¿qué recomiendan ustedes tras conocer la postura del país asiático?

-¿Continúan pensando que la relación coste efectividad y la seguridad de esta vacuna es positiva?

-¿Saben que en Estados Unidos la administración indemniza a las víctimas de este medicamento?

-¿No sería justo desarrollar en nuestro país (y en los demás) un sistema de compensación de daños por vacunas como propone José Tuells, de la Cátedra de Vacunología Balmis del Centro Superior de Investigación en Salud Pública (CSISP) de la Universidad de Alicante? Por cierto, este especialista no está entre sus expertos siendo más especialista, si cabe, en el asunto que muchos de ellos.

-¿Conocen los informes internos de GlaxoSmithKline filtrados a la prensa que ofrecen datos preocupantes sobre la seguridad de la vacuna Infanrix hexa que incluyen decenas de muertes de bebés? El Gobierno fue preguntado por ello hace poco ofreciendo medias verdades como respuesta.

-¿Por qué creen que la Agencia Española de Medicamentos aprueba Imvanex, una vacuna para la viruela si es una enfermedad inexistente, al menos en nuestro país?

-¿Tienen constancia de la práctica inutilidad de la vacuna contra la gripe? ¿Conocen los daños documentados provocados por las vacunas contra la gripe A utilizadas durante la falsa pandemia de la idem? Sí, los conocen pues, según un informe de septiembre 2011 de la Asociación Española de Vacunología:

“En la cuarta parte de los enfermos -con narcolepsia- el laboratorio encontró anticuerpos frente al adyuvante de la vacuna, AS03”.

-Dada la amabilidad de la AEV, he aprovechado para preguntarle a un padre de niño gravemente afectado por vacunas que es cliente de nuestro Bufete Almodóvar & Jara-Bufete RAM y que estos días impulsa la Asociación Afectados x Vacunas, si tiene alguna curiosidad u observación que hacerle a los expertos de dicha asociación. Me dice:

«¿Por qué se utilizan como adyuvantes o potenciadores de los efectos de las vacunas los metales pesados como por ejemplo el mercurio (Tiomersal o Thimerosal) o sales de aluminio? Siendo potencialmente tóxicos ¿por qué no se usan otros que no lo sean?»

-Y para finalizar, pues no queremos abusar de tan gentil oferta, ¿se ha superado el brote de paperas que ha experimentado España este invierno porque la vacuna contra las paperas no era lo suficientemente efectiva?

Sé que los peor pensados creéis que no van a responderme pero yo creo que sí ¿no vivimos en una sociedad democrática? ¿No es este sano intercambio de preguntas el camino para desarrollar la mejor Ciencia? Bueno vale, el equipo de expertos de la AEV lo encabeza José Mª Bayas, que da conferencias a médicos (patrocinadas por laboratorios fabricantes de vacunas) en las que dice que estoy «obsesionado» con la seguridad de las vacunas.

Pelillos a la mar Chema, como señal de buena voluntad habrás observado que no pregunto por la financiación de la Asociación Española de Vacunología.

Leer más...

Publicábamos hace unos días bajo el título Reconocida narcolepsia en niños que recibieron la vacuna contra la gripe A. Según el informe de septiembre 2011 de la Asociación Española de Vacunología (AEV): “En la cuarta parte de los enfermos -con narcolepsia- el laboratorio encontró anticuerpos frente al adyuvante de la vacuna, AS03”.

Si esto es así, hay varias preguntas de interés: ¿en cuantos de los vacunados sin sufrir narcolepsia se encuentran esos mismos anticuerpos? ¿y en niños que no han recibido la vacuna antigripe?

Encontrar anticuerpos frente a los propios adyuvantes, como el citado AS03 en el caso de la vacuna Pandemrix (la que está ahora y desde que se utilizó para a inexistente pandemia de gripe A en el punto de mira), no sería sorprendente, ya que es una consecuencia casi lógica de la potenciación de la respuesta inmune, que es precisamente lo que se persigue con los adyuvantes.

En este sentido, recordar que en soldados afectados por el denominado Síndrome de la Guerra del Golfo se encontraron anticuerpos frente al escualeno, uno de los componentes del adyuvante AS03. La Organización Mundial de la Salud lo niega… pero también promovió una pandemia que no era tal sino más bien todo lo contrario.

Lo grave es que el escualeno también se encuentra de manera natural en el organismo humano. En diferentes tejidos. En el sistema nervioso, entre otros, cumpliendo su función. Este escualeno endógeno es atacado por los anticuerpos generados contra él por la misma vacuna de forma que se provoca una afectación en el organismo, es decir, una enfermedad autoinmune.

¿A qué anticuerpos se refiere exactamente el informe de la AEV al decir que son frente al adyuvante AS03? ¿lo son frente al escualeno? Mirad la composición de la vacuna Pandemrix (y del adyuvante AS03) según la Agencia Europea de Medicamentos. ¿Sabéis que la sección de vacunas de la AEP ha estado, si no lo está, financiada por el laboratorio GlaxoSmithKline, el fabricante de Pandemrix?

Leer más...

Primero fue la gripe aviar, después la gripe A (H1N1). El laboratorio Roche no quiere ofrecer los datos completos de los ensayos que hizo con su medicamento Tamiflu (oseltamivir), el más vendido en dichas presuntas pandemias. Por ello British Medical Journal (BMJ), la prestigiosa publicación científica, exige que se retire del mercado.

Pese a llevar años en el mercado y haber sido el fármaco de referencia para combatir dichas pandemias inexistentes de gripe, la eficacia y seguridad del medicamento de Roche aun hoy está en entredicho. Así lo ha revelado una nueva revisión de los estudios publicados hasta la fecha que han realizado en la Cochrane Library, otra de las «biblias» de la denominada medicina basada en la evidencia.

La revisión encontró que el Tamiflu podría reducir la duración de los síntomas de la gripe cerca de 21 horas, de los típicos seis o siete días que suele durar la gripe. Sin embargo, los investigadores dijeron que no podían confirmar otros dos efectos propuestos para el fármaco, a menudo citados como razones para su uso en una pandemia: reducción de las complicaciones de la gripe, como neumonía u hospitalizaciones y reducción de la transmisión del virus.
Su análisis se vio obstaculizado por el hecho de que el fabricante del medicamento no había suministrado todos los datos de los ensayos clínicos que se había comprometido a proporcionar, algo que se ha hecho de manera insistente.
¿Cómo puede ser que un medicamento cuya eficacia no está respaldada por la evidencia disponible públicamente y cuyo fabricante sucesivamente ha roto las promesas de poner a disposición pública los estudios completos sea un fármaco de referencia en su ámbito?
Todo esto ha llevado a los responsables del BMJ a solicitar la retirada del mercado de Tamiflu. Fiona Godlee, editora de la publicación, pide que se retire la aprobación de comercialización del oseltamivir hasta que el NICE, el instituto público británico que revisa los medicamentos, haya recibido y examinado tanto los datos completos de los ensayos clínicos y que estos sean puestos a disposición del escrutinio independiente.
La carta es la última incorporación a la campaña del BMJ de datos abiertos que tiene como objetivo lograr una evaluación independiente de los datos de ensayos clínicos.

Leer más...