Uno de los episodios más oscuros del caso Agreal (daños provocados por este medicamento neuroléptico) es el que protagonizó la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana. Con el doctor Esteban Morcillo Sánchez a la cabeza, trabajaron para el laboratorio productor del fármaco, Sanofi, intentando encubrirle.

El caso estaba suspendido en los tribunales y el Bufete Almodóvar & Jara lo hemos activado nuevamente. Pusimos una querella a Morcillo en nombre de las mujeres afectadas por el Agreal, que es lo que estaba parado hasta que hubiera una sentencia del juzgado civil de Valencia sobre el caso. Ahora hay sentencia firme y, por tanto, ese tribunal tiene que juzgar nuestra querella.

Lo que provocó estas acciones legales fue el peritaje del doctor Esteban Morcillo Sánchez para uno de los juicios del caso, ya pasado.

Las siete mujeres afectadas denuncian graves infracciones en la elaboración de un Dictamen de Morcillo “que consideramos pueden ser constitutivas de indicios de delito”, según cuentan.

Consideran que las debidas garantías de rigor, calidad científica e imparcialidad en las periciales de la Real Academia no se han respetado.

En su trabajo, el Dr. Morcillo omitió los documentos con valor causal, los que demuestran la relación de causalidad entre la ingesta del medicamento y los daños que sufren las víctimas y que estas le habían entregado.

Este médico en sus informes da por buenas afirmaciones del laboratorio Sanofi que contradicen lo que la propia farmacéutica respondía hace años a las autoridades sanitarias a requerimiento de estas.

Las siete mujeres demandantes, cuyas documentaciones clínicas han sido estudiadas desde el punto de vista de la causalidad por el Dr. Morcillo, tienen en común “tratamientos” con el neuroléptico Agreal en su post-menopausia. Todos ellos excesivamente prolongados (mucho más de los tres meses que Sanofi respondía a la Agencia Europea de Medicamentos que no debía usarse).

Esto lo sabemos por un dosier confidencial propiedad de Sanofi al que el Bufete Almodóvar & Jara tuvimos acceso gracias al Defensor del Pueblo Europeo y fue presentado en el juicio. El Dr. Morcillo obvió intencionadamente ese informe en su juicio de valor y ello benefició de manera clara a la farmacéutica demandada, Sanofi.

Como indican las demandantes:

Es obvio que el Dr. Morcillo tiene derecho a su propia opinión profesional. Pero entonces debe justificarla y razonarla. Lo que no es ética ni deontológicamente aceptable es resumir los casos de estas siete mujeres suprimiendo la evidencia científica que al Dr. Morcillo no le conviene”.

Por todo ello, las afectadas por el tratamiento de Sanofi denunciaron a la Real Academia de Medicina y al doctor Morcillo por delito de estafa, falsedad en la narración de los hechos, cohecho, tráfico de influencias, falso testimonio y de delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales. Ahora el tribunal valenciano deberá valorar estos hechos y sentenciarlos.

Leer más...

El Bufete Almodóvar & Jara ha presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional para defender los derechos fundamentales de un grupo de mujeres afectadas por el fármaco Agreal (un medicamento neuroléptico que se prescribió a mujeres sanas para combatir los efectos de la menopausia).

Recurren así una sentencia del Tribunal Supremo que dice que el caso está prescrito. La fiscalía no ve prescripción y, además, pidió la condena del laboratorio fabricante del medicamento, Sanofi, por lesión de derechos fundamentales de las afectadas.

Al considerarse «prescrito» nunca se ha podido llegar al fondo del asunto desde que en 2005 el Agreal fuera retirado del mercado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) por los gravísimos problemas neurológicos y psiquiátricos que causó a miles de mujeres.

La clave del caso está en el denominado «Dosier confidencial de Agreal«.

Este es un documento científico propiedad del grupo Sanofi que fue desvelado en el año 2013 mediante la publicación de un libro en el que se analizaba el contenido del mismo.

El libro fue el resultado de una investigación que llevó a cabo el prestigioso médico forense Antonio Piga y la profesora de legislación farmacéutica Teresa Alfonso, ambos del departamento de medicinal legal y forense de la Universidad de Alcalá de Henares.

Francisca Gil, presidenta de la Asociación Agreal Luchadoras, consiguió este documento de manos del Defensor del Pueblo Europeo en 2011. A partir de la publicación del libro (año 2013), un grupo de afectadas por Agreal contactan con el Bufete Almodóvar & Jara.

El abogado Francisco Almodóvar solicita entonces, en representación de siete clientas, el Dosier Agreal a la Agencia Europea del Medicamento (EMA). La EMA se lo envía en su integridad en 2014. Después siete luchadoras de Agreal aportan a un juzgado de Valencia por primera vez el «Dosier Agreal» en el año 2015, contrastado con sus historiales médicos y exploraciones físicas.

Francisco Almodóvar, abogado del Bufete Almodóvar & Jara, que lleva el caso.

Consiguen así un diagnóstico diferencial y etiológico (de procedencia de sus síndromes psiquiátricos y neurológicos) donde se atribuye el consumo prolongado de Agreal (más de tres meses) a la aparición y cronicidad de su patología denominada «Síndrome por Agreal por consumo prolongado de neuroléptico».

El diagnóstico lo realizó el Dr. Piga en 2014, acreditado por la Unión Europea y diferentes organismos internacionales. Así, en 2005 el Agreal fue suspendido de comercialización en España y más tarde, en 2007, lo suspende la UE, tras recibir de Sanofi el «Dosier Agreal».

Las siete mujeres denunciaron en 2006 por lo penal a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios y al laboratorio Sanofi. El proceso duró hasta 2009. Los jueces interpretaron que no había explicación biológica de causalidad entre sus síndromes y el consumo prolongado de Agreal.

Esos magistrados se apoyaron en un informe ficticio que elaboraron varias sociedades médicas y farmacéuticas para la Agencia del Medicamento y el laboratorio y así eximirse de responsabilidad.

El «Dosier Agreal», una vez desvelado (9 pdfs en inglés de más 400 hojas, con datos bioestadísticos, farmacéuticos, médicos, toxicológicos, tablas, etc.) tarda en estudiarse y es válido como prueba cuando se desvela.

En 2015 por primera vez en el mundo se utiliza como prueba el «Dosier Agreal», que Sanofi lo considera como CONFIDENCIAL desde que lo elaboró entre 2006 y 2007.

agreal sanofi
Las afectadas por el Agreal con el abogado Francisco Almodóvar en los juzgados de Valencia.

Antes, numerosas mujeres en España no podían probar la relación de causalidad entre sus síndromes y el consumo prolongado de Agreal. Los jueces y los médicos habían sido engañados por la AEMPS y por Sanofi, en conjunto estratégico de defensa que, a día de hoy, mantienen el fraude.

Los peritos y la defensa legal de la AEMPS y de Sanofi han ocultado en los juicios el «Dosier Agreal», el cual desvela en información proporcionada por la propia Sanofi que Agreal puede ocasionar las reacciones adversas de tipo psiquiátrico y neurológico, a la vez, si se consume durante más de tres meses. Algunas mujeres lo tomaron durante años. Esto fue negado siempre en juzgados. Ahora se desvela y descubre la información.

El poder judicial (primera instancia, segunda y Tribunal Supremo), dice que el caso está prescrito porque las mujeres deberían haber demandado por lo civil en 2005 (dice primera instancia), en 2007 (dice segunda instancia) y en 2011 (dice el alto tribunal español), pues es cuando Francisca recibe el «Dosier Agreal». Pero claro, Francisca no es experta en medicina y farmacia legal y forense, en toxicología, en farmacología, en inglés…

Las afectadas recurren ahora al Tribunal Constitucional para pedir Justicia y defender los derechos fundamentales de las mujeres que siguen luchando a pesar de la estafa y el daño al que están siendo sometidas a día de hoy.

La ley de defensa de consumidores y usuarios dice que el plazo de prescripción para reclamar responsabilidad civil al laboratorio es de tres años desde que se conoce al autor del daño. En España nunca se reconoció el Síndrome por Agreal. Se ocultó el Dosier y se impide, a día de hoy, su uso por parte de la AEMPS y del laboratorio.

El Caso Agreal es paradigmático del fraude científico farmacéutico mantenido en el tiempo.

Ellas pueden probar, al 100%, con información elaborada por el propio laboratorio, ocultada todo este tiempo, que Sanofi era el culpable y responsable. Y que lo sabía desde el inicio pues recogía casos de daños iguales a los que ellas sufren.

Leer más...

El Tribunal Constitucional admite a trámite el caso Agreal de daños producidos por este medicamento del laboratorio Sanofi. En una sentencia del año pasado la Audiencia Nacional lo había sobreseído, pero el Constitucional observa trascendencia constitucional en la delimitación de hechos que dañen derechos fundamentales relacionados con la salud. Es un caso que llevamos en el Bufete Almodóvar & Jara desde hace siete años.

Leer más...

El Tribunal Supremo (TS) tendrá que pronunciarse sobre un recurso para la protección de los derechos fundamentales de las mujeres afectadas por el fármaco Agreal, litigio que gestiona nuestro Bufete Almodóvar & Jara. Será una buena oportunidad para defender los derechos de las personas dañadas por medicamentos y productos sanitarios.

Leer más...