La Asociación Agreal Luchadoras a través del Bufete Almodóvar & Jara ha enviado varios burofaxes a cinco sociedades médicas que fabricaron el bulo de la inocuidad del fármaco Agreal cuando saltó el escándalo de sus múltiples y graves daños. Lo hicieron mediante una nota informativa de la Agencia Española de Medicamentos que luego el productor del medicamento, Sanofi Aventis, usó en todos los juicios para librarse de su responsabilidad desde entonces hasta la actualidad.

Leer más...

La ciudad de la justicia de Valencia ha acogido durante tres días el juicio por los daños provocados por el medicamento Agreal (veraliprida) del laboratorio Sanofi. Es un caso que lleva desde hace años en el Bufete Almodóvar & Jara. Os cuento cómo se ha desarrollado y nuestras conclusiones.

Leer más...

Los próximos días 28, 29 y 30 de enero, de lunes a miércoles de la semana que viene, se celebra en el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Valencia, un juicio de responsabilidad civil por daños provocados por el fármaco Agreal. Un grupo de siete mujeres han demandado al laboratorio fabricante, Sanofi, por defecto de información del producto y defecto de diseño del Agreal, así como incumplimiento contractual debido a los graves defectos intencionados del prospecto del producto.

Leer más...

El diario on line El Confidencial publica hoy que la Audiencia Nacional ha comenzado las diligencias necesarias para un procedimiento que puede llevar a otro plano la batalla legal de las usuarias del fármaco Agreal, retirado en 2005 por sus graves daños. Por primera vez, una Asociación de Afectadas pide responsabilidad penal al Grupo Sanofi, con sede en Francia. Es el resultado de una querella interpuesta por nuestro Bufete Almodóvar & Jara ante un tribunal valenciano que, dado el alcance de la causa, se ha inhibido a favor del tribunal central.

Leer más...

Las víctimas del medicamento Agreal, del laboratorio Sanofi, no se rinden y pese a que fue retirado del mercado ¡en 2005, hace 13 años! se han unido y han denunciado al Ministerio de Sanidad por vulneración de derechos fundamentales (integridad física y moral). A día de hoy, las autoridades sanitarias españolas no han reconocido los daños ocasionados por este fármaco que se recetó durante más de dos décadas para los sofocos propios de la menopausia.

Leer más...