Fármacos Neurontin y Lyrica: Más riesgo de uso de drogas, sobredosis y traumatismos graves

Hace poco os contaba que un estudio ha detectado que el consumo de fármacos gabapentinoides, como el famoso Lyrica, ha crecido un 30% en cinco años, pese a sus pocos beneficios y graves riesgos.

Ahora, un nuevo trabajo científico ha encontrado un vínculo entre las prescripciones de gabapentinoides y un mayor riesgo de peores resultados para los pacientes.

Este ensayo identificó tasas más altas de uso de drogas, sobredosis y traumatismos graves como fracturas óseas o lesiones en la cabeza, en personas que tomaron este grupo de fármacos en comparación con aquellos a los que no.

Es decir, estos medicamentos potencian las adicciones y más entre personas que ya son fumadoras o que han tenido problemas con las drogas. Cuando se introdujeron en las farmacias, se pensaba que los gabapentinoides eran medicamentos seguros sin riesgo de adicción, pero fueron reclasificados en 2019 debido a su potencial de mal uso o daño.

Así que hay que saber que las personas toman otros medicamentos para el dolor, como opioides y antidepresivos, tienen un mayor riesgo de daños si los mezclan con gabapentina –Neurontin– y pregabalina –Lyrica-, los dos gabapentinoides comercializados en España.

Y también hay que tener en cuenta que por las presiones comerciales de los fabricantes de estos productos, buena parte de la gente los consume fuera de su indicación oficial o legal.

Entre las indicaciones no autorizadas están la fibromialgia, los dolores lumbares y ciática, las migrañas o el síndrome de piernas inquietas. Y NO están autorizados en personas que ya consumen otros medicamentos, especialmente ansiolíticos o los citados antidepresivos.

Por tanto no solo están usándose más sino que además se utilizan peor, y ahora sabemos con más posibles daños (sobre todo en determinadas poblaciones).

Un ejemplo de esto último es que el 11% de las personas que los tomaban en Navarra tenían diagnóstico de asma o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). Y sucede que en enfermedades como las citadas, mezclar gabapentinoides con otros depresores del sistema nervioso central (como benzodiacepinas y opiáceos) provoca un gran riesgo de sufrir depresión respiratoria y padecer dependencia.

En mayores de 65 años su consumo también puede provocar dolencia cardiaca, edemas, mareos y un mayor riesgo de suicido y depresión… y más del 50% de quienes los toman cumplen dicha condición.

Así que graves riesgos y muy bajo beneficio, por eso algunos sanitarios apuestan por su desprescripción, dejar de darlos.

Si tiene algún problema con estos tratamientos contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.