Un antibiótico que puede provocar reacciones adversas cutáneas mortales, según Sanidad

No es lo más divertido del mundo, pero en ocasiones merece la pena leer las comunicaciones sobre seguridad de los fármacos de organismos oficiales como la Agencia de Medicamentos.

En ellas encontramos sorpresas, o no tanto. En el último boletín, la Agencia publica que un antibiótico, la cefotaxima, puede provocar reacciones adversas cutáneas graves.

Y es que se han notificado daños cutáneos graves, incluida la pustulosis exantemática generalizada aguda (PEGA), el síndrome de Stevens-Johnson (SSJ), la necrólisis epidérmica tóxica (NET) y la reacción a fármaco con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS), que pueden amenazar la vida o ser mortales, asociadas al tratamiento con cefotaxima.

En el momento de la prescripción, se debe informar a los pacientes de los signos y síntomas de estas reacciones cutáneas. En caso de aparición de las mismas debe retirarse inmediatamente el tratamiento con cefotaxima, comentan las autoridades sanitarias.

«Si se confirma PEGA, SSJ, NET o DRESS, el tratamiento con cefotaxima debe interrumpirse de forma permanente», comentan desde el organismo sanitario.

En los niños, la presentación de una erupción cutánea puede confundirse con la infección subyacente o con otro proceso infeccioso. Por tanto, si aparece erupción cutánea y fiebre en niños, los médicos deben considerar la posibilidad de que sea una reacción a cefotaxima.

Se añade DRESS como reacción adversa asociada al medicamento con frecuencia desconocida.

Los antibióticos están cada vez más en entredicho. Siempre han sido buenos medicamentos para combatir las infecciones, pero cada vez se descubren más efectos adversos.

La cefotaxima es un antibiótico de la familia de las cefalosporinas de tercera generación. Se usa para tratar infecciones bacterianas de diversos órganos y sistemas.

Otra familia que está dando problemas, son las fluoroquinolonas. Sanidad ha advertido de sus graves daños, pero como hace casi siempre, con tibieza, sin tomarse en serio el asunto. Reconoce que están causando mucho sufrimiento pero no hace casi nada por remediarlo.

Las fluoroquinolonas se asocian a reacciones adversas que, aunque se presentan muy raramente, son graves, incapacitantes, de duración prolongada y potencialmente irreversibles.

Contrasta la actitud de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) con lo que se hace en otros países.

En Estados Unidos, por ejemplo, los afectados por esos medicamentos están solicitando el código ICD-10 (es el acrónimo en inglés de la Clasificación Internacional de Enfermedades) para los efectos adversos por fluoroquinolonas a través de esta Fundación. Además, se han reunido con los Centros de Control de Enfermedades (CDC) y están a expensas de confirmación.

Claro que después de que el Ministerio de Sanidad español esté dejando tiradas a las víctimas de las vacunas Covid con la excusa de que esas inmunizaciones se hicieron de manera voluntaria… Y escribo paradójica porque desde el principio esas vacunas se consideraron esenciales, efectivas, seguras, y se transmitió la sensación de que poco menos que eran obligatorias.

Vaya que no nos parece que sea así la cosa, no se puede alegar que tomamos medicamentos porque queremos, y luego cuando nos hacen daño poico menos que nosotros somos los responsables.

Si tiene algún problema con estos tratamientos contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.