Miles de demandas a las farmacéuticas que vendieron un fármaco retirado por posible cancerígeno

Publica la periodista Bea Talegón que la empresa farmacéutica Sanofi está a punto de cerrar un acuerdo para evitar 4.000 demandas presentadas contra ella ante la Justicia estadounidense.

Acusan a la farmacéutica de su responsabilidad ante los casos de cáncer aparecidos tras el consumo del medicamento Zantac, un «protector estomacal».

Sanofi niega su responsabilidad y ha defendido «vigorosamente» su inocencia desde el principio, según refleja Reuters, haciéndose eco del comunicado publicado por la compañía.

Lo mejor es que estas 4.000 demandas puede que solo sean la punta de un enorme iceberg: En el Estado de Delaware hay ahora mismo 20.000 denuncias aún activas, donde se han presentado 70.000 casos individuales.

Responsabilizan también a GlaxoSmithKline (GSK), a Pfizer y a Boheringer Ingelheim. Y hasta aquí la noticia, ahora vamos a retroceder al pasado cuando ¡en 2019! en este blog publicamos:

Retiran del mercado fármacos para el estómago que contienen una sustancia potencialmente cancerígena

Resulta que las farmacéuticas GlaxoSmithKline y Novartis estaban retirando del mercado entonces el medicamento ranitidina. Y sí, es lo que estáis pensando, se trataba del Zantac. Lo hacían por ser potencialmente cancerígeno.

Resulta que la Agencia de medicamentos y alimentos de Estados Unidos, la FDA, había anunciado que encontró N-Nitrosodimetilamina (NDMA), considerada una sustancia probablemente cancerígena, en este fármaco.

El NDMA es un contaminante ambiental bastante conocido (más popularmente como nitrosamina) y se encuentra en el agua y los alimentos, incluidas las carnes, los productos lácteos y las verduras.

Leed el post entero que no tiene desperdicio. Claro, cabe preguntarse: ¿Cómo es posible que si esas empresas hace años estaban retirando del mercado ese principio activo lo haya continuado vendiendo Sanofi?

Yo no tengo respuesta, pero intentaremos averiguarlo.

Si tiene o conoce a alguien que padece por esta causa consulte con nosotros o contacte con ADAF, la Asociación de Afectados por Fármacos.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.