Sanidad impone la vacuna del rotavirus… contra sus propias recomendaciones, las oficiales

El Ministerio de Sanidad español ha decidido introducir en los calendarios de vacunaciones la polémica vacuna del rotavirus. Así que las comunidades autónomas irán incorporando este programa hasta el fin de 2025. El rotavirus es un microbio que puede causar gastroenteritis aguda en la infancia.

Hasta ahora, solo tres comunidades autónomas (Galicia, Castilla y León y Murcia) incluían esta inmunización en sus planes de vacunación anuales. Y solo se vacunaba a bebés, pero ahora la recomendación (que no obligación) se hace extensible a toda la infancia.

La inclusión de esta vacuna en los calendarios lleva años intentándose y como ya ocurrió con la de la varicela, la vacunación de niños de modo sistemático con la vacuna del rotavirus, no está contemplada en las recomendaciones oficiales.

En ese enlace Francisco Salmerón García, Jefe de la División de Productos Biológicos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), quizá la persona con mayor poder de decisión sobre vacunas de España (hasta que dicha Agencia lo defenestró), explica que comunicó a los máximos responsables del Ministerio de Sanidad que el uso que está haciéndose de numerosas vacunas (y su promoción) «es ilegal».

Entre ellas estaba la del rotavirus.

Y es que, si nos atenemos a la ficha técnica de Rotarix, una de las dos marcas de este producto que se aplican en España, «está indicada para la inmunización activa de niños entre las 6 y las 24 semanas de edad para la prevención de la gastroenteritis debida a una infección por rotavirus».

Y el documento deja muy claro:

El uso de Rotarix debería estar basado en las recomendaciones oficiales«.

Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

¿Y qué más dicen las recomendaciones oficiales? Pues que «no se debe utilizar Rotarix en niños mayores de 24 semanas de edad».

Bueno, pues ahora no se sabe quién en concreto ha decidido que, contra las recomendaciones oficiales explicadas, se vacune a TODA la infancia.

Este caso y otros, son parte de lo que se hace en España y que genera situaciones peligrosas desde un punto de vista de la Salud Pública, por más que la medida venga de Comisión de Salud Pública del Ministerio.

Como todo fármaco estas vacunas ofrecen efectos secundarios, algunos son bien conocidos: «Los resultados de los estudios observacionales de seguridad realizados en varios países indican que las vacunas antirrotavirus conllevan un aumento del riesgo de invaginación intestinal, principalmente en los 7 primeros días tras la vacunación».

Ese problema de salud también se llama intususcepción y es un cuadro digestivo agudo, que sucede más frecuentemente en la edad pediátrica, sobre todo en el primer año de vida.

He escrito «polémica» vacuna porque el rotavirus es la causa más común de gastroenteritis y diarreas en bebés y niños y suele superarse sin problemas (las complicaciones se dan en países empobrecidos donde una gastroenteritis puede ser la causa de una deshidratación en niños muy pequeños -esto no es “culpa” del virus sino de una mala alimentación y baja calidad de vida-).

Y creo que no se puede cerrar este post sin contar que las autoridades sanitarias de Portugal decretaron ¡en 2012! la suspensión provisional de la vacuna del rotavirus RotaTeq tras la muerte de un bebé de seis meses recién vacunado.

En opinión de Francisco Salmerón (que en paz descanse):

Lo que está ocurriendo no es por equivocación».

¿A qué se refería con tan enigmática frase este especialista en vacunas? A cosas como las que me contó en esta entrevista, que los lobbies de los fabricantes de vacunas llevan mucho tiempo persiguiendo abrir este nuevo mercado, es mucho más rentable recomendar vacunar a toda la población infantil que solo a grupos de riesgo y bebés de determinada edad.

Si sufre daños contacte con nosotros para analizar su caso.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.