Abrysvo, la vacuna para el Virus Sincitial Respiratorio que se promueve sin estar bien demostrada su eficacia y seguridad

Parece que está «de moda» el Virus Sincitial Respiratorio (VRS). Y coincide con la campaña promocional de un nuevo tratamiento contra el mismo, Beyfortus (nirsevimab), al que falsamente se ha catalogado como «vacuna», y ahora sí, con una nueva vacuna contra ese virus: Abrysvo.

Se trata de la primera vacuna frente a VRS con indicación para protección del lactante, desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad tras la inmunización materna durante el embarazo, y protección de personas mayores de 60 años.

Pues bien, si el primero es un nuevo pelotazo económico-sanitario (un fármaco sin eficacia demostrada, peligroso y caro), veamos qué nos deparará la vacuna.

Para empezar, la ficha técnica del producto, el documento oficial sobre el mismo, dice:

No se ha establecido la seguridad y la eficacia de Abrysvo en niños (desde el nacimiento hasta los 18 años de edad). Los datos disponibles en adolescentes embarazadas y sus bebés son limitados«.

Ficha técnica del fármaco.

Es decir, se trata de proteger lactantes con un producto del que no se conoce aún la eficacia y su seguridad.

Importante también: La vacuna no se debe mezclar con ninguna otra vacuna o medicamento.

En Abrysvo NO se ha evaluado la eficacia y la seguridad de la vacuna en personas inmunodeprimidas, incluidas las que reciben tratamiento inmunosupresor.

Ni se ha estudiado en mujeres embarazadas con menos de 24 semanas de embarazo. Dado que la protección del lactante frente al VRS depende de la transferencia de anticuerpos maternos a través de la placenta, Abrysvo se debe administrar entre las semanas 24 y 36 de embarazo.

Se desconoce si esta vacuna se excreta en la leche materna. Y dicen las autoridades sanitarias que no se han observado efectos adversos con Abrysvo en recién nacidos lactantes de madres vacunadas.

Y «al igual que con cualquier vacuna, es posible que no se produzca una respuesta inmune protectora después de la vacunación».

Sobre los efectos secundarios, la ficha comenta que suelen ser leves o moderados, pero no graves. Sin embargo, sí reconoce que en el estudio con mayores de 60 años se produjeron algunos casos de Síndrome de Guillain-Barré (un trastorno poco frecuente en el cual el propio sistema inmunitario de una persona daña sus neuronas y causa debilidad muscular y a veces parálisis).

Otra cosa interesante de saber es que la Agencia Europea de Medicamentos ha concedido al titular un aplazamiento para presentar los resultados de los ensayos realizados con Abrysvo en niños de 2 a menos de 18 años de edad. Vaya que el tratamiento está en estudio.

Por cierto, entre los excipientes, está el polémico polisorbato 80 que el Ministerio de Salud de Chile, por ejemplo, cuenta en una comunicación:

También han sido asociados a eventos adversos serios, incluyendo muerte«.

Gobierno de Chile.

Ah, y para finalizar, y como sucede con el otro inyectable para el VRS, Beyfortus (os dejo abajo el post sobre el mismo que publicamos hace poco), está el tema de los conflictos de interés.

El nuevo tratamiento para la bronquiolitis infantil, Beyfortus: poco eficaz, caro y peligroso

Casualidades de la vida, entre los médicos que están promocionando Beyfortus está el pediatra Federico Martinón, quien ha recibido de las compañías farmacéuticas 283.573 euros, en dos años (Pfizer, GSK, Sanofi o AstraZeneca).

Pues bien, este señor es uno de los investigadores principales del GENVIP (Genética, Vacunas, Infecciones y Pediatría), el equipo de desarrollo de la vacuna Abrysvo.

Así que tenemos un producto del cual se conoce poco sobre su eficacia y seguridad y que presenta diversos problemas y contraindicaciones. Que se va a administrar a lactantes… y ¿sabéis cuál es la manera más eficaz de prevenir la bronquiolitis? Pues algo ¡tan sencillo y natural como la propia lactancia materna! Así lo indica este estudio hecho en España.

Cada cual que saque sus conclusiones.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.