Advierten de mayor riesgo de muerte en UCI por el uso de un sedante

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) está difundiendo información importante sobre la seguridad (o mejor escrito la falta de la misma) de la dexmedetomidina. Según este organismo encargado de la farmacovigilancia europea, existe un mayor riesgo de mortalidad en pacientes de la unidad de cuidados intensivos tras su uso.

La dexmedetomidina es un medicamento autorizado para la sedación ligera (estado de calma o somnolencia) de pacientes adultos en UCI, lo que permite que el paciente permanezca despierto y responda a la estimulación verbal para procedimientos diagnósticos o quirúrgicos.

Para profundizar en su falta de seguridad se hizo un ensayo clínico aleatorizado que comparó el efecto de la sedación con dexmedetomidina sobre la mortalidad por todas las causas (muertes por cualquier causa) con el efecto del estándar de atención habitual en 3.904 pacientes.

Estos eran adultos ingresados en UCI gravemente enfermos que necesitaban ventilación mecánica.

El estudio no mostró diferencias en la mortalidad general a los 90 días entre la dexmedetomidina y los sedantes alternativos (propofol, midazolam).

Sin embargo, la dexmedetomidina se asoció con un mayor riesgo de mortalidad en pacientes de 65 años o menos, en comparación con sedantes alternativos.

La información del producto para la dexmedetomidina se está actualizando con una advertencia que describe la evidencia y los factores de riesgo.

Se recomienda a los profesionales de la salud que comparen estos hallazgos con el beneficio clínico esperado de la dexmedetomidina en comparación con los sedantes alternativos en este grupo de edad.

Este fármaco, como explica su ficha técnica, puede causar algunos problemas de corazón a personas con patologías previas. Se debe tener cuidado también en casos de insuficiencia hepática grave, ya que una dosificación excesiva puede aumentar el riesgo de reacciones adversas, sobresedación o efectos prolongados como resultado del bajo aclaramiento de la dexmedetomidina.

La experiencia en trastornos neurológicos graves, tales como lesiones en la cabeza y tras la neurocirugía, es limitada y se debe utilizar con precaución en dichos casos, especialmente si se requiere sedación profunda.

La dexmedetomidina puede reducir el flujo sanguíneo cerebral y la presión intracraneal y esto se debe tener en cuenta al seleccionar la terapia.

Este medicamento puede inducir hipertermia que puede ser resistente a los métodos tradicionales de enfriamiento. El tratamiento con dexmedetomidina se debe interrumpir en caso de fiebre sostenida de origen desconocido y su uso no se recomienda en pacientes susceptibles a la hipertermia maligna.

Se han asociado raramente con reacciones de abstinencia cuando se suprimen bruscamente tras un uso prolongado. Esta posibilidad se debe considerar si el paciente desarrolla agitación e hipertensión poco después de interrumpir la dexmedetomidina.

Las reacciones adversas más frecuentes reportadas con dexmedetomidina en la sedación asociada a los procedimientos son:

-Hipotensión (54% en el grupo de dexmedetomidina vs 30% en el grupo placebo).

Depresión respiratoria (37% en el grupo de dexmedetomidina vs 32% en el grupo placebo).

-Bradicardia (14% en el grupo de dexmedetomidina vs 4% en el grupo placebo).

Un Comentario a “Advierten de mayor riesgo de muerte en UCI por el uso de un sedante”
  1. Carlos

    La hipertermia maligna, asociada al uso de neurolépticos, es muy difícil de tratar, sobre todo en pacientes internados en UCI. Como suele ocurrir, cada vez con mayor frecuencia, es peor el remedio que la enfermedad. Y aclaro que no soy terraplanista.
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.