Dos años de Covid: Los intentos de control de las farmacéuticas, ¿corrupción viral?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), quienes hacen las Estrategia del Gobierno español para intentar inmunizar de la Covid-19, son los órganos más influyentes en cómo se gestiona esta crisis sanitaria. Están cumpliéndose ya dos años de pandemia y podemos sacar algunas conclusiones sobre los intereses de las farmacéuticas (sobre todo fabricantes de vacunas). ¿Corrupción viral?

Lo que publicamos ayer sobre que los expertos científicos y profesionales sanitarios ligados a los fabricantes de vacunas asesoran a la OMS sobre inmunización Covid-19 no es un hecho aislado. Más bien es la norma. Un modo de corrupción (¿de baja intensidad pero terribles consecuencias?).

Quien paga manda así que para empzar preguntémonos ¿qué es de la financiación de la mayor institución sanitaria del planeta, la OMS? ¿De dónde proviene el dinero que permite su funcionamiento? No hace falta recordar que la OMS es quien está tomando todas las decisiones sobre la pandemia actual de coronavirus (desde la catalogación como pandemia a las medidas que recomienda tomar a los estados).

Cómo financian las farmacéuticas la OMS.

La mayor parte de su financiación corre a cargo hoy de la industria farmacéutica, sobre todo de fabricantes de vacunas. También de donantes privados (el que más aporta es Bill Gates, el dueño de Microsoft, a través de la Fundación Bill & Melinda Gates).

Las cuatro farmas que más contribuyen a financiar la OMS son GlaxoSmithKline (GSK), Novartis, Sanofi Pasteur y Merck, por cierto que son algunos de los principales fabricantes de vacunas. En total, 90 millones de dólares en donaciones de las grandes farmacéuticas. Se da así un extraño juego de intereses.

Lo llamamos conflictos de interés pero también podríamos escribir corrupción, que es en lo que desembocan.

Hagamos un poco de historia. La gestión de la pandemia de gripe A (que por suerte no fue tal) por la OMS fue como mínimo poco transparente. Según un estudio del British Medical Journal (BMJ), una de las revistas médicas de referencia, un informe clave de la OMS ocultó los vínculos financieros entre sus expertos y las farmacéuticas Roche y Glaxo, fabricantes de Tamiflu y Relenza, los fármacos antivirales contra el virus entonces.

Ese fue el informe que instó a los Gobiernos a apilar reservas de esos medicamentos, por valor de unos 6.000 millones de dólares.

Las críticas del British Medical Journal se sumaron a las del Consejo de Europa, que también acusó a la OMS de opacidad: los 16 miembros del comité de emergencia que asesoró durante la crisis a la directora del organismo, Margaret Chang, fueron secretos.

La gestión de la Gripe A por el establisment sanitario fue el ensayo de cómo hacerlo con nuevas pandemias, como la actual de Covid.

Los científicos clave que asesoraban a la Organización Mundial de la Salud sobre la planificación para una pandemia de gripe habían realizado trabajos remunerados para las farmacéuticas que se beneficiarían de la orientación que estaban preparando. Así de claro lo publicó BMJ.

Hoy la cosa se disimula más. Se obliga a hacer declaraciones de conflictos de interés, aunque a tenor de los resultados de tal medida sólo conseguimos enterarnos de quienes asesoran y/o deciden, pero la estrategia es la misma, nada cambia.

La declaración de los posibles conflictos de interés de los asistentes a una Reunión Extraordinaria Virtual del Grupo Asesor Estratégico de Expertos (SAGE) de la OMS sobre inmunización, celebrada el 29 de abril de 2021, ofrece pistas, que es lo que difundimos ayer.

Los 15 miembros del SAGE que participaron en la reunión actualizaron su declaración de interés antes de la misma. Once de ellos reportaron intereses relevantes.por sus lazos con los fabricantes de vacunas, incluídas las de la Covid. ¿Quién asesora y quién decide entonces y a quién representa?

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) es la encargada de aprobar las vacunas para Covid y de hacer seguimiento y farmacovigilancia de las mismas. Su directora es la señora Emer Cooke, una profesional de las «puertas giratorias» como bien indica su historial.

Emer Cooke, directora de la EMA, trabajó para el principal lobby de las farmacéuticas en Europa.

Y entre sus desempeños está el haber trabajado durante años en EFPIA, la patronal de la industria farmacéutica europea, su principal lobby.

Digna de mención es su declaración de conflictos de interés, publicada en la web de la Agencia. Trabajó cinco años con la EFPIA pero en su declaración de intereses a todo dice que «None», que no ha tenido relación con la industria farmacéutica… recientemente.

Ha trabajado durante años para las farmacéuticas, luego desempeñó un puesto destacado en la Comisión Europea -el Gobierno europeo- y más tarde recaló en la EMA como directora. Una «comercial» de esa industria es quién más manda sobre vacunas Covid en Europa.

Lobby, puertas giratorias, conflictos de interés; las estrategias de las industrias para conseguir que se decida a su favor.

¿Y quién asesora al Gobierno español y decide sobre cómo han de desarrollarse las vacunaciones Covid? El Ejecutivo publicó, el 2 de diciembre 2020, su Estrategia de vacunación frente a COVID19 en España. Está elaborada por el denominado Grupo de Trabajo Técnico de Vacunación COVID-19, de la Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones.

¿Quienes componen ese elenco? ¿Existen intereses ocultos entre sus miembros o conflictos de interés con los fabricantes de las vacunas usadas para desarrollar esa estrategia? ¿Tiene la industria farmacéutica colocados a sus «comerciales» en la estrategia?

Pues eso parece. La página 2 del documento señala el extenso equipo de personas, en su mayoría médicos y otros profesionales del ámbito sanitario. Llama la atención la presencia de viejos conocidos de este blog: David Moreno Pérez Amós José García Rojas. Son miembros de la citada Ponencia de Programa y Registro de Vacunaciones.

Son parte de quienes, revisan y aprueban el documento entre el 16 y 19 de noviembre 2020. Dicha Ponencia es la punta de lanza de la Estrategia. Días más tarde lo revisarían otras instituciones y sociedades médicas y científicas pero ellos lo aprueban.

Y ellos reconocen haber trabajado para varios laboratorios, algunos de ellos con vacunas Covid en el mercado o de camino: GlaxoSmithKline, Novartis, Pfizer y Sanofi Pasteur MSD o AstraZeneca.

Está claro y bien documentado que los tentáculos de las industrias sanitarias (y en especial de fabricantes de vacunas -por su especial relevancia hoy-) llegan a lo más alto del ámbito ejecutivo sanitario mundial, europeo, español.

Un Comentario a “Dos años de Covid: Los intentos de control de las farmacéuticas, ¿corrupción viral?”
  1. Cristina

    Para obtener una visión que vaya más allá de la, sin duda más importante, cuestión sanitaria y de los llamados «conflictos de interés» a todos los niveles, que Miguel ha explicado con todo detalle, convendría tener en cuenta que los principales accionistas de las farmacéuticas en general y de Pfizer en particular, son los llamados «fondos buitre», los tres fondos de inversión más importantes del mundo: BlackRock, Vanguard y State Streets estadounidenses, mucho más interesados por las ganancias multimillonarias que les están reportando las vacunas que por la salud de la población mundial, que no les ha interesado nunca. Si equiparáramos el «PIB» de dichos fondos con los de los países del mundo, se situarían en tercera posición, detrás de EEUU y China. Están presentes en todo el tejido económico mundial. Desde una posición de poder, invierten en lo que les reporta un dinero fácil, da lo mismo que sean fármacos que armamento. Un saludo

Deja un comentario a Cristina

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.