Las vacunas Covid-19 no producen inmunidad de rebaño o de grupo

La narrativa oficial ha repetido que vacunándote puedes proteger a otros. Se hace creer así que en consecuencia, la no vacunación es un acto asocial que conlleva daños a terceros. Pero la realidad es que las vacunas Covid-19 no producen la conocida como inmunidad de rebaño, de grupo.

Hay vacunas que además de ofrecer inmunidad individual también la ofrecen a la comunidad, lo que suele llamarse inmunidad de rebaño. Es decir, facilitan una respuesta inmunitaria personal que evita los daños de los microbios y además cortan la transmisión de los mismos.

Por ejemplo, la vacuna del sarampión, que produce inmunidad de rebaño al interrumpir la diseminación del virus del sarampión. Pero en general, las vacunas no producen inmunidad de rebaño por mucho que se haya repetido.

Por ejemplo, no interrumpen la diseminación de los gérmenes las vacunas del tétanos, la difteria, la gripe, la rabia, la meningitis, la polio (inyectable), el rotavirus, la tosferina (pertusis), la tuberculosis (BCG), el herpes zoster, los neumococos y la fiebre amarilla.

Y tampoco las vacunas Covid-19. Lamentablemente, estas vacunas no cortan la cadena de contagios pues no impiden que el virus SARS-CoV-2 se aloje y prolifere en las mucosas, especialmente la nasal. Es decir, las vacunas contra Covid no producen inmunidad de rebaño y los vacunados son tan peligrosos como los no vacunados para quienes no se pueden vacunar.

El médico Juan Gérvas lo explica en un sencillo artículo que he enlazado arriba. De estas vacunas se esperaba que:

-Indujeran una inmunidad persistente, incluso de por vida.

-Disminuyeran los casos, las hospitalizaciones y las muertes por Covid-19.

-Produjeran escasos y leves efectos adversos a corto y largo plazo.

-No provocaran la evolución del virus en el sentido de forzar la generación de mutaciones más contagiosas y letales.

Pero sabemos que quienes están vacunados pueden convertirse en portadores de microbios que pueden infectar y por lo tanto incluso matar a los no vacunados. Es decir, son vacunas que pueden producir un daño a quienes no se vacunan, por ejemplo pacientes con inmunodeficiencias o con tratamientos que conllevan disminución de la inmunidad (corticoides, para el cáncer, para trasplantes, anticuerpos monoclonales, etc).

En Estados Unidos han introducido cambios en sus recomendaciones a los vacunados para que se comporten socialmente como no vacunados (mascarillas, distancia social o evitación de lugares mal ventilados y hacinamientos).

Otro ejemplo. En el Reino Unido sigue habiendo casos y brotes de Covid pese a que casi el 94% de la población tiene anticuerpos contra el SARS-CoV-2 (naturales, por haber pasado la enfermedad, o artificiales, por la vacunación) y, de hecho, el servicio público de salud ha reconocido el problema de que los vacunados probablemente alojen y transmitan virus (la variante delta).

Las vacunas Covid tienen sus beneficios aunque con probabilidad menores de lo que se apuntaba cuando comenzó la propaganda para su extensión. La vacuna protege contra la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, pero algunas personas siguen infectándose con el coronavirus incluso después de la vacunación.

10 Comentarios a “Las vacunas Covid-19 no producen inmunidad de rebaño o de grupo”
  1. Araceli

    Hola, tengo 71 años y no me he vacunado porque no me fío de las vacunas que están poniendo y porque estoy segura que me afectaría de modo negativo, ( nunca tomo químicos, tengo la piel y el estómago bastante sensibles) Y por eso cuido lo que le doy a mi cuerpo. El problema es que iba a nadar dos veces por semana al polideportivo antes de la pandemia y ahora que no hago nada, mi cuerpo se está resintiendo. Por otro lado tendré que operarme de cataratas y vejiga en un futuro próximo. No tengo seguro privado de enfermedad y me da pavor que me hospitalicen en un hospital con compañero de habitación. Y seguro que además no me admiten sin vacunar. Qué hacer?. Me da más miedo la reacción a la vacuna que al posible virus…

  2. AGUSTIN SALVADOR

    Soy lector regular de su página y de la del Dr. Gervás. Estoy vacunado con Pfizer por voluntad propia. Por supuesto pensando en que, de alguna manera, me viene bien a mí (salvo que me toque la china de un efecto secundario grave) y a los demás (aunque solo sea por bajar la presión hospitalaria, que no es poco). Una cosa son los titulares del artículo y otra lo que se dice en él. Los primeros provocan más rechazos o adhesiones al tema tratado (en este caso la vacunación), tienen más poder que el texto, el cual muchas veces pone en su sitio al titular y es más rico y completo en pros y contras, pero el titular inclina ya la balanza de las simpatías desde el comienzo. Quiero decir que, si la vacunación generalizada sirve para algo, hay que explicarlo y recomendarla. Y si no sirve para nada, decirlo claramente y no recomendarla. Sería de agradecer esa explicación, clara y con un titular orientador que se ajuste al texto.

    • Anónimo

      El titular no creo que sea sensacionalista, sino realista. Acaso miente con el titular? No. Lo que puede ocurrir es que no te guste leer esas contradicciones que ponen en duda tus creencias con las vacunas del covid.

    • Jose Luis Heras

      Agustín, muy acertada tu definición de titular y artículo… pero lo mismo se puede decir de tu comentario… bien desarrollado y explicado, hasta que al final das a elegir entre dos conceptos antagónicos … SIRVE PARA ALGO / NO SIRVE PARA NADA… La realidad está muy clara, nos prometieron inmunidad de rebaño, efectividad por encima del 90%, solución al problema, etc… todo ello para acallar las voces críticas… pero la realidad es la que describe el artículo y sus autores… entonces la conclusión a mi entender sería SIRVE PARA POCO / NO SIRVE PARA POCO… (menos para el business)

  3. fernando

    Sin embargo, hay poca necesidad de temerle al sarampión, porque los niños bien alimentados que reciben una cantidad adecuada de vitamina A tienen un curso de recuperación sin complicaciones.
    El sarampión, tb da brotes, que se lo digan a BILL GATES, EN ÁFRICA. Por tanto, no da inmunidad de grupo. Tu organismo te inmuniza a la 1º , en condiciones normales, y de forma natural.

    LEY DE OREGON
    https://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=es&prev=search&pto=aue&rurl=translate.google.com&sl=en&sp=nmt4&u=http://vaccinesafetycouncilminnesota.org/wp-content/uploads/2015/02/Herd-Immunity.pdf&usg=ALkJrhil-o_PEi_qLAaCm_nn0xOyAi7WBg

  4. Manuela

    Deberían de ver la conferencia de Karina Acevedo.

    https://odysee.com/@AkashaComunidad:f/Dra.-Karina-Acevedo-Whitehouse.-3-agosto-2021:a

    • Jose Ignacio

      Miguel, no habrán más capítulos del «Y tú qué sabes»? Hecho de menos el programa, y con la actualidad actual os puede dar para mucho que hablar.

      Un saludo!

      • Miguel Jara

        Estamos viendo el modo de financiarlo a medio largo plazo. Gracias por tu interés.

  5. Juan-Felipe Carrasco

    Muchas gracias. Este artículo es claro y al grano.
    Deduzco que todos los vacunados que sienten que han dejado de ser un peligro para el resto de la sociedad lo son incluso más por regla general, salvo que asuman que deben tomar exactamente las mismas medida que los no vacunados.
    Es decir que la vacuna es un acto de protección individual, y no colectiva (esta y la de las otras enfermedades que se mencionan). Entonces basta de discursos culpibilizadores, que en realidad son el caballo de Troya de los intereses a favor de la vacuna.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.