Qué está ocurriendo con la vacuna Covid de AstraZeneca

Día sí y día también se suceden las noticias preocupantes sobre la vacuna de AstraZeneca. Lo «penúltimo» es que una mujer de 55 años está ingresada en el hospital Álvarez-Buylla de Mieres (Asturias) tras haber sufrido un trombo cerebral. Había sido vacunada recientemente con AstraZeneca, por lo que la Consejería de Salud está estudiando si hay relación entre ambas circunstancias.

El gran problema es que podemos estar viendo sólo la punta del iceberg de los daños que puede provocar esta vacuna. Dadas las limitaciones del sistema de declaración espontánea de reacciones adversas se desconoce la incidencia de los casos de trombosis en relación con la vacunación.

El Reino Unido, país que primero empezó a vacunar de la Covid, ha declarado 30 casos, de ellos siete con resultado de muerte. Son 22 casos de trombosis venosas cerebrales y ocho casos de trombosis asociada a un déficit de plaquetas, sobre un total de 18,1 millones de dosis administradas. Técnicamente se denomina «Síndrome de Trombocitopenia Protrombótica Inmune Inducida por la Vacuna» (en inglés abreviado VIPIT), y es muy grave pues tiene una letalidad del 40%.

Es decir, se producen pocos casos de daños pero cuando ocurren pueden causar la muerte en un porcentaje alto de personas afectadas.

Canadá y los Países Bajos han tenido también notificaciones de dichos efectos adversos.

Canadá ha limitado la vacunación a los ancianos y los Países Bajos han parado por completo la campaña. En Australia está en estudio un caso en varón.

Tras el primer informe de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) casi todos los países re-emprendieron la campaña de vacunación AstraZeneca. Algunos, como Islandia, Finlandia, Francia y Suecia, sólo para los mayores y ancianos. Noruega y Dinamarca consideraron que era mucha la incertidumbre y pararon la campaña en general, a la espera de más datos.

La disparidad de criterios es total. Básicamente así está la vacunación con AstraZeneca: Canadá y Francia vacunan a personas de más de 55 años; Alemania la recomienda sólo para los mayores de 60 años; Finlandia y Suecia la utilizan para mayores de 65 años; Islandia utiliza la vacuna en los mayores de 70 años; Italia vacuna a los menores de 80 años; Australia, Austria, Bélgica, Eslovenia, España, Estonia, Irlanda, Portugal y Reino Unido vacunan a quienes tienen 18 o más años.

En Dinamarca, Letonia, Países Bajos y Noruega no se vacuna a nadie. En Suiza ni siquiera se ha autorizado la comercialización de la vacuna.

A todo esto las cifras de trombos pueden ser muy altas, como contaba refiriéndome al iceberg, porque como hemos explicado en anteriores ocasiones, generalmente se declaran muy pocos efectos adversos graves, apenas el 5%. Es decir, habría que multiplicar por 20 los casos declarados para tener una idea del verdadero problema.

Además, la probabilidad de muerte por Covid-19 es muy baja en mujeres jóvenes -grupo en el que están advirtiéndose la mayor parte de los efectos secundarios descritos-, de manera que «el beneficio-riesgo es probablemente nulo«, como indica el médico Juan Gérvas en ese artículo.

¿A qué se debe el trastorno de coagulación? Parece una respuesta de auto-inmunidad, de «ataque» por las defensas del propio cuerpo a componentes sanos del mismo organismo. Parece que la vacuna induce la producción de defensas que «atacan» a las propias plaquetas, que son imprescindibles en el mecanismo normal de coagulación.

Por ello se producen al tiempo trombos y embolias (por apelotamiento de plaquetas) y hemorragias (por falta de plaquetas en el resto de la sangre).

En todo esto extraña mucho que ni la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ni las agencias de los distintos países no den una lista tabulada con los datos básicos de los casos declarados: edad, sexo, problema clínico-reacción adversa, tiempo desde la vacunación, medicación en uso, o si existe alguna condición genética de interés.

Recordar una vez más que toda persona puede declarar la sospecha de reacción adversa. Es muy importante hacerlo, una obligación moral ciudadana y es muy sencillo, rellenando el formulario que está en este enlace.

5 Comentarios a “Qué está ocurriendo con la vacuna Covid de AstraZeneca”
  1. Manuela

    Buenas tardes. Me gusta mucho el blog. Creo que hace usted una gran labor.

    En cuanto al tema de la mala gestión de la vacuna, pienso que se podría resolver dando la opción de poner la vacuna de AstraZeneca a todos los voluntarios que quieran. Todos firmarían por escrito su consentimiento. Los no voluntarios se podrían otra vacuna pagando una cantidad de dinero. Sacarían bastante dinero el gobierno. Es mi humilde opinión. Gracias

    • Miguel Jara

      Gracias. No entiendo bien pues estas y todas las vacunaciones son voluntarias. No se obliga a nadie.

  2. Miguel

    Yo, Miguel Álvarez Herrera tengo un quiste coloide en la parte superior del cerebro. Según las informaciones actuales tendria que vacunarme con la vacuna de Astra Zeneca.
    Debido a la desconfianza que tengo y que aqui cada cura dice la misa de una manera, no estoy dispuesto a recibir esa vacuna por que antes es dios que todos los Santos y como las cosas entre la gente experta no se han llegado a poner clara y las dudas son muy grandes he decidido no vacunarme con esa vacuna por lo cual si tuviera que utilizar los derechos que me corresponden de jueces, abogados y demas, lo haría. Le pido que tenga en cuenta lo que estoy diciendo.
    Por tanto creo que el ministerio de sanidad debería de buscar una solución lógica para dicho problema.

    Se despide, Miguel Álvarez Herrera.

  3. Joaquin

    No conocia su blog. Enhorabuena, temas muy interesantes
    Usted sabria si hay una pagina web oficial de casos de efectos secundarios a las vacunas en España?
    Gracias

    • Miguel Jara

      En España no, en USA está VAERS que es el centro de farmacovigilancia en vacunas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.