Hay notificadas 653 muertes que pueden estar relacionadas con las vacunas para la Covid

El VAERS es el Sistema de Notificación de Eventos Adversos por Vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. Es el sistema de farmacovigilancia de vacunas de los USA. El dato puede resultar sorprendente pero lo cierto es que entre entre el 14 de diciembre de 2020 y el 4 de febrero de 2021 la página del VAERS recoge 653 muertes relacionadas con las vacunas para la Covid.

En concreto se trata de los tratamientos de Pfizer y Moderna que son las vacunas aprobadas en los EE.UU. Los efectos secundarios totales en ese tiempo son 12.697. Hay que tener en cuenta algo importante y es que una cosa es que se reporten o notifiquen esas muertes y otra es que le atribuyan causalidad.

Es decir, tratamos de sospechas de reacciones adversas. Por contextualizar estos datos, comentaros que a día de ayer 16 de febrero en los Estados Unidos se habían vacunado más de 55 millones de personas.

Un número importante de esos fallecimientos notificados, 137, están relacionadas con trastornos cardíacos.

La edad promedio de los que murieron fue 77 años y la muerte más joven reportada fue la de un joven de 23 años. La vacuna de Pfizer fue usada por el 58% de quienes fallecieron, mientras que la vacuna de Moderna fue utilizada por el 41%.

Otros datos interesantes de los que se ha informado son los 163 casos de parálisis de Bell y los 775 reportes de anafilaxia. La citada parálisis es un trastorno del nervio que controla el movimiento de los músculos de la cara. Como contábamos en el post titulado Más dudas e incógnitas que certezas o pruebas en las vacunas de la Covid-19, ya los ensayos clínicos que se hicieron para comprobar la eficacia y seguridad de estas vacunas mostraban la existencia de este efecto secundario.

En concreto se observó un desequilibrio numérico al detectar cuatro casos de parálisis de Bell en el grupo de los que se pusieron la vacuna y cero con el grupo que se inyectó un placebo. En el grupo de la vacuna se detectaron más efectos secundarios, lo que por otra parte es normal.

Sobre la anafilaxia, que es una reacción alérgica grave, lo cierto es que la propia Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reconoce que hay un problema, como también os hemos explicado en el post titulado Efectos secundarios vacunas Covid: Cuidado los alérgicos y las personas mayores frágiles.

Y un análisis reciente en los Estados Unidos estimó la frecuencia de anafilaxia en aproximadamente once casos por millón dosis de Comirnaty, la marca de la vacuna de Pfizer. El asunto preocupa, por ello, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) está revisando con mayor profundidad los casos de anafilaxia en nuestro país.

Recordemos que durante la administración de las primeras dosis de estas vacunas en España hubo cuatro casos de dicha reacción alérgica a la inmunización tres de los cuales eran personas con antecedentes de algún tipo de alergia.

Todo esto contrasta con que el 28 de enero finalizó la revisión del primer informe mensual de Comirnaty, que analiza los datos de seguridad mundiales del mes de diciembre de 2020.

La Agencia Europea comentaba al respecto que «los datos revisados están en línea con lo que se conoce sobre el perfil de seguridad de esta vacuna», así que habrá que esperar a que las autoridades sanitarias estadounidenses se pronuncien sobre ese abultado número de notificaciones de muertes relacionados con las vacunas Covid.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.