Big food: lobby, manipulación de la ciencia, conflictos de interés, para que sigas empachándote de carne

La organización Justicia Alimentaria está difundiendo una investigación titulada El poder en la sombra. Apuntes sobre el lobby cárnico. En ella desenmascaran a dicho grupo privado de presión y documentan cómo influye en los poderes públicos para manejarlos en función de sus intereses.

La investigación destapa su poder dentro de sociedades científicas, médicas y medios de comunicación, entre otros, para cambiar su modo de actuar y sus discursos. Crear así una narrativa que antepone de esta manera los intereses de la industria a los de la salud pública. Estas prácticas de la industria buscan evitar, o al menos retrasar, los cambios en la opinión pública que permitirían acciones legislativas y regulatorias para reducir el consumo de carne en la sociedad.

Viven entre nosotros casi 30 millones de cerdos; tocamos a un cerdo por cada persona mayor de 20 años. ¿Sabías que sólo en España cada año matamos un número de cerdos equivalente a la población del país? Unos 47 millones de marranos. Los datos no dejan lugar a dudas según estos investigadores:

comemos no mucha, sino muchísima carne. Y, especialmente, comemos una barbaridad de la carne más insana, la roja y la procesada. En concreto, comemos seis veces más carne de la necesaria y eso es mucho, pero, además, comemos diez veces más carne roja de la recomendada y ocho veces más de la procesada».

Con respecto a la población infantil del Estado, come entre 3,5 y 4 veces más carne que el máximo recomendado; 3,5 veces más carne roja y entre el doble y el triple de procesada.

La evidencia científica de que el consumo excesivo de carne (especialmente la roja) y derivados afecta negativamente a la salud es tan abrumadora que podríamos rellenar páginas enteras de referencias bibliográficas que lo demuestran (como nota de página anotan algunas de las más significativas).

Hace ya cinco años que la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que comer carne (procesada y, en menor medida, roja) causa cáncer. Todas las agencias de salud independientes lo reafirman. Está demostrado. Es como demostrar que comer mucho azúcar es malo o que desayunar y merendar cada día un Tigretón no ayuda en nada a tu esperanza de vida. Pero por razones que se explican y documentan en ese informe el mensaje de que comemos mucha carne y que eso nos enferma no está instalado aún en el imaginario colectivo.

Se conoce como Big food al cártel que conforman las principales empresas alimentarias. En el España, ese big food tiene un integrante especialmente importante: la industria cárnica y actúa, como tantos otros lobbies, con el manual que «inventó» con tanto éxito el el cártel tabacalero, aunque adaptado a los tiempos. La idea es conseguir básicamente tres cosas:

1 Obtener el aval científico y de las Administraciones públicas, de sus discursos, sus propuestas y sus productos.

2 Bloquear las propuestas que inciden en las causas reales de la alimentación insana y sustituirlas por otras propias que actúan como pantalla de protección. Estas falsas soluciones funcionan como los elementos de cartón piedra de un decorado, a distancia parecen reales, pero cuando las miras de cerca y las tocas, te das cuenta de que no son lo que parecen.

3 Unir su imagen a la salud, emitir el mensaje de que son un actor que hace muchos esfuerzos para conseguir una alimentación sana, que, en definitiva, forman parte activa de la lucha contra la mala alimentación.

Algunas de las ideas principales del manual que desarrollan los de Big food:

• La industria cárnica es un actor comprometido con la salud de la población (unir su imagen a la instituciones de salud, actos deportivos, generar acuerdos voluntarios, sumarse a campañas sin efecto real, etc.).

• La carne es un alimento saludable y necesario para llevar una vida saludable (financiar y difundir estudios científicos que pongan en duda la relación causa-efecto del consumo excesivo de carne con las enfermedades).

No hay alimentos buenos ni malos, todo depende la dieta en su conjunto (siempre positivos, nada de avisos sobre los riesgos para la salud del consumo excesivo de ciertos alimentos o ingredientes).

• El problema de la alimentación insana es un problema de malos hábitos, sedentarismo y la falta de ejercicio (siempre lo suficientemente abstractos con frases del tipo: dieta variada, dieta sana, dieta equilibrada, vida sedentaria, etc.).

• La alimentación insana es un problema individual, de mala elección en la compra o en la comida (en ningún caso señalar los aspectos socioeconómicos y estructurales que influyen en la dieta de las personas ni la falta de información objetiva a la que se enfrenta el consumidor o consumidora a la hora de comprar o ingerir alimentos).

• Las familias son las principales responsables de la obesidad infantil (en ningún caso se otorga responsabilidad alguna a la publicidad o el marketing en los problemas de salud o el consumo de alimentos malsanos).

• No hay evidencia científica entre el consumo excesivo de carne y la enfermedad (atacar la ciencia independiente que lo demuestre y ofrecer la ciencia amiga de la industria que lo pone en duda).

Los datos sobre consumo de carne como escribimos, son arrolladores y estas estrategias están destinadas a mantener, si no elevar, ese nivel de ingesta. Es necesario pues que el Gobierno promueva una regulación estricta y transparente del conflicto de interés entre la industria alimentaria y las entidades científicas vinculadas a la salud y/o nutrición.

Por supuesto, esto es sólo un resumen del gran trabajo de Justicia Alimentaria, hacedle justicia, nunca mejor escrito, leyéndolo completo.

2 Comentarios a “Big food: lobby, manipulación de la ciencia, conflictos de interés, para que sigas empachándote de carne”
  1. Azucena

    ¿Y quien me asegura a mí que esta asociación, Justicia Alimentaria,(¡vaya nombrecito!) no es un lobby de quienes están empeñados en que sólo comamos lechuga? No hace mucho, no sé si fue en tu blog, leí que no estaba tan claro que la carne roja fuera tan contraproducente. Que cause cáncer, quizás. Pero como también, quizás, son causantes de cáncer las miles de sustancias que nos adiccionan a los alimentos o los medicamentos que nos recetan para nuestra «curación». Yo soy poca comedora de carne, y de roja nada de nada, sin embargo, si me ha tocado este mal que asola el mundo cada vez más. La causa? ¡vayase a saber! Me tocaba y punto. Ni he fumado, ni ha bebido, pero …. Amigas de lo más sanas han caído por él.
    Yo, particularmente, estoy muy harta de todos estos salvadores del mundo que no admiten nada más que lo que ellos consideran bueno, que no aceptan que tengamos capacidad de decisión, y que si queremos envenenarnos podamos elegir nosotros el veneno. ¿Organismos como la ONU, la OMS (que en su blog sale bastante bien «definida su labor»), la FAO (que dedica el 80% de su presupuesto a pagar tragadores) son quienes me tienen que decir a mí cómo debo vivir mi vida? Pues déjeme que me ria. Ellos que han convertido el mundo en lo que es actualmente, nos dicen que debemos cambiar. Para ello aleccionan a científicos (a los que ponen en nómina y hacen copia y pega), niñatas (seguro que con buen respaldo económico), ecolojetas (muy abundantes actualmente, pues parece que vivir parasitando es lo que se lleva) y demás parafernalía «sostenible» (que ni ellos mismos saben la definición de esa palabra). Actúan de lobbys de esas empresas que se están dedicando a «crear carne sintética» o a «crear carne a partir de agua y bacterias(?)». ¿Me van a contar que eso es más sano? Arremetieron con la carne con las famosas «vacas locas» y que, como ocurre con todo aquello que es mentira, se queda en nada. Crean el miedo en el humano, que es tan tonto que aún no ha espabilado con tantas mentiras contadas, y les funciona, durante una temporada. Ahora es el cáncer ¿qué será mañana?

  2. Paco

    Primero fue la grasa,la victima de los dogmas cientificos.
    Ahora es la carne roja, con pocas diferencias con la blanca sino fuera por la mioglobina que es lo que le confiere ese color.
    Trabajos presentados por la OMS que no dejan de ser incompletos ,ya que no abordan el problema en su conjunto.
    El unico trabajo serio a nivel mundial sobre la relacion patologia-alimentacion y sobretodo con la proteina de origen animal( no solo carne) es abordado por el bioquimico americano, Collin Campbell en su libro

    EL ESTUDIO DE CHINA

    Un libro de facil lectura para gente normal y con abundantes citas a trabajos cientificos para quienes deseen comprobar y comparar. Este video salio hace años creo que en documentos TV

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.