Otro anticonceptivo con hormonas que causa graves efectos secundarios ¿y van…?

Que los tratamientos anticonceptivos a base de hormonas causan graves problemas de salud no es ningún secreto. Lo último es lo de Implanon NXT, un implante anticonceptivo precargado en un aplicador desechable para mujeres entre los 18 y 40 años de edad. Contiene 68 miligramos del principio activo etonogestrel, sustancia con un rosario de efectos secundarios tras de sí. La Agencia de Medicamentos

El Implanon se inserta justo bajo la piel de la parte superior del brazo. El etonogestrel es una hormona femenina de síntesis que se parece a la progesterona. Al llevar ese parche se libera a la sangre una pequeña cantidad de etonogestrel, de manera continua. Se usa así para evitar el embarazo.

El principio activo actúa de dos maneras:

-Impide la liberación de un óvulo de los ovarios.

-Produce cambios en el cérvix que dificultan la entrada del semen en el útero.

¿Pero qué ocurre con este artilugio médico? Pues según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), que se han notificado casos de lesión neurovascular y desplazamiento del Implanon desde el lugar de inserción en el brazo y, en raras ocasiones, hacia la arteria pulmonar.

Estas complicaciones pueden estar relacionadas con la inserción profunda o incorrecta del implante -indican los responsables de la autoridad sanitaria-. Para minimizar el riesgo de lesión neurovascular y desplazamiento del implante, se han actualizado las instrucciones de inserción y extracción del implante».

Dichas instrucciones se pueden consultar en la ficha técnica de Implanon NXT, en la que también se han incluido enlaces a los vídeos demostrativos de inserción/extracción de Implanon. La Aemps recuerda a los profesionales sanitarios que es importante:

-Indicar a la paciente que palpe suavemente el implante ocasionalmente para asegurarse de que permanece en su ubicación correcta (contactar con el médico lo antes posible si no está en su sitio).

-Proporcionar a cada mujer usuaria del implante la Tarjeta de Información para la Paciente (antes llamada Tarjeta de Usuaria) en la cual se recoge esta información.

-La extracción de los implantes no palpables debe ser realizada únicamente por profesionales sanitarios con experiencia en la extracción de implantes insertados profundamente.

Hace años que llamamos la atención sobre los posibles daños que pueden causar a la salud los diferentes anticonceptivos que llevan hormonas sintéticas. Cuidado chicas, planificad vuestra anticoncepción de manera menos agresiva. La revista Vanity Fair publicó un artículo titulado ¿Por qué el potencialmente letal anticonceptivo NuvaRing está todavía en el mercado?

Resulta que Nuvaring tiene el mismo principio activo que el parche que ahora da problemas graves. Hicimos un post hiperleído y difundido (podéis seguir haciéndolo si os place) titulado Más casos de daños por el medicamento que lleva el anticonceptivo NuvaRing. En él mostrábamos más informaciones relativas a otros anticonceptivos como la píldoras que usan millones de mujeres (por ejemplo las de BayerJaz o Jasmin) con muertes y graves daños a sus espaldas.

Son muchas las cosas que los fabricantes de métodos anticonceptivos no cuentan a sus usuarias (en ese post tenéis un buen resumen de ellas). ¿Recordáis el método Essure? Era otro implante, en esa ocasión, un muelle metálico que se insertaba en las Trompas de Falopio de las mujeres para impedir la fecundación.

Bayer, quien lo vendía, lo retiró hace no mucho del mercado por la presión de miles de mujeres en todo el mundo que sufrían graves daños.

Entre las muchas quejas de sus usuarias y víctimas -nunca fue bien probada su eficacia y seguridad– estaba que el muellecito se desplazaba por el cuerpo vagando a no se sabe bien dónde.

¿Hace falta que las mujeres se organicen y quejen en masa para que tantas guarrerías con vestido de tratamiento se retiren del mercado por motivos de salud pública?

Si habéis tenido problemas con este tratamiento podéis consultarnos al Bufete Almodóvar & Jara.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.