Populares fármacos para el dolor (gabapentinoides como Lyrica) ¿pseudociencia institucionalizada?

Si hay dos fármacos (de la misma familia) cuyo uso debería reconsiderarse esos son la gabapentina, cuya marca ha sido Neurontin y su hermano mayor, nacido de la desaparición del periodo de protección de la patente del primero, Lyrica cuyo principio activo es pregabalina. Nunca unos tratamientos con tan pocas indicaciones fueron tan recetados durante tanto tiempo y con pruebas (evidencias) de su escasa efectividad y seguridad abundantes.

Se han hecho muy populares tanto en consultas de atención primaria como en especialidades y sobre todo son recetados para el dolor. La razón es que desde el principio fueron comercializados mediante una estrategia de promoción para indicaciones no autorizadas que tuvo éxito.

Gabapentina tiene indicación en crisis parciales epilépticas y dolor neuropático (el ocasionado por un mal funcionamiento del sistema nervioso) y pregabalina tiene las dos anteriores y el trastorno de ansiedad generalizada, aunque es el dolor neuropático la indicación más usada de estos fármacos.

Sin embargo, gabapentina y pregabalina se utilizan extensamente en indicaciones no recogidas en la ficha técnica como son fibromialgia, síndrome de piernas inquietas, ciática, lumbago, etc. siendo este uso controvertido.

Y es que resulta que hace ya diez años, en 2009, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) rechazó la indicación de pregabalina en fibromialgia por diferentes motivos: falta de eficacia demostrada en este grupo de pacientes, sin beneficio clínico en dolor ni mejoría de la capacidad funcional, eficacia no mantenida en el tiempo y balance beneficio/riesgo desfavorable.

Es decir, el uso de este (y otros) medicamentos en esas indicaciones es pura pseudociencia. Desconozco si el Ministerio de Sanidad tiene pensado hacer algo al respecto, ya que impulsa desde hace tiempo una campaña contra los comportamientos pseudocientíficos, aunque supongo que no porque el promotor de estos tratamientos ha sido Pfizer, una de las farmacéuticas más poderosas y con más influencia en la administraciones públicas españolas.

Si queréis ver buena información clínica sobre la eficacia y seguridad de los medicamentos indicados para dolor neuropático aquí tenéis este trabajo de dos farmacéuticos de Albacete. Veréis que de todas las opciones son los que más número de personas es necesario tratar para obtener algún beneficio.

A comienzos de este año 2019 se publicó en la prestigiosa revista médica JAMA un metanálisis sobre la supuesta eficacia de pregabalina en indicaciones no autorizadas como son: dolor postoperatorio, cefalea, fibromialgia, temblor esencial, lumbago, ciática, estrés postraumático, síndrome de piernas inquietas y un largo etcétera.

Se identificaron 238 ensayos que evaluaron la eficacia de pregabalina en al menos 33 indicaciones, de las
cuales cinco recibieron aprobación por parte de la EMA y la agencia estadounidense de medicamentos, FDA. El 67% de las primeras publicaciones para las nuevas indicaciones generaron expectativas en cuanto a su valor clínico. De estas indicaciones en el 63% de los casos y tras cinco años de seguimiento no se han realizado ensayos confirmatorios de su eficacia.

Es decir, se ha creado un excedente de supuestos beneficios en indicaciones no autorizadas que no han sido confirmados con el paso del tiempo. Y sin duda, ese excedente ha sido parte del marketing agresivo con el que se ha ido a los médicos para que receten estos fármacos.

Como explican los profesionales sanitarios de No Gracias en este post genial:

Los gabapentinoides  [grupo de medicamentos donde están Lyrica y Neurontin] son un ejemplo clásico de cómo la industria farmacéutica consigue vender sus productos mediante la instrumentalización y/o manipulación del ensayo clínico, compra de expertos, sociedades científicas, asociaciones de pacientes y presión comercial intensiva sobre los prescriptores. Nunca tan poco ha generado tantos beneficios. La utilización masiva de los gabapentinoides es una de las vergüenzas de la medicina contemporánea«.

Así que ya lo sabéis y no es la primera vez que lo publicamos, la historia de Lyrica está llena de promoción ilegal, médicos “incentivados” para que lo receten, asociaciones de pacientes que hacen lobby para su uso, multas por publicidad ilegal e indicaciones no aprobadas en Europa que se han obviado. Una joya de tratamiento que datos recientes lo describen como casi inútil y peligroso.

Pues bien, para no liaros mucho, que he puesto bastantes enlaces para que ampliéis información, en 2015 caducó la patente de Lyrica y terminó el monopolio y otros laboratorios tienen derecho a fabricarlo y comercializarlo. Dicho fármaco registraba entonces unas ventas superiores a los 108 millones de euros en el último año sólo en España. ¿Otro caso de pseudociencia institucionalizada?

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.