Dosis bajas de ibuprofeno son igual de eficaces que altas y nos ahorramos infartos

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) se usan mucho para el tratamiento del dolor agudo, siendo el ibuprofeno uno de los analgésicos orales más utilizados en Urgencias. Pero lo que mucha gente no tiene nada claro es la dosis correcta de uso. Un trabajo reciente concluye con alguna sorpresa.

Estos investigadores han hecho un estudio en el que comparan la eficacia analgésica del ibuprofeno oral en tres dosis diferentes para pacientes adultos ingresados en Urgencias con dolor agudo. Fue un ensayo aleatorizado, doble ciego que comparó la eficacia analgésica de tres dosis de ibuprofeno oral de 400, 600 y 800 mg.

Lo que se ha descubierto es que tiene una eficacia analgésica similar para el alivio del dolor a corto plazo en adultos con dolor agudo.

Durante el análisis no se produjeron eventos adversos en ningún grupo.

Esto quiere decir que cuando tenemos un dolor fuerte podemos usar la mínima dosis, 400, que nos va a hacer el mismo efecto que si usamos la común, la que suelen presentar la mayor parte de fabricantes, 600, o que si tomamos 800.

El mensaje que podemos tomar de este trabajo es que mejor tomar la mínima dosis de este efectivo analgésico, mejor no abusar. Sí, el estudio no ha encontrado efectos secundarios reseñables en este caso (con probabilidad porque no era la intención, que ha quedado claro que el objetivo era analizar las dosis).

Pero como con todos los medicamentos hay que tener cuidado. Como hemos publicado en los últimos años existen nuevos datos que alertan de riesgos cardiacos por fármacos como ibuprofeno.

Ahora, un trabajo publicado en la revista European Heart Journal concluía que el popular medicamento incrementa un 31% el riesgo de paro cardiaco. El ibuprofeno es uno de los fármacos más consumidos en España. Escribiría que mal consumido pues es un gran tratamiento pero como en general ocurre con los medicamentos prolongamos su uso en exceso y eso conlleva casi irremediablemente problemas de salud.

En este contexto de abuso en el que utilizamos este tratamiento cobra mayor valor el estudio que comentamos.

También hay un estudio publicado por British Medical Journal (BMJ) que se realizó con una muestra de población de cerca de diez millones de personas de Reino Unido, Alemania, Holanda e Italia que tomaron los mencionados AINE entre 2000 y 2010.

El objetivo del ensayo era investigar la seguridad cardiovascular de los fármacos anti-inflamatorios no esteroideos y estimar el riesgo de hospitalización por insuficiencia cardíaca tras su uso.

Concluyó que dosis altas del famoso fármaco analgésico pueden provocar daños en el corazón y aparato circulatorio. «Dosis altas» serían cuatro pastillas diarias del ibuprofeno que tenéis en casa.

El trabajo también concluyó que el naproxeno es el AINE más seguro y en teoría se podrían tomar hasta 500 miligramos al día. El diclofenaco (una de cuyas marcas más populares es Voltaren) es el más peligroso y, dicen los investigadores, se debería evitar su consumo ya que hay otros fármacos con efectos similares más seguros.

Aunque como escribo, los medicamentos para el dolor son más seguros cuanto menos tiempo se usan, es decir, son para dolores concretos no crónicos. Y ahora ya sabéis que la dosis cuenta y mucho que la buena noticia es que podemos usar menos ibuprofeno del que pensamos con la misma eficacia que dosis superiores.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.