Iatrogenia: daños provocados por intervenciones médicas y fármacos #CartasaElla

Como cada semana os hago entrega de una nueva misiva de las #CartasaElla que en este caso se corresponde con la introducción a una carta larga sobre el fenómeno de la iatrogenia, ya sabéis las muertes causadas por los medicamentos y las intervenciones sanitarias.

Querida Ella, en una de mis cartas te ofrecí un dato sobre un tema que es precisamente el que me impulsó a investigar por mi cuenta para saber más sobre temas de salud: la iatrogenia, palabra extraña que significa daños provocados por las intervenciones médicas y sobre todo por los medicamentos, es la tercera causa de muerte más común en Estados Unidos. Sólo las enfermedades del corazón y el cáncer matan más personas.

El dato sigue provocándome escalofríos cada vez que lo veo, cada año mueren por este motivo más de 250.000 personas, según el último análisis publicado en la revista British Medical Journal (BMJ)1. Sus autores, Martin Makary y Michael Daniel, investigadores de la Universidad de Medicina John Hopkins, utilizaron estudios desde 1999 en adelante para concluir que los errores médicos suponen más del 9,5% de las muertes en Estados Unidos. ¡Los sistemas sanitarios, que están hechos para tratar las enfermedades, causan todos esos decesos!

Para determinar el porcentaje de muertes causadas por errores médicos, los investigadores analizaron los datos recogidos por el Gobierno y los compararon con los datos de admisión hospitalaria.

Extrapolaron la información y hallaron que en el año que estudiaron, 2013, hubo 251.454 muertes en Estados Unidos producidas por un error médico. Y eso sólo en el país norteamericano, Ella.

El número de fallecimientos en Europa está cerca de los 200.000 anuales. Son cifras estremecedoras. Estamos tratando sobre que en la Unión Europea se producen 548 muertos por medicamentos cada día mientras que por ejemplo el tráfico automovilístico causa 75 y ya es dramático2.

Los medicamentos tienen beneficios cuando se usan con corrección pero hay varios factores que no ayudan a que ese escenario cambie. Uno de ellos es que nuestro país ocupa la segunda posición de consumo global de fármacos. Sólo nos “gana” Francia y adelantamos incluso a Estados Unidos. Y no es que lo escriba yo, son datos de hace unos años de un informe que hizo el principal lobby de la industria farmacéutica británica, la Association of the British Pharmaceutical Industry (ABPI).

¿Como para estar orgullosos nieta mía, verdad? Debemos estar muy «malitos» en España. Y también debemos estar un poco «locos» pues en ese año que se hizo el estudio éramos los primeros del mundo en consumo de fármacos para la demencia.

Y es que a mi modo de ver, existe una epidemia soterrada de muertes por el consumo de medicamentos. Porque esto yo creo que la gente no lo sabe. Con frecuencia los informativos de la televisión ofrecen noticias sobre algo tan alarmante como que la población se mate al volante de su coche. Pero fíjate que con cifras muchísimo mayores el problema de la iatrogenia no ocupa portadas de grandes medios de comunicación.

Otra de las razones para que esto suceda es que quienes fabrican los tratamientos ocultan de manera sistemática datos sobre su seguridad. Fíjate que existen trabajos que señalan que a los cinco años de su comercialización, un 25% de los medicamentos han sido objeto de revisión de su ficha técnica.

Y cerca del 8% son retirados por sus efectos adversos, porque han sido estudiados en un número pequeño de pacientes y en condiciones muy rigurosas de control que se parecen muy poco a la clínica habitual que es algo que también te he comentado: el método científico es muy importante pero no es infalible y ha de pasar la «prueba del algodón» de la realidad, que los fármacos al final los consumen persona «reales» no sólo la población incluida en los ensayos clínicos.

¿Por qué te he escrito que se ocultan datos sobre posibles fallos en la seguridad de los tratamientos? Los laboratorios se agarran a la excusa del «secreto comercial» para no soltar datos de sus ensayos sobre medicamentos.

Dicen que si cuentan todo sobre cómo han fabricado un fármaco, la competencia puede imitarles, cuando ellos han puesto todo el dinero de la investigación. Un poco de razón no les falta pero abusan de la confianza.

Como te explicaré, mi pequeña, los casos de daños provocados por medicamentos son tantos que desde las agencias reguladoras de fármacos, que por lo general se portan muy bien con las grandes farmacéuticas, les han dado algún toque de atención. La Agencia Europea de Medicamentos avisó hace unos años que decidir qué información comercial sobre fármacos es confidencial es cosa suya3.

Desde luego es necesario un sistema de control de la venta y consumo de tratamientos sanitarios más transparente para vigilar los errores médicos. Ello conllevaría sistemas más efectivos y seguros. Porque cuando tratamos sobre muertes y graves daños en la salud de las personas causados durante su intento de buscar salud o tratar una enfermedad estamos tratando sobre sufrimientos infligidos a personas y sus familias.

1Martin A. Makary, Michael Daniel, Medical error—the third leading cause of death in the US, BMJ 2016;353:i2139 https://www.bmj.com/content/353/bmj.i2139.full Consultada el 29 de julio de 2019.

2Juan Gérvas, Cada día en la Unión Europea: 548 muertos por medicamentos y 75 por tráfico, 14 de septiembre de 2014 http://www.actasanitaria.com/cada-dia-en-la-union-europea-548-muertos-por-medicamentos-y-75-por-trafico/ Consultada el 29 de julio de 2019.

3Redacción, La EMA avisa: decidir qué información comercial sobre fármacos es confidencial es cosa suya, 17 de noviembre de 2014 https://www.redaccionmedica.com/noticia/la-ema-reitera-que-es-la-que-decide-que-informacion-comercial-sobre-farmacos-es-confidencial-5442 Consultada el 29 de julio de 2019.

3 Comentarios a “Iatrogenia: daños provocados por intervenciones médicas y fármacos #CartasaElla”
  1. Marino

    Asunto este de trascendencia sanitaria donde los haya.
    Pero, en un adecuado análisis, es preciso deslindar lo que son «errores médicos», propiamente, de otros eventos adversos relacionados con el uso de recursos terapéuticos (no solo fármacos) y con la asistencia sanitaria en general, en la que intervienen diferentes gremios. Así, por ejemplo, la prescripción en pacientes hospitalizados es facultativa de inicio, pero diferentes profesionales colaboran en un proceso de decisiones y actuaciones que determinarán lo que finalmente reciba el paciente. Podríamos tener ahí un error de medicación, no necesariamente «médico».
    En los últimos 15-20 años vamos analizando y comprendiendo en nuestro país al menos parte del problema, e implementando medidas para solucionarlo.
    Al respecto, quizás sea de algún interés el siguiente enlace:
    http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1137-66272004000100013

  2. Graciela

    Hola no se si tiene datos del sevikar 20,,mg..y sevikar 40 mg… Le agradesco información…..

    • José maría viñals montaba

      Hola, Graciela! Como no soy médico y desconozco su historia personal, no me atrevo a aconsejarle nada… Pero sí me atrevería a comentarle, después de ver la ficha médica de esos medicamentos y ver que son medicamentos para bajar la hipertensión, y siendo de la opinión de que ningún medicamento es inofensivo… y esos en particular no están recomendados ni para embarazadas ni lactantes, y pueden causar daños en el hígado, riñón, corazón, etc….

      Yo le recomendaría que, si su tensión arterial es muy alta, utilizara métodos naturales, como las hojas de olivo…
      En esa página que le cito tiene información adecuada. Insisto en que no soy un experto, tan sólo un ciudadano preocupado por la salud y por los efectos perjudiciales de la mayoría de los fármacos.
      Un saludo afectuoso.

      Infusión de hojas de olivo para la hipertensión
      https://www.infusionesmedicinales.com/hojas-olivo.html

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.