La ceguera temporal de una de las Spice girls y las operaciones de la vista con láser

El ingreso de urgencia de una de las componentes del grupo Spice Girls, Mel B, en un hospital tras perder la visión en su ojo derecho el pasado viernes, vuelve a poner de relieve los problemas que dan las operaciones de la vista con láser y la colocación de lentes intraoculares.

El diario The Sun ha informado que la cantante, de 43 años, llegó al Moorfields Eye Hospital de Londres diciendo al personal médico que estaba “totalmente ciega” y que “no podía ver nada”. Mel no puede ver por su ojo izquierdo debido a una cirugía con láser fallida, que tuvo lugar hace 20 años y tenía la intención de corregir su visión, pero la cosa salió mal.

Mel B, de las Spice girls.

Al parecer todo ha quedado en un susto pero la mujer se encontraba muy mal y al momento de su ingreso no se sabía qué pudo provocar la falta de visión.

El caso es que recibió tratamiento que le fue bien y fue trasladada más tarde al departamento de oftalmología de Luton y Dunstable Hospital y se fue una vez que pudo recuperar la visión y quedó bajo control.

En este blog llevamos varios años advirtiendo sobre los posibles daños que pueden provocar la cirugía refractiva y las lentes intraoculares. Lo hicimos primero dando voz en una entrevista a Alejandro López, coordinador de la Asociación de Afectados por Intervenciones de Cirugía Refractiva (Asacir) que explica cuales son los daños y secuelas crónicas de intervenciones en la vista como la operación con láser o dichas lentes intraoculares.

Desde entonces hemos seguido documentando el impresionante el negocio que hay montado también en oftalmología y sin evidencias (pruebas) científicas, para variar.

Recogimos el testimonio de varias personas afectadas que tienen claro que los 20 minutos supuestamente inofensivos que publicitan como una operación sencilla, sin dolor, sin molestias, sin efectos secundarios (en realidad son secuelas porque son PERMANENTES), ofrecen una realidad muy diferente. Y no es un tipo de operación: «TODAS TIENEN RIESGOS, todas son irreversibles porque los ojos nunca se recuperan del todo utilicen la técnica que sea».

Leed sus casos en esos dos enlaces. Hay médicos que narran cuales son las secuelas o complicaciones físicas más frecuentes que pasan por su consulta:

Lo más común son córneas deformadas e irregulares que provocan visión borrosa y distorsionada, aberraciones de alto orden, fluctuación o inestabilidad, pérdida visual en ambientes de poca luz, etc. También es frecuente encontrarse con una superficie ocular comprometida que origina sequedad crónica, dolor ocular y dolores de cabeza crónicos.

Otra consecuencia habitual son las moscas volantes, causa de que la presión intraocular se incrementa durante la cirugía de forma drástica para luego bajar, todo en un corto período de tiempo. A menudo el humor vítreo, que constituye la mayor parte del interior del ojo, se separa de la retina subyacente a los días, semanas, meses o incluso años después de la cirugía LASIK».

Y hay otros doctores que aconsejan operarse de la vista con láser sin necesidad, sólo por dinero. En ocasiones se juntan y en un ambiente de marcado carácter corporativo y mercantilista, esos médicos, como si no les escuchase nadie, argumentan con diferentes confidencias.

Hablan de contratos basura, del «outlet oftalmológico» de algunas clínicas privadas, sobre comportamientos éticos, los gastos y las dificultades de abrir una clínica oftalmológica privada, etc.

También hemos contado que las clínicas que sustentan este pelotazo (nada nuevo por cierto como vemos en el caso de Mel B que se operó hace dos décadas) y algunos médicos, quizá por miedo a perder mercado, amenazan con acciones legales a sus víctimas.

Comentaros que en el Bufete Almodóvar & Jara recibimos consultas de afectados para ver si se puede demandar Justicia y que se compensen de algún modo los daños crónicos que sufren estas personas.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.