El laboratorio Boheringer deberá pagar 1,25 millones de dólares a la familia de una fallecida por tomar Pradaxa

Un jurado federal en Virginia Occidental (Estados Unidos) ha condenado a la farmacéutica Boehringer Ingelheim a pagar 1,25 millones de dólares en compensación a la familia de una mujer que sufrió un sangrado gastrointestinal fatal,(murió), debido a los efectos secundarios del medicamento Pradaxa (dabigatran), el controvertido anticoagulante de nueva generación.

Los demandantes han conseguido el éxito judicial alegando que el fabricante de medicamentos no proporcionó advertencias adecuadas sobre los riesgos de sangrado de Pradaxa para la comunidad médica y los consumidores.

Boehringer Ingelheim ha enfrentado alrededor de 4.000 juicios por este medicamento e incluso llegó a un acuerdo extrajudicial que resolvió la mayoría de los casos en 2014.

Estoy de acuerdo con mi compañero abogado en el Bufete Almodóvar & Jara, Francisco Almodóvar, que tenemos que tomar nota en España y en la Unión Europea sobre las resoluciones de los juzgados en USA:

Cuando se demuestra que ha habido un defecto de información u omisión intencionada de información sobre los riesgos de un fármaco, en este caso, Pradaxa, las víctimas obtienen una compensación que valora el daño físico, moral y el escarmiento social, por este orden, de menos a más. Es decir, por daño físico se otorga 50.000 €, por daño moral 200.000 € y un millón de euros por daño punitivo (escarmiento para que no se vuelva a repetir)”.

En España no tenemos todavía esta figura tan necesaria, el daño punitivo en las resoluciones judiciales sobre daños por medicamentos.

Lo que sí tenemos en España es un ex trabajador de la multinacional farmacéutica que ha visto muchas cosas sucias y que lo está denunciando.

Para Rafael Fernández:

Esta condena considero que es un antecedente penal de la empresa que justifica la vulneración masiva de datos personales y documentos confidenciales de salud en Andalucía y Extremadura que he denunciado ante Fiscalía Anticorrupción. Creo que hay un presunto delito societario doloso con ánimo de lucro a través de competencia desleal”.

En este blog hemos publicado numerosas informaciones relativas a los graves daños que puede provocar Pradaxa (incluidas muertes). Son informaciones que, aunque trascendentes, no suelen aparecer en los medios de comunicación (y cuanto más se asemeje ese medio a uno sanitario menos posibilidades de que se publique en él algo así). Quizá tenga que ver, como tiene documentado la Fiscalía, que Boheringer ha hecho pagos de 100.000 euros ¡de una tacada! a diversos medios de comunicación.

Tampoco es fácil que los usuarios de estos fármacos peligrosos se enteren de sus potenciales daños si recurren a las asociaciones de pacientes del ramo como por ejemplo FEASAN, la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados. Estas hacen publicaciones sobre este grupo de medicamentos pero sin contar nada de sus secuelas.

De hecho mantienen estrechos lazos con el fabricante de Pradaxa hasta el punto de que entre ambos forman a llamados “pacientes expertos” que luego ejercen de “delegados comerciales” del laboratorio, al ir predicando las bondades del tratamientos. ¿Hablarán también sobre las muertes, las secuelas, los juicios o las denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción?

FEASAN recibe dinero directamente de Boheringer para actividades de marketing de la compañía como por ejemplo el Día Nacional de Paciente Anticoagulado por cuya “colaboración en la organización” en 2015 recibió 5.300 euros, según los documentos a los que hemos tenido acceso. Así es como se consigue que algo tan escandaloso como que un medicamento anticoagulante mate a un número indeterminado de personas en todo el mundo al provocarles hemorragias, no trascienda a la opinión pública.

En otras ocasiones Boheringer, FEASAN y la Federación Española de Ictus (FEI) han recurrido a personajes públicos, como la modelo Laura Sánchez, para amadrinar una campaña para el conocimiento del ictus.

FEI cobró de Boheringer 4.900 euros en 2015 por la colaboración en la organización del Día Mundial del Ictus.

Muchas personas se preguntan porqué el famoso medicamento Sintrom ha sido desplazado en las recetas. La respuesta está en el agresivo marketing que se ha hecho de otros fármacos, como Pradaxa, basado en ocultaciones de los efectos secundarios que el laboratorio conocía de antemano pues hizo los ensayos clínicos que lo documentaban.

Y eso que se conoce desde hace años que el fármaco usado para prevenir los trombos puede matar por hemorragias incontenibles. Pero el mercado de la anticoagulación en España es enorme pues alrededor de un millón de personas viven anticoaguladas.

Boheringer ha hecho un esfuerzo económico para tratar de que su medicamento sea el más usado. Así, ha llegado a hacer cursos de formación on line para farmacéuticos con una curiosa oferta para FEASAN. La federación de pacientes recibió 20 euros por cada farmacéutico que consiguió que terminara dicho acto “formativo”. Los métodos para lograr ese objetivo no se han revelado.

Bueno pues ahí tenéis unas pinceladas sobre cómo conseguir que las muertes por tu medicamento no trasciendan, que sólo se cuenten las bondades del mismo. No hagáis el experimento en casa.

Un Comentario a “El laboratorio Boheringer deberá pagar 1,25 millones de dólares a la familia de una fallecida por tomar Pradaxa”
  1. Gonzalo

    Tengo la duda sobre el Rivaroxoban o llamado Carrito como anticuagulante, saber si no tiene efectos secundarios importantes ya que es muy caro el médicamente y un médico internista me comunico que podía cambiarlo por la pentoxifilina o tentral 400.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.