Caso daños por el fármaco Depakine: La oportunidad de conseguir cambios sociales

Tras la explosión mediática del escándalo por las malformaciones en bebés cuyas madres tomaron el medicamento Depakine durante el embarazo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) toma medidas pero no retira el tratamiento del mercado. Las agencias reguladoras permiten su venta ¡desde hace casi medio siglo! cuando existen miles de familias dañadas. Es necesario crear un movimiento crítico que trabaje por cambiar esta situación de iatrogenia generalizada.

La EMA endurece las medidas para controlar la exposición al fármaco. Reconoce una vez más pues no es la primera vez que así se expresan las agencias reguladoras, que los bebés expuestos al medicamento del laboratorio Sanofi, “corren un alto riesgo de sufrir malformaciones y problemas de desarrollo”.

La EMA también explica que pese a las recomendaciones previas “las mujeres no estaban recibiendo una información correcta” sobre los riesgos del fármaco, por lo que se ha decidido “endurecer las restricciones sobre el uso del ácido valproico” así como la obligación de informar correctamente a los usuarios.

Las nuevas medidas incluyen la prohibición del uso de los medicamentos fabricados con valproato para la migraña o el trastorno bipolar durante el embarazo y la prohibición de tratar la epilepsia durante el embarazo a menos que no haya otro tratamiento efectivo disponible.

En el embalaje del producto, para que pueda leerse antes de usar el producto, se colocará una advertencia sobre los riesgos del tratamiento.

La EMA pide a las compañías fabricantes del compuesto que hagan nuevos estudios de seguridad del fármaco para conocer todos los riesgos y sus efectos secundarios a largo plazo. A buenas horas pues esas cosas se hacen antes de comercializar el medicamento.

Como cuento estos días, las familias afectadas por el Depakine están organizándose. Quieren llevar sus casos a los tribunales de justicia. Está claro que habrá litigios para que se haga Justicia, que los responsables asuman sus errores y que las víctimas tengan justas compensaciones por su sufrimiento y el de sus descendencias. En el Bufete Almodóvar & Jara llevamos tiempo asesorando legalmente a afectadas y colectivos (conocemos bien a Sanofi).

banner_bufetePero eso sólo es un paso o un objetivo pues creo que lo que por fin puede ponerse sobre la mesa es el centro del asunto: ¿Cómo se aprueban los medicamentos?; ¿son demasiado laxas las agencias reguladoras de fármacos?; ¿puede que lo sean porque tiene relaciones poco transparentes con la industria? ¿cómo funciona el sistema de investigación biomédica que deja que se cuelen este tipo de productos nocivos?

Es decir, es la hora de crear un movimiento fuerte que aúne a asociaciones de afectados y de consumidores, médicos y otros sanitarios críticos con el proceso de medicalización de la vida, bufetes de abogados, periodistas comprometidos, personas de la Administración sanitaria disconformes, políticos, etc. Es necesario ir más allá de la denuncia periodística o de las demandas en los juzgados pues durante los últimos lustros no han parado de sucederse hechos similares.

Se necesitan cambios políticos y ello sólo será efectivo si se crea un movimiento social. Hay que plantearse: ¿hay sobrediagnóstico de enfermedades para crear nuevos mercados farmacológicos?; ¿hay una sobreindicación de este tipo (y de otros) medicamentos?; ¿no son todo esto episodios de la medicalización de la vida con consecuencias dramáticas para las personas?; ¿no es el actual modelo sanitario basado en la receta de medicamentos un peligro para la salud pública?

En fin, todo esto ha de hacer que los movimientos críticos se unan y se planteen impulsar cambios políticos profundos por el bien de la salud pública. Creo que es buena ocasión para trabajar en un “frente amplio” donde las legítimas reivindicaciones personas o de colectivos concretos -incluso profesionales- se tengan en cuenta pero que a su vez estas se dirijan a un objetivo más generoso como es trabajar por cambios sociales. Éstos nos permitirán algún día superar la epidemia fantasma de iatrogenia (daños provocados por los sistemas sanitarios) que atraviesa el mundo occidental.

Como periodista fui el primero en publicar sobre el Caso Depakine. Ya en junio de 2013 publicamos el post Depakine y graves daños en el feto si se consume durante el embarazo. Contábamos que el ácido valproico, principio activo del tratamiento, es el antiepiléptico más utilizado en España según datos del Observatorio de Uso de Medicamentos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Y difundíamos algo que se cuenta poco. Según JAMA, el Journal of de American Medical Association la exposición prenatal a valproato podría incrementar el riesgo de autismo.

Recetar Depakine durante el embarazo por razones como el trastorno bipolar, la migraña u otras, hace al médico, la entidad que lo emplea y/o la farmacéutica indudablemente responsables por las deficiencias psíquicas o malformaciones que puedan aparecer en el bebé. Las advertencias no fueron escuchadas.

El primer texto sobre el caso no tuvo gran repercusión, no así el segundo, de enero de 2015, que titulamos ¿Otro Caso Talidomida? Depakine está provocando bebés con malformaciones. Causa asombro cómo las autoridades sanitarias actúan de manera tan lenta; que muchos médicos sean tan corporativistas; y no escribamos ya el laboratorio, del que sólo se espera que mire por sus intereses para variar. Por todo ello hay que crear un movimiento crítico que trabaje por cambios en beneficio de la salud pública.

6 Comentarios a “Caso daños por el fármaco Depakine: La oportunidad de conseguir cambios sociales”
  1. José Mª Viñals Montaba

    Hace tres años tuve una crisis emocional, me ingresaron unas tres semanas y salí con diagnóstico de trastorno bipolar. El tratamiento a seguir era OLANZAPINA y DEPAKINE CRONO.
    Durante dos años seguí con la medicación, aunque por mi cuenta fui reduciendo la dosis de Depakine, pues ya me asustaban los efectos secundarios mencionados en el prospecto entonces. En episodios de nerviosismo e insomnio lo complementaba con hierbas relajantes.
    Con la baja laboral y la consecuente disminución del estrés, así como estímulos positivos como trabajar la tierra, la música, paseos por la montaña… he conseguido poco a poco ir rebajando la medicación.
    Actualmente estoy jubilado y voy reduciendo la dosis de Olanzapina al mínimo y ya no tomo Depakine.
    Gracias, Miguel, por tu interesante blog. Tus informaciones me animaron a dejar del todo el peligroso Depakine, y tienes mucha razón, tenemos que asociarnos y conseguir cambios sociales. Ya no se usa la trepanación como en el siglo pasado para “curar” las llamadas “enfermedades mentales”, pero la medicación actual es también muy peligrosa. No quieren ciudadanos sanos y felices, sino consumidores enfermos crónicos e infelices. Los ciudadanos sanos y felices pueden ser peligrosos para el sistema. Un abrazo.

    • Miguel Jara

      Me alegro que te fueran útiles mis informaciones. Lo has explicado muy bien, en esencia a un sistema enfermo como el actual modelo económico y político no le interesan personas sanas y despiertas, así que tendremos que defender nuestra salud para no formar parte de un modelo suicida.

      • Carlota

        Buenas tardes,
        A ver, soy epiléptica desde los 15 años (ahora 31) y llevo tomando Depakine desde entonces.
        Depakine ha sido el único medicamento que me ha permitido llevar una vida normal, y el que me ha permitido hacer todo lo que he querido en mi vida.
        En todo momento he sabido que el Depakine produce malformaciones en el feto, es de las primeras cosas que me dijo mi neurólogo a los 15 años. Siempre que iba a las revisiones me hacía la misma pregunta; ¿Tienes pensado tener hijos de aquí a un corto periodo de tiempo? La respuesta siempre habia sido que no hasta ahora. De aquí a unos años tengo pensado tener hijos, y por eso mismo, estoy empezando a eliminar poco a poco y bajo control medico el Depakine. Es un proceso largo, ya que después de haberlo dejado de tomar, por completo, he de esperar 1 año por lo menos, (para dejar que mi organismo se limpie por completo y elimine todos los restos del medicamento) y entonces, pensar en quedarme embarazada.

        En conclusión, toda medicación tiene efectos secundarios (incluso las plantas medicinales; de ahí provienen muchos de los medicamentos). Hay que tener una comunicación excepcional con el médico y NUNCA automedicarse o eliminar una medicación sin control, es tan malo lo uno como lo otro.

        Por otro lado, ¿de verdad creéis que a la seguridad social le interesa tener más enfermos? ¿os haceis a la idea de lo caros que le salen a la seguridad social los enfermos crónicos?

        • Ana

          Felicidades carlota yo y muchas mujeres mas no hemos tenido esa informacion ni nos han intentado bajar la dosis ,si no que a medida que iibamos engordando se nos subia la dosis y se nos decia que el unico riesgo que teniamos era que nuestro hijo sufriese espalda bifida ,..pues no no era lel unico riesgo ..he sufrido dos abortos ,un hijo que murio a los dos dias de nacer con pulmones sin formar ,tenemos un hijo con problemas dijestivos desde que nacio y otro que ha enpezado con ataques epilepticos con 15 años y no conseguimos controlarlo con medicacion …no soy la unica te lo aseguro si no ,pregunta en la asociacion de afectados del depakine …te deseo la mayor de la suerte pero yo como tu deja el depakine al tener hijos .

        • José Mª Viñals Montaba

          No, en efecto, a la Seguridad Social como entidad pública no le interesa tener más enfermos. Los enfermos crónicos no sólo le salen muy caros, sino que están dilapidando el dinero de la Seguridad Social, es decir, el dinero de los ciudadanos.

          Es a la INDUSTRIA FARMACÉUTICA a la que le interesa todo eso. Por eso, como dice Miguel Jara, “es la hora de crear un movimiento fuerte que aúne a asociaciones de afectados y de consumidores, médicos y otros sanitarios críticos con el proceso de medicalización de la vida…”

  2. María Caballero Montenegro

    Hay médicos que estén investigando otras consecuencias del tratamiento, del ya consabido trastornos cognitivos y autismo y demás ,, como si es posible que esté medicamento este detrás también del proceso canceroso, llamado concretamente,, Linfoma de Hodgkin a la temprana edad de 9 años, este tema se está investigando de alguna manera

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.