Asociaciones y afectadas por los daños del fármaco Depakine piden responsabilidades

Hace unos días publiqué de nuevo sobre el fármaco Depakine, para la epilepsia y el trastorno bipolar, que es muy peligroso sobre todo para embarazadas. Se calcula que sólo en España pueden haber alrededor de 9.000 mujeres en riesgo de que sus hijos sufran malformaciones de nacimiento y secuelas de por vida. No tardó en contactar conmigo una mujer, M. G., a quien su médico le dijo que no dejara de tomar esas pastillas durante sus dos embarazos y los hijos nacieron con daños que aún hoy padecen.

La entrevista el periódico La Opinión de Murcia y cuenta que tomó el medicamento durante 20 años y sólo hace dos que lo dejó.

Recuerdo que le dije a mi doctor que quería interrumpirlo porque si el fármaco tenía efectos sobre mi sistema nervioso central también lo podía tener sobre el del bebé”, cuenta esta afectada.

El médico se opuso. Le indicó que no se preocupara, que estuviera tranquila, que era peor para el niño que tuviera una crisis por la enfermedad que el propio medicamento, narra M. G. A esta persona, como suele ocurrir por desgracia en tantos casos, en ningún momento le dijeron que el Depakine pudiera provocar lesiones a sus hijos ni que tuviera efectos negativos en el embarazo.

Ayer la Asociación Cordobesa de Epilepsia y otras Enfermedades Afines (ACEPI) publicaba una nota en su web para exigirle al Gobierno información clara sobre la alarma suscitada por las reacciones adversas del fármaco. ACEPI es con seguridad la primera de las asociaciones de afectados por la epilepsia -principal enfermedad que se trata de combatir con el tratamiento cuestionado- que denunció en España los daños que provoca en embarazadas y su descendencia.

Como recuerda, la propia Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha publicado varios estudios que constatan que el medicamento puede producir trastornos en el neurodesarrollo a largo plazo de los bebés e incluso malformaciones congénitas. Y ha lanzado serias advertencias pero sin llegar a prohibir la venta del fármaco la menos en mujeres embarazadas. Así que los médicos han continuado recetándolo con consecuencias que en España se desconocen en detalle.

ACEPI pide que se haga real la práctica del Consentimiento informado y que se diseñen de nuevo los envases del medicamento para que hayan instrucciones claras de no usarlo durante el embarazo. No sé si nuestras autoridades sanitarias harán mucho caso ya, si esperarán a que el caso sea ya del todo mediático o si como sucede en otras ocasiones sólo lo harán cuando se lo indique un juez (insisto en que este caso me recuerda mucho el de otro fármaco muy peligroso y dañino, el Agreal que como ocurre con Depakine lo produce el mismo laboratorio, la multinacional francesa Sanofi).

Francia se ha convertido en el primer país de Europa que ha impuesto una prohibición parcial a la prescripción del Depakine en mujeres y chicas jóvenes. Se espera que otros países de la Unión Europea acaben haciendo lo mismo a lo largo de 2018, indican en ACEPI. Entretanto, no paran de aparecer personas afectadas y en opinión del médico del Hospital Virgen de Arrixaca de Murcia, Juan Antonio Ortega, estos tres primeros casos diagnosticados en adolescentes podrían ser la punta del iceberg, ya que la sobremedicación habitual en nuestro país, y la falta de tradición en la declaración de efectos adversos hace pensar en nuevos casos que empiecen a salir a la luz”.

Se refiere el galeno a tres adolescentes cuya relación de causalidad entre la toma del fármaco por la madre y sus malformaciones ha confirmado.

Ortega se pregunta:

¿Este medicamento es realmente necesario? Y si lo es, ¿tiene alternativas? Si no tenemos alternativas y es imprescindible: ¿hemos dado toda la información disponible, de forma exhaustiva, sobre la evidencia científica al paciente?”.

En el caso de los tres niños no se resolvieron esas preguntas. Lo que más me entristece como periodista que fui el primero en publicar sobre el Caso Depakine, es que las autoridades sanitarias actúen de manera tan lenta; que muchos médicos sean tan corporativistas; y no escribamos ya el laboratorio, del que sólo se espera que mire por sus intereses para variar.

Están creándose asociaciones de afectados en España y reforzándose otras como la citada ya existentes. Habrá litigios para que se haga Justicia, que los responsables asuman sus errores y que las víctimas tengan justas compensaciones por su sufrimiento y el de sus descendencias. En el Bufete Almodóvar & Jara llevamos tiempo asesorando legalmente a afectadas y colectivos (conocemos bien a Sanofi).

5 Comentarios a “Asociaciones y afectadas por los daños del fármaco Depakine piden responsabilidades”
  1. Maria Vicente Garcia

    Maria22 de mayo 2018

    Hola
    Quiero solidarizarme con las personas que han sufrido los efectos de este medicamento Dekapine que solo con nombrarle enfermo.
    Desde que interrumpi mi tratamiento con dicho medicamento he recuperado mi salud.
    El daño que me ha hecho fisicamente, psiquicamente y emocionalmente ha sido de mucho y las secuelas dificiles de borrrar.
    Me he sentido incomprendida y no escuhada por parte de los facultativos…)
    Seguimos siendo numeros para ciertos medicos .
    IHe sentido como tenian que diagnosticarme una enfermedad que no tengo ,a toda costa tenian que encontrar sintomas , digo yo para justificar dicho tratamiento.
    Afortunadamente deje de tomarlo . y me fui recuperandome.
    No valoran al enfermo globalmente, escuchan poco y en mi casos no reconocieron otras enfermedades que padecia
    Buscaban sintomas que yo no tenia para justificar el tratamiento.
    Tratennos como enfermos no como enfermedades. Cada paciente es unico.
    Ojala nos escuhcharan mas y confiaran en nosotros, de esa forma podrian hacer que la sanidad sea mas sanadora.
    Esperando que pueda ayudar a otros pacientes , me he atrevido a contar escuetamente mi experiencia.

  2. Mariana Seisdedos Lopetegui

    Es del todo imposible hacer que los médicos orienten a los enfermos orienten a los enfermos de las malignidades de los medicamentos ya que están recibiendo dinero de los laboratorios farmacéuticos y si esto ocurre, el dinero le sienta bien a cualquier bolsillo aún a costa de estar jugando ellos siempre con la salud de las personas, es por ello que jamás recomiendan la curación con los productos vendidos en HERBOLARIOS tan sanos y que desde que existe el mundo los humanos siempre se curaban con esos sanísimos productos que la maravillosa naturaleza nos aporta

  3. Tamara

    Si lo tiene yo tomaba desplome de 500 2 -0-2 mas mas medicamentos juntos y de la noche a la mañana al cambiar de hospital me quitaron mas de 20 pastillas entre las que se encontraba depakine me las quitaron todas progresivamente y me pusieron otro medicamento y me paro los ataques de golpe.

    Y respectivo a las embarazadas yo tengo una niña de 12 años que va a hacer ahora y en su día pregunté al médico que si pasaba algo tomando la medicación y me dijo que no que lo único al coger peso tiene que estar estabilizado a esa medicación pero que a la única que le podía pasar algo era a mí a darme el ataque que la niña no le va a pasar nada lo único que debería ir a mi médico si hubiera algún ataque o para que me subiera la medicación y llevar un control o un poco más exhaustivo

  4. Itziar

    Hola, en mi primer embarazo tome depakine. La pregunta es, puede tener mi hija consecuencias aunque hasta ahora con 8años todavía no pparezca que las tenga? Porque los medicos te dicen a todo que no.

  5. Susana

    Yo no lo tomé durante el embarazo pero creo que me ha dejado sorda.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.