La ruta de la serotonina que va del estómago al cerebro

Los procesos de la mente humana están controlados sobre todo por el cerebro. Pero la importancia de la microbiota o flora intestinal es tal que entre el 90% y el 95% de la serotonina y el 50% de la dopamina se producen en el intestino delgado. Merece la pena saber un poco más sobre estos neurotransmisores porque están asociados con muchos trastornos de la mente.

Los niveles de serotonina bajan por el estrés. Como neurotransmisor, la serotonina transmite señales entre las neuronas regulando su intensidad. Se produce en el cerebro y es imprescindible que esté en el cuerpo para sintetizar su propia dosis. Casi toda la serotina la concentramos en nuestro intestino porque ahí es utilizada para regular su movimiento. Parte del resto puede encontrarse en el sistema nervioso central.Serotonina

La serotonina tiene mucho que ver con el triptófano, un aminoácido esencial en la nutrición humana que es clave para promover la liberación del neurotransmisor que me ocupa. La falta de triptófano puede contribuir negativamente a cuadros de ansiedad, insomnio y estrés.

El triptófano sólo se obtiene a través de la alimentación. Abunda en los alimentos ricos en proteínas. Lo contienen el huevo, el amaranto, la leche, los cereales integrales, el chocolate, los dátiles, las semillas de sésamo, los garbanzos, las pipas de girasol o de calabaza, los cacahuetes, los plátanos, la calabaza, la espirulina, las carnes rojas, el pescado, el pollo o las almendras, entre otros.

Para tener buenos niveles de tritófano y que éste sintetice la serotonina y por tanto estemos más relajados, menos nerviosos o estresados, durmamos mejor y demás, es necesario tomar estos alimentos. Y como las relaciones simbióticas de los elementos de nuestro organismo son algo complejas hay que saber que para un buen metabolismo del triptófano se requieren niveles adecuados de vitamina B6 y de magnesio.

La primera se ha de reponer diariamente con la dieta. Se encuentra en el germen de trigo, carne, huevos, pescado y verduras, legumbres, nueces o alimentos ricos en granos integrales. Adivino tu pregunta: ¿En qué alimentos se está presente el segundo? Respuesta: En frutos secos como girasol, sésamo, almendras, pistacho, avellanas y nueces. En los cereales: germen de trigo, levadura, mijo, arroz, trigo y avena. En legumbres: soja, alubias, garbanzos y lentejas. En el chocolate negro. Y en los germinados debido a que la clorofila contiene magnesio. De lo que comemos sólo entre el 30 y el 40 % es absorbido por nuestro organismo y depositado en el intestino delgado.Flora-intestinal

Esto que has leído es un bonito ejemplo de coordinación entre sustancias y procesos. Si te das cuenta, hay alimentos que son comunes a este proceso de sintetización natural de la serotonina a través del triptófano, que a su vez lo hace a través de la vitamina B6 y el magnesio. No es tan difícil pues, que el cuerpo se ocupe de esas reacciones químicas complejas y nosotros quedemos para ocuparnos de alimentarnos bien.

La serotonina pues influye en varias funciones corporales como la regeneración hepática, esencial para la depuración de nuestro organismo y la división celular. Por ser un neurotransmisor puede afectar el peristaltismo intestinal -las contracciones musculares organizadas que ocurren a todo lo largo del tubo digestivo- y reducir el apetito.

También, como explicamos, influye en las funciones psicológicas; si nos falta se alteran el estado de ánimo, la ansiedad y el sentimiento de felicidad decae. Así que la ecuación sería: correcta alimentación-intestinos sanos-menos estrés y ansiedad y más felicidad. Esa es la ruta que va del estómago al cerebro.

5 Comentarios a “La ruta de la serotonina que va del estómago al cerebro”
  1. Romina

    Estoy en la misma que vos, vivo inflamada y mal de los intestinos, y los gastro. No saben ya que decirme, estoy ya muy mal animicamente.
    Me gustaria que me ayuden!

  2. David

    Llevo investigando la influencia de la microbiota en la conducta humana desde hace años. Y los resultados, más que sorprendentes, son flipantes.
    La microbiota está detras de:
    La obesidad
    Las alergias
    Desorden mentales
    Intolerancias alimentarias
    Etc etc
    No discutas con los que pongan en duda lo que dices. Mucha gente va a perder su trabajo por estas innovaciones. Actualmente 1 de cada 10 estudios cientificos está relacionado con la microbiota.
    Tanto farmaceuticas, como psiquiatras (la mayoria), o medicos (la mayoria), o psicologos (casi todos), o nutricionistas (la mayoria) no tienen ni pajolera idea.

    • Ana Antonia López

      Hola David!
      Gracias por tu comentario. Excelente! Ya que investigas el tema de la microbiota y us influencia en la conducta humana, tienes artículos que puedas compartir conmigo? Yo estoy lidiando con el tema de Intestino Permeable y es muy difícil pues los gastroenterólogos aquí en Rep. Dom. no tienen ni la más remota idea cómo ayudar con este tema. He aprendido con la de una doctora amiga que se ha distanciado de la medicina basada en la farmacología y leyendo. Es muy difícil y solitario bregar con este tema desconocido para la medicina occidental/farmacéutica.

      Gracias!

  3. Man

    “Pero la importancia de la microbiota o flora intestinal es tal que entre el 90% y el 95% de la serotonina y el 50% de la dopamina se producen en el intestino delgado. Merece la pena saber un poco más sobre estos neurotransmisores porque están asociados con muchos trastornos de la mente.”

    ¿Estás seguro, Miguel, de que está probadamente demostrado que neurotransmisores como como la dopamina o la serotonina están asociados con trastornos mentales en función de sus niveles?

    http://elrincondejano.blogspot.com.es/2012/04/preguntas-circunflejas-respuestas.html

    • Miguel Jara

      Gracias. He leído el post que me envías y entiendo lo que quieres decir. Las enfermedades llamadas mentales tienen por lo general muchas causas, son multifactoriales, yo lo que estoy trabajando en los últimos tiempos es en la influencia de la alimentación en la salud mental y la hay.

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.