Lo que cuesta a las televisiones la publicidad encubierta de la polémica cirugía con láser

Nueva sanción a una televisión en España por publicidad encubierta de la Clínica Baviera. Si la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) multó en octubre a Televisión Española (RTVE) con 154.477 euros por hacer publicidad del citado centro en el programa Saber vivir ahora es Atresmedia la que deberá pagar más de 100.000 €. En el centro de la polémica la cirugía refractiva u operaciones de la vista con láser.

Las denuncias las había presentado la Asociación Española de Afectados por Intervenciones de Cirugía Refractiva (ASACIR), de cuyas denuncias nos venimos haciendo eco pues aseguran que existen graves secuelas crónicas tras las operaciones de la vista con láser y lentes intraoculares.

En el programa La Mañana de Mariló Montero, dentro del cual se emitió el espacio Saber vivir participó como invitado un oftalmólogo de la Clínica Baviera, Valentín Jiménez. El tratamiento dado a la información adquirió un tono comercial con menciones que apelaban a las virtudes y ventajas de dicha clínica, incluso con primeros planos de su página web.marilo montero

Por ello, la CNMC consideró que el espacio tuvo una finalidad publicitaria y promocional “derivada de una incitación directa al consumo de ciertos productos o servicios y sin la identificación como publicidad, contextualizado todo en una sección con un contenido informativo y divulgativo”.

El no advertir que se trataba de publicidad de la clínica contribuyó a que se generase confusión entre los telespectadores. Los hechos vulneran la Ley General de Comunicación Audiovisual y la Ley de Financiación de la CRTVE, que ya hace tiempo que no puede financiarse con la publicidad.

La actitud de Baviera volvió a repetirse el pasado 20 de marzo en el espacio Objetivo bienestar del canal Nova del grupo de comunicación Atresmedia. Este programa acudió a las instalaciones de Clínica Baviera. Para la CNMC es un ejemplo claro de publicidad encubierta porque se grabó cerca de la sede y haciendo referencia a dicha clínica al mostrar su logotipo. Por eso se sanciona a la cadena con 103.755 euros.objetivo-bienestar

Así que entre las dos cadenas suman casi 260.000 euros. La Clínica Baviera está saliendo cara.

No es la segunda vez que la Clínica Baviera (“líder en intervenciones de cirugía refractiva”) está en el centro de la diana.

Entiendo que este centro oftalmológico está intentando lavar su imagen después de que incluso haya sido condenada en alguna ocasión por daños oftalmológicos con la técnica del láser.

Las operaciones de vista con láser están también en el ojo del huracán. Yo no tenía idea de lo que está sucediendo con esta práctica médica hasta que entrevisté a Alejandro López, coordinador de la citada organización de afectados. Los testimonios que me han narrado las víctimas de estos tratamientos son espeluznantes.

Según Asacir la cirugía refractiva presenta una alta tasa de secuelas y efectos secundarios a corto y largo plazo. No deja de ser paradójico que el director médico de esta clínica sea también vocal de la SECOIR (Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva).

Podéis visitar el facebook de Asacir y os sorprenderéis con la cantidad de información inquietante que muestran. Os dejo con este post sobre el “manual de ventas” de cirugía ocular láser contra toda ética.

Sin comentarios a “Lo que cuesta a las televisiones la publicidad encubierta de la polémica cirugía con láser”

Deja un comentario

Los comentarios de este blog están moderados y han de tener la sana intención de fomentar el debate sobre lo que se plantea en las informaciones y opiniones de la página. Intente ajustarse al texto sobre el que comentar. Utilice un lenguaje correcto: claro, conciso y si va a realizar afirmaciones rotundas documéntelas. Los comentarios insultantes y/o que falten al respeto a los lectores del blog no serán publicados.

Recuerde que el titular de esta página es periodista no médico por lo que el blog tiene fines informativos no de consultorio sanitario. El editor no se hace responsable de las opiniones y comentarios de sus lectores.

El editor no tiene por qué compartir con los comentaristas sus puntos de vista.